La cla­se tra­ba­ja­do­ra de Eus­kal Herria ante el 1 de mayo de 2011 – Juan Mari Esku­bi

¿Has­ta cuán­do la injus­ti­cia de los pode­ro­sos será lla­ma­da demo­cra­cia y la rebel­día de los opri­mi­dos vio­len­cia? ¿Has­ta cuán­do pre­va­le­ce­rá la razón de la fuer­za sobre la fuer­za de la razón?

Eus­kal Herria, patria de los vas­cos, pade­ce dos cri­sis esen­cia­les, una de nega­ción nacio­nal, y otra de opre­sión capi­ta­lis­ta. Dos caras de la mis­ma mone­da. No logra­re­mos cons­truir una repú­bli­ca vas­ca socia­lis­ta si no con­tro­la­mos la eco­no­mía y la pone­mos al ser­vi­cio de los más nece­si­ta­dos. Sufri­mos otros con­flic­tos deri­va­dos: repre­sión y apartheid del inde­pen­den­tis­mo, ultra­jes a las/​los pre­sos polí­ti­cos, paro, par­cia­li­dad de la judi­ca­tu­ra, corrup­ción ins­ti­tu­cio­nal, clien­te­lis­mo, inte­gris­mo nacio­nal­ca­tó­li­co, mani­pu­la­ción de la his­to­ria, agre­sio­nes al medio natu­ral, dis­cri­mi­na­ción de la mujer…

Los opre­so­res espa­ño­les y fran­ce­ses, y sus cola­bo­ra­do­res auto­nó­mi­cos, pre­su­men de “demó­cra­tas”, ‑los penin­su­la­res dicen ser­lo “de toda la vida”-. Sin embar­go, pro­te­gi­dos por los res­pec­ti­vos esta­dos, impi­den que las/​los tra­ba­ja­do­res vas­cos par­ti­ci­pe­mos en el repar­to de la rique­za crea­da con nues­tro esfuer­zo. Pagan sala­rios de mise­ria dicien­do que es para man­te­ner la com­pe­ti­ti­vi­dad. La ver­dad es que se afa­nan en acu­mu­lar capi­tal para con­ser­var su con­for­ta­ble sta­tu quo, (for­tu­na, poder, pres­ti­gio). A esa vio­len­cia la lla­man “paz”, “demo­cra­cia”, “jus­ti­cia”. Cuan­do el régi­men neo­li­be­ral quie­bra, los ser­vi­les gobier­nos acu­den a su res­ca­te con fon­dos públi­cos, copro­pie­dad de los tra­ba­ja­do­res; fon­dos que se nie­gan a éstos cuan­do los nece­si­tan para sobre­vi­vir. Los ricos siem­pre ganan, y aún más en las cri­sis, mien­tras la mayo­ría social se empo­bre­ce.

“No pode­mos tole­rar ‑dicen- que los tra­ba­ja­do­res nos ame­na­cen cons­tan­te­men­te con la huel­ga si no aten­de­mos sus deman­das. Lo que quie­ren esos des­di­cha­dos es ganar mucho y tra­ba­jar poco, y vivir por enci­ma de sus posi­bi­li­da­des. Fir­man hipo­te­cas en bar­be­cho, y cuan­do no las pue­den amor­ti­zar cul­pan a los pres­ta­mis­tas. Gra­cias a Dios que en las colas del paro hay miles de obre­ros dis­po­ni­bles, y sin pre­ten­sio­nes. La exis­ten­cia de pobres es un desig­nio divino. Pero esos que pro­tes­tan, cega­dos por su ava­ri­cia, no lo quie­ren enten­der. No les es sufi­cien­te que, en un admi­ra­ble ges­to de gene­ro­si­dad, la Cons­ti­tu­ción les reco­noz­ca el dere­cho a un tra­ba­jo remu­ne­ra­do y a una vivien­da dig­na y ade­cua­da. ¡Quie­ren más! Si aten­dié­se­mos sus absur­das peti­cio­nes se iría todo al cara­jo… Ellos los pri­me­ros, pero inme­dia­ta­men­te des­pués noso­tros, los empre­sa­rios… Y enton­ces, ¡qué! ¡Adiós rique­za! ¡Adiós pro­gre­so! ¡Adiós civi­li­za­ción! ¡Adiós demo­cra­cia!… Menos mal que vamos sor­tean­do los obs­tácu­los con valor, auda­cia y la ayu­da de las FOP”.

Mani­pu­lan los medios de comu­ni­ca­ción para que no per­ci­ba­mos esas injus­ti­cias. Nos indu­cen a con­su­mir, como obje­ti­vo vital de nues­tra exis­ten­cia. “Con­su­mo, lue­go exis­to”. Nos sugie­ren como ejem­plos a imi­tar unos per­so­na­jes mediá­ti­cos repul­si­vos. Por si esta into­xi­ca­ción no fue­ra sufi­cien­te, nos inyec­tan fuer­tes dosis de reli­gión y depor­te para apar­tar­nos de la movi­li­za­ción por nues­tra libe­ra­ción nacio­nal y social.

Los “demó­cra­tas” espa­ño­les, fran­ce­ses y “vas­cos”, en un alar­de de supre­ma hipo­cre­sía, mane­jan a su anto­jo la “lega­li­dad” para que los/​las inde­pen­den­tis­tas no poda­mos par­ti­ci­par en las elec­cio­nes, que una vez más van a ser anti­de­mo­crá­ti­cas, como tam­bién sus resul­ta­dos. Otro bru­tal putxe­ra­zo. Nue­vo sín­to­ma de la debi­li­dad argu­men­tal del Esta­do espa­ñol ante las jus­tas aspi­ra­cio­nes inde­pen­den­tis­tas de Eus­kal Herria.

El 1 de mayo, todos los vas­cos y vas­cas a la calle a rei­vin­di­car ¡inde­pen­den­cia y socia­lis­mo!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *