El futu­ro tie­ne color ver­de – Flo­ren Aoiz

Putxe(razo) López, máxi­mo res­pon­sa­ble (al menos sobre el papel) de uno de los cuer­pos poli­cia­les que han apor­ta­do «prue­bas» con­tra Bil­du, dice que los jue­ces espa­ño­les se enfren­tan a un pape­lón. Tam­bién ha suge­ri­do que los nacio­na­lis­tas espa­ño­les aca­ba­rán pagan­do un alto cos­te por sus acti­tu­des en esta coyun­tu­ra his­tó­ri­ca.

López acu­sa ya el gol­pe. No es casual que «El País» pon­ga pegas a la impug­na­ción de Bil­du o que Aiz­peo­lea hable de la pér­di­da de la bata­lla de la opi­nión públi­ca. Les cues­ta acep­tar­lo pero, lle­ga­dos a este pun­to, hagan lo que hagan los jue­ces, la estra­te­gia de apartheid ha sido derro­ta­da.

Los nacio­na­lis­tas espa­ño­les podrán auto­con­ven­cer­se de los gran­des rédi­tos elec­to­ra­les que les apor­ta su intran­si­gen­cia, pero el pro­ce­so de des­le­gi­ti­ma­ción del Esta­do en Eus­kal Herria duran­te los últi­mos años habría sido muy difí­cil de ima­gi­nar sin su obs­ti­na­ción en borrar cual­quier tra­za de apa­rien­cia demo­crá­ti­ca dete­nien­do, ile­ga­li­zan­do, con­vir­tien­do a los jue­ces en inqui­si­do­res e impo­nien­do el jue­go más sucio en todas las ins­ti­tu­cio­nes.

Uno no ha espe­ra­do nun­ca que de un día para otro y reco­no­cie­ran la inde­cen­cia de sus méto­dos en Eus­kal Herria. Pero podía supo­ner que algún día asu­mie­ran que están arrui­nan­do su pro­pio pro­yec­to de esta­do, ale­jan­do de él cada día a más ciu­da­da­nos en Eus­kal Herria y Cata­lun­ya.

La estra­te­gia de gue­rra sin com­ple­jos ha for­ta­le­ci­do las ansias inde­pen­den­tis­tas a la vez que ha debi­li­ta­do las posi­cio­nes de quien alar­dea­ba de su pode­río poli­cial. Cual­quie­ra con dos dedos de fren­te podría apun­tar que esto es pre­ci­sa­men­te lo que le suce­dió al fran­quis­mo. Es más, es lo que pro­vo­có la pér­di­da de bue­na par­te del impe­rio colo­nial espa­ñol. Pero no pare­ce que las refle­xio­nes sobre las razo­nes de la rui­na del pro­yec­to his­tó­ri­co del espa­ño­lis­mo sean muy bien reci­bi­das en los círcu­los de poder.

¿Han enten­di­do que su estra­te­gia los debi­li­ta polí­ti­ca y estra­té­gi­ca­men­te pese a la apa­rien­cia de «vic­to­ria poli­cial» que se han empe­ña­do en crear y creer­se? No es fácil saber­lo. De hecho, creo que ni ellos lo saben.

El nacio­na­lis­mo espa­ñol se enfren­ta a sus vie­jos fan­tas­mas y no tie­ne más car­tu­chos que los repre­si­vos, que hace tiem­po esta­llan en sus pro­pias nari­ces. Si res­pon­de con auda­cia a la situa­ción que se está abrien­do, corre el ries­go de afron­tar una rup­tu­ra. Si da prio­ri­dad a la uni­dad inter­na, median­te un con­sen­so PP-PSOE y una ope­ra­ción de homo­ge­nei­za­ción de los apa­ra­tos del Esta­do, los cos­tes en Eus­kal Herria serán des­co­mu­na­les y cuan­do lle­gue la hora de repo­si­cio­nar­se, pues no van a poder atra­sar­lo inde­fi­ni­da­men­te, se enfren­ta­rán a una situa­ción mucho peor que la que aho­ra ven con autén­ti­co pavor.

Entre tan­to, el recien­te Abe­rri Egu­na ha rati­fi­ca­do la exis­ten­cia de un hori­zon­te estra­té­gi­co inde­pen­den­tis­ta que se for­ta­le­ce pese a los inten­tos de algu­nos par­ti­dos de des­au­to­ri­zar a sus pro­pios sim­pa­ti­zan­tes, mili­tan­tes e inclu­so car­gos públi­cos que pre­fi­rie­ron dar color ver­de al día a las con­vo­ca­to­rias de sus diri­gen­tes. Hagan lo que hagan los nacio­na­lis­tas espa­ño­les, está cla­ro hacia dón­de debe­mos mirar los aber­tza­les. Con ile­ga­li­za­cio­nes o sin ellas, con repre­sión o sin ella, hay algo que ya no pue­den cam­biar: el futu­ro tie­ne color ver­de.

www​.elo​men​dia​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *