El cre­ci­mien­to del «no» es ya una derro­ta polí­ti­ca para Correa

La sobre­ex­po­si­ción mediá­ti­ca y en actos Públi­cos del pre­si­den­te Rafael Correa en su cam­pa­ña por el SÍ, al pare­cer ya no es la vari­ta mági­ca de los publi­cis­tas ofi­cia­les para alzar­se con el triun­fo elec­to­ral. Otros eran los tiem­pos en los que la lle­ga­da del pri­mer man­da­ta­rio a las dis­tin­tas loca­li­da­des sig­ni­fi­ca­ba un acon­te­ci­mien­to que con­cen­tra­ba a miles de espe­ran­za­dos ecua­to­ria­nos. Otros eran los tiem­pos en que su nom­bre, su ima­gen, su pala­bra repre­sen­ta­ban sobe­ra­nía, com­ba­te a la corrup­ción, defen­sa de los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res, demo­cra­cia y cons­truc­ción de una patria nue­va. Aho­ra, cada nue­va apa­ri­ción públi­ca de Rafael Correa está acom­pa­ña­da de la pre­sen­cia de gen­te que, de mane­ra espon­tá­nea u orga­ni­za­da, le expre­sa su des­ilu­sión, su recha­zo o su des­dén.

Fue él mis­mo quien se puso esta soga al cue­llo. Fue él mis­mo quien, a tra­vés de una con­sul­ta maño­sa, cuyo con­te­ni­do no cono­ce el 80% de la pobla­ción y que en el fon­do pre­ten­de abrir el paso a un con­trol abso­lu­to de los pode­res del Esta­do, con­vir­tió esta dispu­ta elec­to­ral en un refe­rén­dum de apro­ba­ción o de recha­zo a su ges­tión. Aho­ra, el esce­na­rio polí­ti­co ha dado un giro: el gran res­pal­do que va adqui­rien­do el NO en todo el país, que ha pues­to a esta alter­na­ti­va a poquí­si­ma dis­tan­cia del SÍ, pese a todo el apa­ra­ta­je esta­tal que res­pal­da a la opción ofi­cial, lo cual plan­tea des­de ya una derro­ta polí­ti­ca para Rafael Correa.

Recor­de­mos que los índi­ces de apro­ba­ción o popu­la­ri­dad del Pre­si­den­te en estos cin­co años siem­pre se han man­te­ni­do muy ele­va­dos res­pec­to a otros gobier­nos. Aho­ra son muy pocos los pun­tos de dife­ren­cia entre quie­nes lo res­pal­dan y quie­nes lo recha­zan. Es más, en el esce­na­rio exis­te la seria posi­bi­li­dad deque Correa pier­da las elec­cio­nes. Las fuer­zas democráticas,progresistas y de izquier­da, uni­fi­ca­das en la Coor­di­na­do­ra Plu­ri­na­cio­nal “Esta vez NO”, man­tie­nen una inten­sa acti­vi­dad en cada rin­cón de país, y, al tiem­po de expli­car el con­te­ni­do de las pre­gun­tas y su sig­ni­fi­ca­do, des­en­mas­ca­ran la acción maño­sa del pri­mer man­da­ta­rio, y lo hacen a tra­vés de míti­nes, mar­chas, vis­tas casa a casa, foros, etc., ade­más de sus men­sa­jes en los medios masi­vos, que han tra­ta­do de ser obs­ta­cu­li­za­dos por par­te del Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral pero que por lo bien logra­dos han lle­ga­do a la con­cien­cia de la gen­te.

Indig­na la posi­ción desa­fian­te del pri­mer man­da­ta­rio ante sus riva­les polí­ti­cos y ante el pue­blo que no cree en su pala­bra. En la ciu­dad de Lata­cun­ga, el pasa­do 12 de abril, el Pre­si­den­te orde­nó que la cara­va­na que lo trans­por­ta­ba en su reco­rri­do por varias parro­quias y can­to­nes de esa pro­vin­cia pase por fren­te a la Uni­ver­si­dad Téc­ni­ca de Coto­pa­xi, don­de exis­te un movi­mien­to estu­dian­til que por varias oca­sio­nes ha levan­ta­do al pue­blo con­tra la des­aten­ción del régi­men a la edu­ca­ción supe­rior. Pasó úni­ca­men­te para pro­vo­car, para desa­fiar a los jóve­nes y pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios, que no duda­ron en levan­tar ante él car­te­les a favor del NO. Pasó ante ellos hacien­do señas, como un niño mal­cria­do.

Debe ser irri­tan­te para alguien que ha per­di­do el con­trol sobre su vani­dad y arro­gan­cia, mirar que las con­cen­tra­cio­nes que su movi­mien­to polí­ti­co orga­ni­za no son de la masi­vi­dad como las que él qui­sie­ra. Y más aún ver que en todo lado hay quie­nes le han per­di­do el mie­do y le gri­tan “NO

Es que en esta pola­ri­za­ción polí­ti­ca, en el lado del SÍ están solo “su majes­tad” y un puña­do de esbi­rros que aún se sir­ven del para­guas de la “revo­lu­ción ciu­da­da­na” para man­te­ner car­gos buro­crá­ti­cos o pre­ben­das para su gru­po. Mien­tras que del lado del NO está el res­to del país, es decir: la mayo­ría. El cre­ci­mien­to del NO es des­de ya una derro­ta polí­ti­ca para Correa.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *