Horror en la Base Naval de Guan­tá­na­mo: Dece­nas de enfer­mos men­ta­les sufrie­ron torturas

Base Naval de Guantánamo

Una trein­te­na de pre­sos del penal mili­tar pade­cían enfer­me­da­des psi­quiá­tri­cas, varios inten­ta­ron qui­tar­se la vida y al menos tres lo logra­ron, en 2006, según docu­men­tos fil­tra­dos por Wiki­leaks a varios dia­rios, que mues­tran a unos inte­rro­ga­do­res obse­sio­na­dos por dar con el para­de­ro de Osa­ma Bin Laden y refle­jan la vio­len­cia que mar­ca­ba las rela­cio­nes entre guar­dia­nes y prisioneros.

La polí­ti­ca de Guan­tá­na­mo se basa en el ‘por si aca­so’. Todo depen­de de su ‘posi­ble’ rela­ción con gru­pos terro­ris­tas, de los que según los infor­mes, solo un 22% de los pre­sos han resul­ta­do ser de espe­cial inte­rés para los Ser­vi­cios de Inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­ses, del 78% res­tan­te su nivel infor­ma­ti­vo era medio o bajo.

Modu­lá Abdul Raziq, de 40 años, con­su­mía sus pro­pias heces, bebía cham­pú y emba­dur­na­ba con excre­men­tos su cuer­po des­nu­do en una cel­da de Guan­tá­na­mo. Es uno de los pre­sos que menos tiem­po ha per­ma­ne­ci­do en el penal, ocho meses, y fue trans­fe­ri­do a Afga­nis­tán en sep­tiem­bre de 2002, antes de que comen­za­ran los jui­cios que revi­san el esta­tu­to de com­ba­tien­te enemigo.

El afgano logró la liber­tad no por­que los nor­te­ame­ri­ca­nos reco­no­cie­ran su equi­vo­ca­ción, sino por­que su lamen­ta­ble esta­do psi­quiá­tri­co “difi­cul­ta o impo­si­bi­li­ta obte­ner infor­ma­ción duran­te los inte­rro­ga­to­rios”, según seña­la un infor­me secre­to en el que el gene­ral de bri­ga­da Michael R. Leh­nert, del cuer­po de Mari­nes de Esta­dos Uni­dos, pide su repa­tria­ción a Afganistán.

Trein­ta pre­sos en Guan­tá­na­mo pade­cían enfer­me­da­des psi­quiá­tri­cas, depre­sio­nes pro­fun­das, gra­ves tras­tor­nos de per­so­na­li­dad y varios pro­ta­go­ni­za­ron reite­ra­dos inten­tos de sui­ci­dio que en algu­nos casos se con­su­ma­ron, según las eva­lua­cio­nes médi­cas a las que se les some­tía en el cam­po Rayos X al ingre­sar en el cen­tro car­ce­la­rio y que aho­ra salen a la luz.

Los docu­men­tos secre­tos del Depar­ta­men­to de Defen­sa nor­te­ame­ri­cano a los que ha teni­do acce­so EL PAÍS demues­tran que pese a su enfer­me­dad la mayo­ría pasa­ron años ence­rra­dos antes de ser tras­la­da­dos a sus paí­ses de ori­gen. La bús­que­da de infor­ma­ción pri­mó por enci­ma de la salud y como en el caso del afgano Modu­lá Abdul Raziq solo fue­ron entre­ga­dos cuan­do se com­pro­bó que su lamen­ta­ble esta­do impe­día obte­ner infor­ma­ción de inte­li­gen­cia fia­ble sobre Al Qae­da y sus gru­pos asociados.

Modu­lá fue dete­ni­do en Afga­nis­tán por fuer­zas anti­ta­li­ba­nes y lle­gó a Guan­tá­na­mo en enero de 2002. El infor­me del gene­ral Leh­nert seña­la que en los pri­me­ros inte­rro­ga­to­rios el pre­so ase­gu­ró que tenía pro­ble­mas matri­mo­nia­les, adic­ción a los nar­có­ti­cos y que ya enton­ces se le diag­nos­ti­ca­ron sín­to­mas de esqui­zo­fre­nia y otras ano­ma­lías psi­có­ti­cas. Duran­te su tras­la­do en avión has­ta el penal tuvo que ser seda­do y maniatado.

Des­de su lle­ga­da exhi­bió “extre­mos com­por­ta­mien­tos psi­có­ti­cos” como ras­gar su uni­for­me, atar tro­zos de ropa en sus extre­mi­da­des, con­su­mir sus heces, beber cham­pú, ori­nar en su can­tim­plo­ra, arro­jar agua sucia y escu­pir a los guar­dia­nes. “El equi­po de psi­quia­tras ase­gu­ra que el dete­ni­do núme­ro 356 es inca­paz de faci­li­tar un tes­ti­mo­nio veraz. Los inte­rro­ga­to­rios en Guan­tá­na­mo han deter­mi­na­do que no es miem­bro de Al Qae­da. Debi­do al esta­do men­tal, el dete­ni­do es inca­paz de faci­li­tar infor­ma­ción real o de cual­quier natu­ra­le­za”, ase­gu­ró el gene­ral en su informe.

La enfer­me­dad de Modu­lá Abdul se con­vir­tió en un pro­ble­ma para los guar­dia­nes de Guan­tá­na­mo. “El dete­ni­do 356 es un pro­ble­ma de segu­ri­dad en el cam­po Rayos X don­de sus accio­nes agi­tan a otros dete­ni­dos y obli­gan al per­so­nal a cen­trar­se en él”, argu­men­ta Leh­nert. “Reco­mien­do que sea tras­la­da­do del cam­po y repa­tria­do a Afga­nis­tán para que sea tra­ta­do por las pro­pias agen­cias (de inte­li­gen­cia) de su país”. El gene­ral esti­ma que un tri­bu­nal lo decla­ra­ría inca­paz y cree impro­ba­ble que las auto­ri­da­des afga­nas le per­mi­tan vol­ver a unir­se al enemigo.

En Guan­tá­na­mo se han pro­du­ci­do doce­nas de inten­tos frus­tra­dos de sui­ci­dio entre la pobla­ción reclu­sa, según reve­lan los infor­mes de eva­lua­ción del Depar­ta­men­to de Defen­sa de EE UU. La salud del dete­ni­do es el pri­mer pará­me­tro que reco­gen estos infor­mes secre­tos des­pués de los datos per­so­na­les, nom­bre y ape­lli­dos, alias, lugar de naci­mien­to y nacio­na­li­dad. A la mayo­ría de los pre­sos se les atri­bu­ye bue­na salud, aun­que en muchos casos se reco­gen a con­ti­nua­ción un rosa­rio de dolen­cias o caren­cias físi­cas importantes.

Juma Muha­med Abd al Latif al Dosa­ri, de 38 años, natu­ral de Bah­réin, osten­ta el récord del cam­po. Su infor­me le atri­bu­ye has­ta una doce­na de “serios” inten­tos de sui­ci­dio. “El más recien­te fue en diciem­bre de 2005, cuan­do se cor­tó el cue­llo”, reco­ge su ficha fecha­da en julio de 2006 y fir­ma­da por el con­tra­al­mi­ran­te Harry B. Harris. “Tie­ne un impor­tan­te des­or­den depre­si­vo, per­so­na­li­dad limi­ta­da con tra­to pasi­vo y agre­si­vo…”, con­ti­núa el párra­fo que arran­ca con la siguien­te fra­se: “El dete­ni­do goza de bue­na salud”.

Ha pasa­do cin­co años en Guan­tá­na­mo, don­de se le con­si­de­ra­ba como un pre­so de alto ries­go y alto valor de inte­li­gen­cia por haber reclu­ta­do supues­ta­men­te a una célu­la de yiha­dis­tas en Búfa­lo (EE UU). Un reclu­so le iden­ti­fi­có como coci­ne­ro de Al Qae­da. Fue trans­fe­ri­do a Ara­bia Saudí.

El sau­dí Mishal Awad Sayaf Alha­bi­ri, de 31 años, inten­tó sui­ci­dar­se col­gán­do­se en su cel­da y sufrió “sig­ni­fi­can­tes daños cere­bra­les por la pér­di­da de oxí­geno” has­ta ter­mi­nar en una silla de rue­das. “Ha esta­do hos­pi­ta­li­za­do des­de enton­ces y tie­ne impre­de­ci­bles emo­cio­nes y com­por­ta­mien­tos. Sufrió lesio­nes en la cabe­za por un acci­den­te de moto­ci­cle­ta a los 18 años. Tam­bién sufrió una ampu­tación de su dedo índi­ce izquier­do y ha sido tra­ta­do aquí por depre­sión”, reco­no­ce su infor­me, fecha­do en 2004. Pese a que su eva­lua­ción ase­gu­ra­ba que el valor de inte­li­gen­cia de este pre­so era bajo, per­ma­ne­ció en Guan­tá­na­mo duran­te tres años has­ta ser entre­ga­do a Ara­bia Sau­dí por reco­men­da­ción del gene­ral de bri­ga­da Jay W. Hood.

Pese a que en 2004 el Depar­ta­men­to de Defen­sa de EE UU hizo un infor­me sobre Saha­kruj Hami­du­ya, pre­so uzbe­ko de 31 años, en el que reco­men­da­ba su entre­ga a otro país por­que no era miem­bro de Al Qae­da ni repre­sen­ta­ba una ame­na­za, per­ma­ne­ció sie­te años en su cel­da has­ta que fue trans­fe­ri­do a Irlan­da en 2009. Este estu­dian­te de taek­won­do, que con­fe­só haber ido a Afga­nis­tán a par­ti­ci­par en la yihad con­tra los infie­les para ven­gar la muer­te de un fami­liar, se inten­tó sui­ci­dar en dos oca­sio­nes con un tro­zo de sába­na. Sufría alu­ci­na­cio­nes. Su infor­me advier­te que pese a no haber par­ti­ci­pa­do en accio­nes terro­ris­tas ni tener sig­ni­fi­ca­dos lazos con estas orga­ni­za­cio­nes “su con­duc­ta agre­si­va y pasa­do fami­liar lo con­vier­ten en un atrac­ti­vo obje­ti­vo para el futu­ro reclutamiento”.

Yas­ser al Zah­ra­ni murió en su cel­da de Guan­tá­na­mo con 21 años. Según el Ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano se sui­ci­dó con su sába­na el 10 de junio de 2006, el mis­mo día que otros dos pre­sos, en una acción coor­di­na­da de pro­tes­ta. Había entra­do al cam­po con 17 años y en su ficha se ase­gu­ra­ba que su nivel de ries­go era medio y el de inte­li­gen­cia bajo. Murió tres meses des­pués de que se redac­ta­ra su eva­lua­ción, en la que no se cita nin­gún ries­go de sui­ci­dio. Los fami­lia­res y abo­ga­dos de los tres pre­sos cues­tio­nan la ver­sión oficial.

A ojos de los psi­quia­tras mili­ta­res, la enfer­me­dad de algu­nos pre­sos se trans­for­ma en peli­gro de mili­tan­cia en los gru­pos yiha­dis­tas. Zakir Yan Hasan, uzbe­ko de 37 años, al que le diag­nos­ti­ca­ron depre­sio­nes, es un buen ejem­plo de lo que a jui­cio de los jefes del penal supo­ne un ries­go poten­cial por­que “sus alte­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas le hacen vul­ne­ra­ble al reclu­ta­mien­to y mani­pu­la­ción de las orga­ni­za­cio­nes extre­mis­tas, las cua­les explo­ta­rían su vul­ne­ra­bi­li­dad para uti­li­zar­lo en acti­vi­da­des terro­ris­tas”, dice su infor­me. Zakir era mecá­ni­co de coches en un taller de su pue­blo y aca­bó entre­nán­do­se en Al Faruq, uno de los cam­pos terro­ris­tas de Al Qae­da. Tras cua­tro años en Guan­tá­na­mo fue entre­ga­do a Albania.

En esa mis­ma lis­ta de enfer­mos de ries­go figu­ró duran­te años Ayman Said Abdu­lá Batar­fi, de 41 años, médi­co yeme­ní de Osa­ma Bin Laden en las cue­vas de Tora Bora (Afga­nis­tán). “Tie­ne bue­na salud, pero pobre esta­do men­tal… para­noia y esqui­zo­fre­nia. No es dócil con el tra­ta­mien­to a con­se­cuen­cia de su psi­co­sis”, dice su infor­me secre­to. Su cer­ca­nía al jefe de Al Qae­da, a su escu­de­ro egip­cio Ayman al Zawahi­ri y a los com­ba­tien­tes yiha­dis­tas a los que asis­tió duran­te la inva­sión nor­te­ame­ri­ca­na de Afga­nis­tán en 2001 ha sido el argu­men­to prin­ci­pal para man­te­ner­lo pre­so duran­te sie­te años has­ta su entre­ga a Yemen en 2009.

“El dete­ni­do es extre­ma­da­men­te inte­li­gen­te y ha faci­li­ta­do mucha infor­ma­ción sobre sí mis­mo y otros aso­cia­dos a la ONG Wafa Huma­ni­ta­rian Orga­ni­za­tion (para la que tra­ba­ja­ba)”, dice el con­tra­al­mi­ran­te Buzby en su eva­lua­ción. La lis­ta de la poten­cial infor­ma­ción que podía faci­li­tar en los inte­rro­ga­to­rios es inter­mi­na­ble. Un reclu­so que luchó en Tora Bora le acu­só de hacer­se el loco.

Los ancia­nos con demen­cia senil y depre­sión tam­bién pue­den ser terro­ris­tas, según los pará­me­tros que rigen en Guantánamo.

El afgano Moha­med Sadiq, de 89 años, entró en el penal el 4 de mayo de 2002 y fue some­ti­do a la prue­ba del polí­gra­fo, don­de se demos­tró que no sabía mane­jar el telé­fono saté­li­te Thu­ra­ya que encon­tra­ron en un regis­tro en su casa. Tam­po­co cono­cía la iden­ti­dad de una lis­ta de telé­fo­nos sos­pe­cho­sos de estar rela­cio­na­dos con el movi­mien­to tali­bán. Pasó cua­tro meses ence­rra­do en su cel­da has­ta que un infor­me del gene­ral de divi­sión Michael E. Dun­la­vey reco­men­dó su entre­ga a las auto­ri­da­des afga­nas por su enfer­me­dad y por­que no tenía “nin­gún valor de inte­li­gen­cia para EE UU”.

El manual del interrogador

Cual­quie­ra que inte­rro­gue a alguno de los dete­ni­dos en el penal de Guan­tá­na­mo debe­ría saber la dife­ren­cia entre “la gran yihad” y “la peque­ña yihad”. La pri­me­ra es un pro­ce­so ínti­mo que vie­ne a ser el esfuer­zo por ser un buen musul­mán. La segun­da, que inclui­ría “luchar para pro­te­ger a otros musul­ma­nes”, “se ha popu­la­ri­za­do recien­te­men­te como la gue­rra san­ta”, expli­ca uno de los manua­les para inte­rro­ga­do­res de la pri­sión esta­dou­ni­den­se en la isla de Cuba a los que han teni­do acce­so este dia­rio y otros medios internacionales.

El Depar­ta­men­to de Defen­sa de EE UU ela­bo­ró esa y otras guías para que los inte­rro­ga­do­res y los ana­lis­tas pudie­ran con­tex­tua­li­zar, y com­pren­der, la infor­ma­ción que reci­bían de los pre­sos. El obje­ti­vo era doble: cono­cer sus acti­vi­da­des pre­vias a ser encar­ce­la­dos y tam­bién “la inten­ción del dete­ni­do de supo­ner una ame­na­za terro­ris­ta [en el futu­ro para Esta­dos Uni­dos o sus alia­dos] si tuvie­ra la opor­tu­ni­dad [de hacerlo]“.

Uno de los manua­les, que ocu­pa ape­nas cua­tro folios y entre sus varias fuen­tes cita la enci­clo­pe­dia Wiki­pe­dia, empie­za con una “bre­ve his­to­ria del con­flic­to de Afga­nis­tán” resu­mi­da en 10 líneas: des­de la inva­sión sovié­ti­ca de 1979 has­ta que los tali­ba­nes toma­ron el con­trol del país, en 1996.

Otro de los manua­les ‑titu­la­do Matri­ces de indi­ca­do­res de ame­na­za para com­ba­tien­tes enemi­gos- deta­lla un lar­go lis­ta­do de hechos que deben ser teni­dos en cuen­ta al eva­luar si el arres­ta­do en cues­tión es miem­bro o cola­bo­ra­dor de la red Al Qae­da. El aba­ni­co es amplí­si­mo. Inclu­ye lle­var un reloj Casio de un mode­lo deter­mi­na­do, un telé­fono saté­li­te o dine­ro en bille­tes de 100 dóla­res. Y una nota a pie de pági­na expli­ca a inte­rro­ga­do­res y ana­lis­tas: “Es poco pro­ba­ble que un dete­ni­do sin tra­ba­jo y que lle­ve cier­to tiem­po en Afga­nis­tán ten­ga un bille­te de 100 dóla­res. Y es cono­ci­do que los líde­res de Al Qae­da han repar­ti­do bille­tes de 100 dóla­res para ayu­dar a los lucha­do­res cuan­do esca­pa­ron de Afganistán”.

Otros indi­ca­do­res son haber asis­ti­do a la boda de un hijo de Osa­ma Bin Laden, haber “via­ja­do a Pakis­tán o Afga­nis­tán uti­li­zan­do las rutas gene­ral­men­te uti­li­za­das por la red terro­ris­ta Al Qae­da”, rutas que deta­lla el docu­men­to o haber fre­cuen­ta­do cier­tas mez­qui­tas inclui­das una de Que­bec, otra de Lyon y otra de Milán ade­más de tem­plos islá­mi­cos en Kara­chi o Saná.

Los docu­men­tos tam­bién deta­llan res­pues­tas de los arres­ta­dos que deben hacer sal­tar las alar­mas al inte­rro­ga­dor por­que son, según EE UU, tapa­de­ras habi­tual­men­te uti­li­za­das por miem­bros de Al Qae­da. Reco­mien­da no fiar­se cuan­do alguien con edu­ca­ción bási­ca ase­gu­re que iba a Afga­nis­tán a estu­diar o ense­ñar el islam. O seña­la que “via­jar a Afga­nis­tán por cual­quier moti­vo tras los ata­ques terro­ris­tas del 11‑S es segu­ra­men­te una inven­ción total sien­do la inten­ción real apo­yar a Osa­ma Bin Laden median­te hos­ti­li­da­des direc­tas con­tra las fuer­zas de EE UU”.

El Depar­ta­men­to de Esta­do aler­ta a los inte­rro­ga­do­res sobre tác­ti­cas que pue­den usar los dete­ni­dos: “hablar len­ta­men­te”, cosa que “abu­rre y frus­tra al inte­rro­ga­dor”, “pedir­le que repi­ta la pre­gun­ta” o enre­dar al fun­cio­na­rio en una dis­cu­sión irre­le­van­te, a menu­do sobre cues­tio­nes religiosas.

Las guías inclu­yen pau­tas para que los inte­rro­ga­do­res de Guan­tá­na­mo eva­lúen y cla­si­fi­quen a los pri­sio­ne­ros: pue­den reco­men­dar que sigan encar­ce­la­dos, que sean trans­fe­ri­dos o que sean excar­ce­la­dos en fun­ción del ries­go que supo­nen en opi­nión de las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­ses y cuán valio­sa sea la infor­ma­ción que faci­li­tan. Uno de los moti­vos para ser eti­que­ta­do como de ries­go alto es “si [el pre­so] ha reci­bi­do entre­na­mien­to terro­ris­ta avan­za­do o posee des­tre­zas úni­cas y la inten­ción de apo­yar futu­ras accio­nes terroristas”.

El ries­go, en cam­bio, es de nivel medio “si posee algu­nas des­tre­zas espe­cia­les, edu­ca­ción u otras apti­tu­des para diri­gir o apo­yar el terro­ris­mo y es can­di­da­to a estar impli­ca­do en terro­ris­mo en el futu­ro”. Se con­si­de­ra que el ries­go es bajo, entre otras razo­nes, “si ha teni­do poca o nin­gu­na rela­ción con terro­ris­tas, gru­pos terro­ris­tas o redes de apo­yo a terro­ris­tas”. Advier­te el docu­men­to de que los indi­ca­do­res “no son prue­bas de la cul­pa­bi­li­dad o ino­cen­cia del dete­ni­do” sino meros indi­ca­do­res de la ame­na­za que supon­drían de ser liberados.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.