Patri­cia, empu­ja­da al sui­ci­dio, se suma a la lar­ga lis­ta de ase­si­na­tos del esta­do – La Hai­ne Bar­ce­lo­na

Ayer, bajo la llu­via, más de 500 per­so­nas se reu­nie­ron en el Forat de la Ver­gon­ya por moti­vo del ase­si­na­to de Patri­cia Heras, pre­sa del 4F, que en la tar­de del mar­tes pasa­do deci­dió aca­bar con su vida debi­do a la opre­sión y con­trol que reci­bía por par­te del sis­te­ma penal y del Esta­do.

Patri­cia «dis­fru­ta­ba» des­de hacía cua­tro meses del ter­cer gra­do, des­pués de haber pasa­do 6 meses en pri­sión por un deli­to que no come­tió, mon­ta­je poli­cial diri­gi­do por el Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na. Patri­cia, la noche del 4 de febre­ro de 2006, se cayó de su bici­cle­ta y se diri­gió al hos­pi­tal jun­to con un ami­go. Como ella mis­ma dijo, «direc­ta hacia el infierno». Fue dete­ni­da, mal­tra­ta­da y acu­sa­da por los hechos de la calle Sant Pere Més Baix, don­de un Guar­dia Urbano resul­tó gra­ve­men­te heri­do. Con­cre­ta­men­te, la hacían auto­ra del lan­za­mien­to de una valla con­tra la poli­cía, que cau­só un hema­to­ma en el mus­lo a otro agen­te de la Guar­dia Urba­na. Ella nada tenía que ver con los hechos, pero fue con­de­na­da, a pesar de las gran­des con­tra­dic­cio­nes, irre­gu­la­ri­da­des y cam­bios de decla­ra­cio­nes por par­te del Ayun­ta­mien­to y de la Guar­dia Urba­na, a 3 años de pri­sión por aten­ta­do con­tra la auto­ri­dad en 2008. En octu­bre de 2010 Patri­cia Heras ingre­só en la pri­sión de muje­res Wad Ras de Bar­ce­lo­na y el 18 de diciem­bre de 2010 pasó a sec­ción abier­ta, con la obli­ga­ción de vol­ver a dor­mir cada día en la cár­cel. Muchas veces se ve el ter­cer gra­do como una «libe­ra­ción», o así nos lo quie­ren ven­der. El caso de Patri­cia demues­tra que no es así, pues la situa­ción en la que se encon­tra­ba la sobre­pa­só tan­tí­si­mo has­ta el pun­to que deci­dió matar­se para así libe­rar­se.

Es a la pri­sión Wad Ras hacia don­de se diri­gió la mani­fes­ta­ción lle­na de antor­chas y velas, bajo los gri­tos de «Aba­jo los muros de las pri­sio­nes», «Las cár­ce­les son cen­tros de exter­mi­nio», «Vues­tras rejas no calla­rán nues­tros gri­tos de liber­tad», «No es sui­ci­dio, es ase­si­na­to» o «Patri­cia Heras, ni oblit ni per­dó». Fren­te a la pri­sión pudi­mos escu­char tam­bién las voces de las pre­sas allí ence­rra­das, que gri­ta­ban con­tra el sis­te­ma peni­ten­cia­rio y en apo­yo a com­pa­ñe­ras y fami­lia de Patri­cia, ase­gu­ran­do tam­bién que no la olvi­dan y la tie­nen en sus cora­zo­nes. Según infor­ma­ron com­pa­ñe­ras de Patri­cia, los car­ce­le­ros ame­na­za­ron con cas­ti­gar a las pre­sas si seguían los gri­tos, pero aun así la pro­tes­ta, tan­to den­tro como fue­ra de la pri­sión, con­ti­nuó. Se seña­ló al por enton­ces alcal­de Joan Clos, a Jor­di Hereu como con­ce­jal de segu­ri­dad y a todos los cóm­pli­ces de este sis­te­ma penal ase­sino como cul­pa­bles de la muer­te de Patri.

La tar­de del mar­tes 28 de abril, Patri­cia no quie­re vol­ver a la cár­cel y deci­de aca­bar con la pre­sión que no sopor­ta. Hoy, aun una per­so­na se encuen­tra en pri­sión y otra en liber­tad con­di­cio­nal.

Patri, el més vio­lent de tot es viu­re amb nor­ma­li­tat.

Foto: Vila­Web


Car­ta abier­ta de Maria­na, madre de Rodri­go Lan­za, al alcal­de de Bar­ce­lo­na Jor­di Hereu

Señor Jor­di Hereu:

Este mar­tes 26 de abril del 2011 se sui­ci­dó Patri­cia Heras, una de las encar­ce­la­das por el caso de Sant Pere Més Baix.

Le refres­ca­ré la memo­ria por si no sabe a quien me refie­ro.

El 4 de febre­ro del 2006 se reali­zó una mega-fies­ta en una casa ocu­pa­da, de pro­pie­dad del Ayun­ta­mien­to, y que había sido pre­cin­ta­da. Los veci­nos recla­ma­ban por el rui­do y se dis­pu­so la pre­sen­cia en el lugar de cua­tro Guar­dias Urba­nos. Cer­ca de las 6,30 am de esa maña­na, se pro­du­jo un enfren­ta­mien­to, en el que, des­gra­cia­da­men­te, que­dó en esta­do vege­tal un poli­cía. Se detu­vie­ron a sie­te per­so­nas en el lugar. Tres de ellas que esta­ban en la calle y cua­tro que salie­ron de la fies­ta. Más tar­de, se detu­vo a Patri­cia y a un ami­go suyo en un hos­pi­tal.

Esa mña­na la poli­cía entre­gó un infor­me al enton­ces Alcal­de de Bar­ce­lo­na, Joan Clos que, como él mis­mo ha inclu­so rati­fi­ca­do años des­pués, decía que “una mace­ta lan­za­da des­de el inte­rior del edi­fi­cio” había heri­do al poli­cía.

Nadie sabe que suce­dió con ese infor­me, al pare­cer ni el mis­mo señor Clos, pero des­de lue­go que usted, señor Hereu sí lo sabe. Usted era enton­ces Con­ce­jal de Segu­ri­dad y Movi­li­dad del Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na, y es lógi­co que en una situa­ción tan gra­ve, este infor­me halla segui­do su cur­so corres­pon­dien­te antes de lle­gar al enton­ces Alcal­de.

Tam­bién sabe de este docu­men­to la enton­ces Con­se­je­ra de Inte­rior, Mon­tse­rrat Tura.

Pero cla­ro, había un poli­cía gra­ví­si­mo, y el Ayun­ta­mien­to era pro­pie­ta­rio del edi­fi­cio des­de el que se lan­zó la mace­ta, ade­más de res­pon­sa­ble de haber envia­do a cua­tro poli­cías, sin pro­tec­ción, a un lugar don­de habían mas de 1.500 per­so­nas.

Lo que sí sé, es que el infor­me des­apa­re­ció. La ver­sión de la poli­cía fue cam­bia­da por otra que per­mi­tía cul­par a las per­so­nas dete­ni­das al azar y, de esta mane­ra, sacar­se la res­pon­sa­bi­li­dad de enci­ma y comu­ni­car con bom­bos y pla­ti­llos que “jus­to”, increí­ble­men­te, se había arres­ta­do a todos los cul­pa­bles del alter­ca­do.

Para hacer esta nue­va ver­sión, hicie­ron pasar a los camio­nes de lim­pie­za del Ayun­ta­mien­to que lava­ron la calle borran­do todas las prue­bas. Lue­go redac­ta­ron el cuen­to con los nom­bres de los dete­ni­dos, cul­pan­do de lo mas gra­ve a los sud­ame­ri­ca­nos.

Esto, señor Alcal­de, se lla­ma corrup­ción y racis­mo.

A mi, como madre de Rodri­go, el prin­ci­pal incul­pa­do, se me habla siem­pre del poli­cía heri­do. Cla­ro. Hay una vic­ti­ma gra­ve: hay un poli­cía que que­do para siem­pre en esta­do vege­ta­ti­vo. Pero uste­des, para qui­tar­se la res­pon­sa­bi­li­dad, en vez de inves­ti­gar lo suce­di­do, que es lo que todos siem­pre hemos pedi­do, cam­bia­ron los hechos, calla­ron la pren­sa, cul­pa­ron a los mas débi­les y lue­go pin­ta­ron la situa­ción con boni­tas pala­bras.

Le dije­ron a la mujer del poli­cía y a sus hijos que fue Rodri­go quien lan­zo una pie­dra (la segun­da ver­sión es de una pie­dra lan­za­da des­de la calle, así podían acu­sar a alguien que detu­vie­ron allí y que no esta­ba en la fies­ta). No les intere­sa que esa mujer sepa la ver­dad, al con­tra­rio, así para ella su dolor tie­ne un ros­tro, mi hijo. Así ella no sabe de la res­pon­sa­bi­li­dad del Ayun­ta­mien­to por la situa­ción de su espo­so. Juga­ron con el dere­cho de ella y de sus hijos a saber la ver­dad, o al menos, a inten­tar saber que suce­dió.

A los tres sud­ame­ri­ca­nos se los tuvo dos anos en pri­sión pre­ven­ti­va. Le recuer­do señor Hereu, que hici­mos has­ta una huel­ga de ham­bre para pedir jus­ti­cia. Le recuer­do que pro­me­tió en públi­co reci­bir­me, para lue­go no hacer­lo.

Se reali­zó una far­sa de jui­cio, por­que la sen­ten­cia de cul­pa­bles ya esta­ba escri­ta tan­to por usted como por la seño­ra Tura. Se ape­lo al Tri­bu­nal Supre­mo que rati­fi­có la sen­ten­cia. Se pidió un indul­to. Nada.

Los cin­co prin­ci­pa­les acu­sa­dos tenían que entrar a pri­sión.

Rodri­go ya ha cum­pli­do más de tres años pre­so. Esto le paso a los 21, aho­ra tie­ne 26.

Patri­cia entró en octu­bre a la cár­cel. Salió dos meses des­pués en ter­cer gra­do. Tenía que ir a dor­mir a la cár­cel y tra­ba­jar duran­te el día.

A veces la iba a ver a su tra­ba­jo, me abra­za­ba entu­sias­ta pero me decía lo difí­cil que se le hacía ir a dor­mir a la cár­cel. Ya sé que no le intere­sa, pero igual se lo digo. Patri­cia tenía una mira­da tan trans­pa­ren­te que la ocul­ta­ba entre dos rizos, por­que era un mirar abier­to, de un espí­ri­tu her­mo­so y bueno, pero heri­do y sufrien­te. Patri­cia era un ángel que nece­si­ta­ba sus alas para volar, y uste­des se las cor­ta­ron.

Yo pue­do enten­der a los poli­cías que min­tie­ron, acu­san­do a los chi­cos, por­que eran ami­gos del poli­cía heri­do y nece­si­ta­ban des­car­gar su rabia con alguien. Lo podría enten­der, pero no lo acep­to. Lo que no pue­do ni enten­der ni menos acep­tar es pla­ni­fi­car un mon­ta­je para cul­par a ino­cen­tes, lo que hicis­teis voso­tros, los polí­ti­cos.

Usted la mató, señor Hereu, la mató su cobar­día, su fal­ta de carác­ter y sen­ti­do de la jus­ti­cia, su inmo­ra­li­dad como polí­ti­co repre­sen­tan­te de todos noso­tros des­de su pro­te­gi­do minis­te­rio.

La mató Mon­tse­rrat Tura, por los mis­mos moti­vos.

Es cul­pa­ble de su muer­te tam­bién Joan Clos, que no hizo nada ni fue al jui­cio para rati­fi­car lo que ya había dicho: que las acu­sa­cio­nes eran fal­sas.

Tam­bién son cul­pa­bles de su muer­te la Jue­za de Ins­truc­ción Car­men Gar­cía Mar­ti­nes, los jue­ces de la Audien­cia Pro­vin­cial Jesús Barrien­tos Pacho, Car­los Mir Puig y Jesús Nava­rro Mora­les y los jue­ces del Tri­bu­nal Supre­mo D. Adol­fo Pre­go de Oli­ver y Toli­var, D. Per­fec­to Andrés Ibá­ñez, D. José Ramón Soriano Soriano, D. Manuel Mar­che­na Gómez, D. Luis-Román Puer­ta Luis.

Todos voso­tros matas­teis a Patri­cia, y yo no se los per­do­na­ré jamas.

Los des­pre­cio por­que sois corrup­tos y mal­va­dos, y les ten­go lás­ti­ma por­que no lle­gáis ni a la som­bra de Patri, ni de mi hijo Rodri­go, ni de nin­guno de estos chi­cos y chi­cas acu­sa­dos y cas­ti­ga­dos tan injus­ta­men­te.

Habéis tra­ta­do de corrom­per­los a ellos, de hacer­los men­tir con pro­me­sas de liber­tad para pro­bar el mon­ta­je cons­trui­do, pero no lo habéis logra­do.

Patri­cia tuvo que volar en la liber­tad de la muer­te.

Rodri­go está y segui­rá luchan­do des­de la cár­cel, sien­do, como él dice, libre a pesar de los muros, por­que en el mun­do, aun­que uste­des no lo veáis, aun hay belle­za, amor y valo­res, aun hay per­so­nas que no se dejan ensu­ciar con vues­tra mier­da y que, cada uno en su modo, son libres a pesar de las cár­ce­les.

Y yo, Señor Hereu, no para­ré has­ta que hayáis paga­do vues­tros crí­me­nes, a no ser de que ten­gáis un ápi­ce de huma­ni­dad e inten­téis repa­rar lo irre­pa­ra­ble.

Con des­pre­cio,

Maria­na Hui­do­bro


Noti­cia ante­rior en La Hai­ne
Más infor­ma­ción: http//absoluciondetenidos4f.blogspot.comhttp://​4f​.noble​za​ba​tu​rra​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *