Chá­vez cola­bo­ra con el lin­cha­mien­to judi­cial de lucha­do­res colom­bia­nos – José Anto­nio Gutié­rrez D.

A ries­go de que se me tra­te de agen­te de la CIA, infil­tra­do y otras lin­de­zas, creo nece­sa­rio hablar cla­ro en esta oca­sión y decir con toda hones­ti­dad lo que pien­so res­pec­to a los recien­tes even­tos en Venezuela-Colombia.

La deten­ción ile­gal, inco­mu­ni­ca­ción y extra­di­ción de Joa­quín Pérez Bece­rra, perio­dis­ta, direc­tor de la Agen­cia de Noti­cias Nue­va Colom­bia (ANNCOL), por par­te de las auto­ri­da­des venezolanas[1], es un paso extra­or­di­na­ria­men­te gra­ve, el cual demues­tra has­ta qué pun­to el régi­men está viran­do hacia la dere­cha. No hay que hacer men­ción deta­lla­da a las múl­ti­ples irre­gu­la­ri­da­des de esta deten­ción (Pérez Bece­rra era ciu­da­dano sue­co, no colom­biano, pues renun­ció a esa nacio­na­li­dad; había obte­ni­do asi­lo polí­ti­co lo cual lo con­vier­te en un refu­gia­do, esta­tus para el cual no le fal­tan méri­tos –sobre­vi­vien­te de la UP, ex con­ce­jal de Corin­to, Cau­ca, debió esca­par tras el geno­ci­dio de su par­ti­do, del cual fue víc­ti­ma su pri­me­ra espo­sa-; se dijo que tenía aler­ta roja de INTERPOL, pero pasó por aero­puer­tos sue­cos y ale­ma­nes sin nin­gún incon­ve­nien­te; etc.); bas­ta con decir que este fue un favor al pre­si­den­te colom­biano Juan Manuel San­tos, quien ha demos­tra­do que ha podi­do supe­rar en todos los índi­ces de vio­len­cia a su “maes­tro” el ex man­da­ta­rio Uri­be, pese a que su retó­ri­ca es un poco más edul­co­ra­da. El pro­pio San­tos reco­no­ce con gran rego­ci­jo que este tra­ba­jo fue por encargo:

Le di el nom­bre y le pedí que si nos cola­bo­ra­ba para su cap­tu­ra (…) No titu­beó (…)Hablé esta maña­na con el pre­si­den­te Chá­vez, y le agra­de­cí”[2]

¿Cuál es el cri­men que supues­ta­men­te ha come­ti­do Pérez Bece­rra? Según San­tos, sería el cabe­ci­lla del fan­tas­ma­gó­ri­co “Fren­te Inter­na­cio­nal” de las FARC-EP y “ha sido el res­pon­sa­ble duran­te muchí­si­mos años de toda esa mala pro­pa­gan­da que le han hecho las FARC a Colom­bia en Euro­pa (…) está­ba­mos detrás de él hace mucho tiem­po y por for­tu­na ya está a buen recau­do”. Tra­du­cien­do al crio­llo, el cri­men que se le impu­ta es haber denun­cia­do el terro­ris­mo del Esta­do colom­biano, que vie­ne prac­ti­can­do de hace déca­das al por mayor en con­tra del pue­blo de ese país. Que ANNCOL sea ideo­ló­gi­ca­men­te afín o no a las FARC-EP es un tema secun­da­rio –no exis­te el deli­to de opi­nión en Vene­zue­la, aún cuan­do en Colom­bia sí exis­ta. Aun­que el deli­to de opi­nión es sola­men­te para cier­tas opi­nio­nes, pues un “ideó­lo­go” del para­mi­li­ta­ris­mo como José Obdu­lio Gavi­ria pue­de escri­bir sin nin­gún pro­ble­ma en el prin­ci­pal dia­rio colom­biano, El Tiem­po, dar cáte­dra en las uni­ver­si­da­des, etc. De igual mane­ra, gen­te ideo­ló­gi­ca­men­te afín al para­mi­li­ta­ris­mo (y con rela­cio­nes mucho más pro­fun­das que la iden­ti­dad de ideas) han podi­do lle­gar a ser pre­si­den­tes, sena­do­res, dipu­tados, y con eso si que no hay problema.

Esto no es un tema judi­cial. Este es un tema polí­ti­co, y Chá­vez se ha con­ver­ti­do en un villano del repar­to en esta come­dia bara­ta. Chá­vez aún con­ser­va la retó­ri­ca anti-impe­ria­lis­ta; pero de anti-impe­ria­lis­ta con­cien­te está mutan­do a cola­bo­ra­dor de la estra­te­gia yan­qui para nues­tra región. Lo han lle­va­do hábil­men­te a esta com­pro­me­te­do­ra situa­ción vía su talón de Aqui­les –Colom­bia.

Chá­vez, peón de la estra­te­gia imperialista

Cosas de la vida: hace unos años Chá­vez iba por la vida tra­tan­do a medio mun­do de “cacho­rros” o “peo­nes” del “impe­rio”. Pero vía Colom­bia, el impe­rio ha podi­do empe­zar a dis­ci­pli­nar al dís­co­lo vene­zo­lano. Al impe­ria­lis­mo le bas­tó apre­tar un poco a Chá­vez para asus­tar­lo, demos­tran­do así que éste care­ce de valor y tem­ple para ser un anti impe­ria­lis­ta con­se­cuen­te. Para aco­bar­dar a Chá­vez bas­tó que la oli­gar­quía colom­bia­na lo ame­na­za­ra con los compu­tado­res de Reyes, lo chan­ta­jea­ra con infor­mes del Depar­ta­men­to de Esta­do grin­go y de la DEA que mani­fes­ta­ban su preo­cu­pa­ción por­que Vene­zue­la se “esta­ba con­vir­tien­do en un corre­dor para el nar­co­trá­fi­co” y con otras bufo­na­das de macho­tes, como man­dar a decir­le por boca de Uri­be, “sea varón”. Uri­be, jugan­do al poli­cía malo ablan­dó a Chá­vez, lo que­bró, lo aco­rra­ló, lo des­mo­ra­li­zó. Lue­go San­tos lle­gó con la rama de oli­vo en la mano, jugan­do al buen poli­cía, ter­mi­nan­do así Chá­vez de sucum­bir a la oli­gar­quía colom­bia­na que aho­ra lo tie­ne comien­do de su mano. Y que lo tie­nen don­de lo quie­ren: cola­bo­ran­do gene­ro­sa­men­te con el Plan Colom­bia y con la estra­te­gia con­tra­in­sur­gen­te colom­bia­na que ha dado el “Sal­to Estra­té­gi­co” bus­can­do la cri­mi­na­li­za­ción de cual­quier expre­sión polí­ti­ca aún leja­na­men­te afín a la insurgencia.

Pero la cola­bo­ra­ción de Chá­vez no es algo nue­vo, aún cuan­do aho­ra se está vol­vien­do sis­te­má­ti­ca. Hay que recor­dar que cada vez que mejo­ran las rela­cio­nes entre Colom­bia y Vene­zue­la, Chá­vez se sien­te obli­ga­do a dar mues­tras de bue­na fe entre­gan­do a gue­rri­lle­ros. Men­cio­na­re­mos sola­men­te algu­nos de los casos más recien­tes, para que no se crea que este haya sido un mero lap­sus:

  • En los pri­me­ros cua­tro meses y medio del 2009, Vene­zue­la extra­di­tó a 15 pre­sun­tos gue­rri­lle­ros del ELN. A comien­zos de Mayo fue­ron extra­di­ta­dos Car­los Emi­ro Bus­ta­man­te Rin­cón, Die­go Arman­do Pérez Medi­na, Yaneth Fer­nán­dez, Ben­ja­mín Terán y Gre­go­ria Monterrosa.
  • En Noviem­bre del 2010, extra­di­tó a Osval­do Espi­no­za, supues­to mili­tan­te de las FARC-EP, y a Pris­ci­lla Aya­la y Nel­son Nava­rro, supues­tos gue­rri­lle­ros del ELN.
  • En Enero, extra­di­tó a Nil­son Terán Ferrei­ra, supues­to cabe­ci­lla del ELN.
  • A fines de Mar­zo, Chá­vez depor­tó a dos supues­tos miem­bros del ELN, Car­los Tira­do y Car­los Pérez.Toda esta gen­te y muchí­si­ma más, ha sido entre­ga­da sin nin­gu­na garan­tía, a un gobierno como el colom­biano, don­de se sabe que se tor­tu­ra, ase­si­na a la disi­den­cia y don­de no hay con­di­cio­nes para un jui­cio jus­to, como recien­te­men­te lo recor­dó de mane­ra dra­má­ti­ca el ase­si­na­to en Arau­ca de la jue­za Glo­ria Cons­tan­za Gaona[3], y el caso del supues­to coman­dan­te fariano José Mar­vel Segu­ra, el cual por irre­gu­la­ri­da­des en el pro­ce­so de cap­tu­ra se orde­nó su libertad[4] ‑pero ágil­men­te, la Fis­ca­lía sacó deba­jo de su man­ga una nue­va orden de cap­tu­ra con­tra Segu­ra y el Con­se­jo Supe­rior de la Judi­ca­tu­ra orde­nó una inves­ti­ga­ción en con­tra del juez que dio la orden de liber­tad. Dicho sea de paso, cuan­do ven­cen los tér­mi­nos para mili­ta­res acu­sa­dos de vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos o de para­po­lí­ti­cos, cuan­do que­dó en liber­tad el ex direc­tor del DAS Jor­ge Nogue­ra (por crí­me­nes muchí­si­mo más gra­ves que cual­quie­ra de los que se pue­dan impu­tar a Pérez Bece­rra), y en muchí­si­mas otros casos de crí­me­nes de Esta­do, jamás la Fis­ca­lía se mos­tró tan dili­gen­te para “cas­ti­gar a los culpables”.En los últi­mos meses tam­bién hemos vis­to a Chá­vez cul­ti­van­do hábil­men­te la amis­tad de su “her­mano mayor” Juan Manuel San­tos en reunio­nes con Por­fi­rio Lobos, repre­sen­tan­te máxi­mo de la oli­gar­quía hon­du­re­ña, para dis­cu­tir la rein­co­po­ra­ción de ese país a la OEA (echán­do­se al bol­si­llo a la valien­te resis­ten­cia de ese país, en momen­tos en que sus muer­tos eran repar­ti­dos en la calle por la poli­cía terro­ris­ta). Si esto no es trai­ción, que alguien me expli­que qué es enton­ces ‑sobre todo des­pués de haber voci­fe­ra­do a los cau­tro vien­tos que Hon­du­ras era dic­ta­du­ra, que lo de Junio del 2009 fue un gol­pe, que ese regí­men vio­len­ta­ba al pue­blo, etc.

    La cobar­día, el opor­tu­nis­mo y la trai­ción con­cien­te, no pue­den jus­ti­fi­car­se más que por los apo­lo­gis­tas más cie­gos. Y aún peor cuan­do estos actos han sido hechos a cam­bio de nada. O de casi nada: Walid Makled será extra­di­ta­do en estos días a Venezuela[5]. Nos pre­gun­ta­mos: ¿Cuán­tos com­pa­ñe­ros han sido sacri­fi­ca­dos en este cam­ba­la­che sinies­tro con el régi­men colom­biano, a cam­bio de un solo mise­ra­ble nar­co­tra­fi­can­te? ¿Tan poco valen los revo­lu­cio­na­rios para Chá­vez? ¿Son menos que peo­nes en un jue­go de aje­drez? ¿O es que Walid Makled vale en reali­dad mucho, por­que los secre­tos que dice tener de Chá­vez, sobre corrup­ción y nar­co­trá­fi­co, a lo mejor son ver­dad? Tie­ne que haber algu­na razón muy pode­ro­sa para que Chá­vez ten­ga tan­to inte­rés en Makled; o a lo mejor, en ver­dad, los com­pa­ñe­ros valen poco o nada para las razo­nes del Esta­do vene­zo­lano. Lo que si lla­ma la aten­ción, es que el régi­men colom­biano ha exi­gi­do a Chá­vez garan­tías sobre la pro­tec­ción a los dere­chos huma­nos de Makled. Chá­vez, por su par­te, entre­ga a sus víc­ti­mas sin exi­gir nin­gu­na garan­tía a cambio.

    Pero lo más cho­can­te, es que a Chá­vez no le bas­ta con la cola­bo­ra­ción prác­ti­ca; debe, ade­más, sumar su voz a la pro­pa­gan­da ideo­ló­gi­ca de la con­tra­in­sur­gen­cia colom­bia­na para demos­trar su “res­pe­ta­bi­li­dad bur­gue­sa”. Esto se des­pren­de de las pala­bras uti­li­za­das en el comu­ni­ca­do con el cual anun­ció su deci­sión de extra­di­tar al direc­tor de ANNCOL:

    El Gobierno Boli­va­riano rati­fi­ca así su com­pro­mi­so inque­bran­ta­ble en la lucha con­tra el terro­ris­mo, la delin­cuen­cia y el cri­men orga­ni­za­do, en estric­to cum­pli­mien­to de los com­pro­mi­sos y de la coope­ra­ción inter­na­cio­nal, bajo los prin­ci­pios de paz, soli­da­ri­dad y res­pe­to a los dere­chos huma­nos.

    Nóte­se que es el mis­mo párra­fo que ha uti­li­za­do en ante­rio­res extra­di­cio­nes de supues­tos cola­bo­ra­do­res o miem­bros de la insur­gen­cia. No sola­men­te con­de­na a Pérez Bece­rra antes del jui­cio, sino que ade­más deno­mi­na “terro­ris­mo” a la insur­gen­cia mien­tras que el Esta­do colom­biano sería la encar­na­ción de la “paz, la soli­da­ri­dad y el res­pe­to a los dere­chos huma­nos” (el mis­mo Esta­do colom­biano de los fal­sos posi­ti­vos, de las tor­tu­ras a más de 7.000 pre­sos sin debi­do pro­ce­so, el mis­mo de las dece­nas de miles de des­apa­re­ci­dos y los cin­co millo­nes de secues­tra­dos, el mis­mo del para­mi­li­ta­ris­mo, la para­po­lí­ti­ca y la lim­pie­za social) ¡Qué dis­tan­cia con los días en que Chá­vez pedía esta­tus de “beli­ge­ran­cia” para la insur­gen­cia colom­bia­na! Esta­tus de beli­ge­ran­cia que pedía al res­to de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, pero que él mis­mo no tuvo el valor de otor­gar­les, pudien­do haber­lo hecho.

    Es difí­cil saber qué es lo que espe­ra Chá­vez de estas trai­cio­nes y extra­di­cio­nes… ¿qué el impe­ria­lis­mo le per­do­ne sus “imper­ti­nen­cias” del pasa­do? ¿ganar­se la amis­tad de quie­nes no saben tener ami­gos, como la oli­gar­quía colom­bia­na? ¿qué estos lo quie­ran y lo dejen de tra­tar de “mico” y otros epí­te­tos racis­tas irre­pro­du­ci­bles? ¿con­quis­tar al elec­to­ra­do con­ser­va­dor en las pró­xi­mas elec­cio­nes? ¿sola­men­te con­se­guir la extra­di­ción de Walid Makled ?

    Para­dó­ji­ca­men­te, Pérez Bece­rra via­ja­ba a Vene­zue­la a inte­rio­ri­zar­se más del “pro­ce­so boli­va­riano” y a lla­mar a la soli­da­ri­dad anti-impe­ria­lis­ta… ¡Aho­ra debe estar sufi­cien­te­men­te bien inte­rio­ri­za­do sobre el rum­bo del “pro­ce­so bolivariano”!

    Las Extra­di­cio­nes: inter­na­cio­na­li­za­ción de la Gue­rra Sucia colombiana

    Como hemos acla­ra­do en oca­sio­nes ante­rio­res, estas extra­di­cio­nes, de las cua­les Chá­vez es cóm­pli­ce, son par­te de un pro­ce­so de gue­rra sucia total con­tra la insur­gen­cia por par­te del Esta­do colom­biano, que des­de el 2002 ha deci­di­do cerrar toda puer­ta al diá­lo­go polí­ti­co y jugár­se­las por el exter­mi­nio de las fuer­zas gue­rri­lle­ras y del teji­do social en el cual exis­ten y se ali­men­tan. El com­po­nen­te jurí­di­co de esta gue­rra tie­ne diver­sos aspec­tos, inclui­do el con­cep­to de Gue­rra Jurí­di­ca en con­tra de toda for­ma de opo­si­ción, defen­so­res de dere­chos huma­nos, perio­dis­tas, jue­ces, etc., el cual está com­pren­di­do en los docu­men­tos de la DASpolítica.[6] El con­cep­to de uti­li­zar las extra­di­cio­nes como estra­te­gia de gue­rra y la abier­ta intro­mi­sión del Eje­cu­ti­vo en el queha­cer judi­cial han sido tam­bién deta­lla­dos en el ter­cer pun­to del lla­ma­do “Sal­to Estra­té­gi­co”, la polí­ti­ca que defi­ne la estra­te­gia mili­tar con­tra­in­sur­gen­te del Esta­do colom­biano des­de el 2009, con el cual se busca:

    arti­cu­lar el sis­te­ma judi­cial para que éste pro­duz­ca resul­ta­dos ejem­pla­ri­zan­tes, que bajen la moral de las tro­pas de las FARC [ie. y de la insur­gen­cia en su con­jun­to]. La extra­di­ción, en par­ti­cu­lar, ha sido usa­da como herra­mien­ta en este com­po­nen­te; otro meca­nis­mo muy soco­rri­do fue evi­tar la judi­cia­li­za­ción por rebe­lión y pro­mo­ver con­de­nas por terro­ris­mo (…) Al mis­mo tiem­po, se inten­tó crear un sis­te­ma de pro­tec­ción jurí­di­ca a los efec­ti­vos de las Fuer­zas Mili­ta­res, con el obje­to de pre­ve­nir la des­mo­ra­li­za­ción de la tro­pa ante even­tua­les con­de­nas por vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos”[7]

    El mis­mo San­tos, enton­ces Minis­tro de Defen­sa, había dicho en Mar­zo del 2009 que “segui­re­mos con el tema de la judi­cia­li­za­ción, tra­ba­jan­do en coor­di­na­ción con la Fis­ca­lía, esto con el fin de lograr la cap­tu­ra y con­de­na de los miem­bros acti­vos de las orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas, y de sus mili­cias y gru­pos de apo­yo”[8]

    No cabe duda, con estas decla­ra­cio­nes, que lo últi­mo que pue­de espe­rar Pérez Bece­rra es un jui­cio jus­to en Colom­bia. De hecho, el hom­bre está con­de­na­do de ante­mano por sus opi­nio­nes. A comien­zos del 2010 el Esta­do colom­biano dise­ñó una estra­te­gia para enfren­tar a las voces disi­den­tes en el extran­je­ro, entre las cua­les está ANNCOL. En pala­bras del enton­ces can­ci­ller Bermúdez:

    Hemos dis­cu­ti­do con todos los emba­ja­do­res la impor­tan­cia de que los gobier­nos extran­je­ros estén aten­tos a cual­quier divul­ga­ción que per­mi­ta hacer una apo­lo­gía del cri­men o del terro­ris­mo. Hemos tam­bién orde­na­do con los emba­ja­do­res agen­das para que nues­tras comu­ni­da­des de colom­bia­nos en el exte­rior estén aten­tas a este tipo de mani­fes­ta­cio­nes”[9]

    Las extra­di­cio­nes, enton­ces, jue­gan un papel espe­cí­fi­co en esta inter­na­cio­na­li­za­ción de la gue­rra sucia colom­bia­na: ais­lar a los acto­res insur­gen­tes colom­bia­nos por todos los medios. Como ya lo expre­sé en un artícu­lo anterior:

    La gue­rra sucia en Colom­bia hizo gran par­te de esta tarea a nivel domés­ti­co (geno­ci­dio de la UP, A Luchar, Fren­te Popu­lar, diver­sos movi­mien­tos socia­les, etc.), por ello la exis­ten­cia de inter­lo­cu­to­res en el plano inter­na­cio­nal asu­men espe­cial impor­tan­cia. En este esce­na­rio, el aco­so judi­cial (lo que en la jer­ga del DAS se cono­ce como “gue­rra jurí­di­ca”) a los inter­na­cio­na­lis­tas asu­me un rol cen­tral, y aún cuan­do no se con­si­gan todas las extra­di­cio­nes soli­ci­ta­das, se con­si­gue que los defen­so­res de dere­chos huma­nos, mili­tan­tes de izquier­da, o sim­pa­ti­zan­tes ideo­ló­gi­cos de la insur­gen­cia deban pasar a la defen­si­va, deban entrar al jue­go de defen­der­se en lugar de denun­ciar al régi­men. Cum­ple tam­bién un efec­to inti­mi­da­to­rio en el que el temor a la extra­di­ción pue­da inhi­bir la menor som­bra de “sim­pa­tía” (o aún “empa­tía”) con la insur­gen­cia, aún cuan­do no sea más que reco­no­cer el ori­gen his­tó­ri­co que ésta tie­ne en las injus­ti­cias estruc­tu­ra­les de la socie­dad colom­bia­na. Esta polí­ti­ca ha sido exi­to­sa en gene­ra­li­zar un dis­cur­so polí­ti­co (sobre todo en el sec­tor de las ONGs, el cual fue viru­len­ta­men­te ata­ca­do por el uri­bis­mo) en el cual se res­pon­sa­bi­li­za, pri­me­ro y antes que a nadie, a la insur­gen­cia de cual­quier des­gra­cia que ocu­rra en Colom­bia.”[10]

    Ecua­dor tam­bién entra al juego…

    Pero Vene­zue­la no es el úni­co país “pro­gre” de la región que ha sido cre­cien­te­men­te coop­ta­do por la estra­te­gia impe­ria­lis­ta y con­tra­in­sur­gen­te de Colom­bia. Por par­te de Ecua­dor, tam­bién ha habi­do una nota­ble nor­ma­li­za­ción de las rela­cio­nes con Colom­bia, dete­rio­ra­das des­de el bom­bar­deo colom­biano del 2008 a un cam­pa­men­to de las FARC-EP en terri­to­rio ecua­to­riano. La nor­ma­li­za­ción, que comen­zó cuan­do Uri­be aún era pre­si­den­te, se con­vir­tió en un autén­ti­co roman­ce con San­tos en el poder –pre­ci­sa­men­te, con quien enton­ces era Minis­tro de Defen­sa y quien auto­ri­zó el bom­bar­deo a terri­to­rio ecua­to­riano. Des­pués de varias rabie­tas y de un poco de tea­tro, Correa no sola­men­te nor­ma­li­zó las rela­cio­nes con Colom­bia, a cam­bio de que deja­ran de acu­sar­lo de cola­bo­rar con la insur­gen­cia, sino que ade­más, comen­zó a cola­bo­rar abier­ta­men­te con el Plan Colom­bia y con la estra­te­gia con­tra­in­sur­gen­te, dise­ña­da por el impe­ria­lis­mo, en Colom­bia. Pese a toda la retó­ri­ca de sobe­ra­nía del Ecua­dor, el gobierno colom­biano tie­ne a Correa pre­ci­sa­men­te don­de lo que­ría, es decir, cola­bo­ran­do con el exter­mi­nio de la insurgencia:

    El Ecua­dor mili­ta­ri­zó su fron­te­ra nor­te, lle­gan­do a posi­cio­nar 10.000 efec­ti­vos en la zona y rea­li­zan­do una fuer­te inver­sión en tec­no­lo­gía mili­tar, infra­es­truc­tu­ras y armamento.

    Des­de enton­ces, las fuer­zas arma­das ecua­to­ria­nas han teni­do varios encuen­tros con la gue­rri­lla de las FARC en zonas fron­te­ri­zas, con­se­cuen­cia de los cua­les ha habi­do muer­tos y heri­dos, de mane­ra más nota­ble en el ban­do insur­gen­te. No se regis­tran inci­den­tes con gru­pos para­mi­li­ta­res que ope­ran en la zona sur de Colom­bia, como es el caso de las Águi­las Negras (escin­di­das de las temi­das Auto­de­fen­sas Uni­das de Colom­bia), quie­nes actúan aso­cia­das con los car­te­les de la dro­ga y envuel­tas en acti­vi­da­des ilí­ci­tas como el trá­fi­co de dro­gas, la extor­sión, el robo, los secues­tros y el terro­ris­mo. Sin embar­go, las actua­cio­nes de las Águi­las Negras en terri­to­rio fron­te­ri­zo ecua­to­riano han sido denun­cia­das por pobla­do­res afro des­cen­dien­tes en la pro­vin­cia de Esmeraldas.

    La nor­ma­li­za­ción de las rela­cio­nes entre Ecua­dor y Colom­bia fue pre­ce­di­da por la asun­ción de par­te ecua­to­ria­na del plan estra­té­gi­co colom­biano de com­ba­te a la insur­gen­cia en la zona sur, el cual se cono­ció popu­lar­men­te como la “estra­te­gia del yun­que y el mar­ti­llo”. Según dicha estra­te­gia, des­de Colom­bia se gol­pea mili­tar­men­te a la insur­gen­cia (el mar­ti­llo) que­dan­do impo­si­bi­li­ta­do su replie­gue por la acción del ejér­ci­to ecua­to­riano (el yun­que) en su zona de reta­guar­dia.”[11]

    Como si esto fue­ra poco, Correa ayu­dó a que se sobre­se­ye­ra la cau­sa con­tra San­tos por el bom­bar­deo (en el cual murió un ciu­da­dano ecua­to­riano) en una cor­te de la región ama­zó­ni­ca de Sucum­bíos, al no pre­sen­tar la Fis­ca­lía Gene­ral una acu­sa­ción en su contra.

    La izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na en la encrucijada

    La gra­ve­dad de este vuel­co de los gobier­nos “pro­gre­sis­tas” de Ecua­dor, pero sobre­to­do de Vene­zue­la, nos seña­lan que en el camino de bus­car la “res­pe­ta­bi­li­dad bur­gue­sa” estos gobier­nos han sido capa­ces de sacri­fi­car a algu­nos de sus más fie­les alia­dos y de apu­ña­lar por la espal­da a lucha­do­res socia­les que han sim­pa­ti­za­do con el pro­yec­to polí­ti­co de Chá­vez – recor­de­mos que ANNCOL ha sido un inca­sa­ble defen­sor del “pro­ce­so boli­va­riano” care­cien­do com­ple­ta­men­te de sen­ti­do crí­ti­co. De hecho, en las ante­rio­res extra­di­cio­nes no dije­ron ni pío, y ter­mi­nó por cum­plir­se ese pro­ver­bio de Ber­told Bre­cha que reza “pri­me­ro vinie­ron por los otros y yo no dije nada, cuan­do vinie­ron por mí ya no que­da­ba nadie que me pudie­ra defen­der”.

    Siem­pre he pen­sa­do que una de las dife­ren­cias entre la izquier­da y la dere­cha es que la últi­ma no tie­ne una pala­bra equi­va­len­te a “com­pa­ñe­ro”. Cuan­do el sen­ti­do de esa pala­bra se pier­de en medio de un mar de trai­cio­nes, ya no que­da nada.

    Si aho­ra no hay crí­ti­ca, no la habrá jamás. Pero la crí­ti­ca debe ir más allá del hecho pun­tual. Por­que esto no es un paso ais­la­do, sino que es par­te de un pro­ce­so cre­cien­te de dege­ne­ra­ción buro­crá­ti­ca, de sofo­ca­mien­to de la ini­cia­ti­va y de lo poco que ha habi­do poder popu­lar, de dere­chi­za­ción de las polí­ti­cas y del esti­lo de hacer­las. El deba­te ya no es si el mode­lo de “socia­lis­mo para el siglo XXI” se cons­trui­rá más des­de arri­ba o más des­de aba­jo; a esta altu­ra está cla­ro que las ini­cia­ti­vas de arri­ba están estan­ca­das y que se debe empe­zar un pro­ce­so agu­do de recom­po­si­ción del hori­zon­te revo­lu­cio­na­rio para Amé­ri­ca Lati­na. Por­que si la ser­vi­dum­bre ideo­ló­gi­ca al “cha­vis­mo” (sea lo que sea este con­cep­to) se sigue impo­nien­do, la revo­lu­ción lati­no­ame­ri­ca­na entra a un pun­to muerto.

    Cier­to es que esta trai­ción (no pue­do lla­mar­la de otra mane­ra) ha des­per­ta­do amplias crí­ti­cas y que los crí­ti­cos, por aho­ra, no han sido tra­ta­dos de “agen­tes de la CIA”. Inclu­so, la sin­di­cal vene­zo­la­na afec­ta a Chá­vez, ÚNETE, ha expresado:

    Esa deten­ción y el con­te­ni­do del comu­ni­ca­do del gobierno vene­zo­lano, asu­mien­do ya una pos­tu­ra con­de­na­to­ria, cali­fi­can­do de terro­ris­ta y delin­cuen­te a un mili­tan­te revo­lu­cio­na­rio, a la usan­za del impe­ria­lis­mo yan­qui y sus laca­yos, son con­tra­rios total­men­te a la espe­ran­za libe­ra­do­ra y antim­pe­ria­lis­ta que pro­yec­ta el pro­ce­so boli­va­riano.” [Nues­tro énfasis]

    Pero es nece­sa­rio ir más allá, según lo dic­ta la gra­ve­dad del acto. Los ele­men­tos genui­na­men­te revo­lu­cio­na­rios en el movi­mien­to boli­va­riano, en lugar de limi­tar­se a supli­car “rec­ti­fi­ca­cio­nes” a Chá­vez, como si esto no fue­ra resul­ta­do de una orien­ta­ción polí­ti­ca con­cien­te y bas­tan­te sis­te­má­ti­ca, sino un mero lap­sus, harían mejor en abrir los ojos, comen­zar un pro­fun­do pro­ce­so de auto­crí­ti­ca y ter­mi­nar con el deses­pe­ran­te “cul­to a la per­so­na­li­dad” que carac­te­ri­za a la izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na. La lucha popu­lar, aún la más tibia, no es patri­mo­nio de nin­gún cau­di­llo sino que per­te­ne­ce a los pue­blos. Ya es hora de dejar de jus­ti­fi­car cual­quier vol­te­re­ta y cual­quier trai­ción de Chá­vez o cual­quier otro cau­di­llo de turno.

    En los momen­tos pre­ci­sa­men­te en que el enemi­go de cla­se refuer­za su ata­que en con­tra de los lucha­do­res socia­les, sea cual sea su signo, es cuan­do hay que hacer car­ne ese ada­gio popu­lar de que la soli­da­ri­dad es la ter­nu­ra de los pue­blos. Si ellos inter­na­cio­na­li­zan la gue­rra sucia, noso­tros debe­mos inter­na­cio­na­li­zar la lucha revo­lu­cio­na­ria, lo cual sig­ni­fi­ca no sola­men­te el apo­yo inter­na­cio­na­lis­ta al pue­blo colom­biano que resis­te los emba­tes de la oli­gar­quía más reac­cio­na­ria y san­grien­ta del con­ti­nen­te, sino que ade­más, pro­fun­di­zar nues­tro com­pro­mi­so con las trans­for­ma­cio­nes estruc­tu­ra­les en nues­tras pro­pias socie­da­des, aún cuan­do el sta­tus quo se dis­fra­ce con ropa­jes “pro­gres”.

    A los revo­lu­cio­na­rios, el úni­co asi­lo que exis­te es la trin­che­ra de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta. A Chá­vez, el des­tino de los trai­do­res es siem­pre el mis­mo: que­dar­se solos.

    José Anto­nio Gutié­rrez D.
    25 de Abril

  • Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

    Share on Facebook
    Share on Twitter

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.