La cobar­día es sím­bo­lo de trai­ción – Dax Tos­cano Segovia

Julius Fucik, mili­tan­te comu­nis­ta ase­si­na­do por el nazis­mo, escri­bió en su obra “Repor­ta­je al pie del patí­bu­lo” que: “Cuan­do la lucha es a muer­te; el fiel resis­te; el inde­ci­so renun­cia; el cobar­de trai­cio­na…, el bur­gués se deses­pe­ra, y el héroe combate”.

Chá­vez ha renun­cia­do a estar jun­to a los revo­lu­cio­na­rios para poner­se de lado de la oli­gar­quía san­tan­de­ris­ta colom­bia­na. La his­to­ria y los pue­blos que luchan con el ejem­plo de Bolí­var no olvi­da­rán la afren­ta que el pre­si­den­te Chá­vez, otro­ra radi­cal y con­se­cuen­te con las ideas que pro­fe­sa­ba, hoy está come­tien­do con­tra un lucha­dor y revo­lu­cio­na­rio como Joa­quín Pérez Becerra.

El día sába­do al arri­bar a Vene­zue­la, en el aero­puer­to de Mai­que­tía, el fun­da­dor y direc­tor de la Agen­cia por la Nue­va Colom­bia, fue dete­ni­do por los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia de ese país. De inme­dia­to, el gobierno “¿boli­va­riano?” emi­tió un comu­ni­ca­do en el cual dio a cono­cer sobre ésta deten­ción, seña­lan­do que Joa­quín Pérez Bece­rra esta­ba soli­ci­ta­do por Inter­pol y que tenía una cir­cu­lar roja por la supues­ta comi­sión de los deli­tos de con­cier­to para delin­quir, finan­cia­mien­to del terro­ris­mo y admi­nis­tra­ción de recur­sos rela­cio­na­dos con acti­vi­da­des terroristas.

Los vic­ti­ma­rios trans­for­man a sus víc­ti­mas en lo que ellos son.

Mili­tan­te de la Unión Patrió­ti­ca, orga­ni­za­ción polí­ti­ca que sufrió el ani­qui­la­mien­to de sus miem­bros por par­te del Esta­do colom­biano y sus fuer­zas mili­ta­res y para­mi­li­ta­res, Joa­quín par­tió al exi­lio y se radi­có en Sue­cia, país don­de obtu­vo la ciu­da­da­nía y en el cual vive jun­to a su familia.

Su deli­to es haber hecho un perio­dis­mo digno, impli­ca­do con la cau­sa de los pue­blos y de la revo­lu­ción lati­no­ame­ri­ca­na. Su deli­to ha sido el de jamás hacer suyo el dis­cur­so de los pode­ro­sos, de la oli­gar­quía colom­bia­na, del impe­ria­lis­mo y de la indus­tria de la men­ti­ra a tra­vés del cual se ha des­ca­li­fi­ca­do a la insur­gen­cia colombiana.

Es lo que Chá­vez no ha apren­di­do. Su cobar­día lo ha lle­va­do a trai­cio­nar a un her­mano de lucha, para poner­se de rodi­llas ante el ase­sino Juan Manuel San­tos, aquel que cuan­do fue­ra Minis­tro de Defen­sa dio la órden, con­jun­ta­men­te al nar­co­pa­ra­mi­li­tar de Uri­be, de bom­bar­dear el cam­pa­men­to de Angos­tu­ra en terri­to­rio ecuatoriano.

La polí­ti­ca inter­na­cio­nal de Chá­vez está supe­di­ta­da a sus intere­ses muy par­ti­cu­la­res. Ata­ca ver­bal­men­te al impe­ria­lis­mo, cada vez con menos con­tun­den­cia que cuan­do lo hacía en sus ini­cios, ya ni siquie­ra habla de la oli­gar­quía san­tan­de­ris­ta, como si San­tos fue­ra un boli­va­riano, mien­tras en la prác­ti­ca demues­tra ser incon­se­cuen­te con lo que expresa.

Chá­vez no ha esca­ti­ma­do ser­vir a gobier­nos reac­cio­na­rios y de cola­bo­rar con sus polí­ti­cas repre­si­vas. Ayer lo hizo con Espa­ña, para com­pla­cer a Zapa­te­ro y al rey, asus­ta­do fren­te a las decla­ra­cio­nes de un juez de la Audien­cia Nacio­nal que pre­ten­dió impli­car a su gobierno con las FARC-EP y con ETA. Por eso el régi­men empren­dió la per­se­cu­ción a ciu­da­da­nos vas­cos resi­den­tes en Vene­zue­la y a la expul­sión del inter­na­cio­na­lis­ta Wal­ter Wendelin.

Aho­ra, como el pro­pio San­tos ha decla­ra­do, “no ha titu­bea­do” para pres­tar sus bue­nos ser­vi­cios para la cap­tu­ra de Joa­quín Pérez Becerra.

Chá­vez ha clau­di­ca­do. Aho­ra su cola­bo­ra­ción es con el régi­men fas­cis­ta colom­biano, ya no con la lucha de los pue­blos. El mie­do lo ha ven­ci­do, más preo­cu­pa­do de ganar unos cuan­tos votos para no seguir per­dien­do res­pal­do popu­lar fren­te a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2012, debi­do a las polí­ti­cas con­tra­dic­to­rias de su régi­men que no se deci­de a gol­pear defi­ni­ti­va­men­te a los intere­ses de la bur­gue­sía vene­zo­la­na, a com­ba­tir a la corrup­ción, a la buro­cra­cia, a la boli­bur­gue­sía y a luchar en for­ma efec­ti­va por la vic­to­ria del socia­lis­mo en la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Venezuela.

Chá­vez ha cedi­do mucho terreno, pro­duc­to de su cobardía.

Ante las pre­sio­nes del gobierno uri­bis­ta se inten­to boi­co­tear la Escue­la de For­ma­ción Polí­ti­ca Manuel Maru­lan­da Vélez en el año 2009. Chá­vez lla­ma­ba her­mano a Uri­be, se abra­za­ba con él, se toma­ba fotos has­ta que el para­co le dio otro zar­pa­zo. Lue­go enta­bló amis­tad con San­tos quien le impu­so sus con­di­cio­nes para acep­tar­le como ami­go. Chá­vez no rechis­tó y se some­tió a las impo­si­cio­nes de Juan Manuel, su nue­vo her­mano. Mien­tras, la polí­ti­ca diplo­má­ti­ca incohe­ren­te del pre­si­den­te Chá­vez que man­da­ba tro­pas a la fron­te­ra colom­bia­na, para lue­go dar­se la mano con sus enemi­gos, a los que él ve como sus ami­gos y her­ma­nos, cada vez más se ale­ja­ba de la lucha de los pue­blos y de la prác­ti­ca que debe carac­te­ri­zar a todas y todos los revo­lu­cio­na­rios: el internacionalismo.

Chá­vez está con­fun­di­do: no es inter­na­cio­na­lis­ta el que ayu­da sim­ple­men­te a gobier­nos, inclu­so a los oli­gár­qui­cos; no es inter­na­cio­na­lis­ta el que pone por enci­ma a los intere­ses esta­ta­les, por los de la lucha revo­lu­cio­na­ria de los pue­blos; no es inter­na­cio­na­lis­ta el que solo mira por sus intere­ses par­ti­cu­la­res para garan­ti­zar su per­ma­nen­cia en el gobierno, dejan­do de lado la éti­ca que debe carac­te­ri­zar a las y los revo­lu­cio­na­rios y que impli­ca poner­se siem­pre del lado de los débi­les y no de sus opresores.

Muy poco ha asi­mi­la­do Chá­vez las lec­tu­ras de Grams­ci, del Che, de Trotsky que dice haber realizado.

Que dis­tin­to este Chá­vez cobar­de y clau­di­ca­dor, al Coman­dan­te boli­va­riano que pedía el reco­no­ci­mien­to como fuer­zas beli­ge­ran­tes den­tro del con­flic­to colom­biano para las gue­rri­llas del ELN y las FARC-EP. De eso ya no que­da nada. Hoy, en cam­bio, entre­ga a gue­rri­lle­ros para satis­fa­cer a su ami­go Santos.

Da pena, a la vez que cau­sa dolor.

La Revo­lu­ción boli­va­ria­na segui­rá con­tan­do con el apo­yo deci­di­do de otros pue­blos her­ma­nos. Con Chá­vez, por aho­ra, la rela­ción ha lle­ga­do a un final triste.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.