Caso Pérez Bece­rra: Pro­nun­cia­mien­to de la ABC con­tra la cen­su­ra…- Marquetalia

Todos los hechos que han rodea­do el pro­ce­so de cap­tu­ra y entre­ga del comu­ni­ca­dor boli­va­riano Joa­quín Pérez Bece­rra se encuen­tran enmar­ca­dos en la cen­su­ra a la liber­tad de prensa:

PRIMERO: la mis­ma deten­ción de Pérez que repre­sen­ta la voz disi­den­te del gobierno colom­biano más reco­no­ci­da y leí­da no sólo en ese país; ANNCOL como nin­gún otro medio alter­na­ti­vo en Colom­bia tenía 800 mil visi­tan­tes en momen­tos de coyun­tu­ra polí­ti­ca, que en Colom­bia es permanente.

Pos­te­rior­men­te, a una hora de la deten­ción de Joa­quín la expe­di­ción de un comu­ni­ca­do ofi­cial que con un len­gua­je pro­pio de la dere­cha seña­la­ba las razo­nes de la cap­tu­ra, dic­ta­das no pro­pia­men­te por la INTERPOL sino por el ex ase­sor de Álva­ro Uri­be Vélez, José Obdu­lio Gavi­ria, un per­so­na­je oscu­ro reco­no­ci­do por sus víncu­los con el nar­co­trá­fi­co y el para­mi­li­ta­ris­mo en Colombia.

Lue­go, EL DÍA LUNES 25 DE ABRIL, la con­vo­ca­to­ria del MINCI a diver­sos medios a una rue­da de pren­sa en el aero­puer­to de Mai­que­tía con moti­vo de la posi­ble entre­ga del com­pa­ñe­ro y la casi inme­dia­ta can­ce­la­ción de la invi­ta­ción bajo el argu­men­to de que el pro­ce­so en cues­tión se encon­tra­ba congelado.

Al ins­tan­te, una cade­na nacio­nal del Eje­cu­ti­vo, a la mis­ma hora en que esta­ban tras­la­dan­do al direc­tor de ANNCOL a Colombia.

Aho­ra, el Minis­te­rio de Infor­ma­ción y Comu­ni­ca­ción de Vene­zue­la (MINCI), en la per­so­na del minis­tro Andrés Iza­rra, orien­ta a todos los Medios de Comu­ni­ca­ción que diri­ge, a no cubrir nin­gún even­to rela­cio­na­do con las expre­sio­nes de soli­da­ri­dad con Joa­quín Pérez Bece­rra y más aún, con el recla­mo de un amplio sec­tor del pue­blo revo­lu­cio­na­rio de Vene­zue­la por la entre­ga y las con­di­cio­nes de la rela­ción Colom­bia-Vene­zue­la y los nue­vos acuer­dos de ambos gobier­nos en mate­ria de “inte­li­gen­cia” y coope­ra­ción militar.

ES LAMENTABLE EL PAPEL que han juga­do los medios infor­ma­ti­vos que como, VTV y Tele­sur, han bri­lla­do por su ausen­cia en los luga­res cru­cia­les don­de se ha desa­rro­lla­do la noti­cia sobre la res­pues­ta de la izquier­da fren­te al caso de Joa­quín Pérez. Sus repor­tes se han limi­ta­do a los comu­ni­ca­dos del gobierno y las acu­sa­cio­nes del gobierno colom­biano sobre los pre­sun­tos crí­me­nes come­ti­dos por el direc­tor de ANNCOL.

Han fal­ta­do a la ver­dad y sobre todo al com­pro­mi­so de con­ver­tir a Vene­zue­la en el espa­cio de cons­truc­ción de una pren­sa com­pro­me­ti­da con los intere­ses de las mayo­rías popu­la­res, con la rup­tu­ra del pen­sa­mien­to úni­co y con la hege­mo­nía comu­ni­ca­cio­nal capi­ta­lis­ta que ha con­so­li­da­do ese feroz sis­te­ma. Tele­sur y otros medios han fal­ta­do al prin­ci­pio socia­lis­ta de cons­truir una comu­ni­ca­ción para la liberación.

EN ESTA VÍA LE RESPONDEMOS A Iván Mai­za en el úni­co artícu­lo de opi­nión publi­ca­do por Tele­sur que en pala­bras más, pala­bras menos ase­gu­ra que el comu­ni­ca­dor boli­va­riano se bus­có la cap­tu­ra (como las muje­res que usan mini­fal­da son cul­pa­bles de su vio­la­ción-obser­va­ción nues­tra-). Dice Mai­za que el movi­mien­to de izquier­da posi­ble­men­te infil­tra­do por “algu­nos cama­ra­das” o algu­nos “par­ti­dos revo­lu­cio­na­rios” han aven­tu­ra­do pla­nes para sabo­tear las estra­te­gias plan­tea­das por el Coman­dan­te. ¿Inclu­so mon­tan­do tram­pas a com­pa­ñe­ros de lucha?, cama­ra­das que no acep­tan que el Coman­dan­te haya toma­do la deci­sión de acer­car­se a San­tos y están dis­pues­tos a hacer cual­quier cosa que “quie­bre la con­fian­za” entre Chá­vez y su pue­blo, entre Chá­vez y los pue­blos del continente”.

NO SEÑOR MAIZA Y SEÑORES DE TELESUR, los direc­ti­vos de medios alter­na­ti­vos que hemos invi­ta­do en algu­nas oca­sio­nes a Joa­quín Pérez Bece­rra para con­so­li­dar un pro­yec­to de Comu­ni­ca­ción Boli­va­ria­na, ni tra­ba­ja­mos ni hace­mos acuer­dos diplo­má­ti­cos con el DAS. Noso­tros hemos invi­ta­do a Vene­zue­la en dife­ren­tes oca­sio­nes a Joa­quín por­que está­ba­mos abso­lu­ta­men­te segu­ros que nues­tro gobierno jamás entre­ga­ría al gobierno fas­cis­ta de Colom­bia, a un mili­tan­te com­pro­me­ti­do con la ver­dad, el idea­rio boli­va­riano, un mili­tan­te que siem­pre ha defen­di­do en dife­ren­tes esce­na­rios de Euro­pa este pro­ce­so que es espe­ran­za de Latinoamérica.

Quién iba pen­sar que una entre­ga tan vil y ale­ja­da de todo dere­cho (has­ta bur­gués) iba a ser posi­ble en el país con el mayor núme­ro de emi­so­ras comu­ni­ta­rias de Lati­noa­mé­ri­ca, el país que ha hecho tan­tos encuen­tros, con­gre­sos y colo­quios sobre el papel de los medios de comu­ni­ca­ción en la cons­truc­ción de Nues­tra Amé­ri­ca; el úni­co país de Sur Amé­ri­ca en don­de hay un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio que dice ser socia­lis­ta; el país del pre­mio Rodol­fo Walsh a la comu­ni­ca­ción popular.

JUSTAMENTE EN EL ENCUENTRO DE fun­da­ción de la Aso­cia­ción Boli­va­ria­na de Comu­ni­ca­do­res que rea­li­za­mos en diciem­bre de 2008 y en la que par­ti­ci­pó Joa­quín Pérez deci­di­mos en ple­na­ria que la sede de la ABC sería en Cara­cas por ser la cuna de nues­tro liber­ta­dor Simón Bolí­var y el lugar más segu­ro con­tra la cen­su­ra, las per­se­cu­cio­nes y la difa­ma­ción de la dere­cha. La esco­gi­mos por­que con­si­de­ra­mos que Vene­zue­la nece­si­ta­ba una Aso­cia­ción que hicie­ra mella a las calum­nias de la pren­sa bur­gue­sa y su Cole­gio Nacio­nal de perio­dis­tas. Ade­más se con­si­de­ró que Cara­cas debía ser la capi­tal de la uni­dad lati­no­ame­ri­ca­na del sec­tor comu­ni­ca­cio­nal alternativo.

Así pues que le diji­mos aho­ra, como en más de una oca­sión, a nues­tro que­ri­do com­pa­ñe­ro, “cama­ra­da Joa­co, ven­ga que ésta es tie­rra liberada”.

!Nos equi­vo­ca­mos!

Agen­cia Boli­va­ria­na de Pren­sa ABP Noticias

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.