Pesa­di­lla… – Ingrid Stor­gen

La sema­na que pasó, pare­ció cosa ‘e man­din­ga* y uno tie­ne moti­vos har­to sufi­cien­tes para preo­cu­par­se. Comen­zó la “man­din­guea­da”** con una gra­ví­si­ma acu­sa­ción que un gru­po de gen­te de izquier­da lan­za­ra con­tra un com­pa­ñe­ro tam­bién de izquier­da, echan­do sobre él un man­to de dudas para algu­nos y de reafir­ma­ción de la soli­da­ri­dad, para otros algu­nos, con ese com­pa­ñe­ro, de tra­yec­to­ria impe­ca­ble.
Casi que nos está­ba­mos repo­nien­do cuan­do vol­vió la luz y la ver­dad que­dó, como debe estar siem­pre, com­ple­ta­men­te des­nu­da, sin mácu­la y sin peca­do con­ce­bi­da.
Sor­tea­mos el mal rato –que no fue de pocos- nos fui­mos a dor­mir tran­qui­los.
Por una noche, al menos.
Cosas de la vida con­fir­man que los pue­blos esta­mos con­de­na­dos a pade­cer. Lo que se hace inen­ten­di­ble es que los mache­ta­zos nos lle­guen des­de espa­cios a los que sen­ti­mos nues­tros. Por­que, que nos cas­ti­gue el enemi­go de son­ri­sas y sue­ños jus­tos, bueno, qué otra cosa espe­rar, pero que nos mue­lan a pala­zos los ami­gos ya es otra dife­ren­te y real­men­te me preo­cu­pa muy, pero muy, mucho más.
Ano­che sufrí una pesa­di­lla y me dicen que fue colec­ti­va ¿será que uno no está acos­tum­bra­do a soñar en “mí” sino en “noso­tros”? Lo tene­mos incor­po­ra­do y esta­mos habi­tua­dos a que se digan cosas, a pade­cer­las, a ver­le el ros­tro a la injus­ti­cia y gene­ral­men­te somos espec­ta­do­res in situ, tes­ti­gos de cómo la jus­ti­cia jue­ga a las escon­di­das con nues­tros sen­ti­mien­tos. Gra­ve la cues­tión en estos casos.
Esa pesa­di­lla fue horro­ro­sa (me afe­rro a seguir cre­yen­do que fue pesa­di­lla) Que sólo soñé que una nue­va mons­truo­si­dad se esta­ba come­tien­do con­tra un hom­bre de pue­blo, soli­da­rio, rebel­de. Perio­dis­ta peca­dor por no some­ter­se a la gran pren­sa des­in­for­ma­ti­va sino por ele­gir ser par­te de la otra.
De la que mues­tra el pade­cer de los pobres y la impu­ni­dad de los geno­ci­das. Estoy hablan­do del com­pa­ñe­ro Joa­quín Pérez Bece­rra, de nacio­na­li­dad sue­co-colom­biano. ¡Soñé que fue dete­ni­do por Inter­pol pero cuan­do pisa­ba tie­rra BOLIVARIANA!
Boli­va­ria­na como es él, menu­do deta­lle…
Soña­ba con la tie­rra de quien lla­mo “Mi Coman­dan­te Com­pa­ñe­ro, Hugo Chá­vez Frías”. Cama­ra­da, ejem­plo que qui­sie­ra se ins­ta­le en mi tie­rra y en tie­rras her­ma­nas.
Soñé que decían que “el gobierno boli­va­riano rati­fi­ca com­pro­mi­so en la lucha con­tra el terro­ris­mo y el cri­men orga­ni­za­do”. Es decir, repro­du­cien­do el dis­cur­so de los ase­si­nos.
Soñé, en ese sue­ño espan­to­so, que esta­ba soñan­do mal, que a quien ver­da­de­ra­men­te se “caza­ba” era a Uri­be, o a San­tos, o a Posa­da Carri­les, a Car­los Mon­ta­ner. Pero en mi pesa­di­lla con­ti­nué vien­do el ros­tro del perio­dis­ta. Y me resis­tía a seguir soñan­do y daba vuel­tas y vuel­tas, tra­tan­do de des­per­tar pero ya esta­ba des­pier­ta y me deses­pe­ré por­que no podía enten­der que mi Cama­ra­da, mi ejem­plo, mi ada­lid haya con­fun­di­do tan gro­se­ra­men­te el obje­ti­vo.
En mi sue­ño no vi que se detu­vie­ra a quie­nes estu­vie­ron, en con­cor­dan­cia con el depar­ta­men­to de esta­do nor­te­ame­ri­cano, a pun­to de dar comien­zo a una gue­rra entre paí­ses her­ma­nos. No, se detu­vo a un perio­dis­ta que pecó por exce­so de soli­da­ri­dad, que se atre­vió, que fue capaz de que­brar­le las coyun­tu­ras de los talo­nes al cri­men orga­ni­za­do que dejó cen­te­na­res de miles de muer­tos en Colom­bia.
¡¡¡¡¡Esa pesa­di­lla me hacía ver que el com­pa­ñe­ro, Pérez Bece­rra, figu­ra­ba en la Lis­ta Roja de Inter­pol, pero en Vene­zue­la, no en el aero­puer­to en el cual embar­có antes de arri­bar allí!!!!!!!!
Nue­va­men­te, tra­té de des­per­tar, con los ojos lle­nos de lágri­mas, un sudor frío reco­rrien­do mi espal­da y un gus­to a decep­ción tan fuer­te que no encon­tra­ba la for­ma de qui­tar­lo, no de mi boca, sino del alma.
Al des­per­tar, me aba­lan­cé a encen­der el compu­tador como para com­pro­bar que real­men­te lo que pade­cí fue una tre­men­da pesa­di­lla. El apa­ra­to se encen­dió, mi Cama­ra­da, dije para mis aden­tros.
Me pidió la orden de conec­tar a Inter­net, mi Cama­ra­da, seguí dicien­do. Conec­ta­da, abrí mi correo pero me dene­gó la entra­da por­que puse como con­tra­se­ña: mi Cama­ra­da, no
Vol­ví a inten­tar y de pron­to una mano salió de la pan­ta­lla, me abo­fe­teó des­pia­da­da, me sacu­dió, me demos­tró lo que no que­ría ver.
En una lágri­ma bai­lo­tea­ba la decep­ción mien­tras corría por mi ros­tro. Seguí bal­bu­cean­do ¡MI CAMARADA, MI EJEMPLO, MI ADALID NOOOOOO!
Enton­ces cuen­to lo que ya no sé si fue cosa ‘e man­din­ga o es que aca­so, sigo enros­ca­da den­tro de la mis­ma pesa­di­lla…
Creo que toda­vía no des­per­té por­que el com­pa­ñe­ro, dicen que pue­de ser extra­di­ta­do a Colom­bia, por pedi­do de su pre­si­den­te, quien en mi sue­ño apun­ta­ba en su agen­da un nue­vo “fal­so posi­ti­vo”…

*Man­din­ga: nom­bre que se da a la repre­sen­ta­ción del dia­blo.
**Man­din­guea­da: cosa del dia­blo

* En soli­da­ri­dad con el com­pa­ñe­ro Joa­quín Pérez Bece­rra

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *