Nico­lás Madu­ro se hace una pre­gun­ta, pero debe­ría hacer­se dos – JM Alva­rez

El can­ci­ller vene­zo­lano Nico­lás Madu­ro ha dicho que Vene­zue­la actuó de acuer­do a las leyes, en la extra­di­ción a Colom­bia de Joa­quín Pérez Bece­rra.

Madu­ro infor­mó que están eva­luan­do los docu­men­tos envia­dos por el Gobierno sue­co pero se pre­gun­ta por qué ese país lo dejó salir y no se acti­vó el códi­go de aler­ta roja de la orga­ni­za­ción poli­cial al ser­vi­cio de la bur­gue­sía INTERPOL, por los luga­res don­de pasó.

Menu­do embro­llo. Si exis­tía una orden de deten­ción con­tra Pérez Bece­rra ¿cómo es posi­ble que éste se pasea­ra libre­men­te por Sue­cia duran­te años y que ese país esté aho­ra pidién­do­le expli­ca­cio­nes a Vene­zue­la? Eso tam­bien debe­ría pre­gun­tár­se­lo Madu­ro. Es un inte­rro­gan­te lógi­co que tene­mos dere­cho a plan­tear, sin dar­le car­na­za al enemi­go común impe­ria­lis­ta.

Lan­za­da la pre­gun­ta, sigo man­te­nien­do que los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios que se desa­rro­llan en la peri­fe­ria del Sis­te­ma están limi­ta­dos, con­di­cio­na­dos por la cons­tan­te ame­na­za del capi­ta­lis­mo y deman­dan de noso­tros, los que vivi­mos en el cen­tro del mons­truo, actua­cio­nes que lo debi­li­ten para que estas con­ce­sio­nes polí­ti­cas lamen­ta­bles no se pro­duz­can.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *