Sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca y tran­si­ción hacia el socia­lis­mo – Jon Mai­lua de la Hoz

El autor es miem­bro de Boltxe Kolek­ti­boa

1.- APERTURA

Resul­ta curio­so que el úni­co estu­dio sobre la via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de una Eus­ka­di inde­pen­dien­te –ojo, recal­co que es Eus­ka­di, no Eus­kal Herria o Hegoal­de- es el coor­di­na­do por Mikel Bue­sa y sub­ven­cio­na­do por el Minis­te­rio de Hacien­da. Un libro de casi cua­tro­cien­tas pági­nas titu­la­do “Eco­no­mía de la sece­sión. El pro­yec­to nacio­na­lis­ta y el Pais Vas­co”, cuya fina­li­dad era “demos­trar” empí­ri­ca­men­te la catás­tro­fe eco­nó­mi­ca a la que Eus­ka­di se enfren­ta­ría si triun­fa­ra el deno­mi­na­do “Plan Iba­rretxe”. El libro es del año 2004, y hoy casi pue­de pare­cer has­ta gra­cio­so el terror que pro­vo­ca­ba Iba­rretxe y su Plan entre los sec­to­res más duros del fas­cis­mo espa­ñol.

Pero más allá de su carác­ter coyun­tu­ral, y de la fun­da­men­ta­ción teó­ri­ca del libro, lo cier­to es que –hay que reco­no­cer­lo- tie­ne impor­tan­tes cues­tio­nes que deben ser teni­das en cuen­ta. Insis­ti­mos en que el estu­dio se refie­re estric­ta­men­te a Eus­ka­di, no a Eus­kal Herria, pero para las con­clu­sio­nes a las que tra­ta de lle­gar, este hecho resul­ta irre­le­van­te.

El plan­tea­mien­to o hipó­te­sis de tra­ba­jo del estu­dio es “impe­ca­ble”, y las con­clu­sio­nes a las que lle­gue, resul­tan en muchos casos irre­fu­ta­bles. Efec­ti­va­men­te, la inde­pen­den­cia de Eus­ka­di, des­de las con­di­cio­nes plau­si­bles defi­ni­das en el estu­dio, sería un ver­da­de­ro desas­tre eco­nó­mi­co, macro­eco­nó­mi­co y finan­cie­ro. De hecho, las con­clu­sio­nes refle­jan en sus aspec­tos más gene­ra­les, el por­qué la cla­se capi­ta­lis­ta vas­ca, siem­pre ha sido hos­til a cual­quier pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta. Lo para­dó­gi­co es que este estu­dio tie­ne en reali­dad un “públi­co” equi­vo­ca­do. El capi­tal vas­con­ga­do y su repre­sen­tan­te polí­ti­co nacio­na­lis­ta reac­cio­na­rio, el PNV, nun­ca se plan­tea­rían un pro­ce­so inde­pen­den­tis­ta bajo las con­di­cio­nes defi­ni­das por estos “eco­no­mis­tas de la sece­sión”. Su des­co­no­ci­mien­to de la reali­dad de Eus­kal Herria, es abru­ma­dor, pero siga­mos.

Las con­di­cio­nes por ellos plan­tea­das, en reali­dad se resu­men en una sola y devas­ta­do­ra, sobre la que cons­tru­yen todo su “apa­ra­to esta­dís­ti­co-mate­má­ti­co”. Resul­ta­ría invia­ble pen­sar que una Eus­ka­di como Esta­do sobe­rano, pudie­ra for­mar par­te de la Unión Euro­pea, ni como miem­bro de pleno dere­cho, ni for­man­do par­te del mer­ca­do libre de tra­bas aran­ce­la­rias y de des­re­gu­la­ción de movi­mien­tos de capi­tal. A par­tir de esta hipó­te­sis de tra­ba­jo, se ana­li­za­rían las con­se­cuen­cias siguien­tes:

-El comer­cio exte­rior se resen­ti­ría de mane­ra sus­tan­cial, al tener que afron­tar un enca­re­ci­mien­to de los pre­cios liga­dos a la exis­ten­cia de tra­bas aran­ce­la­rias. Esto gene­ra­ría una reduc­ción sus­tan­cial de las expor­ta­cio­nes hacia los mer­ca­dos “natu­ra­les” de Eus­ka­di, como son Espa­ña y el ámbi­to euro­peo, al per­der com­pe­ti­ti­vi­dad la eco­no­mía vas­ca, lo que se tra­du­ci­ría en pér­di­das de empleo, reduc­ción de las inver­sio­nes, del con­su­mo, etc…

-Se gene­ra­ría un pro­ble­ma con la mone­da. ¿Cómo se afron­ta­ría la sali­da del espa­cio euro, crean­do una nue­va mone­da (el “eus­ko” la lla­man soca­rro­na­men­te), o fun­cio­nan­do con el euro a pesar de no estar den­tro del espa­cio de la UE?.

-Otra cues­tión esen­cial sería el de una fuga de capi­ta­les, ante la nue­va situa­ción gene­ra­da, así como la pro­ba­bi­li­dad de que nume­ro­sas empre­sas, y entre éstas podría­mos decir que Iber­dro­la y BBVA serían las pri­me­ras, se “des­lo­ca­li­za­ran”, y se esta­ble­cie­ran en el Esta­do espa­ñol, con los efec­tos nefas­tos que ten­dría, tan­to a efec­tos de recau­da­ción fis­cal, como en la pér­di­da de empleos y caí­da de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca.

-Por si esto no fue­ra sufi­cien­te, el recién naci­do Esta­do vas­co ten­dría que afron­tar gas­tos deri­va­dos de su nue­va con­di­ción sobe­ra­na (ejér­ci­to, sis­te­ma de pen­sio­nes, segu­ros de des­em­pleo, admi­nis­tra­ción…), así como ten­dría que com­pen­sar al Esta­do espa­ñol por las cesio­nes de patri­mo­nio e inmue­bles exis­ten­tes en el nue­vo mar­co sobe­rano vas­co. El argu­men­to sería el de que el actual con­cier­to eco­nó­mi­co vas­co que, lógi­ca­men­te deja­ría de tener vigen­cia, no com­pen­sa­ría ni con mucho, los nue­vos gas­tos gene­ra­dos. El resul­ta­do, un nue­vo Esta­do “falli­do” arrui­na­do des­de el pri­mer día de su inde­pen­den­cia. Este tipo de aná­li­sis, es fácil­men­te extra­po­la­ble a cual­quie­ra de las nacio­nes del Esta­do espa­ñol, sea Cata­lun­ya o Gali­za.

La cla­se capi­ta­lis­ta vas­ca y sus repre­sen­tan­tes polí­ti­cos, sean nacio­na­lis­tas reac­cio­na­rios o cons­ti­tu­cio­na­lis­tas, saben que la Inde­pen­den­cia impli­ca una ame­na­za direc­ta a sus intere­ses, por­que éstos siem­pre han esta­do liga­dos al mar­co esta­tal espa­ñol como espa­cio de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta y a la Unión Euro­pea. Para empe­zar, Eus­kal Herria man­tie­ne una extra­or­di­na­ria des­pro­por­ción entre el alto desa­rro­llo de su capa­ci­dad pro­duc­ti­va, y el redu­ci­do mer­ca­do inte­rior. La estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca resul­tan­te de esta des­pro­por­ción, impli­ca una ten­den­cia his­tó­ri­ca­men­te con­so­li­da­da hacia la exter­na­li­za­ción eco­nó­mi­ca. El alto por­cen­ta­je de las expor­ta­cio­nes e impor­ta­cio­nes en rela­ción al Pro­duc­to Inte­rior Bru­to, con­fir­ma esta des­pro­por­ción, así como la vul­ne­ra­bi­li­dad a cual­quier trans­for­ma­ción polí­ti­ca o eco­nó­mi­ca que impli­ca­ra una reduc­ción de las expor­ta­cio­nes.

El mito nacio­na­lis­ta reac­cio­na­rio de un Esta­do capi­ta­lis­ta vas­co inte­gra­do en la Unión Euro­pea, pue­de ser esgri­mi­do para “ate­mo­ri­zar” al gobierno espa­ñol y lograr ven­ta­jas fis­ca­les en Vas­con­ga­das para atraer nue­vos capi­ta­les y sos­te­ner la sofis­ti­ca­da red buro­crá­ti­ca y clien­te­lar exis­ten­te, pero ni es via­ble, ni es lo que des­de una posi­ción comu­nis­ta espe­ra­mos para Eus­kal Herria.

2.-LAS BASES DE LA INDEPENDENCIA: SOCIALISMO Y DEMOCRACIA

La Inde­pen­den­cia como obje­ti­vo polí­ti­co de la Izquier­da revo­lu­cio­na­ria en Eus­kal Herria, dis­ta mucho de ser una rei­vin­di­ca­ción “esen­cia­lis­ta” o “nacio­na­lis­ta”. Lisa y lla­na­men­te, el mito de un Esta­do vas­co den­tro de la Unión Euro­pea, no es nues­tro. La Inde­pen­den­cia, expre­sa la nece­si­dad his­tó­ri­ca de cons­ti­tuir un mar­co sobe­rano en Eus­kal Herria, don­de la auto­de­ter­mi­na­ción sig­ni­fi­ca rom­per con el calle­jón sin sali­da polí­ti­co y eco­nó­mi­co hacia el que el capi­ta­lis­mo nos con­du­ce. No somos nacio­na­lis­tas, si bien con­si­de­ra­mos que Eus­kal Herria es un mar­co nacio­nal hete­ro­gé­neo res­pec­to a los Esta­dos espa­ñol y fran­cés, pero vamos más allá de la rei­vin­di­ca­ción his­tó­ri­ca de Eus­kal Herria-nación, por­que liga­mos a la cons­truc­ción nacio­nal la nece­si­dad sobe­ra­na de dotar­nos de un mode­lo polí­ti­co, eco­nó­mi­co y social post-capi­ta­lis­ta, con el obje­ti­vo del socia­lis­mo al final del camino.

La rup­tu­ra con el mar­co de la Unión Euro­pea, es la con­di­ción bási­ca para que en una Eus­kal Herria sobe­ra­na, pue­da desa­rro­llar­se una alter­na­ti­va socia­lis­ta. Una alter­na­ti­va socia­lis­ta, que impli­ca la arti­cu­la­ción de una mayo­ría social demo­crá­ti­ca­men­te cons­ti­tui­da, dis­pues­ta a legi­ti­mar, apo­yar y defen­der un nue­vo mode­lo eco­nó­mi­co y social. Esta mayo­ría social, inte­gra­da por la cla­se tra­ba­ja­do­ra y dife­ren­tes sec­to­res popu­la­res, es la garan­tía para poder ini­ciar una tran­si­ción que, no nos enga­ñe­mos, ten­drá una fuer­te opo­si­ción por par­te del capi­tal y los sec­to­res socio­po­lí­ti­cos que lo apo­yan.

Los ries­gos que anun­cian los “eco­no­mis­tas de la sece­sión”, los cos­tes de aban­do­nar la uni­dad espa­ño­la, no son inven­cio­nes mali­cio­sas para des­ac­ti­var movi­mien­tos inde­pen­den­tis­tas. De hecho, la pri­me­ra tarea que debe­ría afron­tar Eus­kal Herria, sería desa­rro­llar los meca­nis­mos polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y legis­la­ti­vos para evi­tar dichos ries­gos.

Unos meca­nis­mos que ame­na­za­rían de mane­ra direc­ta a las frac­cio­nes domi­nan­tes de la cla­se capi­ta­lis­ta, y cuya mate­ria­li­za­ción sólo será via­ble des­de la arti­cu­la­ción de un nue­vo Blo­que hege­mó­ni­co que los legi­ti­me y defien­da.

Ya hemos sos­te­ni­do en otra par­te, que en la diná­mi­ca de glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral, la posi­bi­li­dad de que “los mer­ca­dos” cas­ti­guen medi­das refor­mis­tas que no tra­ten de rom­per con el domi­nio del capi­tal, es un hecho inne­ga­ble. De hecho aquí esta­mos hablan­do de lo mis­mo. Si en Eus­kal Herria, no se desa­rro­lla­ran meca­nis­mos para impe­dir las fugas de capi­ta­les, des­lo­ca­li­za­cio­nes empre­sa­ria­les o se aca­ba con el poder finan­cie­ro, no esta­ría­mos sien­do serios, ni mar­xis­tas. Estos meca­nis­mos deben con­te­ner medi­das polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas que trans­for­men las rela­cio­nes de pro­pie­dad y con­trol del capi­tal, y poner la eco­no­mía de mane­ra uní­vo­ca al ser­vi­cio de las nece­si­da­des de la colec­ti­vi­dad.

3.- PRINCIPIOS DE UN PROGRAMA POST-CAPITALISTA

Por “post-capi­ta­lis­mo” enten­de­mos la fase, de dura­ción inde­ter­mi­na­da, siem­pre en fun­ción de la diná­mi­ca de lucha de cla­ses y de la evo­lu­ción de la coyun­tu­ra inter­na­cio­nal, de tran­si­ción y cons­truc­ción del socia­lis­mo, en la que se arti­cu­lan y com­bi­nan ele­men­tos del capi­ta­lis­mo y del socia­lis­mo.

No, no hay lugar para alter­na­ti­vas que tra­ten de “huma­ni­zar” el capi­ta­lis­mo. Otra cosa dife­ren­te, es que en la fase de tran­si­ción hacia el socia­lis­mo como Modo de Pro­duc­ción domi­nan­te y tenien­do en cuen­ta que resul­ta­ría nece­sa­rio man­te­ner rela­cio­nes for­zo­sas con un entorno capi­ta­lis­ta, sea inevi­ta­ble man­te­ner ele­men­tos de la eco­no­mía de mer­ca­do. Esto resul­ta espe­cial­men­te impor­tan­te si se desea “asi­mi­lar” al con­jun­to de peque­ñas y media­nas empre­sas que con­fi­gu­ran la estruc­tu­ra pro­duc­ti­va alta­men­te com­pe­ti­ti­va de Hegoal­de. Con­si­de­ra­mos que esta estruc­tu­ra empre­sa­rial, podría inte­grar­se en un mer­ca­do regu­la­do y a un sis­te­ma de pla­ni­fi­ca­ción y racio­na­li­dad eco­nó­mi­ca.

Aho­ra bien, unos de los pila­res fun­da­men­ta­les y garan­tía de la trans­for­ma­ción socio-eco­nó­mi­ca, sería la inme­dia­ta nacio­na­li­za­ción tan­to del sis­te­ma ban­ca­rio, como de los sec­to­res estra­té­gi­cos de la eco­no­mía. Por sec­to­res estra­té­gi­cos, enten­de­mos aque­llos que esta­ble­cen pre­cios de trans­fe­ren­cia al con­jun­to de la eco­no­mía, como la ener­gía, o los trans­por­tes colec­ti­vos, o los que resul­ta inasu­mi­ble su carác­ter pri­va­do, tales como el agua, las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, o ser­vi­cios bási­cos como la salud o la edu­ca­ción. Este pun­to es, sin duda algu­na, el más con­flic­ti­vo y el que se encuen­tra más liga­do a una situa­ción en la que la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res popu­la­res, man­ten­gan una corre­la­ción de fuer­zas favo­ra­ble que le posi­bi­li­te aco­me­ter medi­das de expro­pia­ción, nacio­na­li­za­ción y socia­li­za­ción del capi­tal y de los medios de pro­duc­ción. Se tra­ta de lucha de cla­ses en el sen­ti­do estric­to del tér­mino.

El sis­te­ma eco­nó­mi­co, con el tri­no­mio pro­duc­ción-dis­tri­bu­ción-con­su­mo, ten­dría que ser nece­sa­ria­men­te some­ti­do a una fuer­te rees­truc­tu­ra­ción con el obje­ti­vo fun­da­men­tal de que Eus­kal Herria con­for­ma­ra un mar­co inte­gra­do tan­to hori­zon­tal como ver­ti­cal­men­te, de sus uni­da­des eco­nó­mi­cas. La exter­na­li­za­ción eco­nó­mi­ca, que ya hemos comen­ta­do en un apar­ta­do ante­rior, supo­ne una vul­ne­ra­bi­li­dad para una eco­no­mía sobe­ra­na, sobre­to­do si tene­mos en cuen­ta que en Eus­kal Herria, no exis­ten recur­sos natu­ra­les expor­ta­bles que com­pen­sen una balan­za comer­cial defi­ci­ta­ria.

Esta inte­gra­ción hori­zon­tal y ver­ti­cal del sis­te­ma pro­duc­ti­vo, resul­ta­ría impo­si­ble de mate­ria­li­zar si al día siguien­te de la Inde­pen­den­cia, la fuga de capi­ta­les deja­ra sin recur­sos finan­cie­ros a Eus­kal Herria, por lo que el con­trol de dichos capi­ta­les, sea median­te su expro­pia­ción o su regu­la­ción, sería una de las pie­dras angu­la­res del pro­ce­so. A con­ti­nua­ción, pasa­re­mos revis­ta a las pro­ble­má­ti­cas pro­pues­tas por los “eco­no­mis­tas de la sece­sión”, y las líneas des­de las que bus­car solu­cio­nes a las mis­mas.

a)Comercio exte­rior

Cier­ta­men­te, si podría­mos hablar de una polí­ti­ca de “sus­ti­tu­ción de impor­ta­cio­nes”, como ras­go esen­cial, más aún si cabe si tene­mos en cuen­ta que la reduc­ción de las expor­ta­cio­nes por la rup­tu­ra con el mar­co de la Uni��n Euro­pea, podría pro­vo­car impor­tan­tes pro­ble­mas en la balan­za comer­cial. La glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral, y el esta­ble­ci­mien­to de un sis­te­ma de pre­cios a esca­la mun­dial, en el que dichos pre­cios se fun­dan sobre con­di­cio­nes de explo­ta­ción muy dife­ren­tes, supu­so el cie­rre o la adap­ta­ción de empre­sas que “ya no eran com­pe­ti­ti­vas”. La “des­co­ne­xión” de la eco­no­mía res­pec­to a dichos cri­te­rios de com­pe­ti­ti­vi­dad capi­ta­lis­ta y la recons­truc­ción de sec­to­res de acti­vi­dad bajo cri­te­rios de sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca, se impo­ne como una nece­si­dad fun­da­men­tal. Por ejem­plo, la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria de Eus­kal Herria, no pue­de estar some­ti­da a cri­te­rios de com­pe­ti­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, sino que su con­se­cu­ción sería par­te de la polí­ti­ca nacio­nal.

De mane­ra simul­tá­nea al pro­ce­so de inte­gra­ción eco­nó­mi­ca y de sus­ti­tu­ción de impor­ta­cio­nes, la inexis­ten­cia de recur­sos natu­ra­les o ener­gé­ti­cos expor­ta­bles en Eus­kal Herria, harían nece­sa­rio el desa­rro­llo de un sec­tor expor­ta­dor basa­do en las “ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas” de nues­tra eco­no­mía. El alto gra­do de desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, así como la pre­sen­cia de un mar­co téc­ni­co-tec­no­ló­gi­co avan­za­do, posi­bi­li­ta­rían la crea­ción de un sec­tor de alto con­te­ni­do tec­no­ló­gi­co y de alto valor aña­di­do con capa­ci­dad de expor­ta­ción.

Este sec­tor pro­duc­ti­vo de alto valor aña­di­do, tie­ne una fun­ción muy impor­tan­te a la hora de:

-Man­te­ner una balan­za comer­cial posi­ti­va, que com­pen­se el valor de las impor­ta­cio­nes.

-Trans­fe­rir par­te del exce­den­te gene­ra­do hacia aque­llos sec­to­res y ramas de acti­vi­dad de menor ren­ta­bi­li­dad rela­ti­va, pero nece­sa­rios para sos­te­ner la sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca.

Des­de lue­go mucho ha cam­bia­do la coyun­tu­ra eco­nó­mi­ca des­de el año 2004, cuan­do fue escri­to “La eco­no­mía de la sece­sión”. Por ejem­plo en lo que se refie­re al euro, por aquel enton­ces su exis­ten­cia era el “san­to reme­dio” a todos los males, y hoy es una mone­da en cri­sis, un ver­da­de­ro cor­sé mone­ta­rio al ser­vi­cio de Ale­ma­nia y Fran­cia, que some­te a la peri­fe­ria de la Unión Euro­pea, (Irlan­da, Por­tu­gal, Gre­cia, Espa­ña…) a los intere­ses del ver­da­de­ro “núcleo duro” de la Euro­pa del capi­tal. Inclu­so des­de la eco­no­mía bur­gue­sa, ya no se recha­za de base la posi­bi­li­dad de recu­pe­rar la sobe­ra­nía mone­ta­ria para poder aco­me­ter polí­ti­cas nacio­na­les de sali­da a la cri­sis actual, ligan­do las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas de cada reali­dad nacio­nal al valor real de una mone­da pro­pia.

El pro­ble­ma para una eco­no­mía de tama­ño redu­ci­do como sería la de Eus­kal Herria, es el deri­va­do de una balan­za comer­cial defi­ci­ta­ria, que impli­ca­ría un pro­ble­ma a la hora de defen­der el poder adqui­si­ti­vo de una mone­da débil en los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les y los ata­ques espe­cu­la­ti­vos que podría sufrir. Una mone­da pro­pia, posi­bi­li­ta tener már­ge­nes de manio­bra para esta­ble­cer polí­ti­cas mone­ta­rias que impli­quen deva­lua­cio­nes o reva­lua­cio­nes en fun­ción de las nece­si­da­des eco­nó­mi­cas, y la exis­ten­cia de una reser­va fuer­te de divi­sas de peso, como euros o dóla­res, deri­va­da de un supe­rá­vit comer­cial.

Pero que el bos­que no nos impi­da ver los árbo­les. Indu­da­ble­men­te, la esta­bi­li­dad macro­eco­nó­mi­ca, la via­bi­li­dad pro­duc­ti­va y la sus­ten­ta­bi­li­dad de un mar­co eco­nó­mi­co sobe­rano, son ele­men­tos deter­mi­nan­tes, pero no dejan de ser ins­tru­men­tos y meca­nis­mos para las con­di­cio­nes de posi­bi­li­dad de una alter­na­ti­va cuyo obje­ti­vo es la supera­ción del capi­ta­lis­mo y, en el cor­to-medio pla­zo, resol­ver los prin­ci­pa­les pro­ble­mas gene­ra­dos por la ofen­si­va de las fuer­zas del capi­tal.

No cree­mos equi­vo­car­nos dema­sia­do si afir­ma­mos que cual­quier mili­tan­te revo­lu­cio­na­rio, sea socia­lis­ta o comu­nis­ta, tie­ne cla­ro lo que “debie­ra” ser un mode­lo socia­lis­ta, por lo menos en sus ele­men­tos cen­tra­les: pro­pie­dad social de los medios de pro­duc­ción, pla­ni­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca, con­trol públi­co de los resor­tes de las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas, etc… Sin embar­go, exis­te cier­ta ten­den­cia a “pasar por enci­ma” de la fase de tran­si­ción, de lo que hemos deno­mi­na­do post-capi­ta­lis­mo. El socia­lis­mo se arti­cu­la des­de los meca­nis­mos polí­ti­cos, ideo­ló­gi­cos y eco­nó­mi­cos que estruc­tu­ran, dan for­ma y expli­can la pro­pia tran­si­ción hacia él mis­mo. Cier­ta­men­te es más cómo­do hablar de cómo nos gus­ta­ría que fue­ra el socia­lis­mo, que afron­tar las con­di­cio­nes reales de su mate­ria­li­za­ción, y la for­mu­la­ción de res­pues­tas con­cre­tas y de carác­ter inme­dia­to a las prin­ci­pa­les pro­ble­má­ti­cas socia­les, eco­nó­mi­cas y eco­ló­gi­cas del mode­lo capi­ta­lis­ta.

El obje­to de este escri­to ha sido esbo­zar un prin­ci­pio de deba­te acer­ca de la pro­ble­má­ti­ca de la tran­si­ción al socia­lis­mo. Una pro­ble­má­ti­ca que pode­mos defi­nir en torno a tres ejes de refle­xión:

1º No se pue­de defi­nir y plan­tear un mode­lo eco­nó­mi­co socia­lis­ta “cerra­do”.

Cual­quier vía nacio­nal hacia el socia­lis­mo, debe­rá par­tir de un hecho a todas luces evi­den­te, como es el de la nece­sa­ria rela­ción for­zo­sa con un entorno capi­ta­lis­ta, con las con­se­cuen­cias que esto tie­ne. Con­se­cuen­cias aún más acu­sa­das si habla­mos de For­ma­cio­nes socia­les como Eus­kal Herria, con un sis­te­ma pro­duc­ti­vo defi­ci­ta­rio en mate­rias pri­mas y ener­gía, y depen­dien­te de los mer­ca­dos exter­nos, debi­do a la des­pro­por­ción de la capa­ci­dad pro­duc­ti­va ins­ta­la­da y el redu­ci­do tama­ño del mer­ca­do inte­rior. De mane­ra simul­tá­nea a esta rela­ción for­zo­sa con un entorno capi­ta­lis­ta, es nece­sa­ria una “des­co­ne­xión” res­pec­to a los mer­ca­dos y la lega­li­dad vigen­te, con el obje­ti­vo, pre­ci­sa­men­te, de avan­zar hacia el socia­lis­mo.

2º El socia­lis­mo debe asu­mir como carac­te­rís­ti­cas pro­pias la com­pe­ti­ti­vi­dad y la efi­cien­cia pro­duc­ti­va.

Esta rela­ción for­za­da con un entorno capi­ta­lis­ta, nos some­te a una lógi­ca de cos­tes y de com­pe­ti­ti­vi­dad que el socia­lis­mo debe ser capaz de afron­tar con éxi­to. Lo que es “cos­te de pro­duc­ción” para un capi­ta­lis­ta y pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad, des­de una lógi­ca socia­lis­ta resul­ta­rían nece­si­da­des bási­cas que deben ser asu­mi­das por el sis­te­ma eco­nó­mi­co. Así, ase­gu­rar la igual­dad sala­rial entre hom­bres y muje­res, deba­te y con­trol de los tra­ba­ja­do­res sobre los rit­mos de pro­duc­ción y huma­ni­za­ción de las rela­cio­nes en el entorno de tra­ba­jo, garan­ti­zar una segu­ri­dad e higie­ne en el tra­ba­jo, etc, pue­den ser ele­men­tos que para los capi­ta­lis­tas, repre­sen­ten indu­da­bles pér­di­das de com­pe­ti­ti­vi­dad, pero para el socia­lis­mo, son medi­das esen­cia­les que deben trans­for­mar­se en garan­tías de pro­duc­ti­vi­dad y efi­ca­cia. Ten­ga­mos pre­sen­te que en el mer­ca­do glo­bal exis­ten­te, el valor de las mer­can­cías refle­jan con­di­cio­nes de explo­ta­ción radi­cal­men­te dis­tin­tas, con unos pre­cios de pro­duc­ción esta­ble­ci­dos a nivel mun­dial, que pue­den estar basa­dos en la uti­li­za­ción de fuer­za de tra­ba­jo en con­di­cio­nes de escla­vi­tud, de explo­ta­ción labo­ral infan­til, etc…

En reali­dad no se tra­ta de un deba­te nue­vo. Exis­ten ante­ce­den­tes, y muy valio­sos, en las dis­cu­sio­nes man­te­ni­das por eco­no­mis­tas sovié­ti­cos en la, por enton­ces, recién cons­ti­tui­da Unión Sovié­ti­ca de prin­ci­pios de los años 20 del pasa­do siglo. Préo­bra­jensky, eco­no­mis­ta sovié­ti­co, escri­bió en el con­tex­to del ais­la­mien­to al que la Revo­lu­ción de Octu­bre fue some­ti­da por las poten­cias capi­ta­lis­tas:

“Si se apli­ca­sen a la URSS los pre­cios exis­ten­tes en el mer­ca­do mun­dial, los dos ter­cios de nues­tras indus­trias se verían eli­mi­na­dos a cau­sa de (…) su carác­ter no nece­sa­rio des­de el pun­to de vis­ta de la divi­sión inter­na­cio­nal del tra­ba­jo basa­da en el capi­ta­lis­mo” pero, según sub­ra­ya­ba, el pro­ble­ma se plan­tea­ría de mane­ra simi­lar en cual­quier otro país mien­tras la revo­lu­ción socia­lis­ta no hubie­ra ven­ci­do en los paí­ses más desa­rro­lla­dos.”

3º El mer­ca­do se subor­di­na a la pla­ni­fi­ca­ción y al logro de obje­ti­vos polí­ti­cos.

Por otra par­te, el socia­lis­mo debe esta­ble­cer obje­ti­vos nece­sa­ria­men­te polí­ti­cos a los que la diná­mi­ca eco­nó­mi­ca debe subor­di­nar­se, y que des­de una lógi­ca de mer­ca­do sería direc­ta­men­te invia­ble. Por ejem­plo, el cum­pli­mien­to de unos dere­chos socia­les fun­da­men­ta­les y uni­ver­sa­les, el mode­lo ener­gé­ti­co en fun­ción de la pre­ser­va­ción del medio ambien­te, la apues­ta por un con­su­mo sos­te­ni­ble, la par­ti­ci­pa­ción colec­ti­va en las asig­na­cio­nes pre­su­pues­ta­rias de las dife­ren­tes admi­nis­tra­cio­nes públi­cas, etc… El mer­ca­do auto­má­ti­ca­men­te deja­ría de ser un meca­nis­mo de regu­la­ción social y eco­nó­mi­co de regu­la­ción social y eco­nó­mi­co des­de esta pers­pec­ti­va.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *