Car­ta abier­ta al coman­dan­te Hugo Chá­vez Frías- Anncol

Hom­bres como Iza­rra [pre­si­den­te de Tele­sur] y otros inep­tos, buro­cra­cia del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, deben ser lla­ma­dos a cuen­tas por el pue­blo

Nos diri­gi­mos al coman­dan­te de la Revo­lu­ción vene­zo­la­na, al ciu­da­dano pre­si­den­te de la her­ma­na Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la y por su inter­me­dio, al glo­rio­so pue­blo venezolano.

Mate­ria­li­zar el sue­ño de la Patria Gran­de es un impe­ra­ti­vo éti­co para todos los here­de­ros del pen­sa­mien­to del Liber­ta­dor, este pro­yec­to para ser sóli­do y rea­lis­ta debe cons­truir­se sobre pila­res fun­da­men­ta­les que con­so­li­den su for­ta­le­za moral y su éti­ca revo­lu­cio­na­ria, uno de esos pila­res es el inter­na­cio­na­lis­mo y la soli­da­ri­dad. La soli­da­ri­dad es la ter­nu­ra de los pue­blos, decía el Ché.

Des­de antes del ini­cio mis­mo del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio vene­zo­lano, muchos hom­bres y muje­res de dife­ren­tes paí­ses del mun­do se han suma­do codo a codo a este pro­ce­so, entre ellos cua­dros polí­ti­cos colom­bia­nos, muchos de ellos, expul­sa­dos por el con­flic­to colom­biano, quie­nes han hecho de este pro­ce­so, nues­tro pro­ce­so y hoy los encon­tra­mos en dife­ren­tes ins­tan­cias de la lucha en Vene­zue­la des­do­blan­do sus cono­ci­mien­tos y poten­cia­li­da­des, apor­tan­do su expe­rien­cia con pers­pec­ti­va de Patria Gran­de y de socia­lis­mo. El pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio vene­zo­lano lo encar­nan hom­bres de car­ne y hue­so, muchos de ellos anó­ni­mos, esos que luchan toda la vida, los impres­cin­di­bles y es por eso, que des­de la base de este pro­ce­so, estos hom­bres exi­gen que sus diri­gen­tes estén a la altu­ra moral del com­pro­mi­so adqui­ri­do con su pue­blo, con todos los pue­blos del mun­do, espe­cial­men­te con la Amé­ri­ca Latina.

Nos pre­gun­ta­mos hoy, si esos diri­gen­tes son capa­ces de mirar a los ojos, a la espo­sa de nues­tro cama­ra­da Joa­quín Pérez Bece­rra, es qué estos diri­gen­tes son capa­ces de mirar a los ojos a su peque­ña hija y decir­le que son revo­lu­cio­na­rios y que son anti­im­pe­ria­lis­tas, sobre todo des­pués de enviar a un comu­ni­ca­dor social alter­na­ti­vo a las maz­mo­rras del régi­men más cri­mi­nal de Amé­ri­ca Lati­na. Hom­bres del País Vas­co han sido extra­di­ta­dos, colom­bia­nos sin­di­ca­dos por el régi­men de San­tos de insur­gen­tes han sido extra­di­ta­dos por orden del gobierno vene­zo­lano, ¿es qué esa acción, es dig­na de diri­gen­tes que pre­go­nan a voz en cue­llo: “Patria, socia­lis­mo o Muer­te Ven­ce­re­mos”? No, mil veces no. Qué pena, pero ahí sal­ta­ron la talanquera.

El pue­blo vene­zo­lano debe asu­mir la direc­ción colec­ti­va del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, no se pue­de per­mi­tir que la dere­cha endó­ge­na siga ahí, como quin­ta colum­na del impe­ria­lis­mo y de la dere­cha inter­na­cio­nal. Hom­bres como Iza­rra y otros inep­tos que hacen par­te de la buro­cra­cia del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio deben ser lla­ma­dos a cuen­tas por las fuer­zas vivas de este pro­ce­so. Iza­rra debe renun­ciar, por­que su com­por­ta­mien­to no tie­ne nada de éti­ca, cuan­do anun­cia “la cap­tu­ra de un terro­ris­ta, como prue­ba feha­cien­te del com­pro­mi­so del gobierno vene­zo­lano fren­te a la lucha con­tra el terro­ris­mo”. No es éti­co, que Iza­rra telé­fono en mano, lla­me a los perio­dis­tas de TELESUR y de otros medios para silen­ciar­los y callar­los, orde­nan­do que ocul­ta­ran la nacio­na­li­dad sue­ca de nues­tro cama­ra­da. Vene­zue­la duró tres días con cen­su­ra ofi­cial, ahí tene­mos que feli­ci­tar a los cama­ra­das de los medios alter­na­ti­vos de comu­ni­ca­ción que rom­pie­ron la cen­su­ra para denun­ciar el secues­tro de nues­tro cama­ra­da y su extra­di­ción a Colombia.

Una direc­ción colec­ti­va tie­ne menos posi­bi­li­da­des de equi­vo­car­se que un diri­gen­te, rodea­do de inca­pa­ces, áuli­cos inep­tos, sin pers­pec­ti­va-memo­ria his­tó­ri­ca y sin con­cien­cia de cla­se. Cier­tos miem­bros del gobierno vene­zo­lano le deben una expli­ca­ción a los pue­blos boli­va­ria­nos y a los pue­blos del mun­do por la entre­ga ser­vil al régi­men colom­biano de nues­tro cama­ra­da. Esos mis­mos diri­gen­tes olvi­da­ron que la oli­gar­quía colom­bia­na fue la pri­me­ra en reco­no­cer el gol­pe de Car­mo­na el bre­ve. Esta mis­ma oli­gar­quía ha secues­tra­do a revo­lu­cio­na­rios en sue­lo vene­zo­lano, ha sobre­vo­la­do con avio­nes espías y ha envia­do uni­da­des espe­cia­les de las FFMM para infil­trar­se en sue­lo vene­zo­lano y no pode­mos olvi­dar la inva­sión de fuer­zas para­mi­li­ta­res pro­mo­vi­das des­de Bogo­tá. Esta mis­ma oli­gar­quía esti­mu­la el trá­fi­co de dro­gas, el trá­fi­co de pro­duc­tos bási­cos, como la leche, el cemen­to, entre otros para que el pro­yec­to boli­va­riano fracase.

Más allá, de las con­si­de­ra­cio­nes inter­na­cio­na­les, un gobierno como el vene­zo­lano que se pre­sen­ta ante el mun­do como la cabe­za de un pro­yec­to eman­ci­pa­dor y revo­lu­cio­na­rio, no pue­de, bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia, deve­nir cóm­pli­ce de la extra­di­ción de un ciu­da­dano euro­peo a un régi­men fas­cis­ta y geno­ci­da como el régi­men colom­biano. Todo opo­si­tor al régi­men colom­biano es por anto­no­ma­sia un “terro­ris­ta” según el léxi­co ofi­cial del régi­men colom­biano y de la dere­cha internacional.

Recor­de­mos, que Man­de­la en su momen­to fue til­da­do de terro­ris­ta, Ilitch Ramí­rez (Car­los) ciu­da­dano vene­zo­lano, inter­na­cio­na­lis­ta de la cau­sa Pales­ti­na ha sido con­si­de­ra­do terro­ris­ta. Fren­te al pri­me­ro, los diri­gen­tes mun­dia­les han posa­do todos para la tomar­se la foto, los mis­mos que antes le lla­ma­ron terro­ris­ta, fren­te a Car­los, la diplo­ma­cia vene­zo­la­na ha sido medio­cre para exi­gir su regre­so a Vene­zue­la. Todos los lucha­do­res socia­les y quie­nes osan opo­ner­se al impe­ria­lis­mo son terro­ris­tas, y eso pare­ce que lo olvi­da­ron los buró­cra­tas que obe­de­cie­ron a Bogo­tá para extra­di­tar a un perio­dis­ta alter­na­ti­vo, con­si­de­ra­do por el régi­men fas­cis­ta de Bogo­tá como terrorista.

El gobierno vene­zo­lano, en cabe­za del com­pa­ñe­ro coman­dan­te Hugo Chá­vez Frías asu­me ante los pue­blos del mun­do, la res­pon­sa­bi­li­dad de todo lo que pue­da suce­der­le al cama­ra­da Joa­quín Pérez Bece­rra en manos del gobierno geno­ci­da de Juan Manuel Santos.

Quie­nes toma­ron esta deci­sión, vio­lan­do la car­ta mag­na vene­zo­la­na, y pasan­do por los prin­ci­pios bási­cos que todo revo­lu­cio­na­rio debe pre­ser­var, debe­rán ren­dir­le cuen­tas al soberano.

Este hecho, la pér­di­da de liber­tad de un comu­ni­ca­dor alter­na­ti­vo, debe ser­vir para rede­fi­nir el rum­bo del pro­ce­so vene­zo­lano, mil gra­cias, des­de ANNCOL a todos los revo­lu­cio­na­rios del mun­do que han teni­do el cora­je de opo­ner­se a este acto indigno y bajo.

Ter­mi­na­mos dicien­do como el Ché: “Los tér­mi­nos medios son la ante­sa­la de la traición”

Coman­dan­te Chá­vez, usted tie­ne la palabra.

Cama­ra­da Joa­quín, muchos men­sa­jes han lle­ga­do a nues­tro correo elec­tró­ni­co para que te man­ten­gas alti­vo y digno ante el tirano, un obre­ro vene­zo­lano nos ha pedi­do que te trans­mi­ta­mos este men­sa­je; “nin­gún aumen­to de sala­rio nos hará olvi­dar que hoy duer­mes en las maz­mo­rras del régi­men fas­cis­ta colom­biano por la cegue­ra de la dere­cha endó­ge­na de nues­tro gobierno”. De nues­tra par­te cama­ra­da, des­de nues­tra trin­che­ra de ANNCOL nos pre­pa­ra­mos para seguir el camino, no nos callarán!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.