Uno de los mayo­res crí­me­nes de Esta­dos Uni­dos- Amy Good­man

La cau­sa rela­cio­na­da con la con­de­na a pena de muer­te de Mumia Abu-Jamal dio un giro ines­pe­ra­do esta sema­na cuan­do un tri­bu­nal fede­ral de ape­la­cio­nes decla­ró por segun­da vez que la con­de­na a muer­te de Abu-Jamal fue incons­ti­tu­cio­nal. El Tri­bu­nal Fede­ral de Ape­la­cio­nes de Fila­del­fia halló que las ins­truc­cio­nes para la con­de­na reci­bi­das por el jura­do y la for­ma del vere­dic­to que tuvie­ron que uti­li­zar en la con­de­na no fue­ron cla­ras. A pesar de que la con­tro­ver­sia acer­ca de la cul­pa­bi­li­dad o ino­cen­cia de Abu-Jamal no se tra­tó, el caso pone en evi­den­cia los pro­ble­mas inhe­ren­tes a la pena de muer­te y al sis­te­ma de jus­ti­cia penal, espe­cial­men­te el papel que jue­ga la cues­tión racial.

El 9 de diciem­bre de 1981, el ofi­cial de poli­cía de Fila­del­fia Daniel Faulk­ner detu­vo un auto­mó­vil con­du­ci­do por William Cook, el her­mano de Abu-Jamal. Lo que suce­dió a con­ti­nua­ción toda­vía es moti­vo de dispu­ta. Hubo dis­pa­ros y tan­to el ofi­cial Faulk­ner como Abu-Jamal reci­bie­ron impac­tos de bala. Faulk­ner murió y Abu-Jamal fue halla­do cul­pa­ble de homi­ci­dio en un pro­ce­so judi­cial pre­si­di­do por el juez Alber­to Sabo con­si­de­ra­do amplia­men­te racis­ta. En ape­nas uno de nume­ro­sos ejem­plos nefas­tos, una taquí­gra­fa del tri­bu­nal afir­mó en una decla­ra­ción jura­da que oyó a Sabo decir en la ante­sa­la del tri­bu­nal “Voy a ayu­dar­los a eje­cu­tar al negro”.

Este últi­mo dic­ta­men del tri­bu­nal de ape­la­cio­nes está direc­ta­men­te rela­cio­na­do con la con­duc­ta del Juez Sabo en la fase de con­de­na del jui­cio de Abu-Jamal. La Cor­te Supre­ma de Pen­sil­va­nia está con­si­de­ran­do varios argu­men­tos sobre si Abu-Jamal reci­bió o no un jui­cio jus­to. Lo que el tri­bu­nal de ape­la­cio­nes halló de for­ma uná­ni­me esta sema­na es que no reci­bió una con­de­na jus­ta. El Fis­cal de Dis­tri­to de Fila­del­fia, Seth Williams, deci­dió ape­lar el nue­vo fallo ante la Cor­te Supre­ma de Esta­dos Uni­dos. Al res­pec­to, Williams dijo:

“No voy a pedir que se revi­se todo el dic­ta­men del Tri­bu­nal de Ape­la­cio­nes, pero creo que a esta altu­ra le pedi­ré a la Cor­te Supre­ma que acla­re y tome una deci­sión sobre qué debe­ría­mos hacer en este momen­to”.

Como con­se­cuen­cia de este fallo, Abu-Jamal podría obte­ner una audien­cia de revi­sión com­ple­ta de la sen­ten­cia en el tri­bu­nal, ante un nue­vo jura­do. En dicha audien­cia, se darían ins­truc­cio­nes cla­ras al jura­do acer­ca de cómo deci­dir entre apli­car una con­de­na a cade­na per­pe­tua o la pena de muer­te, algo que el tri­bu­nal de ape­la­cio­nes con­si­de­ró que no reci­bió en 1982. En el mejor de los casos, Abu Jamal podría salir de la cruel reclu­sión y ais­la­mien­to del “corre­dor de la muer­te” de la pri­sión de máxi­ma segu­ri­dad SCI-Gree­ne de Pen­sil­va­nia. John Pay­ton, abo­ga­do direc­tor del Fon­do de Defen­sa Legal de la Aso­cia­ción Nacio­nal para el Pro­gre­so de las Per­so­nas de Color (NAACP, por sus siglas en inglés), y repre­sen­tan­te legal de Abu-Jamal, dijo: “El fallo es un paso impor­tan­te en la lucha para corre­gir los erro­res de un capí­tu­lo lamen­ta­ble de la his­to­ria de Pen­sil­va­nia… y ayu­da a rele­gar a un pasa­do lejano el tipo de injus­ti­cias en las que se basó esta con­de­na a muer­te”.

Su otra abo­ga­da Judith Rit­ter, pro­fe­so­ra de la facul­tad de dere­cho de la Uni­ver­si­dad Wide­ner, me dijo: “Esto es extre­ma­da­men­te impor­tan­te. Es lite­ral­men­te una deci­sión de vida o muer­te, y rati­fi­ca la desición de prin­ci­pios de la déca­da de 2000 de dejar en sus­pen­so la pena de muer­te. En ese momen­to el Fis­cal de Dis­tri­to impug­nó el fallo de que la pena de muer­te se había emple­men­ta­do de for­ma incons­ti­tu­cio­nal, y aho­ra una vez más logra­mos la vic­to­ria judi­cial con res­pec­to al fallo de que el jura­do dic­tó una con­de­na incons­ti­tu­cio­nal”

Le pre­gun­té a la abo­ga­da Rit­ter si había habla­do con Abu-Jamal lue­go de que el tri­bu­nal emi­tie­ra el fallo, y me dijo que la pri­sión no había apro­ba­do su soli­ci­tud de una lla­ma­da legal de emer­gen­cia. No me sor­pren­dió, con­si­de­ran­do la can­ti­dad de años que lle­vo cubrien­do este caso.

Abu-Jamal tuvo que enfren­tar­se a muchos obs­tácu­los para con­se­guir que se oye­ra su voz. El 12 de agos­to de 1999, mien­tras está­ba­mos en ple­na emi­sión de Demo­cracy Now!, Abu-Jamal lla­mó a nues­tro pro­gra­ma para que le entre­vis­tá­se­mos. Cuan­do comen­zó a hablar, un guar­dia de la pri­sión arran­có el telé­fono de la pared. Mumia Abu-Jamal vol­vió a lla­mar un mes des­pués y nos con­tó:

“Otro guar­dia apa­re­ció en la puer­ta de la cel­da gri­tan­do a viva voz, “¡Esta lla­ma­da se ter­mi­nó!” Cuan­do exi­gí saber por qué, res­pon­dió “esta orden vino des­de arri­ba”. Inme­dia­ta­men­te lla­mé al sar­gen­to que esta­ba para­do vigi­lan­do, “Sar­gen­to, ¿de dón­de vino esta orden?” Se enco­gió de hom­bros y res­pon­dió: “No lo sé. Sim­ple­men­te reci­bi­mos una lla­ma­da para cor­tar­le la comu­ni­ca­ción””.

Abu-Jamal pre­sen­tó una deman­da por la vio­la­ción de sus dere­chos y la ganó.

A pesar de per­ma­ne­cer en ais­la­mien­to, Mumia Abu-Jamal con­ti­nuó duran­te todo este tiem­po con su tra­ba­jo como perio­dis­ta. Sus comen­ta­rios de radio sema­na­les se trans­mi­ten a lo lar­go y ancho del país. Así cie­rra su pro­gra­ma cada sema­na: “Des­de el corre­dor de la muer­te, soy Mumia Abu-Jamal”. Mumia Abu-Jamal es autor de seis libros y recien­te­men­te fue invi­ta­do a pre­sen­tar una ponen­cia sobre encar­ce­la­mien­to racial en la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton. Allí dijo (des­de su telé­fono celu­lar conec­ta­do a un micró­fono): “Muchos hom­bres, muje­res y jóve­nes… pue­blan el com­ple­jo indus­trial car­ce­la­rio de Esta­dos Uni­dos. Como muchos de uste­des saben, Esta­dos Uni­dos, con ape­nas el 5% de la pobla­ción mun­dial, alber­ga el 25% de los pre­sos del mun­do… la can­ti­dad de per­so­nas negras en pri­sión aquí supera la del régi­men del apartheid en Sudá­fri­ca en su peor momen­to”.

Esta­dos Uni­dos se afe­rra a la pena de muer­te y está solo en esta mate­ria entre los paí­ses del mun­do indus­tria­li­za­do. De hecho se encuen­tra entre los paí­ses del mun­do que rea­li­zan eje­cu­cio­nes con mayor fre­cuen­cia jun­to a Chi­na, Irán, Corea del Nor­te, Ara­bia Sau­dí y Yemen. El fallo de esta sema­na en el caso de Mumia Abu-Jamal es una razón más para abo­lir la pena de muer­te.

Denis Moy­nihan cola­bo­ró en la pro­duc­ción perio­dís­ti­ca de esta colum­na.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *