La Razón de Esta­do, un «prag­ma­tis­mo» abso­lu­ta­men­te equi­vo­ca­do- Nes­tor Kohan

Nés­tor Kohan – La Hai­ne  Lo que pasó con Joa­quín Pérez tie­ne un nom­bre pre­ci­so: “Razón de Esta­do”. Siem­pre invo­ca­da a la hora de hacer con­ce­sio­nes a los enemi­gos his­tó­ri­cos

Los hechos

Ya se cono­cen. Lo extra­di­ta­ron rápi­da­men­te. Sin mayo­res trá­mi­tes y sin dudar­lo un segun­do.

Toda nues­tra soli­da­ri­dad para el perio­dis­ta y com­pa­ñe­ro Joa­quín Pérez Bece­rra. Le espe­ran momen­tos muy duros. La bur­gue­sía colom­bia­na, mafio­sa y corrup­ta, y sus ami­gos del nor­te que diri­gen esa mafia, no per­do­nan ni tie­nen cle­men­cia. Inte­rro­ga­to­rios, tor­tu­ra, veja­cio­nes, mon­ta­jes, sen­ten­cias pre­anun­cia­das reñi­das con la ley, cár­cel, ais­la­mien­to.

Pri­me­ra reac­ción

Sor­pre­sa, indig­na­ción, asco, odio, tris­te­za. Muchas pre­gun­tas.

Segun­da reac­ción

Ana­li­zar razo­nes y obje­ti­vos.

¿Qué bus­ca el gobierno de Colom­bia?

Con esta nue­va ope­ra­ción, el gobierno de San­tos se mues­tra tal cual es: la con­ti­nui­dad abso­lu­ta del gobierno de Uri­be (mal que le pese a más de un inge­nuo que cree que San­tos es una ino­cen­te cape­ru­ci­ta y no quien bom­bar­deó Ecua­dor y, en tan­to jefe del Minis­te­rio de Defen­sa en tiem­pos de Uri­be, el res­pon­sa­ble de miles de cadá­ve­res en fosas comu­nes).

¿Qué per­si­gue? Un tri­ple obje­ti­vo:

(a) Gene­rar mie­do. La pre­gun­ta obvia que todo el mun­do comien­za a hacer­se (algu­nos ya lo han escri­to, otros sólo lo han pen­sa­do en voz baja) es la siguien­te: ¿Quién es el pró­xi­mo? Si alguien que tie­ne pasa­por­te sue­co y vive hace déca­das en Sue­cia (“paraí­so” ima­gi­na­rio de la social­de­mo­cra­cia, país “civi­li­za­do” y plu­ra­lis­ta bien ale­ja­do del Ter­cer Mun­do) ter­mi­na apre­sa­do como un ani­ma­li­to por estas bes­tias sedien­tas de san­gre… ¿qué que­da para los que vivi­mos en Amé­ri­ca Lati­na don­de la vigi­lan­cia, las ame­na­zas, la repre­sión y la muer­te están a la vuel­ta de la esqui­na?

(b) Gol­pear a toda la disi­den­cia. Ya no solo con­tra la insur­gen­cia comu­nis­ta en sus fuer­zas direc­tas —secre­ta­ria­do, blo­ques, fren­tes y com­ba­tien­tes de las FARC-EP o mili­tan­tes del Par­ti­do Comu­nis­ta Clan­des­tino, fuer­zas del ELN, etc. — ), sino con­tra el aba­ni­co ente­ro de la disi­den­cia, inclu­yen­do has­ta al más ale­ja­do inte­lec­tual aun­que viva al otro lado del pla­ne­ta y que se haya ani­ma­do a escri­bir dos líneas aler­tan­do sobre las vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos, las fosas comu­nes con miles y miles de cadá­ve­res tira­dos como ani­ma­les, sin tum­ba, sin iden­ti­fi­ca­ción, tor­tu­ra­dos con las manos ata­das y veja­dos, o que haya denun­cia­do los víncu­los del gobierno de Colom­bia y de sus prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes con el nar­co­trá­fi­co, los para­mi­li­ta­res, la eco­no­mía sucia y la delin­cuen­cia.

Allí, en esa per­se­cu­ción glo­bal de la disi­den­cia, se ins­cri­ben des­de las ridí­cu­las cau­sas judi­cia­les con­tra la sena­do­ra Pie­dad Cór­do­ba (que según ten­go enten­di­do no anda con un fusil al hom­bro sino pre­di­can­do la paz y lla­man­do al diá­lo­go), has­ta el jui­cio con­tra el perio­dis­ta chi­leno Manuel Ola­te (cuyo peca­do más atre­vi­do fue… hacer un repor­ta­je); des­de las ame­na­zas públi­cas de muer­te con­tra los cineas­tas que se ani­man a opri­mir PLAY en un pro­yec­tor en fes­ti­va­les de cine para ver un docu­men­tal has­ta la per­se­cu­ción de unos jóve­nes nór­di­cos, no recuer­do si dane­ses o norue­gos, que se ani­ma­ron a impri­mir unas cami­se­tas con el logo de la insur­gen­cia colom­bia­na (¿las cami­se­tas con la ima­gen del Che y su boi­na o las del sub Mar­cos con su pipa son cool, pero las reme­ras con sím­bo­los de las FARC-EP son «terro­ris­tas»?).

Los ejem­plos son muchí­si­mos. Impo­si­ble recor­dar­los todos. Pero siem­pre tie­nen el mis­mo tenor. Mira­dos en con­jun­to son ridícu­los, gro­tes­cos, biza­rros, irra­cio­na­les y pro­fun­da­men­te reac­cio­na­rios. Así es el régi­men colom­biano, mal lla­ma­do “demo­crá­ti­co”.

© Impe­dir la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal. Que la disi­den­cia colom­bia­na se sien­ta ais­la­da y soli­ta. Que nadie en el mun­do —inclu­so vivien­do en Euro­pa— se ani­me a decir ni “mu” por mie­do a ser vigi­la­do, per­se­gui­do, demo­ni­za­do y lle­ga­do el caso extre­mo extra­di­ta­do. Que todo el mun­do se calle. Que has­ta el últi­mo curio­so mire sumi­sa­men­te para aba­jo y ten­ga las manos en la espal­da. Que haya silen­cio, mucho silen­cio, para que con­ti­núen los nego­cios y los ase­si­na­tos. Y si alguien se ani­ma a disen­tir, supon­ga­mos el Papa de la Igle­sia Cató­li­ca Apos­tó­li­ca Roma­na o el secre­ta­rio gene­ral de la ONU, Riki Mar­tin o Sha­ki­ra, Calle 13 o Cala­ma­ro, pue­de lle­gar a apa­re­cer en los compu­tado­res mági­cos de Raúl Reyes…

Eso es Colom­bia hoy y eso ha sido duran­te las últi­mas déca­das. No es nove­dad. Es indig­nan­te, gene­ra ganas de vomi­tar, pero no es nove­dad.

¿Y el Gobierno de Vene­zue­la?

¿Cuál es la nove­dad enton­ces de la extra­di­ción del perio­dis­ta Joa­quín Pérez Bece­rra? Lo que nos par­tió al medio es lo que ha hecho el gobierno de Vene­zue­la.

Tam­po­co es una nove­dad abso­lu­ta, por­que hubo ante­ce­den­tes en los últi­mos tiem­pos.

Pero este caso ya es escan­da­lo­so. Un bochorno. Supera todos los lími­tes. En estos dos días me han escri­to muchí­si­mos ami­gos vene­zo­la­nos o que viven en Vene­zue­la. Todas las car­tas, los emails y las comu­ni­ca­cio­nes empie­zan igual: “estoy tris­tí­si­mo”, “no entien­do nada” y muchas otras fra­ses simi­la­res.

¿Por qué pasó esto? Inten­te­mos ir más allá de la anéc­do­ta pun­tual, que en pocos meses, cuan­do Esta­dos Uni­dos inva­da un nue­vo país y ase­si­ne a otras 100.000 per­so­nas, explo­te otra cen­tral nuclear o haya un terre­mo­to, pocos recor­da­rán.

¿Cómo expli­car lo inex­pli­ca­ble, al menos para quie­nes defen­de­mos el pro­ce­so boli­va­riano y con­si­de­ra­mos al pre­si­den­te Hugo Cha­vez un com­pa­ñe­ro boli­va­riano y uno de los prin­ci­pa­les líde­res polí­ti­cos de la revo­lu­ción lati­no­ame­ri­ca­na de nues­tros días?

Lo que pasó tie­ne un nom­bre pre­ci­so: “Razón de Esta­do”. El pre­do­mi­nio impia­do­so de supues­tos “intere­ses geo­es­tra­té­gi­cos” que el común de la gen­te, supues­ta­men­te, no com­pren­de, pero que habría que pri­vi­le­giar, aun vio­lan­do los prin­ci­pios revo­lu­cio­na­rios y soli­da­rios más ele­men­ta­les.

¡La “Razón de Esta­do”! Mons­truo can­ce­ro­so que todo lo devo­ra.

Siem­pre invo­ca­da a la hora de hacer con­ce­sio­nes a los enemi­gos his­tó­ri­cos, pac­tos inmun­dos con los ver­du­gos, renun­cia a las ban­de­ras más que­ri­das y entra­ña­bles de los pue­blos, aque­llas mis­mas que en Vene­zue­la han per­mi­ti­do derro­tar un gol­pe de esta­do, a la CIA y a toda la dere­cha escuá­li­da duran­te más de una déca­da.

Que la “Razón de Esta­do” hue­le a mate­ria fecal, pocas nari­ces lo pon­drían en dis­cu­sión. Sin embar­go muchos la defien­den por­que pien­san y creen, inge­nua­men­te, que es rea­lis­ta, prag­má­ti­ca y —esto sería lo que el común de la gen­te no enten­de­ría por dejar­se lle­var por sus pasio­nes — , a la lar­ga sir­ve a la cau­sa revo­lu­cio­na­ria.

¿Es así? Sos­pe­cha­mos que no. Cada vez que un pro­ce­so de tran­si­ción hacia una socie­dad dife­ren­te, no capi­ta­lis­ta, que inten­ta rea­li­zar cam­bios socia­les en pro­fun­di­dad, comen­zó a pri­vi­le­giar la “Razón de Esta­do”… las cosas salie­ron mal, muy mal, pési­mas.

Si les das la mano, se toman el codo”, dice un refrán popu­lar. Si le con­ce­des 10%, los enemi­gos van por el 50% y una vez que lo con­si­guen van por el 100%. Entre­gar al gobierno de Colom­bia a este perio­dis­ta… no sólo va con­tra la éti­ca revo­lu­cio­na­ria, no sólo rom­pe las nor­mas míni­mas del ideal boli­va­riano y el inter­na­cio­na­lis­mo socia­lis­ta, ade­más cons­ti­tu­ye un gra­ví­si­mo error polí­ti­co y estra­té­gi­co. El com­pa­ñe­ro Hugo Chá­vez y el pro­ce­so que él enca­be­za que­dan enor­me­men­te debi­li­ta­dos. El enemi­go sabe que aho­ra pue­de ir por más. Si se dobló la mano, aho­ra pue­den que­brar el codo.

Recuer­do en 1986 al coman­dan­te san­di­nis­ta Tomás Bor­ge —por enton­ces rebo­san­te de pres­ti­gio entre muchos jóve­nes— decla­ran­do ante una revis­ta argen­ti­na “Vamos a civi­li­zar a la bur­gue­sía”. ¿Sí? ¿En serio? Poqui­to tiem­po des­pués, en 1990, la bur­gue­sía nica­ra­güen­se ter­mi­nó de “civi­li­zar” a la revo­lu­ción san­di­nis­ta ori­gi­nal.

El coman­dan­te Hugo Chá­vez no va a “civi­li­zar” al para­mi­li­ta­ris­mo colom­biano de esta mane­ra o nego­cian­do con sus enemi­gos his­tó­ri­cos (aun­que se lo reco­mien­de algún que otro ami­go pres­ti­gio­so que en otras déca­das supo enca­be­zar la revo­lu­ción lati­no­ame­ri­ca­na). De eso no cabe duda.

Oja­lá se revi­se con urgen­cia esta polí­ti­ca de “Razón de Esta­do” no sólo por­que gol­pea pro­fun­da­men­te la con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria y boli­va­ria­na de nues­tros pue­blos, no sólo por­que man­cha la éti­ca de la revo­lu­ción, no sólo por­que hace estra­gos en la cre­di­bi­li­dad popu­lar, no sólo por­que trans­for­ma la ban­de­ra roja del socia­lis­mo y el comu­nis­mo en un tra­po opa­co y gris, sino por­que ade­más es inefi­caz. No es rea­lis­ta. No es prag­má­ti­ca. No sir­ve más que para lle­var­nos al fra­ca­so. Y eso no es lo que bus­ca­mos, ¿no es cier­to?

La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *