Vene­zue­la: Esta­do buro­cra­ti­za­do e infil­tra­do ero­sio­na revo­lu­ción- Nar­ci­so Isa Conde

Dedi­ca­do a Joa­quín Pérez Bece­rra, Direc­tor de ANNCOL, y al FNRP de Honduras.

“Nos tra­ga la vie­ja polí­ti­ca; nos tra­ga la corrup­ción de la polí­ti­ca. Nos des­tro­zan esos vie­jos valo­res capi­ta­lis­tas, peque­ños bur­gue­ses que se infil­tra­ron por todos los lados y siguen infil­tra­dos en nues­tro partido.

“No escu­chen el can­to de sire­na de la corrup­ción y si es nece­sa­rio hagan como Uli­ses, y amá­rren­se. Y si no pue­den, lán­cen­se del bar­co y dejen al mando.”

“Miren lo que le pasó a la gran revo­lu­ción Rusa, des­pués sovié­ti­ca, tér­mino en la nada. Se olvi­da­ron los prin­ci­pios, se corrom­pió la polí­ti­ca”. (Pala­bras del coman­dan­te Hugo Chá­vez ante los equi­pos regio­na­les de PSUV, 17 abril 2011, pre­vio a su via­je a la Argen­ti­na)

Esta crí­ti­ca es demo­le­do­ra y la adver­ten­cia no pudo ser más categórica.

La correc­ción del mal siem­pre comien­za por reco­no­cer su exis­ten­cia y su gra­ve­dad. Y eso ha hecho recien­te­men­te el líder de la revo­lu­ción boli­va­ria­na de Vene­zue­la, ins­pi­ra­dor de una nue­va olea­da de cam­bios con­ti­nen­ta­les, al pro­nun­ciar­se así ante los cua­dros diri­gen­tes de su pro­pio partido.

Hay que espe­rar lo mejor, desear con vehe­men­cia y esti­mu­lar por todos los medios… para que de una vez por todas se ata­que y erra­di­que la raíz el mal; ya que su exis­ten­cia ero­sio­na y debi­li­ta un pro­ce­so tan espe­ran­za­dor como el que se ini­ció en ese país her­mano al fina­li­zar el pasa­do siglo.

  • Un vira­je necesario.
  • Muchas son las con­quis­tas de ese her­mo­so pro­ce­so, unas des­ple­ga­das y afir­ma­das, otras retor­ci­das y algu­nas debi­li­ta­das; todas las cua­les hay que rei­vin­di­car y recu­pe­rar a ple­ni­tud. Todas pre­si­di­das por la inva­lua­ble deter­mi­na­ción de sobe­ra­nía popu­lar y nacio­nal encar­na­da en el pene­tran­te lide­raz­go polí­ti­co-mili­tar del coman­dan­te Chá­vez, que es pre­ci­so rati­fi­car constantemente.

    Pero es inne­ga­ble que a la lar­ga el Esta­do buro­cra­ti­za­do, infil­tra­do, ren­tis­ta petro­le­ro, pater­na­lis­ta… ha resur­gi­do con nue­vos acto­res pre­emi­nen­tes y ha vuel­to a ser usa­do por algu­nas fac­cio­nes de su alta buró-tec­no­cra­cia como fuen­te de acu­mu­la­ción de rique­zas con fines per­so­na­les y de gru­pos (la lla­ma­da “boli­bur­gue­sía”); mien­tras la oli­gar­quía y la par­ti­do­cra­cia tra­di­cio­na­les ‑des­pla­za­das de los resor­tes del poder esta­tal, par­cial­men­te debi­li­ta­da por algu­nas expro­pia­cio­nes y des­co­ne­xio­nes cla­ves y, sobre­to­do, pri­va­da sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te de un gran botín des­pués de su des­pla­za­mien­to de PDVESA- con­ser­va toda­vía mucha base finan­cie­ra, comer­cial, pro­duc­ti­va y cul­tu­ral y sabe camu­fla­jear de rojo-roji­to algu­nos de sus com­po­nen­tes, para con­fluir (des­de intere­ses dis­tin­tos) con la súper-buro­cra­cia hege­mó­ni­ca en el inte­rés común de blo­quear la socia­li­za­ción de los medios de pro­duc­ción, de dis­tri­bu­ción, de comu­ni­ca­ción y de gene­ra­ción de ideología.

    El lide­raz­go sen­si­ble, jus­ti­cie­ro, rei­vin­di­ca­dor de una pobre­cía enfren­ta­da a toda suer­te de bur­gue­sía y órga­nos esta­ta­les secues­tra­dos, defien­de a capa y espa­da la nece­si­dad del cur­so anti­ca­pi­ta­lis­ta y pro-socia­lis­ta del pro­ce­so; sin lograr toda­vía crear las con­di­cio­nes para un nue­vo “gol­pe de timón” que ace­le­re la des-buro­cra­ti­za­ción, la expro­pia­ción del gran capi­tal pri­va­do, la socia­li­za­ción de lo esta­tal, la refun­da­ción del Esta­do como ins­tru­men­to trans­for­ma­dor de estruc­tu­ras resis­ten­tes y la socia­li­za­ción sos­te­ni­da y sis­te­má­ti­ca de la eco­no­mía y el poder.

    Esto es alcan­za­ble a tra­vés de la pues­ta en mar­cha de todas las leyes y meca­nis­mos de poder popu­lar, de la efi­ca­cia de los con­se­jos comu­na­les, del fun­cio­na­mien­to real de las comu­nas y del esta­do comu­nal, de las empre­sas auto­ges­tio­na­das y co-ges­tio­na­das, de coope­ra­ti­vas bien geren­cia­das, del con­trol social y ciu­da­dano sobre el Esta­do; de la sepa­ra­ción y reca­li­fi­ca­ción de los roles del par­ti­do, del esta­do y de las orga­ni­za­cio­nes socia­les; del paso ace­le­ra­do de la eco­no­mía ren­tis­ta petro­le­ra a la eco­no­mía pro­duc­ti­va en manos del pue­blo tra­ba­ja­dor, de la pro­gre­si­va con­ver­sión del PSUV (crea­do defec­tuo­sa­men­te des­de el Esta­do) y otras corrien­tes en una nue­va van­guar­dia revo­lu­cio­na­ria com­par­ti­da y del avan­ce ace­le­ra­do hacia la hege­mo­nía de una cul­tu­ra soli­da­ria y seres huma­nos libres de egoísmos.

    Cier­to que la ren­ta petro­le­ra, siem­pre con el rie­go de la fluc­tua­ción de los pre­cios del petró­leo, se dis­tri­bu­ye aho­ra con mucho mas sen­ti­do de jus­ti­cia que duran­te la lla­ma­da IV Repú­bli­ca; aun­que no libre toda­vía de dis­tor­sio­nes, dis­pen­dios y derro­ches sig­ni­fi­ca­ti­vos, y con limi­ta­do impac­to en las inver­sio­nes reproductivas.

    Cier­to que aho­ra, por fin, se le está dan­do un gran impul­so a la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria y a la cons­truc­ción de vivien­das; superan­do un défi­cit de polí­ti­ca que se esta­ba tor­nan­do peli­gro­sa­men­te crónico.

    Pero el pro­ble­ma es de más pro­fun­di­dad y exten­sión en sen­ti­do general.

    Com­par­to dos cri­te­rios capi­ta­les sos­te­ni­do por Víc­tor Álva­rez en uno de sus valio­sos libros, ex-minis­tro de indus­trias bási­cas y mine­ría e inte­lec­tual com­pro­me­ti­do con el socia­lis­mo y la revo­lu­ción bolivariana:

    “una revo­lu­ción social sin una revo­lu­ción eco­nó­mi­ca es una revo­lu­ción insos­te­ni­ble. Cier­ta­men­te hay que trans­for­mar el capi­ta­lis­mo ren­tís­ti­co en un nue­vo mode­lo pro­duc­ti­vo basa­do en un pujan­te desa­rro­llo de la agri­cul­tu­ra y la indus­tria, pero en manos del pue­blo” (“Del Esta­do Buro­crá­ti­co al Esta­do Comu­nal”, pág. 238, Colec­ción Deba­tes-CIM, noviem­bre 2010)

    …”Ten­dre­mos una eco­no­mía socia­lis­ta cuan­do la for­ma de pro­pie­dad social mayo­ri­ta­ria y pre­do­mi­nan­te sea la de los pro­duc­to­res direc­tos sobre los medios de pro­duc­ción y no la pro­pie­dad pri­va­da o la pro­pie­dad esta­tal. Pero ten­dre­mos una socie­dad socia­lis­ta cuan­do se haya pro­du­ci­do un ver­da­de­ro cam­bio cul­tu­ral que rom­pa los vie­jos valo­res indi­vi­dua­lis­tas y egoís­tas, pro­pios de la socie­dad capi­ta­lis­ta, para asu­mir los nue­vos valo­res éti­co y mora­les que se requie­ren para tapar nue­vas rela­cio­nes socia­les a par­tir del res­pe­to y la defen­sa de las mis­mas” (Obra Cita­da, Pág. 242).

    Un Esta­do Buro­crá­ti­co y con­ta­mi­na­do por la IV Repú­bli­ca, con el faci­lis­mo deri­va­do de una abun­dan­te ren­ta petro­le­ra, jun­to a la cul­tu­ra ren­tis­ta acu­mu­la­da duran­te mas de un siglo, han reci­cla­do el pater­na­lis­mo, los pri­vi­le­gios y la acu­mu­la­ción per­so­nal y gru­pal denun­cia­das; cons­ti­tu­yén­do­se en un pode­ro­so meca­nis­mo de freno para la nece­sa­ria pro­fun­di­za­ción de la revo­lu­ción polí­ti­ca y social empren­di­da doce años y, sobre­to­do, para com­ple­tar­la con la revo­lu­ción eco­nó­mi­ca y la revo­lu­ción éti­ca y moral impres­cin­di­bles para impe­dir la rever­si­bi­li­dad del proceso.

    El esfuer­zo nece­sa­rio para rom­per ese dique, ade­más de urgen­te, debe ser per­ma­nen­te, inin­te­rrum­pi­do, con una fuer­te impron­ta de aba­jo hacia arri­ba y hacia todos los lados; y con fuer­tes estí­mu­los del lide­raz­go nacio­nal y de los lide­raz­gos sec­to­ria­les y loca­les que ser­vi­rían de cata­li­za­do­res y ace­le­ra­do­res de la radi­ca­li­za­ción necesaria.

    El pre­si­den­te Chá­vez dio una cla­ri­na­da que se rela­cio­na con su nece­sa­ria vic­to­ria elec­to­ral en el 2012; sobre todo si nos pone­mos de acuer­do en la nece­si­dad de supe­rar pre­via­men­te las difi­cul­ta­des y evi­tar así los rie­gos de esa coyun­tu­ra; rie­gos deri­va­dos de estan­ca­mien­tos per­fec­ta­men­te revo­ca­bles, que han per­mi­ti­do que las dere­chas pro-impe­ria­lis­tas hayan recu­pe­ra­do fuer­za elec­to­ral en dimen­sio­nes impo­si­bles de alcan­zar sin las fallas, limi­ta­cio­nes, defor­ma­cio­nes y fre­nos enunciados.

    Chá­vez tie­ne posi­bi­li­da­des de ganar, aun sin gran­des cam­bios, pero mere­ce – y esto es nece­sa­rio para ase­gu­rar a más lar­go pla­zo el éxi­to el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio- hacer­lo en for­ma aplas­tan­te y en medio de una espe­cie de reno­va­ción de la revolución.

    La dere­cha y el impe­ria­lis­mo apues­ten al des­gas­te, con un pie en lo elec­to­ral y el otro en la sedi­ción con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria y en la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta. Ambas líneas se derro­ta­rían en for­ma con­tun­den­te si el pro­ce­so boli­va­riano se reju­ve­ne­ce y se profundiza.

  • Seña­les omi­no­sas en polí­ti­ca exte­rior que empa­ñan las luces del alba.
  • Cuan­do Chá­vez aler­ta y decla­ra “nos tra­ga la vie­ja polí­ti­ca”, eso no solo se rela­cio­na con la corrup­ción inter­na, si no ade­más con la polí­ti­ca exte­rior; aun­que él mis­mo no per­ci­ba de esa mane­ra la situa­ción en expansión.

    La “razón” del Esta­do Buro­crá­ti­co y sus eli­tes socio-eco­nó­mi­cas se está impo­nien­do en aspec­tos sen­si­bles de la polí­ti­ca exte­rior y muy espe­cial­men­te en lo que toca a la rela­cio­nes inter­gu­ber­na­men­ta­les colom­bo-vene­zo­la­nas; lo que no nie­ga la gran luz del ALBA y otras bri­llan­tes ini­cia­ti­vas de auto­de­ter­mi­na­ción nacio­nal, latino-cari­be­ña y ter­cer­mun­dis­ta. Pero las empañan…

    Un engen­dro nar­co-para-terro­ris­ta como el Esta­do colom­biano está sien­do incom­pren­si­ble­men­te oxi­ge­na­do por la polí­ti­ca exte­rior venezolana.

    San­tos es la con­ti­nui­dad de ese engen­dro, auque aho­ra eje­cu­tan­do­se un hábil inten­to de rein­ser­ción con­ti­nen­tal y mundial.

    En tal caso los víncu­los diplo­má­ti­cos e inter.-estatales debe­rían ser pru­den­tes, cui­da­do­sos, media­dos por fuer­tes y jus­ti­fi­ca­das reser­vas, y de nin­gu­na mane­ra per­mi­si­vos fren­te a su cri­mi­na­li­dad, su entre­guis­mo, su expan­sio­nis­mo mili­tar y para-mili­tar apa­dri­na­do por EEUU; de nin­gu­na mane­ra favo­ra­bles a su accio­nar cri­mi­nal con­tra la insur­gen­cia arma­da y la dig­na y diver­sa opo­si­ción civil, ni tam­po­co aje­nos a los dere­chos del pue­blo colom­biano, per­ma­nen­te­men­te piso­tea­dos por el terro­ris­mo esta­tal y para-esta­tal aus­pi­cia­do por el poder esta­ble­ci­do subor­di­na­do al impe­rio y al poder (no tan “sua­ve” pero si “inte­li­gen­te”) de Obama.

    A las recien­tes “entre­gas” de gue­rri­lle­ros de las FARC y el ELN – injus­ta­men­te sin­di­ca­dos por auto­ri­da­des vene­zo­la­nas como “para­mi­li­ta­res” (equi­pa­rán­do­los a los “para­cos” ase­si­nos)- a auto­ri­da­des colom­bia­nas, se le agre­ga aho­ra el absur­do apre­sa­mien­to en el aero­puer­to de Mai­que­tía-Cara­cas del mili­tan­te revo­lu­cio­na­rio colom­biano, nacio­na­li­za­do sue­co, Joa­quín Pérez Bece­rra, direc­tor de la agen­cia Ann­col, per­se­gui­do a muer­te y pedi­do en extra­di­ción por el régi­men colombiano.

    Una ola de jus­to recla­mo de liber­tad se ha levan­ta­do en su favor, sin reac­cio­nes posi­ti­vas de las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas, que acep­ta­ron su indig­nan­te extradición.

    Este hecho con­tur­ba tan­to como los anun­cia­dos pla­nes de coope­ra­ción con el régi­men colom­biano en “cues­tio­nes de seguridad”.

    No se entien­den las exal­ta­cio­nes y expre­sio­nes de amis­tad hacia un gober­nan­te como Manuel San­tos, res­pon­sa­ble de múl­ti­ples atro­ci­da­des y crí­me­nes; el pre­si­den­te de hoy es el “minis­tro de la gue­rra” de ayer y el mis­mo oli­gar­ca cabrón de siem­pre, que hace algu­nos meses el pro­pio Chá­vez con­de­nó con ener­gía y sin ambigüedad.

    Alar­ma tam­bién que el res­pe­ta­do líder vene­zo­lano actué coyun­tu­ral­men­te y sor­pre­si­va­men­te para auxi­liar al régi­men terro­ris­ta de Lobo en Hon­du­ras, acep­tan­do una ini­cia­ti­va de San­tos (capi­ta­nea­da por Oba­ma) e ins­tru­men­tan­do una nego­cia­ción de cúpu­la no apro­ba­da ins­ti­tu­cio­nal­men­te por el Fren­te Nacio­nal de la Resis­ten­cia Popu­lar (FNRP) de Honduras.

    Una nego­cia­ción que por demás tien­de a sacar al gobierno de Lobo de una fuer­te ten­den­cia a la cri­sis de gober­na­bi­li­dad, a res­ta­ble­cer­le los bene­fi­cios PETROCARIBE y a abrir­le espa­cios en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, en momen­tos en que la resis­ten­cia en auge ha pro­pues­to refun­dar ese país a tra­vés de una Cons­ti­tu­yen­te Popu­lar alter­na­ti­va. A cam­bio, por demás, de “garan­tías”, que al no alte­rar la esen­cia del poder domi­nan­te en ese país cen­tro-ame­ri­cano, se tor­nan ines­ta­bles e inciertas.

    Estas son ini­cia­ti­vas polí­ti­cas difí­ci­les de expli­car y más aun de jus­ti­fi­car, que deno­tan una sub­es­ti­ma­ción de las luchas y estra­te­gias de los suje­tos popu­la­res, favo­re­cien­do sobre­to­do intere­ses de Esta­do y gobier­nos, y poten­cian­do un prag­ma­tis­mo diplo­má­ti­co gene­ral­men­te infe­cun­do para los pue­blos, cuan­do no retar­da­ta­rios de los cam­bios anhe­la­dos; más aun cuan­do las ini­cia­ti­vas guber­na­men­ta­les –y este es el caso- no son con­tra­pe­sa­das con polí­ti­cas de soli­da­ri­dad hori­zon­tal entre par­ti­dos revo­lu­cio­na­rios y orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos socia­les contestatarios.

    Y esto tie­ne que ver con los intere­ses crea­dos des­de el Esta­do, con el pre­do­mi­nio de la ver­sión buro­crá­ti­ca-esta­dis­ta mal enten­di­da como socia­lis­mo, con la entro­ni­za­ción de la polí­ti­ca exte­rior del gobierno como línea a eje­cu­tar por todos los com­po­nen­tes del pro­ce­so y con su pro­gre­si­va degra­da­ción tacticista.

    El Esta­do así con­for­ma­do y con­cep­tua­li­za­do “se tra­ga” paso a paso el inter­na­cio­na­lis­mo, sobre­to­do las rela­cio­nes soli­da­rias de pue­blo a pue­blo y entre suje­tos polí­ti­cos socia­les transformadores.

    Así “se olvi­dan los prin­ci­pios” y se “corrom­pe la polí­ti­ca”, como le pasó a la gran revo­lu­ción Rusa, des­pués soviética”.

  • Nue­vo inter­na­cio­na­lis­mo y latino-ame­ri­ca­nis­mo revo­lu­cio­na­rio para un nue­vo socialismo.
  • Por eso insis­to en no con­fun­dir pro­pie­dad esta­tal con pro­pie­dad social ni Esta­do dis­tri­bui­dor de ingre­so y aus­pi­cia­dor de auda­ces polí­ti­cas socia­les con socialismo.

    Por eso, antes de con­cluir y a mane­ra de colo­fón, reto­mo y asu­mo como pro­pias las pala­bras de mi ami­go y cama­ra­da Amil­car Figue­roa, mili­tan­te revo­lu­cio­na­rio inso­bor­na­ble, com­ba­tien­te de la cau­sa eman­ci­pa­do­ra de Vene­zue­la, de nues­tra Amé­ri­ca y el mun­do, cuan­do al refe­rir­se a la ges­ta­ción del PSUV afirmó:

    “el par­ti­do que esta ges­tán­do­se debe edu­car a su mili­tan­cia en las ban­de­ras del inter­na­cio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio para con­tri­buir efec­ti­va­men­te con las enor­mes tares plan­tea­das en “nues­tra Amé­ri­ca”. Res­ca­tar el carác­ter con­ti­nen­tal de nues­tra revo­lu­ción debe ser un prin­ci­pio defi­ni­ti­vo en la pre­sen­te eta­pa” (“La Revo­lu­ción Boli­va­ria­na: dos nue­vos desa­fíos de una crea­ción heroi­ca”, pág. 69, Edi­to­rial El Tapial, 2007, Cara­cas, Venezuela).

    ¡Urge reto­mar ese rum­bo en la crea­ción heroi­ca colectiva!

    25-04-2011, San­to Domingo.

    Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

    Share on Facebook
    Share on Twitter

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.