El silen­cio y la infa­mia- Ricar­do Alar­con

Pala­bras en la Reu­nión del Comi­té Eje­cu­ti­vo del Con­se­jo Mun­dial por la Paz, en La Haba­na, el 29 de abril de 2011

Cra. María do Soco­rro Gómez

Com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros:

Nos hon­ra que acá se reúna el Comi­té Eje­cu­ti­vo del Con­se­jo Mun­dial por la Paz, ins­ti­tu­ción que bre­ga por la con­vi­ven­cia armo­nio­sa entre las nacio­nes y el res­pe­to a los dere­chos de los pue­blos, y lo ha hecho siem­pre sin vaci­lar des­de su fun­da­ción cuan­do se ini­cia­ba la lla­ma­da Gue­rra Fría.

Fue­ron cons­tan­tes sus luchas para evi­tar el enfren­ta­mien­to mili­tar entre los dos blo­ques en que enton­ces se divi­día el mun­do. Esa gue­rra nun­ca esta­lló aun­que sí se repi­tie­ron las agre­sio­nes impe­ria­les con­tra pue­blos que bus­ca­ban libe­rar­se de la domi­na­ción colo­nial. En aque­llos tiem­pos se pro­me­tía que al supe­rar­se la gue­rra fría se habría de alcan­zar el desar­me gene­ral y com­ple­to y los cuan­tio­sos recur­sos así libe­ra­dos ser­vi­rían para finan­ciar el desa­rro­llo de los paí­ses del ter­cer Mun­do. No se alcan­zó ni lo uno ni lo otro.

Ter­mi­nó la gue­rra fría pero se inten­si­fi­ca la carre­ra arma­men­tis­ta, ya no exis­te el Tra­ta­do de Var­so­via, pero la OTAN aumen­ta su mem­bre­sía y extien­de su acción beli­cis­ta fue­ra de su ámbi­to ori­gi­nal, pri­me­ro inva­dien­do a Afga­nis­tán y aho­ra bom­bar­dean­do y masa­cran­do en Libia a una pobla­ción que dice cíni­ca­men­te pro­te­ger. Se hace más hon­da la bre­cha que sepa­ra a ricos y pobres y ya casi nadie recuer­da las vie­jas pro­me­sas de coope­ra­ción inter­na­cio­nal para el desa­rro­llo. Son cada vez más evi­den­tes los sig­nos de la cri­sis del medio ambien­te que ame­na­za con aca­bar con la espe­cie huma­na y el ham­bre gol­pea a cen­te­na­res de millo­nes en todo el pla­ne­ta.

Vie­nen uste­des a La Haba­na poco des­pués de con­clui­do el VI Con­gre­so del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba que movi­li­zó a toda la socie­dad para exa­mi­nar nues­tros pro­ble­mas prin­ci­pa­les y apro­bar los cam­bios indis­pen­sa­bles en nues­tro pro­yec­to eco­nó­mi­co y social. Fue un Con­gre­so del que salió for­ta­le­ci­da la uni­dad patrió­ti­ca de la nación. Todas y todos nos empe­ña­re­mos por edi­fi­car una socie­dad mejor en la que flo­rez­ca el socia­lis­mo nues­tro, el socia­lis­mo posi­ble en Cuba, hoy.

Son gran­des los desa­fíos que enfren­ta nues­tro pue­blo. Resis­ti­mos una gue­rra eco­nó­mi­ca que dura ya más de medio siglo, el geno­ci­dio más pro­lon­ga­do de la his­to­ria. Enca­ra­mos otras for­mas de agre­sión inclu­yen­do el terro­ris­mo que ha qui­ta­do la vida o se la ha daña­do gra­ve­men­te a miles de com­pa­trio­tas.

Hace seis años que Luis Posa­da Carri­les, ase­sino con­fe­so, dis­fru­ta de la pro­tec­ción ofi­cial y des­de terri­to­rio nor­te­ame­ri­cano anun­cia crí­me­nes futu­ros con total impu­ni­dad. Por tra­tar de impe­dir tales ata­ques fue­ron injus­ta­men­te con­de­na­dos y sufren cruel pri­sión los Cin­co com­pa­trio­tas a quie­nes uste­des han hecho un reco­no­ci­mien­to muy espe­cial.

Apre­cia­mos pro­fun­da­men­te la soli­da­ri­dad de uste­des. Los Cin­co son prue­ba irre­fu­ta­ble de que Washing­ton prac­ti­ca el terro­ris­mo con­tra el pue­blo cubano. No se tra­ta de una his­to­ria del pasa­do. Lo sigue hacien­do aho­ra mis­mo.

Por eso el lunes 25 de abril de este año, hace ape­nas cin­co días, la Fis­ca­lía deman­dó que sea recha­za­da suma­ria­men­te, sin audien­cia ni con­si­de­ra­ción algu­na, la peti­ción de Habeas Cor­pus a favor de Gerar­do Her­nán­dez Nor­de­lo. Igual reac­ción tuvo más tar­de res­pec­to a la moción seme­jan­te de Anto­nio Gue­rre­ro y la de René Gon­zá­lez. Washing­ton quie­re que el tri­bu­nal de Mia­mi recha­ce esas ape­la­cio­nes sin dis­cu­tir­las, sin revi­sar las prue­bas, sin escu­char siquie­ra a un acu­sa­do sobre el que pesa una des­co­mu­nal con­de­na a dos cade­nas per­pe­tuas más quin­ce años.

Quie­ren con el secre­to per­pe­tuar una bru­tal injus­ti­cia. Es el esti­lo de quie­nes han crea­do cár­ce­les clan­des­ti­nas y han lega­li­za­do la tor­tu­ra.

Creen poder hacer­lo impu­ne­men­te por­que cuen­tan con la com­pli­ci­dad de los lla­ma­dos medios de infor­ma­ción que ocul­tan la ver­dad e impi­den al pue­blo nor­te­ame­ri­cano cono­cer­la. Es urgen­te con­vo­car a la soli­da­ri­dad de todas las per­so­nas hones­tas.

Hay que mul­ti­pli­car por todas par­tes accio­nes como las que uste­des rea­li­zan y mere­cen nues­tra gra­ti­tud. Sólo así podre­mos derro­tar a la dic­ta­du­ra mediá­ti­ca que es el prin­ci­pal ins­tru­men­to del Impe­rio y cul­pa­ble tam­bién por sus infa­mias. Que se alce en todo el mun­do el recla­mo al Pre­si­den­te Oba­ma para que libe­re a los Cin­co, a todos y cada uno de ellos, sin excep­ción ni con­di­ción algu­na

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *