Des­al­ma­da OTAN- Hugo Ríus

Asi de géli­do y cor­tan­te como puñal de hie­lo fue la reac­ción de uno de los res­pon­sa­bles polí­ti­cos de los indis­cri­mi­na­dos bom­bar­deos de la OTAN sobre pobla­cio­nes libias, que esta vez con toda evi­den­cia de selec­ti­vi­dad se tele­di­ri­gie­ron hacia el núcleo fami­liar del líder Gada­fi. Ni siquie­ra un ápi­ce de huma­na con­si­de­ra­ción, aun­que fue­ra por bri­tá­ni­ca for­ma­li­dad, ver­tió en sus pro­nun­cia­mien­tos. En su lugar ten­dió la capa­ra­zón jus­ti­fi­ca­ti­va de una reso­lu­ción de la ONU, ins­tru­men­ta­da a con­ve­nien­cia, has­ta lle­gar al para­dó­ji­co extre­mo cíni­co de apun­tar que “tie­ne que ver con la pre­ven­ción de pér­di­das de vidas civi­les”.

¿Será posi­ble?

Y en tan­to, ¿que infor­man al res­pec­to los gran­des medios con­co­mi­nan­tes con la agre­sión con­tra Libia? Casi nada, ape­nas frag­men­tos de un comu­ni­ca­do ofi­cial libio estruc­tu­ra­dos de tal for­ma que pue­dan sem­brar duda sobre la vera­ci­dad del hecho, o se hacen eco de fuen­tes rebel­des apo­ya­das por la OTAN que inten­tan des­men­tir lo ocu­rri­do. Sin embar­go, el vica­rio apos­tó­li­co de Trí­po­li, el obis­po Gio­van­ni Inno­cen­zo Mar­ti­ne­lli con­fir­mó la muer­te deS­aif al Arab, el hijo menor de Gada­fi y vio los fére­tros de los meno­res y al igual que los envia­dos de la pren­sa con ver­guen­za, las vivien­das fami­lial­res pul­ve­ri­za­das.

Mar­ti­ne­lli ha pedi­do al blo­que beli­cis­ta que mues­tre un ges­to de civis­mo para demos­trar que no sólo pro­vo­ca bar­ba­rie y dé una tre­gua a los dolien­tes. Vale mucho su humano y cris­tiano inten­to en estas cir­cuns­tan­cias. Pero ¿aca­so le que­da­rá algún háli­to a esa pre­po­ten­te maqui­na­ria de muer­te para el cal­cu­la­do saqueo?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *