Vene­zue­la: Esta­do buro­cra­ti­za­do e infil­tra­do ero­sio­na revo­lu­ción- Nar­ci­so Isa Con­de

Dedi­ca­do a Joa­quín Pérez Bece­rra, Direc­tor de ANNCOL, y al FNRP de Hon­du­ras.

“Nos tra­ga la vie­ja polí­ti­ca; nos tra­ga la corrup­ción de la polí­ti­ca. Nos des­tro­zan esos vie­jos valo­res capi­ta­lis­tas, peque­ños bur­gue­ses que se infil­tra­ron por todos los lados y siguen infil­tra­dos en nues­tro par­ti­do.

“No escu­chen el can­to de sire­na de la corrup­ción y si es nece­sa­rio hagan como Uli­ses, y amá­rren­se. Y si no pue­den, lán­cen­se del bar­co y dejen al man­do.”

“Miren lo que le pasó a la gran revo­lu­ción Rusa, des­pués sovié­ti­ca, tér­mino en la nada. Se olvi­da­ron los prin­ci­pios, se corrom­pió la polí­ti­ca”. (Pala­bras del coman­dan­te Hugo Chá­vez ante los equi­pos regio­na­les de PSUV, 17 abril 2011, pre­vio a su via­je a la Argen­ti­na)

Esta crí­ti­ca es demo­le­do­ra y la adver­ten­cia no pudo ser más cate­gó­ri­ca.

La correc­ción del mal siem­pre comien­za por reco­no­cer su exis­ten­cia y su gra­ve­dad. Y eso ha hecho recien­te­men­te el líder de la revo­lu­ción boli­va­ria­na de Vene­zue­la, ins­pi­ra­dor de una nue­va olea­da de cam­bios con­ti­nen­ta­les, al pro­nun­ciar­se así ante los cua­dros diri­gen­tes de su pro­pio par­ti­do.

Hay que espe­rar lo mejor, desear con vehe­men­cia y esti­mu­lar por todos los medios… para que de una vez por todas se ata­que y erra­di­que la raíz el mal; ya que su exis­ten­cia ero­sio­na y debi­li­ta un pro­ce­so tan espe­ran­za­dor como el que se ini­ció en ese país her­mano al fina­li­zar el pasa­do siglo.

  • Un vira­je nece­sa­rio.
  • Muchas son las con­quis­tas de ese her­mo­so pro­ce­so, unas des­ple­ga­das y afir­ma­das, otras retor­ci­das y algu­nas debi­li­ta­das; todas las cua­les hay que rei­vin­di­car y recu­pe­rar a ple­ni­tud. Todas pre­si­di­das por la inva­lua­ble deter­mi­na­ción de sobe­ra­nía popu­lar y nacio­nal encar­na­da en el pene­tran­te lide­raz­go polí­ti­co-mili­tar del coman­dan­te Chá­vez, que es pre­ci­so rati­fi­car cons­tan­te­men­te.

    Pero es inne­ga­ble que a la lar­ga el Esta­do buro­cra­ti­za­do, infil­tra­do, ren­tis­ta petro­le­ro, pater­na­lis­ta… ha resur­gi­do con nue­vos acto­res pre­emi­nen­tes y ha vuel­to a ser usa­do por algu­nas fac­cio­nes de su alta buró-tec­no­cra­cia como fuen­te de acu­mu­la­ción de rique­zas con fines per­so­na­les y de gru­pos (la lla­ma­da “boli­bur­gue­sía”); mien­tras la oli­gar­quía y la par­ti­do­cra­cia tra­di­cio­na­les ‑des­pla­za­das de los resor­tes del poder esta­tal, par­cial­men­te debi­li­ta­da por algu­nas expro­pia­cio­nes y des­co­ne­xio­nes cla­ves y, sobre­to­do, pri­va­da sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te de un gran botín des­pués de su des­pla­za­mien­to de PDVESA- con­ser­va toda­vía mucha base finan­cie­ra, comer­cial, pro­duc­ti­va y cul­tu­ral y sabe camu­fla­jear de rojo-roji­to algu­nos de sus com­po­nen­tes, para con­fluir (des­de intere­ses dis­tin­tos) con la súper-buro­cra­cia hege­mó­ni­ca en el inte­rés común de blo­quear la socia­li­za­ción de los medios de pro­duc­ción, de dis­tri­bu­ción, de comu­ni­ca­ción y de gene­ra­ción de ideo­lo­gía.

    El lide­raz­go sen­si­ble, jus­ti­cie­ro, rei­vin­di­ca­dor de una pobre­cía enfren­ta­da a toda suer­te de bur­gue­sía y órga­nos esta­ta­les secues­tra­dos, defien­de a capa y espa­da la nece­si­dad del cur­so anti­ca­pi­ta­lis­ta y pro-socia­lis­ta del pro­ce­so; sin lograr toda­vía crear las con­di­cio­nes para un nue­vo “gol­pe de timón” que ace­le­re la des-buro­cra­ti­za­ción, la expro­pia­ción del gran capi­tal pri­va­do, la socia­li­za­ción de lo esta­tal, la refun­da­ción del Esta­do como ins­tru­men­to trans­for­ma­dor de estruc­tu­ras resis­ten­tes y la socia­li­za­ción sos­te­ni­da y sis­te­má­ti­ca de la eco­no­mía y el poder.

    Esto es alcan­za­ble a tra­vés de la pues­ta en mar­cha de todas las leyes y meca­nis­mos de poder popu­lar, de la efi­ca­cia de los con­se­jos comu­na­les, del fun­cio­na­mien­to real de las comu­nas y del esta­do comu­nal, de las empre­sas auto­ges­tio­na­das y co-ges­tio­na­das, de coope­ra­ti­vas bien geren­cia­das, del con­trol social y ciu­da­dano sobre el Esta­do; de la sepa­ra­ción y reca­li­fi­ca­ción de los roles del par­ti­do, del esta­do y de las orga­ni­za­cio­nes socia­les; del paso ace­le­ra­do de la eco­no­mía ren­tis­ta petro­le­ra a la eco­no­mía pro­duc­ti­va en manos del pue­blo tra­ba­ja­dor, de la pro­gre­si­va con­ver­sión del PSUV (crea­do defec­tuo­sa­men­te des­de el Esta­do) y otras corrien­tes en una nue­va van­guar­dia revo­lu­cio­na­ria com­par­ti­da y del avan­ce ace­le­ra­do hacia la hege­mo­nía de una cul­tu­ra soli­da­ria y seres huma­nos libres de egoís­mos.

    Cier­to que la ren­ta petro­le­ra, siem­pre con el rie­go de la fluc­tua­ción de los pre­cios del petró­leo, se dis­tri­bu­ye aho­ra con mucho mas sen­ti­do de jus­ti­cia que duran­te la lla­ma­da IV Repú­bli­ca; aun­que no libre toda­vía de dis­tor­sio­nes, dis­pen­dios y derro­ches sig­ni­fi­ca­ti­vos, y con limi­ta­do impac­to en las inver­sio­nes repro­duc­ti­vas.

    Cier­to que aho­ra, por fin, se le está dan­do un gran impul­so a la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria y a la cons­truc­ción de vivien­das; superan­do un défi­cit de polí­ti­ca que se esta­ba tor­nan­do peli­gro­sa­men­te cró­ni­co.

    Pero el pro­ble­ma es de más pro­fun­di­dad y exten­sión en sen­ti­do gene­ral.

    Com­par­to dos cri­te­rios capi­ta­les sos­te­ni­do por Víc­tor Álva­rez en uno de sus valio­sos libros, ex-minis­tro de indus­trias bási­cas y mine­ría e inte­lec­tual com­pro­me­ti­do con el socia­lis­mo y la revo­lu­ción boli­va­ria­na:

    “una revo­lu­ción social sin una revo­lu­ción eco­nó­mi­ca es una revo­lu­ción insos­te­ni­ble. Cier­ta­men­te hay que trans­for­mar el capi­ta­lis­mo ren­tís­ti­co en un nue­vo mode­lo pro­duc­ti­vo basa­do en un pujan­te desa­rro­llo de la agri­cul­tu­ra y la indus­tria, pero en manos del pue­blo” (“Del Esta­do Buro­crá­ti­co al Esta­do Comu­nal”, pág. 238, Colec­ción Deba­tes-CIM, noviem­bre 2010)

    …”Ten­dre­mos una eco­no­mía socia­lis­ta cuan­do la for­ma de pro­pie­dad social mayo­ri­ta­ria y pre­do­mi­nan­te sea la de los pro­duc­to­res direc­tos sobre los medios de pro­duc­ción y no la pro­pie­dad pri­va­da o la pro­pie­dad esta­tal. Pero ten­dre­mos una socie­dad socia­lis­ta cuan­do se haya pro­du­ci­do un ver­da­de­ro cam­bio cul­tu­ral que rom­pa los vie­jos valo­res indi­vi­dua­lis­tas y egoís­tas, pro­pios de la socie­dad capi­ta­lis­ta, para asu­mir los nue­vos valo­res éti­co y mora­les que se requie­ren para tapar nue­vas rela­cio­nes socia­les a par­tir del res­pe­to y la defen­sa de las mis­mas” (Obra Cita­da, Pág. 242).

    Un Esta­do Buro­crá­ti­co y con­ta­mi­na­do por la IV Repú­bli­ca, con el faci­lis­mo deri­va­do de una abun­dan­te ren­ta petro­le­ra, jun­to a la cul­tu­ra ren­tis­ta acu­mu­la­da duran­te mas de un siglo, han reci­cla­do el pater­na­lis­mo, los pri­vi­le­gios y la acu­mu­la­ción per­so­nal y gru­pal denun­cia­das; cons­ti­tu­yén­do­se en un pode­ro­so meca­nis­mo de freno para la nece­sa­ria pro­fun­di­za­ción de la revo­lu­ción polí­ti­ca y social empren­di­da doce años y, sobre­to­do, para com­ple­tar­la con la revo­lu­ción eco­nó­mi­ca y la revo­lu­ción éti­ca y moral impres­cin­di­bles para impe­dir la rever­si­bi­li­dad del pro­ce­so.

    El esfuer­zo nece­sa­rio para rom­per ese dique, ade­más de urgen­te, debe ser per­ma­nen­te, inin­te­rrum­pi­do, con una fuer­te impron­ta de aba­jo hacia arri­ba y hacia todos los lados; y con fuer­tes estí­mu­los del lide­raz­go nacio­nal y de los lide­raz­gos sec­to­ria­les y loca­les que ser­vi­rían de cata­li­za­do­res y ace­le­ra­do­res de la radi­ca­li­za­ción nece­sa­ria.

    El pre­si­den­te Chá­vez dio una cla­ri­na­da que se rela­cio­na con su nece­sa­ria vic­to­ria elec­to­ral en el 2012; sobre todo si nos pone­mos de acuer­do en la nece­si­dad de supe­rar pre­via­men­te las difi­cul­ta­des y evi­tar así los rie­gos de esa coyun­tu­ra; rie­gos deri­va­dos de estan­ca­mien­tos per­fec­ta­men­te revo­ca­bles, que han per­mi­ti­do que las dere­chas pro-impe­ria­lis­tas hayan recu­pe­ra­do fuer­za elec­to­ral en dimen­sio­nes impo­si­bles de alcan­zar sin las fallas, limi­ta­cio­nes, defor­ma­cio­nes y fre­nos enun­cia­dos.

    Chá­vez tie­ne posi­bi­li­da­des de ganar, aun sin gran­des cam­bios, pero mere­ce – y esto es nece­sa­rio para ase­gu­rar a más lar­go pla­zo el éxi­to el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio- hacer­lo en for­ma aplas­tan­te y en medio de una espe­cie de reno­va­ción de la revo­lu­ción.

    La dere­cha y el impe­ria­lis­mo apues­ten al des­gas­te, con un pie en lo elec­to­ral y el otro en la sedi­ción con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria y en la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta. Ambas líneas se derro­ta­rían en for­ma con­tun­den­te si el pro­ce­so boli­va­riano se reju­ve­ne­ce y se pro­fun­di­za.

  • Seña­les omi­no­sas en polí­ti­ca exte­rior que empa­ñan las luces del alba.
  • Cuan­do Chá­vez aler­ta y decla­ra “nos tra­ga la vie­ja polí­ti­ca”, eso no solo se rela­cio­na con la corrup­ción inter­na, si no ade­más con la polí­ti­ca exte­rior; aun­que él mis­mo no per­ci­ba de esa mane­ra la situa­ción en expan­sión.

    La “razón” del Esta­do Buro­crá­ti­co y sus eli­tes socio-eco­nó­mi­cas se está impo­nien­do en aspec­tos sen­si­bles de la polí­ti­ca exte­rior y muy espe­cial­men­te en lo que toca a la rela­cio­nes inter­gu­ber­na­men­ta­les colom­bo-vene­zo­la­nas; lo que no nie­ga la gran luz del ALBA y otras bri­llan­tes ini­cia­ti­vas de auto­de­ter­mi­na­ción nacio­nal, latino-cari­be­ña y ter­cer­mun­dis­ta. Pero las empa­ñan…

    Un engen­dro nar­co-para-terro­ris­ta como el Esta­do colom­biano está sien­do incom­pren­si­ble­men­te oxi­ge­na­do por la polí­ti­ca exte­rior vene­zo­la­na.

    San­tos es la con­ti­nui­dad de ese engen­dro, auque aho­ra eje­cu­tan­do­se un hábil inten­to de rein­ser­ción con­ti­nen­tal y mun­dial.

    En tal caso los víncu­los diplo­má­ti­cos e inter.-estatales debe­rían ser pru­den­tes, cui­da­do­sos, media­dos por fuer­tes y jus­ti­fi­ca­das reser­vas, y de nin­gu­na mane­ra per­mi­si­vos fren­te a su cri­mi­na­li­dad, su entre­guis­mo, su expan­sio­nis­mo mili­tar y para-mili­tar apa­dri­na­do por EEUU; de nin­gu­na mane­ra favo­ra­bles a su accio­nar cri­mi­nal con­tra la insur­gen­cia arma­da y la dig­na y diver­sa opo­si­ción civil, ni tam­po­co aje­nos a los dere­chos del pue­blo colom­biano, per­ma­nen­te­men­te piso­tea­dos por el terro­ris­mo esta­tal y para-esta­tal aus­pi­cia­do por el poder esta­ble­ci­do subor­di­na­do al impe­rio y al poder (no tan “sua­ve” pero si “inte­li­gen­te”) de Oba­ma.

    A las recien­tes “entre­gas” de gue­rri­lle­ros de las FARC y el ELN – injus­ta­men­te sin­di­ca­dos por auto­ri­da­des vene­zo­la­nas como “para­mi­li­ta­res” (equi­pa­rán­do­los a los “para­cos” ase­si­nos)- a auto­ri­da­des colom­bia­nas, se le agre­ga aho­ra el absur­do apre­sa­mien­to en el aero­puer­to de Mai­que­tía-Cara­cas del mili­tan­te revo­lu­cio­na­rio colom­biano, nacio­na­li­za­do sue­co, Joa­quín Pérez Bece­rra, direc­tor de la agen­cia Ann­col, per­se­gui­do a muer­te y pedi­do en extra­di­ción por el régi­men colom­biano.

    Una ola de jus­to recla­mo de liber­tad se ha levan­ta­do en su favor, sin reac­cio­nes posi­ti­vas de las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas, que acep­ta­ron su indig­nan­te extra­di­ción.

    Este hecho con­tur­ba tan­to como los anun­cia­dos pla­nes de coope­ra­ción con el régi­men colom­biano en “cues­tio­nes de segu­ri­dad”.

    No se entien­den las exal­ta­cio­nes y expre­sio­nes de amis­tad hacia un gober­nan­te como Manuel San­tos, res­pon­sa­ble de múl­ti­ples atro­ci­da­des y crí­me­nes; el pre­si­den­te de hoy es el “minis­tro de la gue­rra” de ayer y el mis­mo oli­gar­ca cabrón de siem­pre, que hace algu­nos meses el pro­pio Chá­vez con­de­nó con ener­gía y sin ambi­güe­dad.

    Alar­ma tam­bién que el res­pe­ta­do líder vene­zo­lano actué coyun­tu­ral­men­te y sor­pre­si­va­men­te para auxi­liar al régi­men terro­ris­ta de Lobo en Hon­du­ras, acep­tan­do una ini­cia­ti­va de San­tos (capi­ta­nea­da por Oba­ma) e ins­tru­men­tan­do una nego­cia­ción de cúpu­la no apro­ba­da ins­ti­tu­cio­nal­men­te por el Fren­te Nacio­nal de la Resis­ten­cia Popu­lar (FNRP) de Hon­du­ras.

    Una nego­cia­ción que por demás tien­de a sacar al gobierno de Lobo de una fuer­te ten­den­cia a la cri­sis de gober­na­bi­li­dad, a res­ta­ble­cer­le los bene­fi­cios PETROCARIBE y a abrir­le espa­cios en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, en momen­tos en que la resis­ten­cia en auge ha pro­pues­to refun­dar ese país a tra­vés de una Cons­ti­tu­yen­te Popu­lar alter­na­ti­va. A cam­bio, por demás, de “garan­tías”, que al no alte­rar la esen­cia del poder domi­nan­te en ese país cen­tro-ame­ri­cano, se tor­nan ines­ta­bles e incier­tas.

    Estas son ini­cia­ti­vas polí­ti­cas difí­ci­les de expli­car y más aun de jus­ti­fi­car, que deno­tan una sub­es­ti­ma­ción de las luchas y estra­te­gias de los suje­tos popu­la­res, favo­re­cien­do sobre­to­do intere­ses de Esta­do y gobier­nos, y poten­cian­do un prag­ma­tis­mo diplo­má­ti­co gene­ral­men­te infe­cun­do para los pue­blos, cuan­do no retar­da­ta­rios de los cam­bios anhe­la­dos; más aun cuan­do las ini­cia­ti­vas guber­na­men­ta­les –y este es el caso- no son con­tra­pe­sa­das con polí­ti­cas de soli­da­ri­dad hori­zon­tal entre par­ti­dos revo­lu­cio­na­rios y orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos socia­les con­tes­ta­ta­rios.

    Y esto tie­ne que ver con los intere­ses crea­dos des­de el Esta­do, con el pre­do­mi­nio de la ver­sión buro­crá­ti­ca-esta­dis­ta mal enten­di­da como socia­lis­mo, con la entro­ni­za­ción de la polí­ti­ca exte­rior del gobierno como línea a eje­cu­tar por todos los com­po­nen­tes del pro­ce­so y con su pro­gre­si­va degra­da­ción tac­ti­cis­ta.

    El Esta­do así con­for­ma­do y con­cep­tua­li­za­do “se tra­ga” paso a paso el inter­na­cio­na­lis­mo, sobre­to­do las rela­cio­nes soli­da­rias de pue­blo a pue­blo y entre suje­tos polí­ti­cos socia­les trans­for­ma­do­res.

    Así “se olvi­dan los prin­ci­pios” y se “corrom­pe la polí­ti­ca”, como le pasó a la gran revo­lu­ción Rusa, des­pués sovié­ti­ca”.

  • Nue­vo inter­na­cio­na­lis­mo y latino-ame­ri­ca­nis­mo revo­lu­cio­na­rio para un nue­vo socia­lis­mo.
  • Por eso insis­to en no con­fun­dir pro­pie­dad esta­tal con pro­pie­dad social ni Esta­do dis­tri­bui­dor de ingre­so y aus­pi­cia­dor de auda­ces polí­ti­cas socia­les con socia­lis­mo.

    Por eso, antes de con­cluir y a mane­ra de colo­fón, reto­mo y asu­mo como pro­pias las pala­bras de mi ami­go y cama­ra­da Amil­car Figue­roa, mili­tan­te revo­lu­cio­na­rio inso­bor­na­ble, com­ba­tien­te de la cau­sa eman­ci­pa­do­ra de Vene­zue­la, de nues­tra Amé­ri­ca y el mun­do, cuan­do al refe­rir­se a la ges­ta­ción del PSUV afir­mó:

    “el par­ti­do que esta ges­tán­do­se debe edu­car a su mili­tan­cia en las ban­de­ras del inter­na­cio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio para con­tri­buir efec­ti­va­men­te con las enor­mes tares plan­tea­das en “nues­tra Amé­ri­ca”. Res­ca­tar el carác­ter con­ti­nen­tal de nues­tra revo­lu­ción debe ser un prin­ci­pio defi­ni­ti­vo en la pre­sen­te eta­pa” (“La Revo­lu­ción Boli­va­ria­na: dos nue­vos desa­fíos de una crea­ción heroi­ca”, pág. 69, Edi­to­rial El Tapial, 2007, Cara­cas, Vene­zue­la).

    ¡Urge reto­mar ese rum­bo en la crea­ción heroi­ca colec­ti­va!

    25-04-2011, San­to Domin­go.

    Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

    Share on facebook
    Share on Facebook
    Share on twitter
    Share on Twitter

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *