La cobar­día es sím­bo­lo de trai­ción – Dax Tos­cano Sego­via

Julius Fucik, mili­tan­te comu­nis­ta ase­si­na­do por el nazis­mo, escri­bió en su obra “Repor­ta­je al pie del patí­bu­lo” que: “Cuan­do la lucha es a muer­te; el fiel resis­te; el inde­ci­so renun­cia; el cobar­de trai­cio­na…, el bur­gués se deses­pe­ra, y el héroe com­ba­te”.

Chá­vez ha renun­cia­do a estar jun­to a los revo­lu­cio­na­rios para poner­se de lado de la oli­gar­quía san­tan­de­ris­ta colom­bia­na. La his­to­ria y los pue­blos que luchan con el ejem­plo de Bolí­var no olvi­da­rán la afren­ta que el pre­si­den­te Chá­vez, otro­ra radi­cal y con­se­cuen­te con las ideas que pro­fe­sa­ba, hoy está come­tien­do con­tra un lucha­dor y revo­lu­cio­na­rio como Joa­quín Pérez Bece­rra.

El día sába­do al arri­bar a Vene­zue­la, en el aero­puer­to de Mai­que­tía, el fun­da­dor y direc­tor de la Agen­cia por la Nue­va Colom­bia, fue dete­ni­do por los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia de ese país. De inme­dia­to, el gobierno “¿boli­va­riano?” emi­tió un comu­ni­ca­do en el cual dio a cono­cer sobre ésta deten­ción, seña­lan­do que Joa­quín Pérez Bece­rra esta­ba soli­ci­ta­do por Inter­pol y que tenía una cir­cu­lar roja por la supues­ta comi­sión de los deli­tos de con­cier­to para delin­quir, finan­cia­mien­to del terro­ris­mo y admi­nis­tra­ción de recur­sos rela­cio­na­dos con acti­vi­da­des terro­ris­tas.

Los vic­ti­ma­rios trans­for­man a sus víc­ti­mas en lo que ellos son.

Mili­tan­te de la Unión Patrió­ti­ca, orga­ni­za­ción polí­ti­ca que sufrió el ani­qui­la­mien­to de sus miem­bros por par­te del Esta­do colom­biano y sus fuer­zas mili­ta­res y para­mi­li­ta­res, Joa­quín par­tió al exi­lio y se radi­có en Sue­cia, país don­de obtu­vo la ciu­da­da­nía y en el cual vive jun­to a su fami­lia.

Su deli­to es haber hecho un perio­dis­mo digno, impli­ca­do con la cau­sa de los pue­blos y de la revo­lu­ción lati­no­ame­ri­ca­na. Su deli­to ha sido el de jamás hacer suyo el dis­cur­so de los pode­ro­sos, de la oli­gar­quía colom­bia­na, del impe­ria­lis­mo y de la indus­tria de la men­ti­ra a tra­vés del cual se ha des­ca­li­fi­ca­do a la insur­gen­cia colom­bia­na.

Es lo que Chá­vez no ha apren­di­do. Su cobar­día lo ha lle­va­do a trai­cio­nar a un her­mano de lucha, para poner­se de rodi­llas ante el ase­sino Juan Manuel San­tos, aquel que cuan­do fue­ra Minis­tro de Defen­sa dio la órden, con­jun­ta­men­te al nar­co­pa­ra­mi­li­tar de Uri­be, de bom­bar­dear el cam­pa­men­to de Angos­tu­ra en terri­to­rio ecua­to­riano.

La polí­ti­ca inter­na­cio­nal de Chá­vez está supe­di­ta­da a sus intere­ses muy par­ti­cu­la­res. Ata­ca ver­bal­men­te al impe­ria­lis­mo, cada vez con menos con­tun­den­cia que cuan­do lo hacía en sus ini­cios, ya ni siquie­ra habla de la oli­gar­quía san­tan­de­ris­ta, como si San­tos fue­ra un boli­va­riano, mien­tras en la prác­ti­ca demues­tra ser incon­se­cuen­te con lo que expre­sa.

Chá­vez no ha esca­ti­ma­do ser­vir a gobier­nos reac­cio­na­rios y de cola­bo­rar con sus polí­ti­cas repre­si­vas. Ayer lo hizo con Espa­ña, para com­pla­cer a Zapa­te­ro y al rey, asus­ta­do fren­te a las decla­ra­cio­nes de un juez de la Audien­cia Nacio­nal que pre­ten­dió impli­car a su gobierno con las FARC-EP y con ETA. Por eso el régi­men empren­dió la per­se­cu­ción a ciu­da­da­nos vas­cos resi­den­tes en Vene­zue­la y a la expul­sión del inter­na­cio­na­lis­ta Wal­ter Wen­de­lin.

Aho­ra, como el pro­pio San­tos ha decla­ra­do, “no ha titu­bea­do” para pres­tar sus bue­nos ser­vi­cios para la cap­tu­ra de Joa­quín Pérez Bece­rra.

Chá­vez ha clau­di­ca­do. Aho­ra su cola­bo­ra­ción es con el régi­men fas­cis­ta colom­biano, ya no con la lucha de los pue­blos. El mie­do lo ha ven­ci­do, más preo­cu­pa­do de ganar unos cuan­tos votos para no seguir per­dien­do res­pal­do popu­lar fren­te a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2012, debi­do a las polí­ti­cas con­tra­dic­to­rias de su régi­men que no se deci­de a gol­pear defi­ni­ti­va­men­te a los intere­ses de la bur­gue­sía vene­zo­la­na, a com­ba­tir a la corrup­ción, a la buro­cra­cia, a la boli­bur­gue­sía y a luchar en for­ma efec­ti­va por la vic­to­ria del socia­lis­mo en la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la.

Chá­vez ha cedi­do mucho terreno, pro­duc­to de su cobar­día.

Ante las pre­sio­nes del gobierno uri­bis­ta se inten­to boi­co­tear la Escue­la de For­ma­ción Polí­ti­ca Manuel Maru­lan­da Vélez en el año 2009. Chá­vez lla­ma­ba her­mano a Uri­be, se abra­za­ba con él, se toma­ba fotos has­ta que el para­co le dio otro zar­pa­zo. Lue­go enta­bló amis­tad con San­tos quien le impu­so sus con­di­cio­nes para acep­tar­le como ami­go. Chá­vez no rechis­tó y se some­tió a las impo­si­cio­nes de Juan Manuel, su nue­vo her­mano. Mien­tras, la polí­ti­ca diplo­má­ti­ca incohe­ren­te del pre­si­den­te Chá­vez que man­da­ba tro­pas a la fron­te­ra colom­bia­na, para lue­go dar­se la mano con sus enemi­gos, a los que él ve como sus ami­gos y her­ma­nos, cada vez más se ale­ja­ba de la lucha de los pue­blos y de la prác­ti­ca que debe carac­te­ri­zar a todas y todos los revo­lu­cio­na­rios: el inter­na­cio­na­lis­mo.

Chá­vez está con­fun­di­do: no es inter­na­cio­na­lis­ta el que ayu­da sim­ple­men­te a gobier­nos, inclu­so a los oli­gár­qui­cos; no es inter­na­cio­na­lis­ta el que pone por enci­ma a los intere­ses esta­ta­les, por los de la lucha revo­lu­cio­na­ria de los pue­blos; no es inter­na­cio­na­lis­ta el que solo mira por sus intere­ses par­ti­cu­la­res para garan­ti­zar su per­ma­nen­cia en el gobierno, dejan­do de lado la éti­ca que debe carac­te­ri­zar a las y los revo­lu­cio­na­rios y que impli­ca poner­se siem­pre del lado de los débi­les y no de sus opre­so­res.

Muy poco ha asi­mi­la­do Chá­vez las lec­tu­ras de Grams­ci, del Che, de Trotsky que dice haber rea­li­za­do.

Que dis­tin­to este Chá­vez cobar­de y clau­di­ca­dor, al Coman­dan­te boli­va­riano que pedía el reco­no­ci­mien­to como fuer­zas beli­ge­ran­tes den­tro del con­flic­to colom­biano para las gue­rri­llas del ELN y las FARC-EP. De eso ya no que­da nada. Hoy, en cam­bio, entre­ga a gue­rri­lle­ros para satis­fa­cer a su ami­go San­tos.

Da pena, a la vez que cau­sa dolor.

La Revo­lu­ción boli­va­ria­na segui­rá con­tan­do con el apo­yo deci­di­do de otros pue­blos her­ma­nos. Con Chá­vez, por aho­ra, la rela­ción ha lle­ga­do a un final tris­te.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *