Horror en la Base Naval de Guan­tá­na­mo: Dece­nas de enfer­mos men­ta­les sufrie­ron tor­tu­ras

Base Naval de Guantánamo

Una trein­te­na de pre­sos del penal mili­tar pade­cían enfer­me­da­des psi­quiá­tri­cas, varios inten­ta­ron qui­tar­se la vida y al menos tres lo logra­ron, en 2006, según docu­men­tos fil­tra­dos por Wiki­leaks a varios dia­rios, que mues­tran a unos inte­rro­ga­do­res obse­sio­na­dos por dar con el para­de­ro de Osa­ma Bin Laden y refle­jan la vio­len­cia que mar­ca­ba las rela­cio­nes entre guar­dia­nes y pri­sio­ne­ros.

La polí­ti­ca de Guan­tá­na­mo se basa en el ‘por si aca­so’. Todo depen­de de su ‘posi­ble’ rela­ción con gru­pos terro­ris­tas, de los que según los infor­mes, solo un 22% de los pre­sos han resul­ta­do ser de espe­cial inte­rés para los Ser­vi­cios de Inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­ses, del 78% res­tan­te su nivel infor­ma­ti­vo era medio o bajo.

Modu­lá Abdul Raziq, de 40 años, con­su­mía sus pro­pias heces, bebía cham­pú y emba­dur­na­ba con excre­men­tos su cuer­po des­nu­do en una cel­da de Guan­tá­na­mo. Es uno de los pre­sos que menos tiem­po ha per­ma­ne­ci­do en el penal, ocho meses, y fue trans­fe­ri­do a Afga­nis­tán en sep­tiem­bre de 2002, antes de que comen­za­ran los jui­cios que revi­san el esta­tu­to de com­ba­tien­te enemi­go.

El afgano logró la liber­tad no por­que los nor­te­ame­ri­ca­nos reco­no­cie­ran su equi­vo­ca­ción, sino por­que su lamen­ta­ble esta­do psi­quiá­tri­co “difi­cul­ta o impo­si­bi­li­ta obte­ner infor­ma­ción duran­te los inte­rro­ga­to­rios”, según seña­la un infor­me secre­to en el que el gene­ral de bri­ga­da Michael R. Leh­nert, del cuer­po de Mari­nes de Esta­dos Uni­dos, pide su repa­tria­ción a Afga­nis­tán.

Trein­ta pre­sos en Guan­tá­na­mo pade­cían enfer­me­da­des psi­quiá­tri­cas, depre­sio­nes pro­fun­das, gra­ves tras­tor­nos de per­so­na­li­dad y varios pro­ta­go­ni­za­ron reite­ra­dos inten­tos de sui­ci­dio que en algu­nos casos se con­su­ma­ron, según las eva­lua­cio­nes médi­cas a las que se les some­tía en el cam­po Rayos X al ingre­sar en el cen­tro car­ce­la­rio y que aho­ra salen a la luz.

Los docu­men­tos secre­tos del Depar­ta­men­to de Defen­sa nor­te­ame­ri­cano a los que ha teni­do acce­so EL PAÍS demues­tran que pese a su enfer­me­dad la mayo­ría pasa­ron años ence­rra­dos antes de ser tras­la­da­dos a sus paí­ses de ori­gen. La bús­que­da de infor­ma­ción pri­mó por enci­ma de la salud y como en el caso del afgano Modu­lá Abdul Raziq solo fue­ron entre­ga­dos cuan­do se com­pro­bó que su lamen­ta­ble esta­do impe­día obte­ner infor­ma­ción de inte­li­gen­cia fia­ble sobre Al Qae­da y sus gru­pos aso­cia­dos.

Modu­lá fue dete­ni­do en Afga­nis­tán por fuer­zas anti­ta­li­ba­nes y lle­gó a Guan­tá­na­mo en enero de 2002. El infor­me del gene­ral Leh­nert seña­la que en los pri­me­ros inte­rro­ga­to­rios el pre­so ase­gu­ró que tenía pro­ble­mas matri­mo­nia­les, adic­ción a los nar­có­ti­cos y que ya enton­ces se le diag­nos­ti­ca­ron sín­to­mas de esqui­zo­fre­nia y otras ano­ma­lías psi­có­ti­cas. Duran­te su tras­la­do en avión has­ta el penal tuvo que ser seda­do y mania­ta­do.

Des­de su lle­ga­da exhi­bió “extre­mos com­por­ta­mien­tos psi­có­ti­cos” como ras­gar su uni­for­me, atar tro­zos de ropa en sus extre­mi­da­des, con­su­mir sus heces, beber cham­pú, ori­nar en su can­tim­plo­ra, arro­jar agua sucia y escu­pir a los guar­dia­nes. “El equi­po de psi­quia­tras ase­gu­ra que el dete­ni­do núme­ro 356 es inca­paz de faci­li­tar un tes­ti­mo­nio veraz. Los inte­rro­ga­to­rios en Guan­tá­na­mo han deter­mi­na­do que no es miem­bro de Al Qae­da. Debi­do al esta­do men­tal, el dete­ni­do es inca­paz de faci­li­tar infor­ma­ción real o de cual­quier natu­ra­le­za”, ase­gu­ró el gene­ral en su infor­me.

La enfer­me­dad de Modu­lá Abdul se con­vir­tió en un pro­ble­ma para los guar­dia­nes de Guan­tá­na­mo. “El dete­ni­do 356 es un pro­ble­ma de segu­ri­dad en el cam­po Rayos X don­de sus accio­nes agi­tan a otros dete­ni­dos y obli­gan al per­so­nal a cen­trar­se en él”, argu­men­ta Leh­nert. “Reco­mien­do que sea tras­la­da­do del cam­po y repa­tria­do a Afga­nis­tán para que sea tra­ta­do por las pro­pias agen­cias (de inte­li­gen­cia) de su país”. El gene­ral esti­ma que un tri­bu­nal lo decla­ra­ría inca­paz y cree impro­ba­ble que las auto­ri­da­des afga­nas le per­mi­tan vol­ver a unir­se al enemi­go.

En Guan­tá­na­mo se han pro­du­ci­do doce­nas de inten­tos frus­tra­dos de sui­ci­dio entre la pobla­ción reclu­sa, según reve­lan los infor­mes de eva­lua­ción del Depar­ta­men­to de Defen­sa de EE UU. La salud del dete­ni­do es el pri­mer pará­me­tro que reco­gen estos infor­mes secre­tos des­pués de los datos per­so­na­les, nom­bre y ape­lli­dos, alias, lugar de naci­mien­to y nacio­na­li­dad. A la mayo­ría de los pre­sos se les atri­bu­ye bue­na salud, aun­que en muchos casos se reco­gen a con­ti­nua­ción un rosa­rio de dolen­cias o caren­cias físi­cas impor­tan­tes.

Juma Muha­med Abd al Latif al Dosa­ri, de 38 años, natu­ral de Bah­réin, osten­ta el récord del cam­po. Su infor­me le atri­bu­ye has­ta una doce­na de “serios” inten­tos de sui­ci­dio. “El más recien­te fue en diciem­bre de 2005, cuan­do se cor­tó el cue­llo”, reco­ge su ficha fecha­da en julio de 2006 y fir­ma­da por el con­tra­al­mi­ran­te Harry B. Harris. “Tie­ne un impor­tan­te des­or­den depre­si­vo, per­so­na­li­dad limi­ta­da con tra­to pasi­vo y agre­si­vo…”, con­ti­núa el párra­fo que arran­ca con la siguien­te fra­se: “El dete­ni­do goza de bue­na salud”.

Ha pasa­do cin­co años en Guan­tá­na­mo, don­de se le con­si­de­ra­ba como un pre­so de alto ries­go y alto valor de inte­li­gen­cia por haber reclu­ta­do supues­ta­men­te a una célu­la de yiha­dis­tas en Búfa­lo (EE UU). Un reclu­so le iden­ti­fi­có como coci­ne­ro de Al Qae­da. Fue trans­fe­ri­do a Ara­bia Sau­dí.

El sau­dí Mishal Awad Sayaf Alha­bi­ri, de 31 años, inten­tó sui­ci­dar­se col­gán­do­se en su cel­da y sufrió “sig­ni­fi­can­tes daños cere­bra­les por la pér­di­da de oxí­geno” has­ta ter­mi­nar en una silla de rue­das. “Ha esta­do hos­pi­ta­li­za­do des­de enton­ces y tie­ne impre­de­ci­bles emo­cio­nes y com­por­ta­mien­tos. Sufrió lesio­nes en la cabe­za por un acci­den­te de moto­ci­cle­ta a los 18 años. Tam­bién sufrió una ampu­tación de su dedo índi­ce izquier­do y ha sido tra­ta­do aquí por depre­sión”, reco­no­ce su infor­me, fecha­do en 2004. Pese a que su eva­lua­ción ase­gu­ra­ba que el valor de inte­li­gen­cia de este pre­so era bajo, per­ma­ne­ció en Guan­tá­na­mo duran­te tres años has­ta ser entre­ga­do a Ara­bia Sau­dí por reco­men­da­ción del gene­ral de bri­ga­da Jay W. Hood.

Pese a que en 2004 el Depar­ta­men­to de Defen­sa de EE UU hizo un infor­me sobre Saha­kruj Hami­du­ya, pre­so uzbe­ko de 31 años, en el que reco­men­da­ba su entre­ga a otro país por­que no era miem­bro de Al Qae­da ni repre­sen­ta­ba una ame­na­za, per­ma­ne­ció sie­te años en su cel­da has­ta que fue trans­fe­ri­do a Irlan­da en 2009. Este estu­dian­te de taek­won­do, que con­fe­só haber ido a Afga­nis­tán a par­ti­ci­par en la yihad con­tra los infie­les para ven­gar la muer­te de un fami­liar, se inten­tó sui­ci­dar en dos oca­sio­nes con un tro­zo de sába­na. Sufría alu­ci­na­cio­nes. Su infor­me advier­te que pese a no haber par­ti­ci­pa­do en accio­nes terro­ris­tas ni tener sig­ni­fi­ca­dos lazos con estas orga­ni­za­cio­nes “su con­duc­ta agre­si­va y pasa­do fami­liar lo con­vier­ten en un atrac­ti­vo obje­ti­vo para el futu­ro reclu­ta­mien­to”.

Yas­ser al Zah­ra­ni murió en su cel­da de Guan­tá­na­mo con 21 años. Según el Ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano se sui­ci­dó con su sába­na el 10 de junio de 2006, el mis­mo día que otros dos pre­sos, en una acción coor­di­na­da de pro­tes­ta. Había entra­do al cam­po con 17 años y en su ficha se ase­gu­ra­ba que su nivel de ries­go era medio y el de inte­li­gen­cia bajo. Murió tres meses des­pués de que se redac­ta­ra su eva­lua­ción, en la que no se cita nin­gún ries­go de sui­ci­dio. Los fami­lia­res y abo­ga­dos de los tres pre­sos cues­tio­nan la ver­sión ofi­cial.

A ojos de los psi­quia­tras mili­ta­res, la enfer­me­dad de algu­nos pre­sos se trans­for­ma en peli­gro de mili­tan­cia en los gru­pos yiha­dis­tas. Zakir Yan Hasan, uzbe­ko de 37 años, al que le diag­nos­ti­ca­ron depre­sio­nes, es un buen ejem­plo de lo que a jui­cio de los jefes del penal supo­ne un ries­go poten­cial por­que “sus alte­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas le hacen vul­ne­ra­ble al reclu­ta­mien­to y mani­pu­la­ción de las orga­ni­za­cio­nes extre­mis­tas, las cua­les explo­ta­rían su vul­ne­ra­bi­li­dad para uti­li­zar­lo en acti­vi­da­des terro­ris­tas”, dice su infor­me. Zakir era mecá­ni­co de coches en un taller de su pue­blo y aca­bó entre­nán­do­se en Al Faruq, uno de los cam­pos terro­ris­tas de Al Qae­da. Tras cua­tro años en Guan­tá­na­mo fue entre­ga­do a Alba­nia.

En esa mis­ma lis­ta de enfer­mos de ries­go figu­ró duran­te años Ayman Said Abdu­lá Batar­fi, de 41 años, médi­co yeme­ní de Osa­ma Bin Laden en las cue­vas de Tora Bora (Afga­nis­tán). “Tie­ne bue­na salud, pero pobre esta­do men­tal… para­noia y esqui­zo­fre­nia. No es dócil con el tra­ta­mien­to a con­se­cuen­cia de su psi­co­sis”, dice su infor­me secre­to. Su cer­ca­nía al jefe de Al Qae­da, a su escu­de­ro egip­cio Ayman al Zawahi­ri y a los com­ba­tien­tes yiha­dis­tas a los que asis­tió duran­te la inva­sión nor­te­ame­ri­ca­na de Afga­nis­tán en 2001 ha sido el argu­men­to prin­ci­pal para man­te­ner­lo pre­so duran­te sie­te años has­ta su entre­ga a Yemen en 2009.

“El dete­ni­do es extre­ma­da­men­te inte­li­gen­te y ha faci­li­ta­do mucha infor­ma­ción sobre sí mis­mo y otros aso­cia­dos a la ONG Wafa Huma­ni­ta­rian Orga­ni­za­tion (para la que tra­ba­ja­ba)”, dice el con­tra­al­mi­ran­te Buzby en su eva­lua­ción. La lis­ta de la poten­cial infor­ma­ción que podía faci­li­tar en los inte­rro­ga­to­rios es inter­mi­na­ble. Un reclu­so que luchó en Tora Bora le acu­só de hacer­se el loco.

Los ancia­nos con demen­cia senil y depre­sión tam­bién pue­den ser terro­ris­tas, según los pará­me­tros que rigen en Guan­tá­na­mo.

El afgano Moha­med Sadiq, de 89 años, entró en el penal el 4 de mayo de 2002 y fue some­ti­do a la prue­ba del polí­gra­fo, don­de se demos­tró que no sabía mane­jar el telé­fono saté­li­te Thu­ra­ya que encon­tra­ron en un regis­tro en su casa. Tam­po­co cono­cía la iden­ti­dad de una lis­ta de telé­fo­nos sos­pe­cho­sos de estar rela­cio­na­dos con el movi­mien­to tali­bán. Pasó cua­tro meses ence­rra­do en su cel­da has­ta que un infor­me del gene­ral de divi­sión Michael E. Dun­la­vey reco­men­dó su entre­ga a las auto­ri­da­des afga­nas por su enfer­me­dad y por­que no tenía “nin­gún valor de inte­li­gen­cia para EE UU”.

El manual del inte­rro­ga­dor

Cual­quie­ra que inte­rro­gue a alguno de los dete­ni­dos en el penal de Guan­tá­na­mo debe­ría saber la dife­ren­cia entre “la gran yihad” y “la peque­ña yihad”. La pri­me­ra es un pro­ce­so ínti­mo que vie­ne a ser el esfuer­zo por ser un buen musul­mán. La segun­da, que inclui­ría “luchar para pro­te­ger a otros musul­ma­nes”, “se ha popu­la­ri­za­do recien­te­men­te como la gue­rra san­ta”, expli­ca uno de los manua­les para inte­rro­ga­do­res de la pri­sión esta­dou­ni­den­se en la isla de Cuba a los que han teni­do acce­so este dia­rio y otros medios inter­na­cio­na­les.

El Depar­ta­men­to de Defen­sa de EE UU ela­bo­ró esa y otras guías para que los inte­rro­ga­do­res y los ana­lis­tas pudie­ran con­tex­tua­li­zar, y com­pren­der, la infor­ma­ción que reci­bían de los pre­sos. El obje­ti­vo era doble: cono­cer sus acti­vi­da­des pre­vias a ser encar­ce­la­dos y tam­bién “la inten­ción del dete­ni­do de supo­ner una ame­na­za terro­ris­ta [en el futu­ro para Esta­dos Uni­dos o sus alia­dos] si tuvie­ra la opor­tu­ni­dad [de hacer­lo]“.

Uno de los manua­les, que ocu­pa ape­nas cua­tro folios y entre sus varias fuen­tes cita la enci­clo­pe­dia Wiki­pe­dia, empie­za con una “bre­ve his­to­ria del con­flic­to de Afga­nis­tán” resu­mi­da en 10 líneas: des­de la inva­sión sovié­ti­ca de 1979 has­ta que los tali­ba­nes toma­ron el con­trol del país, en 1996.

Otro de los manua­les ‑titu­la­do Matri­ces de indi­ca­do­res de ame­na­za para com­ba­tien­tes enemi­gos- deta­lla un lar­go lis­ta­do de hechos que deben ser teni­dos en cuen­ta al eva­luar si el arres­ta­do en cues­tión es miem­bro o cola­bo­ra­dor de la red Al Qae­da. El aba­ni­co es amplí­si­mo. Inclu­ye lle­var un reloj Casio de un mode­lo deter­mi­na­do, un telé­fono saté­li­te o dine­ro en bille­tes de 100 dóla­res. Y una nota a pie de pági­na expli­ca a inte­rro­ga­do­res y ana­lis­tas: “Es poco pro­ba­ble que un dete­ni­do sin tra­ba­jo y que lle­ve cier­to tiem­po en Afga­nis­tán ten­ga un bille­te de 100 dóla­res. Y es cono­ci­do que los líde­res de Al Qae­da han repar­ti­do bille­tes de 100 dóla­res para ayu­dar a los lucha­do­res cuan­do esca­pa­ron de Afga­nis­tán”.

Otros indi­ca­do­res son haber asis­ti­do a la boda de un hijo de Osa­ma Bin Laden, haber “via­ja­do a Pakis­tán o Afga­nis­tán uti­li­zan­do las rutas gene­ral­men­te uti­li­za­das por la red terro­ris­ta Al Qae­da”, rutas que deta­lla el docu­men­to o haber fre­cuen­ta­do cier­tas mez­qui­tas inclui­das una de Que­bec, otra de Lyon y otra de Milán ade­más de tem­plos islá­mi­cos en Kara­chi o Saná.

Los docu­men­tos tam­bién deta­llan res­pues­tas de los arres­ta­dos que deben hacer sal­tar las alar­mas al inte­rro­ga­dor por­que son, según EE UU, tapa­de­ras habi­tual­men­te uti­li­za­das por miem­bros de Al Qae­da. Reco­mien­da no fiar­se cuan­do alguien con edu­ca­ción bási­ca ase­gu­re que iba a Afga­nis­tán a estu­diar o ense­ñar el islam. O seña­la que “via­jar a Afga­nis­tán por cual­quier moti­vo tras los ata­ques terro­ris­tas del 11‑S es segu­ra­men­te una inven­ción total sien­do la inten­ción real apo­yar a Osa­ma Bin Laden median­te hos­ti­li­da­des direc­tas con­tra las fuer­zas de EE UU”.

El Depar­ta­men­to de Esta­do aler­ta a los inte­rro­ga­do­res sobre tác­ti­cas que pue­den usar los dete­ni­dos: “hablar len­ta­men­te”, cosa que “abu­rre y frus­tra al inte­rro­ga­dor”, “pedir­le que repi­ta la pre­gun­ta” o enre­dar al fun­cio­na­rio en una dis­cu­sión irre­le­van­te, a menu­do sobre cues­tio­nes reli­gio­sas.

Las guías inclu­yen pau­tas para que los inte­rro­ga­do­res de Guan­tá­na­mo eva­lúen y cla­si­fi­quen a los pri­sio­ne­ros: pue­den reco­men­dar que sigan encar­ce­la­dos, que sean trans­fe­ri­dos o que sean excar­ce­la­dos en fun­ción del ries­go que supo­nen en opi­nión de las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­ses y cuán valio­sa sea la infor­ma­ción que faci­li­tan. Uno de los moti­vos para ser eti­que­ta­do como de ries­go alto es “si [el pre­so] ha reci­bi­do entre­na­mien­to terro­ris­ta avan­za­do o posee des­tre­zas úni­cas y la inten­ción de apo­yar futu­ras accio­nes terro­ris­tas”.

El ries­go, en cam­bio, es de nivel medio “si posee algu­nas des­tre­zas espe­cia­les, edu­ca­ción u otras apti­tu­des para diri­gir o apo­yar el terro­ris­mo y es can­di­da­to a estar impli­ca­do en terro­ris­mo en el futu­ro”. Se con­si­de­ra que el ries­go es bajo, entre otras razo­nes, “si ha teni­do poca o nin­gu­na rela­ción con terro­ris­tas, gru­pos terro­ris­tas o redes de apo­yo a terro­ris­tas”. Advier­te el docu­men­to de que los indi­ca­do­res “no son prue­bas de la cul­pa­bi­li­dad o ino­cen­cia del dete­ni­do” sino meros indi­ca­do­res de la ame­na­za que supon­drían de ser libe­ra­dos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *