Se cum­plen 25 años de la muer­te de Simo­ne de Beau­voir, icono femi­nis­ta – Géne­ro con clase

Al mar­gen de su impor­tan­cia en la lucha femi­nis­ta la escri­to­ra fran­ce­sa tam­bién fue una figu­ra rese­ña­ble del com­pro­mi­so polí­ti­co y filosófico
Ter­ce­ra Información
El pasa­do 14 abril se cum­plían 25 años de la muer­te de Simo­ne de Beau­voir, escri­to­ra e inte­lec­tual fran­ce­sa que des­ta­có por sus apor­ta­cio­nes al femi­nis­mo pero que tam­bién refle­xio­nó des­de el pen­sa­mien­to de izquier­da sobre la socie­dad del momento.

Ads­cri­ta al movi­mien­to exis­ten­cia­lis­ta, cono­ció a Jean Paul Sar­tre mien­tras estu­dia­ba filo­so­fía en la Sor­bo­na. Ambos man­ten­drían una rela­ción mar­ca­da por la liber­tad y enfren­ta­da a las con­ven­cio­nes bur­gue­sas pero que con el paso del tiem­po se ha mos­tra­do mar­ca­da por su sufri­mien­to y muchas veces encon­tra­da con sus pro­pia “ideo­lo­gía”.

Ejer­ce­rá su pro­fe­sión de pro­fe­so­ra has­ta que escri­be su pri­me­ra nove­la, “La invi­ta­da”, en 1943” en ple­na II Gue­rra Mun­dial y que uti­li­za un trío amo­ro­so para abor­dar el tema de la con­fron­ta­ción entre liber­tad indi­vi­dual y colec­ti­vo , aspec­to que segui­rá pre­sen­te en sus siguien­tes obras “La san­gre de los otros” o “Los mandarines”.

La rea­li­za­ción de ensa­yos es otro de los pun­tos impor­tan­tes en la vida cul­tu­ral de la artis­ta fran­ce­sa. Obras como “El exis­ten­cia­lis­mo y la sabi­du­ría de los pue­blos”, en la que reco­pi­la varios tex­tos sobre dicha corrien­te cul­tu­ral refle­xio­nan­do sobre ella, sus pro­ble­mas y su fun­ción en la sociedad.

Su pen­sa­mien­to polí­ti­co que inclu­yó la defen­sa del Mayo del 68, el maoís­mo o la lucha de Arge­lia con­tra Fran­cia, se pue­de encon­trar en libros como “El pen­sa­mien­to polí­ti­co de la dere­cha” o “La lar­ga mar­cha (Ensa­yo sobre China)”.

Pero segu­ra­men­te su obra más reco­no­ci­da sea “El segun­do sexo”, dura­men­te cri­ti­ca­do en su momen­to y asu­mi­do como uno de los ensa­yos capi­ta­les sobre el femi­nis­mo, en la que refle­xio­na sobre el hecho de ser mujer a lo lar­go de la his­to­ria, la for­ma en que la socie­dad ha cons­trui­do su ima­gen y de qué mane­ra esca­par de ella.

Simo­ne de Beau­voir nun­ca renun­ció a plas­mar sobre las pági­nas su pro­pia vida, de ahí los dife­ren­tes tomos auto­bio­grá­fi­cos (Memo­rias de una joven for­mal, La fuer­za de las cosas , La cere­mo­nia del adiós, etc..) que escri­bió y en los que se mue­ve des­de su evo­lu­ción per­so­nal has­ta la rela­ción con Jean Paul Sartre.

Decir que la escri­to­ra fran­ce­sa fue una ade­lan­ta­da a su tiem­po pue­de sonar a fra­se hecha pero la reali­dad es que muchas de sus refle­xio­nes toda­vía siguen vigen­tes y en pleno dere­cho para ser rei­vin­di­ca­das, lo que hace que su figu­ra toda­vía hoy sea esencial.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.