Dia­rio El País se ve obli­ga­do a reco­no­cer que Yoa­ni Sán­chez min­tió

yoani-d
Por Ernes­to Pérez Cas­ti­llo
Cam­bios en Cuba

Un tweets recien­te de Yoa­ni Sán­chez con­mo­vió al mun­do: “¿Sabe la empre­sa hote­le­ra NH que el hotel Par­que Cen­tral que ges­tio­na en La Haba­na dis­cri­mi­na a los nacio­na­les en el acce­so a Inter­net?”

La reac­ción de NH no se hizo espe­rar: eso no era más que otro embus­te de los que se inven­ta la blo­gue­ra pues, en prin­ci­pio, la cade­na hote­le­ra no ope­ra nin­gún hotel en La Haba­na, ni en toda la isla de Cuba, ni en nin­gu­na otra par­te del archi­pié­la­go cubano.

Así lo ha hecho públi­co en sus pági­nas el dia­rio El País. Ese dis­pa­ra­te de la mer­ce­na­ria recuer­da con mucho su ocu­rren­cia de hace menos de un año, cuan­do acu­só al gobierno cubano de blo­quear su cuen­ta de Twit­ter. En ese enton­ces ella decía en entre­vis­ta tele­fó­ni­ca para EFE: “Nos hemos que­da­do sin voz en el mun­do de los 140 carac­te­res”, e insis­tía: “Twit­ter debe acla­rar si su ser­vi­cio nos ha cen­su­ra­do publi­ca­ción de tweets por sms o si ha sido el gobierno de Cuba que nos ha blo­quea­do”.

Esa noti­cia tam­bién reco­rrió el mun­do como un gato con la cola incen­dia­da, con un y úni­co titu­lar: “Yoa­ni Sán­chez denun­cia que su cuen­ta de Twit­ter fue blo­quea­da”, y fue repe­ti­da una y otra vez has­ta que el vice­mi­nis­tro cubano de la Infor­má­ti­ca y las Comu­ni­ca­cio­nes, José Luis Per­do­mo decla­ró: “Cuba no blo­quea el acce­so de nin­gún ciu­da­dano al envío de men­sa­jes a las redes socia­les en Inter­net como Twit­ter o Face­book y ello es una calum­nia que se ha levan­ta­do con­tra nues­tro país”.

Muy pron­to el pro­pio Twit­ter le daría la razón a Cuba, reco­no­cien­do que el gobierno de la Isla no tenía nada que ver en el asun­to, y asu­mía la res­pon­sa­bi­li­dad abso­lu­ta por la sus­pen­sión tem­po­ral del ser­vi­cio para los usua­rios cuba­nos.

Lo que nadie pudo ver, en nin­gún perió­di­co del mun­do, fue una míni­ma rec­ti­fi­ca­ción de la Yoa­ni, que ni el momen­to de su men­ti­ra sobre Twit­ter, ni en su men­ti­ra sobre NH, jamás de los jama­ses se le pasó por la men­te reco­no­cer que en lo que había dicho no pesa­ba ni una gota de ver­dad. Y es que otra cosa no sería de espe­rar, por­que rec­ti­fi­car es de sabios, algo que Yoa­ni nun­ca enten­de­rá.

Lo curio­so es que cuan­do la blo­gue­ra en sus deli­rios ha arre­me­ti­do con­tra los pode­ro­sos del mun­do, ense­gui­da ha reci­bi­do de vuel­ta el rapa­pol­vos mediá­ti­co, sin embar­go, cuan­do con la mis­ma saña mien­te sobre Cuba, enton­ces se le pre­mia, se le aplau­de, y pun­tual­men­te se le paga a tan­to por pági­na.

De hecho El País, el perió­di­co que aho­ra deja en cla­ro que el ata­que de Yoa­ni con­tra NH no es más que un dis­pa­ra­te des­in­for­ma­do, pro­pio de la impro­vi­sa­ción de quien dice lo que mejor le pare­ce sin con­sul­tar fuen­tes ni cote­jar datos ni ate­ner­se al prin­ci­pio de solo la ver­dad y nada más que la ver­dad, es el mis­mo que la cata­pul­tó rega­lán­do­le en 2008 el Pre­mio Orte­ga y Gaset nada menos que en la cate­go­ría Perio­dis­mo Digi­tal.

El artícu­lo de El País:

Cómo apa­gar fue­gos en Inter­net

  • Menos de un 10% de las empre­sas tie­nen un plan de cri­sis de comu­ni­ca­ción ‘onli­ne’

Por Manuel Ángel Mén­dez

“¿Sabe la empre­sa hote­le­ra NH que el hotel Par­que Cen­tral que ges­tio­na en La Haba­na dis­cri­mi­na a los nacio­na­les en el acce­so a Inter­net?”. Esta fra­se corrió como la pól­vo­ra hace unas sema­nas en la Red. La escri­bió en su cuen­ta de Twit­ter la blo­gue­ra cuba­na Yoa­ni Sán­chez, famo­sa por sus crí­ti­cas a la cen­su­ra en la isla y a la que siguen en Inter­net cien­tos de miles de per­so­nas en todo el mun­do. Su men­sa­je se reen­vió en Twit­ter a toda velo­ci­dad y, en cues­tión de minu­tos, la cade­na NH se vio con una per­fec­ta bom­ba de relo­je­ría entre manos. En tér­mi­nos empre­sa­ria­les, una seño­ra cri­sis de comu­ni­ca­ción onli­ne en poten­cia.

¿Cómo des­ac­ti­var­la? ¿Cómo evi­tar que la bola de nie­ve corrie­ra mon­ta­ña aba­jo arras­tran­do a la mar­ca? El men­sa­je de Yoa­ni, en reali­dad, par­tía de un error: NH ya no ges­tio­na­ba nin­gún hotel en Cuba. La empre­sa reac­cio­nó al ins­tan­te. Des­min­tió el men­sa­je en Twit­ter, res­pon­dió públi­ca­men­te uno por uno a todos los que se hicie­ron eco de la fra­se, Yoa­ni la pri­me­ra, y cal­mó por telé­fono los áni­mos de varias de las per­so­nas cla­ve en la cade­na de men­sa­jes, los lla­ma­dos pres­crip­to­res, pro­fe­sio­na­les influ­yen­tes con un gran núme­ro de segui­do­res onli­ne. Resul­ta­do: la san­gre no lle­gó al río.

Situa­cio­nes como las de NH las sufren las empre­sas día sí y día tam­bién. Un pro­ble­ma en el mun­do real que no se comu­ni­ca bien en redes socia­les o una que­ja ori­gi­na­da en la Red a la que no se res­pon­de correc­ta­men­te pue­den con­ver­tir­se en una pesa­di­lla. La mayo­ría de las com­pa­ñías saben cómo reac­cio­nar en casos de cri­sis de comu­ni­ca­ción offli­ne tra­di­cio­na­les, siguien­do un rigu­ro­so plan de con­tin­gen­cia. No ocu­rre lo mis­mo en Inter­net. Solo entre un 5% y un 10% de las gran­des fir­mas espa­ño­las, según los exper­tos con­sul­ta­dos, han desa­rro­lla­do un plan de cri­sis de comu­ni­ca­ción onli­ne.

“Las empre­sas actúan apa­gan­do fue­gos, tie­nen una visión muy reac­ti­va. Sur­ge un pro­ble­ma y lo solu­cio­nan como pue­den a cor­to pla­zo, sin tener una estra­te­gia a lar­go. La ges­tión de la repu­tación de las mar­cas en Inter­net está toda­vía en paña­les”, apun­ta Ser­gio Cor­tés, fun­da­dor de Cink, con­sul­to­ra que ase­so­ró a Metro­va­ce­sa,

Banes­to o Tele­cin­co en su pre­sen­cia en redes socia­les. Cor­tés defi­ne, ade­más, la carac­te­rís­ti­ca cla­ve de las cri­sis de comu­ni­ca­ción onli­ne: “su efer­ves­cen­cia. Tie­nen un cier­to his­te­ris­mo, explo­tan muy rápi­do, a veces, sin sen­ti­do”.

Fer­nan­do Polo, socio direc­tor de Terri­to­rio Crea­ti­vo, agen­cia de medios socia­les(social media, en inglés), expli­ca que para ges­tio­nar estos esta­lli­dos, antes es nece­sa­rio cul­ti­var una pre­sen­cia acti­va en la Red. “Se debe crear comu­ni­dad, con­te­ni­do, res­pon­der a los clien­tes en redes socia­les, estar en el día a día. De esa for­ma, cuan­do explo­ta una cri­sis te pue­des apo­yar en esa comu­ni­dad para resol­ver­la. Eso lle­va tiem­po”. Según Cor­tés, una vez que sur­ge hay que afron­tar­la con rapi­dez, pro­fe­sio­na­li­dad y humil­dad. “Si hay 300 per­so­nas que­ján­do­se de un pro­duc­to o ser­vi­cio, lo pri­me­ro es pen­sar que igual tie­nen razón”.

Empre­sas de trans­por­tes, tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, ban­ca y Admi­nis­tra­ción Públi­ca son espe­cial­men­te sus­cep­ti­bles de enfan­gar­se en este tipo de cri­sis. Ibe­ria lo sabe mejor que nadie. Cuan­do una male­ta se extra­vía o un avión se retra­sa, un núme­ro cre­cien­te de clien­tes vuel­can su ira en

Twit­ter o Face­book a tra­vés del móvil o escri­ben exten­sas que­jas en blogs per­so­na­les que Goo­gle no tar­da en inde­xar. “La cri­sis del vol­cán de Islan­dia hace un año pro­vo­có que entrá­ra­mos en las redes socia­les antes de lo pre­vis­to. La gen­te pedía infor­ma­ción rápi­da y per­so­na­li­za­da en Twit­ter y otros cana­les onli­ne y había que ofre­cer­la. Aho­ra lle­va­mos un año hacién­do­lo”, dice Mar­ga­ri­ta Blan­co, sub­di­rec­to­ra de comu­ni­ca­ción de Ibe­ria.

La aero­lí­nea, jun­to a una agen­cia exter­na, res­pon­de una a una a las que­jas y pre­gun­tas de sus más de 22.000 segui­do­res en Twit­ter y 31.500 fans en Face­book, cuel­ga vídeos en

You­Tu­be y con­te­ni­dos en su blog cor­po­ra­ti­vo. “Tene­mos un plan de ges­tión de cri­sisonli­ne para anti­ci­par­nos a los pro­ble­mas y, si exis­ten, dar una res­pues­ta rápi­da”, dice Blan­co. En casos de cri­sis, dos per­so­nas inter­nas y otras dos exter­nas cui­dan a tiem­po com­ple­to la comu­ni­ca­ción en Inter­net.

“Nues­tro plan de con­tin­gen­cia onli­ne deta­lla los pasos a seguir en cada momen­to. Los pro­ble­mas se van esca­lan­do des­de el com­mu­nity mana­ger has­ta direc­ción”, expli­ca Icíar Belli­do, sub­di­rec­to­ra de comu­ni­ca­ción de Correos. La enti­dad públi­ca lle­va solo seis meses abrién­do­se a las redes socia­les, poco a poco, con cau­te­la, y ase­gu­ra que fun­cio­nan para fide­li­zar y ganar clien­tes. “Y si hay que­jas, lo mejor es escu­char, reco­no­cer el error y reac­cio­nar rápi­do para evi­tar que crez­can has­ta el infi­ni­to”.

Las mayo­res cri­sis de comu­ni­ca­ción onli­ne son famo­sas. Nestlé, lián­do­la en su muro de Face­book al no saber res­pon­der a las acu­sa­cio­nes de Green­pea­ce de uti­li­zar acei­te de pal­ma, pro­duc­to que ace­le­ra la defo­res­ta­ción. El com­mu­nity mana­ger de Chrys­ler sol­tan­do gro­se­rías en Twit­ter. El caso Pay­Pal, Mas­ter­Card y Visa con­tra Wiki­Leaks.O, en Espa­ña, los par­ti­ci­pan­tes de un con­cur­so onli­ne de

Mahou acu­san­do a la empre­sa de ton­go. Pese a los ríos de tin­ta (digi­tal), aún está por demos­trar­se un impac­to real y sig­ni­fi­ca­ti­vo en el nego­cio de estas fir­mas en for­ma de pér­di­da de clien­tes, caí­da de ven­tas o des­plo­me dura­de­ro en Bol­sa.

“Las empre­sas debe­rían preo­cu­par­se menos por el con­cep­to de repu­tación y más por aten­der a sus clien­tes en la Red, por con­ver­sar con ellos”, dice Polo. En opi­nión de Ser­gio Cor­tés, hay que saber dis­tin­guir entre tipos y tipos de cri­sis. “Si se pro­du­ce por un mal pro­duc­to o ser­vi­cio, empie­za a preo­cu­par­te”.

‘Com­mu­nity mana­gers’ anti­cri­sis

“Es un tér­mino dema­sia­do… mani­do”. Lo dice Isa­bel Gar­cía, iró­ni­ca­men­te, com­mu­nity mana­ger de Galli­na Blan­ca. El del com­mu­nity mana­ger es qui­zá el fenó­meno más para­nor­mal del mer­ca­do labo­ral espa­ñol: sur­gen como setas, pero en cada empre­sa su fun­ción, suel­do y res­pon­sa­bi­li­dad son com­ple­ta­men­te dife­ren­tes. Una mues­tra de lo des­orien­ta­das que están algu­nas com­pa­ñías a la hora hin­car el dien­te a Inter­net y del rédi­to que bus­can sacar agen­cias y con­sul­to­ras en mitad del caos.

“Se ha ven­di­do mucho humo. Aho­ra, cual­quie­ra te colo­ca ser­vi­cios de social media, como si fue­ra un rega­lo”, dice Gar­cía, quien cree que este pro­fe­sio­nal debe­ría ser, en reali­dad, un “ges­tor de comu­ni­ca­ción onli­ne”, interno a la empre­sa y con fun­cio­nes más estra­té­gi­cas que tác­ti­cas. “No se tra­ta de escri­bir men­sa­ji­tos en Face­book. For­mo par­te del depar­ta­men­to de mar­ke­ting y rea­li­za­mos una escu­cha con­ti­nua de las redes socia­les, no te pue­des dor­mir. Es fun­da­men­tal para saber ges­tio­nar una cri­sis”. -

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *