Cuba con­de­nó enér­gi­ca­men­te la muer­te de un hijo y tres nie­tos del líder libio, Mua­mar al Gadafi

Cuba con­de­nó enér­gi­ca­men­te la muer­te de un hijo y tres nie­tos del líder libio, Mua­mar al Gada­fi, en un bom­bar­deo de la OTAN, al tiem­po que recla­mó el cese inme­dia­to de la agre­sión arma­da y lla­mó a la bús­que­da de una solu­ción urgen­te a la situa­ción en ese país norteafricano.

Una decla­ra­ción del minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res (MINREX) de la isla divul­ga­da por la tele­vi­sión local con­de­nó “enér­gi­ca­men­te el bru­tal ase­si­na­to” de los fami­lia­res de Gada­fi que se encon­tra­ban en una vivien­da bom­bar­dea­da por la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN).

“Estas cri­mi­na­les accio­nes se unen a los inten­sos bom­bar­deos inclu­so con avio­nes no tri­pu­la­dos nor­te­ame­ri­ca­nos de la más moder­na tec­no­lo­gía en los que mue­ren per­so­nas ino­cen­tes a la entre­ga de armas y equi­pa­mien­to a las deno­mi­na­das fuer­zas insur­gen­tes y al des­plie­gue de ase­so­res mili­ta­res en terri­to­rio libio”, señaló.

El por­ta­voz del Gobierno libio, Musa Ibrahim, ha ase­gu­ra­do que el hijo menor de Gada­fi, Saif al Arab, de 29 años, y tres de los nie­tos del líder libio murie­ron a cau­sa de un bom­bar­deo de la Alian­za Atlántica.

Según esa infor­ma­ción, Gada­fi esta­ba tam­bién en la casa, pero resul­tó ileso.

El minis­te­rio de Exte­rio­res de la isla tam­bién denun­ció que la OTAN ”mani­pu­la y vio­la la mis­ma reso­lu­ción 1.973 que impu­so, caren­te de toda legi­ti­mi­dad”, al Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das con el pre­tex­to de pro­te­ger las vidas e civiles.

Asi­mis­mo, sub­ra­yó que “los hechos han con­fir­ma­do las tem­pra­nas adver­ten­cias” del líder cubano Fidel Cas­tro sobre una inter­ven­ción mili­tar de la OTAN en Libia.

“Es evi­den­te que los obje­ti­vos de la Alian­za son el cam­bio de régi­men y el con­trol de sus recur­sos petro­lí­fe­ros”, afirmó.

La can­ci­lle­ría de La Haba­na expre­só su “más pro­fun­do recha­zo a los ata­ques indis­cri­mi­na­dos de que es obje­to el pue­blo libio y recla­mó “el cese inme­dia­to de la agre­sión armada”.

Ade­más, indi­có que se “suma al lla­ma­do de la Unión Afri­ca­na y otros gru­pos de paí­ses a la bús­que­da urgen­te de una solu­ción pací­fi­ca a la situa­ción en ese país”.

En ese sen­ti­do, pide para Libia “pleno res­pe­to a su inde­pen­den­cia, inte­gri­dad terri­to­rial, sobe­ra­nía sobre sus recur­sos natu­ra­les y auto­de­ter­mi­na­ción, sin nin­gún tipo de inje­ren­cia extranjera”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.