¿Quién enga­ña a quién? – Ramón Sola

El PNV lle­va muchos meses afir­man­do públi­ca­men­te que la izquier­da aber­tza­le «al final esta­rá» en las urnas el 22 de mayo. Se pue­de enten­der como una fri­vo­li­dad en toda regla por cuan­to res­ta gra­ve­dad a un atro­pe­llo anti­de­mo­crá­ti­co des­co­mu­nal (¿alguien pue­de garan­ti­zar que el PNV, con sus 116 años de vida, sobre­vi­vi­ría a la inha­bi­li­ta­ción de fac­to de más de 40.000 mili­tan­tes y sim­pa­ti­zan­tes?). Pero tam­bién, pues­tos a espe­cu­lar, cabía pen­sar que Iñi­go Urku­llu y sus com­pa­ñe­ros lo decían por­que sabían cómo aca­ba­ría esta historia.

En estas últi­mas sema­nas, sin embar­go, esta con­vic­ción se tam­ba­lea. El pro­pio pre­si­den­te del EBB pasó a decir en abril que «no enten­de­ría que vol­vié­ra­mos a estar en el esce­na­rio de hace cua­tro años». Una sema­na des­pués aña­dió que «la acti­tud de PSE y PSOE con Bil­du me tie­ne con­fun­di­do». Y aho­ra per­ci­be que PSOE y PP han vis­to «con su doble lupa» que si quie­ren ganar terreno en las ins­ti­tu­cio­nes nece­si­tan car­gar­se a la nue­va coa­li­ción. Tam­po­co sus com­pa­ñe­ros se acla­ran. Para la secre­ta­ria del EBB, Belén Grea­ves, «tie­ne toda la pin­ta» de que «la mayo­ría» de las lis­tas será veta­da. Por con­tra, para el dipu­tado Josu Erko­re­ka «final­men­te Bil­du no ten­drá nin­gu­na dificultad».

Ocu­rre, sin embar­go, que las elec­cio­nes son algo más serio que las qui­nie­las y las porras. Y que aun­que se dis­fra­cen de futu­ró­lo­gos, Urku­llu, Erko­re­ka y Grea­ves son polí­ti­cos. No unos polí­ti­cos cua­les­quie­ra, sino los socios e inter­lo­cu­to­res del Gobierno del PSOE. Hace sólo tres sema­nas que Zapa­te­ro invi­tó a Urku­llu a cenar por últi­ma vez, y resul­ta inve­ro­sí­mil que no habla­ran de las elec­cio­nes, aun­que fue­ra en el pos­tre. Algo tenía que con­tar­le, algo que Urku­llu pre­fie­re callar­le al res­to. Está en su dere­cho, pero resul­ta una bro­ma pesa­da que lue­go insi­núe que la izquier­da aber­tza­le «anda con enga­ños». Los hechos sólo mues­tran dos enga­ños posi­bles: o Zapa­te­ro le toma el pelo al PNV, o el PNV a la socie­dad vasca.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.