Eus­ka­di: per­se­cu­ción polí­ti­ca – La Jornada

En una vota­ción divi­di­da –nue­ve votos con­tra sie­te– el Tri­bu­nal Supre­mo de Espa­ña decla­ró ile­ga­les las lis­tas de can­di­da­tos pre­sen­ta­das por la coa­li­ción elec­to­ral Bil­du, inte­gra­da por las for­ma­cio­nes sobe­ra­nis­tas vas­cas Eus­ko Alkar­ta­su­na (EA) y Alter­na­ti­ba, ambas lega­les, y por can­di­da­tos inde­pen­dien­tes de la izquier­da aber­tza­le. Los magis­tra­dos del Poder Judi­cial espa­ñol valo­ra­ron las acu­sa­cio­nes del gobierno de ese país euro­peo, según las cua­les los can­di­da­tos inde­pen­dien­tes de Bil­du son, en reali­dad, cua­dros vin­cu­la­dos con la for­ma­ción polí­ti­ca inde­pen­den­tis­ta Bata­su­na, decla­ra­da ile­gal des­de 2003 por sus pre­sun­tos nexos con ETA.

Al igual que como ocu­rrió hace tres sema­nas, con la deci­sión judi­cial de ile­ga­li­zar el par­ti­do aber­tza­le Sor­tu, en la reso­lu­ción de ayer salió a relu­cir una argu­men­ta­ción falaz por par­te de los magis­tra­dos, así como una apli­ca­ción fac­cio­sa y per­so­na­lis­ta de las leyes: no otra cosa es el ale­ga­to de que las lis­tas de can­di­da­tos de Bil­du se encuen­tran “con­ta­mi­na­das” por anti­guos inte­gran­tes de Bata­su­na. Es cla­ro que esas con­si­de­ra­cio­nes no son pro­pias de un razo­na­mien­to ape­ga­do al estric­to rigor jurí­di­co –ni siquie­ra en el mar­co de la impug­na­da y retró­ga­da Ley de Par­ti­dos espa­ño­la – , sino a cri­te­rios polí­ti­cos, y que las auto­ri­da­des espa­ño­las han pasa­do de la per­se­cu­ción poli­cial de ETA a la ile­ga­li­za­ción de prác­ti­ca­men­te cual­quier expre­sión de inde­pen­den­tis­mo en el País Vasco.

La pater­ni­dad de esta cace­ría de bru­jas recae lo mis­mo en el Par­ti­do Popu­lar que en el Socia­lis­ta Obre­ro Espa­ñol, por más que a este últi­mo corres­pon­da aho­ra eje­cu­tar­la, en su cali­dad de fuer­za polí­ti­ca gober­nan­te. Para los “popu­la­res”, el epi­so­dio comen­ta­do repre­sen­ta un nue­vo logro en sus inten­tos por into­xi­car a la opi­nión públi­ca ibé­ri­ca y con­ven­cer­la de que cual­quier con­ce­sión al inde­pen­den­tis­mo vas­co equi­va­le a una mues­tra de debi­li­dad y clau­di­ca­ción ante el “terro­ris­mo”. Por lo que hace a los “socia­lis­tas”, la embes­ti­da con­tra Bil­du pone en relie­ve su afán de demos­trar que pue­den ser tan impla­ca­bles e irre­fle­xi­vos como sus con­tra­par­tes, aun­que ello impli­que vul­ne­rar los dere­chos polí­ti­cos de cien­tos o miles de ciu­da­da­nos vas­cos, y colo­car la vida demo­crá­ti­ca en Eus­ka­di en una cir­cuns­tan­cia de excep­ción a todas luces injusta.
Con todo, la uni­dad de los dos blo­ques prin­ci­pa­les de la cla­se polí­ti­ca espa­ño­la no alcan­za para legi­ti­mar la polí­ti­ca de per­se­cu­ción y cri­mi­na­li­za­ción apli­ca­da des­de Madrid al inde­pen­den­tis­mo vas­co. Un indi­ca­dor cla­ro al res­pec­to es la divi­sión den­tro del Tri­bu­nal Supre­mo espa­ñol en las vota­cio­nes que ile­ga­li­za­ron a Sor­tu y a Bil­du, pero tam­bién el recha­zo que esas reso­lu­cio­nes han sus­ci­ta­do en esta­men­tos par­ti­dis­tas mode­ra­dos, como el Par­ti­do Nacio­na­lis­ta Vas­co (PNV): si en otra cir­cuns­tan­cia ese gru­po polí­ti­co habría podi­do capi­ta­li­zar elec­to­ral­men­te la pros­crip­ción de la izquier­da aber­tza­le, aho­ra su diri­gen­cia cali­fi­ca de “impres­cin­di­ble” la pre­sen­cia de Bil­du en las elec­cio­nes loca­les del pró­xi­mo 22 de mayo, aca­so con­si­de­ran­do que, sin la repre­sen­ta­ción en las urnas de un sec­tor impor­tan­te del elec­to­ra­do vas­co, el pro­pio PNV podría ver redu­ci­do su mar­gen de manio­bra y su legitimidad.

Final­men­te, no debe pasar­se por alto el ries­go de que todo esto pue­da con­ver­tir­se en un las­tre adi­cio­nal para lograr una sali­da al con­flic­to polí­ti­co que se vive en esa región del nores­te espa­ñol, en la medi­da en que exa­cer­be los áni­mos inde­pen­den­tis­tas y ali­men­te el escep­ti­cis­mo hacia la efec­ti­vi­dad polí­ti­ca de la vía ins­ti­tu­cio­nal. Cabe espe­rar que las auto­ri­da­des de Madrid cobren con­cien­cia que la con­ti­nui­dad de un mar­co legal exclu­yen­te y omi­no­so, como el que ha hecho posi­ble la ile­ga­li­za­ción de foma­cio­nes inde­pen­den­tis­tas vas­cas legí­ti­mas, pací­fi­cas e ins­ti­tu­cio­na­les, no es la solu­ción a las pro­ble­má­ti­cas regio­na­les en el terri­to­rio espa­ñol, sino par­te del problema.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.