El futu­ro tie­ne color ver­de – Flo­ren Aoiz

Putxe(razo) López, máxi­mo res­pon­sa­ble (al menos sobre el papel) de uno de los cuer­pos poli­cia­les que han apor­ta­do «prue­bas» con­tra Bil­du, dice que los jue­ces espa­ño­les se enfren­tan a un pape­lón. Tam­bién ha suge­ri­do que los nacio­na­lis­tas espa­ño­les aca­ba­rán pagan­do un alto cos­te por sus acti­tu­des en esta coyun­tu­ra histórica.

López acu­sa ya el gol­pe. No es casual que «El País» pon­ga pegas a la impug­na­ción de Bil­du o que Aiz­peo­lea hable de la pér­di­da de la bata­lla de la opi­nión públi­ca. Les cues­ta acep­tar­lo pero, lle­ga­dos a este pun­to, hagan lo que hagan los jue­ces, la estra­te­gia de apartheid ha sido derrotada.

Los nacio­na­lis­tas espa­ño­les podrán auto­con­ven­cer­se de los gran­des rédi­tos elec­to­ra­les que les apor­ta su intran­si­gen­cia, pero el pro­ce­so de des­le­gi­ti­ma­ción del Esta­do en Eus­kal Herria duran­te los últi­mos años habría sido muy difí­cil de ima­gi­nar sin su obs­ti­na­ción en borrar cual­quier tra­za de apa­rien­cia demo­crá­ti­ca dete­nien­do, ile­ga­li­zan­do, con­vir­tien­do a los jue­ces en inqui­si­do­res e impo­nien­do el jue­go más sucio en todas las instituciones.

Uno no ha espe­ra­do nun­ca que de un día para otro y reco­no­cie­ran la inde­cen­cia de sus méto­dos en Eus­kal Herria. Pero podía supo­ner que algún día asu­mie­ran que están arrui­nan­do su pro­pio pro­yec­to de esta­do, ale­jan­do de él cada día a más ciu­da­da­nos en Eus­kal Herria y Catalunya.

La estra­te­gia de gue­rra sin com­ple­jos ha for­ta­le­ci­do las ansias inde­pen­den­tis­tas a la vez que ha debi­li­ta­do las posi­cio­nes de quien alar­dea­ba de su pode­río poli­cial. Cual­quie­ra con dos dedos de fren­te podría apun­tar que esto es pre­ci­sa­men­te lo que le suce­dió al fran­quis­mo. Es más, es lo que pro­vo­có la pér­di­da de bue­na par­te del impe­rio colo­nial espa­ñol. Pero no pare­ce que las refle­xio­nes sobre las razo­nes de la rui­na del pro­yec­to his­tó­ri­co del espa­ño­lis­mo sean muy bien reci­bi­das en los círcu­los de poder.

¿Han enten­di­do que su estra­te­gia los debi­li­ta polí­ti­ca y estra­té­gi­ca­men­te pese a la apa­rien­cia de «vic­to­ria poli­cial» que se han empe­ña­do en crear y creer­se? No es fácil saber­lo. De hecho, creo que ni ellos lo saben.

El nacio­na­lis­mo espa­ñol se enfren­ta a sus vie­jos fan­tas­mas y no tie­ne más car­tu­chos que los repre­si­vos, que hace tiem­po esta­llan en sus pro­pias nari­ces. Si res­pon­de con auda­cia a la situa­ción que se está abrien­do, corre el ries­go de afron­tar una rup­tu­ra. Si da prio­ri­dad a la uni­dad inter­na, median­te un con­sen­so PP-PSOE y una ope­ra­ción de homo­ge­nei­za­ción de los apa­ra­tos del Esta­do, los cos­tes en Eus­kal Herria serán des­co­mu­na­les y cuan­do lle­gue la hora de repo­si­cio­nar­se, pues no van a poder atra­sar­lo inde­fi­ni­da­men­te, se enfren­ta­rán a una situa­ción mucho peor que la que aho­ra ven con autén­ti­co pavor.

Entre tan­to, el recien­te Abe­rri Egu­na ha rati­fi­ca­do la exis­ten­cia de un hori­zon­te estra­té­gi­co inde­pen­den­tis­ta que se for­ta­le­ce pese a los inten­tos de algu­nos par­ti­dos de des­au­to­ri­zar a sus pro­pios sim­pa­ti­zan­tes, mili­tan­tes e inclu­so car­gos públi­cos que pre­fi­rie­ron dar color ver­de al día a las con­vo­ca­to­rias de sus diri­gen­tes. Hagan lo que hagan los nacio­na­lis­tas espa­ño­les, está cla­ro hacia dón­de debe­mos mirar los aber­tza­les. Con ile­ga­li­za­cio­nes o sin ellas, con repre­sión o sin ella, hay algo que ya no pue­den cam­biar: el futu­ro tie­ne color verde.

www​.elo​men​dia​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.