Car­ta abier­ta al coman­dan­te Hugo Chá­vez Frías- Ann­col

Hom­bres como Iza­rra [pre­si­den­te de Tele­sur] y otros inep­tos, buro­cra­cia del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, deben ser lla­ma­dos a cuen­tas por el pue­blo

Nos diri­gi­mos al coman­dan­te de la Revo­lu­ción vene­zo­la­na, al ciu­da­dano pre­si­den­te de la her­ma­na Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la y por su inter­me­dio, al glo­rio­so pue­blo vene­zo­lano.

Mate­ria­li­zar el sue­ño de la Patria Gran­de es un impe­ra­ti­vo éti­co para todos los here­de­ros del pen­sa­mien­to del Liber­ta­dor, este pro­yec­to para ser sóli­do y rea­lis­ta debe cons­truir­se sobre pila­res fun­da­men­ta­les que con­so­li­den su for­ta­le­za moral y su éti­ca revo­lu­cio­na­ria, uno de esos pila­res es el inter­na­cio­na­lis­mo y la soli­da­ri­dad. La soli­da­ri­dad es la ter­nu­ra de los pue­blos, decía el Ché.

Des­de antes del ini­cio mis­mo del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio vene­zo­lano, muchos hom­bres y muje­res de dife­ren­tes paí­ses del mun­do se han suma­do codo a codo a este pro­ce­so, entre ellos cua­dros polí­ti­cos colom­bia­nos, muchos de ellos, expul­sa­dos por el con­flic­to colom­biano, quie­nes han hecho de este pro­ce­so, nues­tro pro­ce­so y hoy los encon­tra­mos en dife­ren­tes ins­tan­cias de la lucha en Vene­zue­la des­do­blan­do sus cono­ci­mien­tos y poten­cia­li­da­des, apor­tan­do su expe­rien­cia con pers­pec­ti­va de Patria Gran­de y de socia­lis­mo. El pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio vene­zo­lano lo encar­nan hom­bres de car­ne y hue­so, muchos de ellos anó­ni­mos, esos que luchan toda la vida, los impres­cin­di­bles y es por eso, que des­de la base de este pro­ce­so, estos hom­bres exi­gen que sus diri­gen­tes estén a la altu­ra moral del com­pro­mi­so adqui­ri­do con su pue­blo, con todos los pue­blos del mun­do, espe­cial­men­te con la Amé­ri­ca Lati­na.

Nos pre­gun­ta­mos hoy, si esos diri­gen­tes son capa­ces de mirar a los ojos, a la espo­sa de nues­tro cama­ra­da Joa­quín Pérez Bece­rra, es qué estos diri­gen­tes son capa­ces de mirar a los ojos a su peque­ña hija y decir­le que son revo­lu­cio­na­rios y que son anti­im­pe­ria­lis­tas, sobre todo des­pués de enviar a un comu­ni­ca­dor social alter­na­ti­vo a las maz­mo­rras del régi­men más cri­mi­nal de Amé­ri­ca Lati­na. Hom­bres del País Vas­co han sido extra­di­ta­dos, colom­bia­nos sin­di­ca­dos por el régi­men de San­tos de insur­gen­tes han sido extra­di­ta­dos por orden del gobierno vene­zo­lano, ¿es qué esa acción, es dig­na de diri­gen­tes que pre­go­nan a voz en cue­llo: “Patria, socia­lis­mo o Muer­te Ven­ce­re­mos”? No, mil veces no. Qué pena, pero ahí sal­ta­ron la talan­que­ra.

El pue­blo vene­zo­lano debe asu­mir la direc­ción colec­ti­va del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, no se pue­de per­mi­tir que la dere­cha endó­ge­na siga ahí, como quin­ta colum­na del impe­ria­lis­mo y de la dere­cha inter­na­cio­nal. Hom­bres como Iza­rra y otros inep­tos que hacen par­te de la buro­cra­cia del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio deben ser lla­ma­dos a cuen­tas por las fuer­zas vivas de este pro­ce­so. Iza­rra debe renun­ciar, por­que su com­por­ta­mien­to no tie­ne nada de éti­ca, cuan­do anun­cia “la cap­tu­ra de un terro­ris­ta, como prue­ba feha­cien­te del com­pro­mi­so del gobierno vene­zo­lano fren­te a la lucha con­tra el terro­ris­mo”. No es éti­co, que Iza­rra telé­fono en mano, lla­me a los perio­dis­tas de TELESUR y de otros medios para silen­ciar­los y callar­los, orde­nan­do que ocul­ta­ran la nacio­na­li­dad sue­ca de nues­tro cama­ra­da. Vene­zue­la duró tres días con cen­su­ra ofi­cial, ahí tene­mos que feli­ci­tar a los cama­ra­das de los medios alter­na­ti­vos de comu­ni­ca­ción que rom­pie­ron la cen­su­ra para denun­ciar el secues­tro de nues­tro cama­ra­da y su extra­di­ción a Colom­bia.

Una direc­ción colec­ti­va tie­ne menos posi­bi­li­da­des de equi­vo­car­se que un diri­gen­te, rodea­do de inca­pa­ces, áuli­cos inep­tos, sin pers­pec­ti­va-memo­ria his­tó­ri­ca y sin con­cien­cia de cla­se. Cier­tos miem­bros del gobierno vene­zo­lano le deben una expli­ca­ción a los pue­blos boli­va­ria­nos y a los pue­blos del mun­do por la entre­ga ser­vil al régi­men colom­biano de nues­tro cama­ra­da. Esos mis­mos diri­gen­tes olvi­da­ron que la oli­gar­quía colom­bia­na fue la pri­me­ra en reco­no­cer el gol­pe de Car­mo­na el bre­ve. Esta mis­ma oli­gar­quía ha secues­tra­do a revo­lu­cio­na­rios en sue­lo vene­zo­lano, ha sobre­vo­la­do con avio­nes espías y ha envia­do uni­da­des espe­cia­les de las FFMM para infil­trar­se en sue­lo vene­zo­lano y no pode­mos olvi­dar la inva­sión de fuer­zas para­mi­li­ta­res pro­mo­vi­das des­de Bogo­tá. Esta mis­ma oli­gar­quía esti­mu­la el trá­fi­co de dro­gas, el trá­fi­co de pro­duc­tos bási­cos, como la leche, el cemen­to, entre otros para que el pro­yec­to boli­va­riano fra­ca­se.

Más allá, de las con­si­de­ra­cio­nes inter­na­cio­na­les, un gobierno como el vene­zo­lano que se pre­sen­ta ante el mun­do como la cabe­za de un pro­yec­to eman­ci­pa­dor y revo­lu­cio­na­rio, no pue­de, bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia, deve­nir cóm­pli­ce de la extra­di­ción de un ciu­da­dano euro­peo a un régi­men fas­cis­ta y geno­ci­da como el régi­men colom­biano. Todo opo­si­tor al régi­men colom­biano es por anto­no­ma­sia un “terro­ris­ta” según el léxi­co ofi­cial del régi­men colom­biano y de la dere­cha inter­na­cio­nal.

Recor­de­mos, que Man­de­la en su momen­to fue til­da­do de terro­ris­ta, Ilitch Ramí­rez (Car­los) ciu­da­dano vene­zo­lano, inter­na­cio­na­lis­ta de la cau­sa Pales­ti­na ha sido con­si­de­ra­do terro­ris­ta. Fren­te al pri­me­ro, los diri­gen­tes mun­dia­les han posa­do todos para la tomar­se la foto, los mis­mos que antes le lla­ma­ron terro­ris­ta, fren­te a Car­los, la diplo­ma­cia vene­zo­la­na ha sido medio­cre para exi­gir su regre­so a Vene­zue­la. Todos los lucha­do­res socia­les y quie­nes osan opo­ner­se al impe­ria­lis­mo son terro­ris­tas, y eso pare­ce que lo olvi­da­ron los buró­cra­tas que obe­de­cie­ron a Bogo­tá para extra­di­tar a un perio­dis­ta alter­na­ti­vo, con­si­de­ra­do por el régi­men fas­cis­ta de Bogo­tá como terro­ris­ta.

El gobierno vene­zo­lano, en cabe­za del com­pa­ñe­ro coman­dan­te Hugo Chá­vez Frías asu­me ante los pue­blos del mun­do, la res­pon­sa­bi­li­dad de todo lo que pue­da suce­der­le al cama­ra­da Joa­quín Pérez Bece­rra en manos del gobierno geno­ci­da de Juan Manuel San­tos.

Quie­nes toma­ron esta deci­sión, vio­lan­do la car­ta mag­na vene­zo­la­na, y pasan­do por los prin­ci­pios bási­cos que todo revo­lu­cio­na­rio debe pre­ser­var, debe­rán ren­dir­le cuen­tas al sobe­rano.

Este hecho, la pér­di­da de liber­tad de un comu­ni­ca­dor alter­na­ti­vo, debe ser­vir para rede­fi­nir el rum­bo del pro­ce­so vene­zo­lano, mil gra­cias, des­de ANNCOL a todos los revo­lu­cio­na­rios del mun­do que han teni­do el cora­je de opo­ner­se a este acto indigno y bajo.

Ter­mi­na­mos dicien­do como el Ché: “Los tér­mi­nos medios son la ante­sa­la de la trai­ción”

Coman­dan­te Chá­vez, usted tie­ne la pala­bra.

Cama­ra­da Joa­quín, muchos men­sa­jes han lle­ga­do a nues­tro correo elec­tró­ni­co para que te man­ten­gas alti­vo y digno ante el tirano, un obre­ro vene­zo­lano nos ha pedi­do que te trans­mi­ta­mos este men­sa­je; “nin­gún aumen­to de sala­rio nos hará olvi­dar que hoy duer­mes en las maz­mo­rras del régi­men fas­cis­ta colom­biano por la cegue­ra de la dere­cha endó­ge­na de nues­tro gobierno”. De nues­tra par­te cama­ra­da, des­de nues­tra trin­che­ra de ANNCOL nos pre­pa­ra­mos para seguir el camino, no nos calla­rán!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *