La cla­se tra­ba­ja­do­ra de Eus­kal Herria ante el 1 de mayo de 2011 – Juan Mari Eskubi

¿Has­ta cuán­do la injus­ti­cia de los pode­ro­sos será lla­ma­da demo­cra­cia y la rebel­día de los opri­mi­dos vio­len­cia? ¿Has­ta cuán­do pre­va­le­ce­rá la razón de la fuer­za sobre la fuer­za de la razón?

Eus­kal Herria, patria de los vas­cos, pade­ce dos cri­sis esen­cia­les, una de nega­ción nacio­nal, y otra de opre­sión capi­ta­lis­ta. Dos caras de la mis­ma mone­da. No logra­re­mos cons­truir una repú­bli­ca vas­ca socia­lis­ta si no con­tro­la­mos la eco­no­mía y la pone­mos al ser­vi­cio de los más nece­si­ta­dos. Sufri­mos otros con­flic­tos deri­va­dos: repre­sión y apartheid del inde­pen­den­tis­mo, ultra­jes a las/​los pre­sos polí­ti­cos, paro, par­cia­li­dad de la judi­ca­tu­ra, corrup­ción ins­ti­tu­cio­nal, clien­te­lis­mo, inte­gris­mo nacio­nal­ca­tó­li­co, mani­pu­la­ción de la his­to­ria, agre­sio­nes al medio natu­ral, dis­cri­mi­na­ción de la mujer…

Los opre­so­res espa­ño­les y fran­ce­ses, y sus cola­bo­ra­do­res auto­nó­mi­cos, pre­su­men de “demó­cra­tas”, ‑los penin­su­la­res dicen ser­lo “de toda la vida”-. Sin embar­go, pro­te­gi­dos por los res­pec­ti­vos esta­dos, impi­den que las/​los tra­ba­ja­do­res vas­cos par­ti­ci­pe­mos en el repar­to de la rique­za crea­da con nues­tro esfuer­zo. Pagan sala­rios de mise­ria dicien­do que es para man­te­ner la com­pe­ti­ti­vi­dad. La ver­dad es que se afa­nan en acu­mu­lar capi­tal para con­ser­var su con­for­ta­ble sta­tu quo, (for­tu­na, poder, pres­ti­gio). A esa vio­len­cia la lla­man “paz”, “demo­cra­cia”, “jus­ti­cia”. Cuan­do el régi­men neo­li­be­ral quie­bra, los ser­vi­les gobier­nos acu­den a su res­ca­te con fon­dos públi­cos, copro­pie­dad de los tra­ba­ja­do­res; fon­dos que se nie­gan a éstos cuan­do los nece­si­tan para sobre­vi­vir. Los ricos siem­pre ganan, y aún más en las cri­sis, mien­tras la mayo­ría social se empobrece.

“No pode­mos tole­rar ‑dicen- que los tra­ba­ja­do­res nos ame­na­cen cons­tan­te­men­te con la huel­ga si no aten­de­mos sus deman­das. Lo que quie­ren esos des­di­cha­dos es ganar mucho y tra­ba­jar poco, y vivir por enci­ma de sus posi­bi­li­da­des. Fir­man hipo­te­cas en bar­be­cho, y cuan­do no las pue­den amor­ti­zar cul­pan a los pres­ta­mis­tas. Gra­cias a Dios que en las colas del paro hay miles de obre­ros dis­po­ni­bles, y sin pre­ten­sio­nes. La exis­ten­cia de pobres es un desig­nio divino. Pero esos que pro­tes­tan, cega­dos por su ava­ri­cia, no lo quie­ren enten­der. No les es sufi­cien­te que, en un admi­ra­ble ges­to de gene­ro­si­dad, la Cons­ti­tu­ción les reco­noz­ca el dere­cho a un tra­ba­jo remu­ne­ra­do y a una vivien­da dig­na y ade­cua­da. ¡Quie­ren más! Si aten­dié­se­mos sus absur­das peti­cio­nes se iría todo al cara­jo… Ellos los pri­me­ros, pero inme­dia­ta­men­te des­pués noso­tros, los empre­sa­rios… Y enton­ces, ¡qué! ¡Adiós rique­za! ¡Adiós pro­gre­so! ¡Adiós civi­li­za­ción! ¡Adiós demo­cra­cia!… Menos mal que vamos sor­tean­do los obs­tácu­los con valor, auda­cia y la ayu­da de las FOP”.

Mani­pu­lan los medios de comu­ni­ca­ción para que no per­ci­ba­mos esas injus­ti­cias. Nos indu­cen a con­su­mir, como obje­ti­vo vital de nues­tra exis­ten­cia. “Con­su­mo, lue­go exis­to”. Nos sugie­ren como ejem­plos a imi­tar unos per­so­na­jes mediá­ti­cos repul­si­vos. Por si esta into­xi­ca­ción no fue­ra sufi­cien­te, nos inyec­tan fuer­tes dosis de reli­gión y depor­te para apar­tar­nos de la movi­li­za­ción por nues­tra libe­ra­ción nacio­nal y social.

Los “demó­cra­tas” espa­ño­les, fran­ce­ses y “vas­cos”, en un alar­de de supre­ma hipo­cre­sía, mane­jan a su anto­jo la “lega­li­dad” para que los/​las inde­pen­den­tis­tas no poda­mos par­ti­ci­par en las elec­cio­nes, que una vez más van a ser anti­de­mo­crá­ti­cas, como tam­bién sus resul­ta­dos. Otro bru­tal putxe­ra­zo. Nue­vo sín­to­ma de la debi­li­dad argu­men­tal del Esta­do espa­ñol ante las jus­tas aspi­ra­cio­nes inde­pen­den­tis­tas de Eus­kal Herria.

El 1 de mayo, todos los vas­cos y vas­cas a la calle a rei­vin­di­car ¡inde­pen­den­cia y socialismo!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.