¡El que se que­mó fue usted, pre­si­den­te Chá­vez! – Agen­cia Boli­va­ria­na de Noti­cias (ABP)

¡El que se quemó fue usted, presidente Chávez!
Cito horro­ri­za­do al pre­si­den­te Chá­vez: “Yo soy el res­pon­sa­ble, no es Nico­lás, Nico­lás cum­plió una orden, Tarek El Ais­sa­mi, cum­plió una orden, mía. ¡Por que yo tomo las deci­sio­nes y asu­mo mis res­pon­sa­bi­li­da­des!”
Joa­quín Pérez Bece­rra no fue cap­tu­ra­do ni en Sue­cia ni en Ale­ma­nia por que en ambos paí­ses se cono­cen y se apli­can las nor­mas del Dere­cho Inter­na­cio­nal Huma­ni­ta­rio y del Dere­cho Inter­na­cio­nal de los Dere­chos Huma­nos. Esto es, que sien­do un asi­la­do polí­ti­co no podia ser arres­ta­do por un reque­ri­mien­to del país del cual huyó para sal­var su vida pues­to que era obvio el matiz polí­ti­co y vin­di­ca­ti­vo de éste. Por esa sim­ple razón, estos dos paí­ses segu­ro se abs­tu­vie­ron de hacer­lo.

Aun­que en ver­dad yo dudo mucho que la tal cir­cu­lar roja haya exis­ti­do en el momen­to en que Joa­quín Pérez tran­si­ta­ba por esos lares. Yo creo que la cir­cu­lar roja fue expe­di­da duran­te el vue­lo hacia Vene­zue­la para sol­tar­le la papa calien­te a su gobierno, como bien usted lo reco­no­ce. Pero resul­ta que usted, pre­su­ro­so por que­dar bien con su buen ami­go “Chucky”, corrió diz­que a “depor­tar­lo”. La depor­ta­ción no ope­ra­ba hacia Colom­bia pues Joa­quín Pérez Bece­rra no era Colom­biano ni se embar­có en Colom­bia. Ope­ra­ba legal­men­te hacia Sue­cia, su país, o hacia Ale­ma­nia, puer­to de embar­que. En eso, usted falló pre­si­den­te Chá­vez. La tram­pa era para usted y no para Joa­quín Pérez Bece­rra. Ade­más que a Joa­quín Pérez Bece­rra lo mal­tra­ta­ron y le nega­ron todos sus dere­chos huma­nos e inclu­so los con­sa­gra­dos en la Cons­ti­tu­ción Boli­va­ria­na que usted juró obe­de­cer y cum­plir.

Sola­men­te los gobier­nos tota­li­ta­rios con­si­de­ran “chan­ta­je” el que los pue­blos pidan dere­chos. Por­que el gran núme­ro de per­so­nas que se mani­fes­tó en las afue­ras de SEBIN, de la Can­ci­lle­ría y de la Asam­blea Nacio­nal –y que a pro­pó­si­to fue­ron gasea­dos- sólo pedían dere­chos para un ciu­da­dano extran­je­ro. Pero esos dere­chos usted los negó sin el más míni­mo sen­ti­mien­to huma­ni­ta­rio. Y no sólo eso, se le nega­ron dere­chos a dipu­tados de la Asam­blea Nacio­nal y se cen­su­ró a los medios alter­na­ti­vos y ofi­cia­les. Usted con su pro­ce­der, nos hizo recor­dar los peo­res tiem­pos de las dic­ta­du­ras de Amé­ri­ca Lati­na. ¿No le dije­ron a usted pre­si­den­te Chá­vez que Joa­quín había ingre­sa­do varias veces a Vene­zue­la a even­tos aca­dé­mi­cos y socia­les sin nin­gún pro­ble­ma? ¿No le resul­tó a usted o a las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas sos­pe­cho­so que para esas fechas no exis­tie­ra esto de la cir­cu­lar roja?

¿Cree usted pre­si­den­te Chá­vez que la que­ma de sus dos minis­tros fue sola­men­te por el caso de Joa­quín Pérez Bece­rra? Usted sabe que no. Hay des­con­ten­to en la base y sim­ple­men­te lo de Joa­quín sir­vió de catar­sis a una rabia que se está acu­mu­lan­do día a día. Lo que pasa es que a usted sus áuli­cos no le dejan ver ni le dejan oír ni le dejan hablar con esa base. Usted está rodea­do de gen­te pero está muy solo. No es hacien­do la labor del “papá che­que­ra” que los pro­ble­mas en la base se van a solu­cio­nar. La prue­ba es que muchas de las mani­fes­ta­cio­nes de repu­dio a su accio­nar con­tra Joa­quín vie­nen acom­pa­ña­das de expre­sio­nes que ven sus aumen­tos sala­ria­les como algo cos­mé­ti­co para los reales cam­bios estruc­tu­ra­les que el pue­blo revo­lu­cio­na­rio espe­ra y que al pasar los años no se han con­cre­ta­do.

Pre­si­den­te Chá­vez, yo veo que usted está siguien­do los pasos de Mua­mar el Gada­fi. Gada­fi se ha entre­ga­do de lleno a su pue­blo (lo que está muy bien), pero pecó en creer que acer­cán­do­se a los vie­jos y actual impe­rios para levan­tar el infa­me blo­queo iban a per­do­nar­le su socia­lis­mo. Gada­fi entre­gó revo­lu­cio­na­rios, se des­ar­mó, depo­si­tó los dine­ros de su pue­blo en ban­cos de los impe­rios y hoy, usted mis­mo lo ha denun­cia­do, Libia es sal­va­je­men­te inva­di­da y ata­ca­da por quie­nes Gada­fi con­si­de­ra­ba sus nue­vos ami­gos. Aho­ra vemos a Gada­fi pidien­do soli­da­ri­dad e invi­tan­do a visi­tar Libia a muchos de los ami­gos de los que él expul­só y entre­gó para que vea­mos con nues­tros pro­pios ojos lo que allí está pasan­do. Oja­lá pre­si­den­te Chá­vez no vea­mos esto en Vene­zue­la por­que enton­ces usted va a nece­si­tar a los ver­da­de­ros ami­gos y a algu­nos de los cua­les ha entre­ga­do y depor­ta­do, como mi ami­go Joa­quín Pérez Bece­rra.

Pre­si­den­te Chá­vez, esta nue­va ver­sión, a la boli­va­ria­na, del tene­bro­so Plan Cón­dor debe parar aho­ra por­que mucho me temo que la pró­xi­ma víc­ti­ma pue­da ser usted o uno de los miem­bros de su gabi­ne­te. Me expli­co: Es cier­to que la INTERPOL aho­ra ope­ra como el sinies­tro DAS de Colom­bia. Mien­tras la INTERPOL se ha nega­do a expe­dir la cir­cu­lar roja orde­na­da por un Juez de la Audien­cia Nacio­nal de Espa­ña con­tra los ase­si­nos esta­dou­ni­den­ses del perio­dis­ta José Couso, vio­lan­do sus pro­pios prin­ci­pios, mien­tras la INTERPOL tam­bién se negó a expe­dir­la para los ban­que­ros vene­zo­la­nos pedi­dos por la Fis­ca­lía vene­zo­la­na y en cuyos casos la INTERPOL adu­jo que no lo hacía por­que los con­si­de­ra­ba casos de “per­se­cu­ción polí­ti­ca”, con lo de Joa­quín Pérez Bece­rra fue­ron extra­ña­men­te dema­sia­do pre­su­ro­sos y muy clan­des­ti­nos. ¿Aca­so lo de Joa­quín Pérez Bece­rra no es de con­te­ni­do polí­ti­co? Cla­ro que lo es y la INTERPOL se ha pres­ta­do para este jue­go, a sabien­das que supo que la CADENA DE CUSTODIA de los tales compu­tado­res de Reyes se rom­pió y eso vicia­ba la prue­ba sin des­con­tar que esa INTERPOL con­fir­ma­ba la mani­pu­la­ción de archi­vos. Ade­más, un infor­me de Noti­cias UNO, tele­no­ti­cie­ro colom­biano inde­pen­dien­te, en su emi­sión del pri­me­ro de diciem­bre de 2008, mos­tra­ba el con­te­ni­do del expe­dien­te sobre los “indes­truc­ti­bles” super­compu­tado­res en los que un ofi­cial de inte­li­gen­cia de la poli­cía colom­bia­na decla­ra­ba bajo jura­men­to:

“PREGUNTADO: Infor­me al des­pa­cho si uste­des halla­ron en los ele­men­tos elec­tró­ni­cos incau­ta­dos a Raúl Reyes archi­vos corres­pon­dien­tes a los correos elec­tró­ni­cos envia­dos y reci­bi­dos por él. RONALD HAYDEN COY ORTIZ: Pan­ta­lla­zo de correo elec­tró­ni­co no se ha halla­do has­ta el momen­to. Se han halla­do gran can­ti­dad de direc­cio­nes que per­te­ne­cen a correos elec­tró­ni­cos. Pero Reyes alma­ce­na­ba la infor­ma­ción en Word y en pro­gra­mas de Micro­soft”.

Vale recor­dar los párra­fos 66 y 67 del “Infor­me foren­se de INTERPOL sobre los orde­na­do­res y equi­pos infor­má­ti­cos de las FARC deco­mi­sa­dos por Colom­bia – Infor­me Públi­co”. Estos, efec­ti­va­men­te, no hablan de correos elec­tró­ni­cos, aun­que sí de direc­cio­nes elec­tró­ni­cas.

Pero los dos dis­cos duros exter­nos apa­re­cie­ron a mitad de camino, aun­que hay que acla­rar que éstos supues­ta­men­te sólo con­tie­nen músi­ca, videos e imá­ge­nes, y todo fue ingre­sa­do a ambas pie­zas con fecha futu­ra. Tam­bién regis­tra fecha futu­ra uno de los compu­tado­res, que a su vez alber­ga sólo un archi­vo.

En la sec­ción de Ane­xos del mis­mo infor­me, en la pri­me­ra comu­ni­ca­ción a INTERPOL, con el asun­to “Soli­ci­tud exper­to téc­ni­co foren­se”, el gene­ral Oscar Naran­jo, direc­tor de la Poli­cía Nacio­nal, soli­ci­ta la valo­ra­ción ofi­cial de “tres (3) compu­tado­res y tres (3) dis­po­si­ti­vos USB”. El secre­ta­rio gene­rad­le INTERPOL, Ronald K. Noble, con­tes­ta el 5 de mar­zo a la enton­ces direc­to­ra del ser­vi­cio secre­to, DAS, María del Pilar Hur­ta­do, con­fir­man­do por escri­to una pre­via con­ver­sa­ción tele­fó­ni­ca: “Con­cre­ta­men­te, han pedi­do Vds. a INTERPOL que les pro­por­cio­ne ayu­da espe­cia­li­za­da en mate­ria de inves­ti­ga­ción infor­má­ti­ca foren­se en rela­ción con los datos alma­ce­na­dos en tres (3) orde­na­do­res y tres (3) USB que fue­ron deco­mi­sa­dos en el mar­co de una ope­ra­ción…”

Al día siguien­te, la mis­ma direc­to­ra del polé­mi­co DAS le escri­be a Noble, con la refe­ren­cia “Soli­ci­tud de asis­ten­cia téc­ni­ca”, “esta­ble­cer el ori­gen y mane­jo téc­ni­co dado a la infor­ma­ción obte­ni­da de los pro­ce­sos de bús­que­da de los archi­vos alma­ce­na­dos en los tres compu­tado­res por­tá­ti­les, tres memo­rias USB, y dos dis­cos exter­nos, que son obje­to de aná­li­sis por par­te de la Poli­cía Nacio­nal de Colom­bia…”.

El 28 de agos­to, la lec­to­ra Lucy Roess­ler acer­ta­da­men­te comen­ta: “En la pági­na 53 del infor­me Inter­pol se lee que se le soli­ci­tó ofi­cial­men­te al orga­nis­mo: ‘la valo­ra­ción ofi­cial de tres (3) compu­tado­res y tres (3) dis­po­si­ti­vos de alma­ce­na­mien­to USB…’”, y remi­te a un artícu­lo suyo en Indy­me­dia.

(Fuen­te: El fin jus­ti­fi­ca los medios, El poder, Fron­te­ras, La gue­rra y la paz)

Recuer­de pre­si­den­te Chá­vez que María del Pilar Hur­ta­do, exdi­rec­to­ra del DAS, es pró­fu­ga de la jus­ti­cia colom­bia­na por serios deli­tos y que usted y su gobierno han sido acu­sa­dos innu­me­ra­bles veces de estar en los compu­tado­res de marras. Y eso no ha para­do de ser uti­li­za­do en su con­tra. Cono­cien­do aho­ra el modus ope­ran­di de la INTERPOL, nada raro que le apli­que en el futu­ro la mis­ma sucia manio­bra a usted o uno de los suyos.

Dice el Preám­bu­lo de la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos:

“Con­si­de­ran­do esen­cial que los dere­chos huma­nos sean pro­te­gi­dos por un régi­men de Dere­cho, a fin de que el hom­bre no se vea com­pe­li­do al supre­mo recur­so de la rebe­lión con­tra la tira­nía y la opre­sión”

En el ante­rior acá­pi­te se sus­ten­ta el Dere­cho a la Rebe­lión. Un con­si­de­ra­ble núme­ro de colombianos(as) empu­ñan las armas y se alza­ron con­tra un régi­men des­pó­ti­co y ase­sino (“La más vie­ja demo­cra­cia en Amé­ri­ca Lati­na”) hace más de 50 años. Colom­bia es con­si­de­ra­da en el con­cier­to mun­dial como una de las nacio­nes con mayor índi­ce de vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos e inequi­dad social; como uno de los paí­ses con mayor núme­ro de asi­la­dos, refu­gia­dos y des­pla­za­dos inter­nos. Un país con los más aza­ro­sos regis­tros de eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les, geno­ci­dios, etno­ci­dios, muti­la­cio­nes, tor­tu­ras, des­apa­ri­cio­nes for­za­das.

Un país en que los cri­mi­na­les ampa­ra­dos por el Esta­do, lle­ga­ron has­ta jugar fút­bol con la cabe­za de una víc­ti­ma. Un país en dón­de se que­mó a las víc­ti­mas vivas en hor­nos para fabri­car tejas. Un país con el mayor núme­ro de fosas comu­nes. Un país en don­de tres can­di­da­tos pre­si­den­cia­bles fue­ron ase­si­na­dos y un par­ti­do polí­ti­co exter­mi­na­do. Un país en el que has­ta un cer­cano ami­go de Pablo Esco­bar y del Car­tel de Mede­llín lle­gó a ser pre­si­den­te. Un país en que el cere­bro de las eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les de jóve­nes humil­des ofi­cia como pre­si­den­te. Un país don­de mili­ta­res vio­lan niños y lue­go los des­cuar­ti­zan y no pasa nada. Un país con el récord imba­ti­ble de sin­di­ca­lis­tas y perio­dis­tas ase­si­na­dos. De ese país salió al exi­lio Joa­quín Pérez Bece­rra y nun­ca más regre­só. A ese país Joa­quín Pérez Bece­rra le renun­ció a su nacio­na­li­dad y se hizo sue­co. A ese país Vene­zue­la lo depor­tó a sabien­das que era asi­la­do polí­ti­co y ciu­da­dano sue­co. Y que por lo tan­to la depor­ta­ción no ope­ra­ba hacia la cri­mi­nal y mafio­sa Colom­bia.

Con­ti­núa dicien­do el preám­bu­lo: “Con­si­de­ran­do que los Esta­dos Miem­bros se han com­pro­me­ti­do a ase­gu­rar, en coope­ra­ción con la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das, el res­pe­to uni­ver­sal y efec­ti­vo a los dere­chos y liber­ta­des fun­da­men­ta­les del hom­bre”

El res­pe­to efec­ti­vo a los dere­chos y liber­ta­des fun­da­men­ta­les de Joa­quín Pérez Bece­rra fue con­cul­ca­do por el Esta­do vene­zo­lano. El prin­ci­pio bona fides fue des­co­no­ci­do a Joa­quín Pérez Bece­rra por cuan­to éste exhi­bía su pasa­por­te sue­co, recor­da­ba su cali­dad de asi­la­do poli­ti­co, de perio­dis­ta y el ries­go que para él repre­sen­ta­ba ser envia­do a Colom­bia. Ade­más que hacía su ingre­so legal al país.

Artícu­lo 1. “Todos los seres huma­nos nacen libres e igua­les en dig­ni­dad y dere­chos y, dota­dos como están de razón y con­cien­cia, deben com­por­tar­se fra­ter­nal­men­te los unos con los otros”.

Las dig­ni­dad y dere­chos de Joa­quín Pérez Bece­rra fue­ron vio­len­ta­dos al negar­le el acce­so a su repre­sen­tan­te con­su­lar como extran­je­ro que es. Se le con­de­nó sin ser ven­ci­do en jui­cio, se le depor­tó a un país que ya no era el suyo y del cual huyó para sal­var su vida. Se le des­tru­yó la hon­ra y buen nom­bre, su dig­ni­dad de perio­dis­ta y hom­bre libre.

Artícu­lo 2. “Toda per­so­na tie­ne los dere­chos y liber­ta­des pro­cla­ma­dos en esta Decla­ra­ción, sin dis­tin­ción algu­na de raza, color, sexo, idio­ma, reli­gión, opi­nión polí­ti­ca o de cual­quier otra índo­le, ori­gen nacio­nal o social, posi­ción eco­nó­mi­ca, naci­mien­to o cual­quier otra con­di­ción. Ade­más, no se hará dis­tin­ción algu­na fun­da­da en la con­di­ción polí­ti­ca, jurí­di­ca o inter­na­cio­nal del país o terri­to­rio de cuya juris­dic­ción depen­da una per­so­na, tan­to si se tra­ta de un país inde­pen­dien­te, como de un terri­to­rio bajo admi­nis­tra­ción fidu­cia­ria, no autó­no­mo o some­ti­do a cual­quier otra limi­ta­ción de sobe­ra­nía”.

Es cla­ro que en Colom­bia exis­te el deli­to de opi­nión. En Vene­zue­la lo saben por­que perio­dis­tas de TELESUR lo sufrie­ron en car­ne pro­pia. A Joa­quín Pérez Bece­rra lo per­si­guen por su opi­nión polí­ti­ca en ANNCOL, por­que ANNCOL lla­ma las cosas por su nom­bre, “Chucky” a “Chucky”. En la nar­co­de­mo­cra­cia colom­bia­na se está pena­li­zan­do leer o ser par­te de ANNCOL. Cie­ga­men­te rela­cio­nan a ANNCOL con las insur­gen­cia colom­bia­na. El esta­ble­ci­mien­to colom­biano no per­do­na que ANNCOL sea des­obe­dien­te, que los des­en­mas­ca­re, que los deje en evi­den­cia ante el mun­do. Enton­ces cual­quie­ra que ose allí escri­bir o leer es suje­to de judia­li­za­ción. Un caso para ilus­trar lo abe­rran­te de esta reali­dad fue el del pro­fe­sor Miguel Angel Bel­trán a quien depor­ta­ron de Méxi­co de una mane­ra sucia y repu­dia­ble, muy pare­ci­da a la que sufrió Joa­quín Pérez Bece­rra, lo acu­sa­ron de escri­bir en ANNCOL bajo un seu­dó­ni­mo y por ende ser de las FARC-EP. Es decir, de ser esto cier­to, que no lo es, se le esta­ría juz­gan­do por escri­bir en un medio alter­na­ti­vo de comu­ni­ca­ción.

Final­men­te, señor pre­si­den­te Chá­vez, a quien mon­ta­ron en una tram­pa fue a usted y no a Joa­quín Pérez Bece­rra. Por lo tan­to, no hay que hacer un muñe­co para que­mar­lo a usted pues usted mis­mo se que­mó.

0−−−−−−−−−−−−−−−−−0−−−−−−−−−−−−−−−0−−−−−−−−−−−−

*Escri­tor, perio­dis­ta y ana­lis­ta polí­ti­co inter­na­cio­nal

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *