Eus­ka­di: per­se­cu­ción polí­ti­ca – La Jor­na­da

En una vota­ción divi­di­da –nue­ve votos con­tra sie­te– el Tri­bu­nal Supre­mo de Espa­ña decla­ró ile­ga­les las lis­tas de can­di­da­tos pre­sen­ta­das por la coa­li­ción elec­to­ral Bil­du, inte­gra­da por las for­ma­cio­nes sobe­ra­nis­tas vas­cas Eus­ko Alkar­ta­su­na (EA) y Alter­na­ti­ba, ambas lega­les, y por can­di­da­tos inde­pen­dien­tes de la izquier­da aber­tza­le. Los magis­tra­dos del Poder Judi­cial espa­ñol valo­ra­ron las acu­sa­cio­nes del gobierno de ese país euro­peo, según las cua­les los can­di­da­tos inde­pen­dien­tes de Bil­du son, en reali­dad, cua­dros vin­cu­la­dos con la for­ma­ción polí­ti­ca inde­pen­den­tis­ta Bata­su­na, decla­ra­da ile­gal des­de 2003 por sus pre­sun­tos nexos con ETA.

Al igual que como ocu­rrió hace tres sema­nas, con la deci­sión judi­cial de ile­ga­li­zar el par­ti­do aber­tza­le Sor­tu, en la reso­lu­ción de ayer salió a relu­cir una argu­men­ta­ción falaz por par­te de los magis­tra­dos, así como una apli­ca­ción fac­cio­sa y per­so­na­lis­ta de las leyes: no otra cosa es el ale­ga­to de que las lis­tas de can­di­da­tos de Bil­du se encuen­tran “con­ta­mi­na­das” por anti­guos inte­gran­tes de Bata­su­na. Es cla­ro que esas con­si­de­ra­cio­nes no son pro­pias de un razo­na­mien­to ape­ga­do al estric­to rigor jurí­di­co –ni siquie­ra en el mar­co de la impug­na­da y retró­ga­da Ley de Par­ti­dos espa­ño­la – , sino a cri­te­rios polí­ti­cos, y que las auto­ri­da­des espa­ño­las han pasa­do de la per­se­cu­ción poli­cial de ETA a la ile­ga­li­za­ción de prác­ti­ca­men­te cual­quier expre­sión de inde­pen­den­tis­mo en el País Vas­co.

La pater­ni­dad de esta cace­ría de bru­jas recae lo mis­mo en el Par­ti­do Popu­lar que en el Socia­lis­ta Obre­ro Espa­ñol, por más que a este últi­mo corres­pon­da aho­ra eje­cu­tar­la, en su cali­dad de fuer­za polí­ti­ca gober­nan­te. Para los “popu­la­res”, el epi­so­dio comen­ta­do repre­sen­ta un nue­vo logro en sus inten­tos por into­xi­car a la opi­nión públi­ca ibé­ri­ca y con­ven­cer­la de que cual­quier con­ce­sión al inde­pen­den­tis­mo vas­co equi­va­le a una mues­tra de debi­li­dad y clau­di­ca­ción ante el “terro­ris­mo”. Por lo que hace a los “socia­lis­tas”, la embes­ti­da con­tra Bil­du pone en relie­ve su afán de demos­trar que pue­den ser tan impla­ca­bles e irre­fle­xi­vos como sus con­tra­par­tes, aun­que ello impli­que vul­ne­rar los dere­chos polí­ti­cos de cien­tos o miles de ciu­da­da­nos vas­cos, y colo­car la vida demo­crá­ti­ca en Eus­ka­di en una cir­cuns­tan­cia de excep­ción a todas luces injus­ta.
Con todo, la uni­dad de los dos blo­ques prin­ci­pa­les de la cla­se polí­ti­ca espa­ño­la no alcan­za para legi­ti­mar la polí­ti­ca de per­se­cu­ción y cri­mi­na­li­za­ción apli­ca­da des­de Madrid al inde­pen­den­tis­mo vas­co. Un indi­ca­dor cla­ro al res­pec­to es la divi­sión den­tro del Tri­bu­nal Supre­mo espa­ñol en las vota­cio­nes que ile­ga­li­za­ron a Sor­tu y a Bil­du, pero tam­bién el recha­zo que esas reso­lu­cio­nes han sus­ci­ta­do en esta­men­tos par­ti­dis­tas mode­ra­dos, como el Par­ti­do Nacio­na­lis­ta Vas­co (PNV): si en otra cir­cuns­tan­cia ese gru­po polí­ti­co habría podi­do capi­ta­li­zar elec­to­ral­men­te la pros­crip­ción de la izquier­da aber­tza­le, aho­ra su diri­gen­cia cali­fi­ca de “impres­cin­di­ble” la pre­sen­cia de Bil­du en las elec­cio­nes loca­les del pró­xi­mo 22 de mayo, aca­so con­si­de­ran­do que, sin la repre­sen­ta­ción en las urnas de un sec­tor impor­tan­te del elec­to­ra­do vas­co, el pro­pio PNV podría ver redu­ci­do su mar­gen de manio­bra y su legi­ti­mi­dad.

Final­men­te, no debe pasar­se por alto el ries­go de que todo esto pue­da con­ver­tir­se en un las­tre adi­cio­nal para lograr una sali­da al con­flic­to polí­ti­co que se vive en esa región del nores­te espa­ñol, en la medi­da en que exa­cer­be los áni­mos inde­pen­den­tis­tas y ali­men­te el escep­ti­cis­mo hacia la efec­ti­vi­dad polí­ti­ca de la vía ins­ti­tu­cio­nal. Cabe espe­rar que las auto­ri­da­des de Madrid cobren con­cien­cia que la con­ti­nui­dad de un mar­co legal exclu­yen­te y omi­no­so, como el que ha hecho posi­ble la ile­ga­li­za­ción de foma­cio­nes inde­pen­den­tis­tas vas­cas legí­ti­mas, pací­fi­cas e ins­ti­tu­cio­na­les, no es la solu­ción a las pro­ble­má­ti­cas regio­na­les en el terri­to­rio espa­ñol, sino par­te del pro­ble­ma.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *