CADTM: 20 años de lucha al lado de los explo­ta­dos – Eric Tous­saint

La cri­sis sacu­de a la Unión Euro­pea has­ta los cimien­tos. Para varios paí­ses la soga de la deu­da públi­ca se cie­rra sobre ellos y están asfi­xia­dos por los mer­ca­dos finan­cie­ros. Con la com­pli­ci­dad acti­va de los gobier­nos, de la Comi­sión Euro­pea, del Ban­co Cen­tral Euro­peo y del FMI, las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras res­pon­sa­bles de la cri­sis se enri­que­cen y espe­cu­lan sobre las deu­das de los Esta­dos. La patro­nal apro­ve­cha la situa­ción para lan­zar una ofen­si­va bru­tal con­tra una serie de dere­chos eco­nó­mi­cos y socia­les de la mayo­ría de la pobla­ción.

La reduc­ción del défi­cit públi­co no debe hacer­se redu­cien­do los gas­tos socia­les públi­cos, sino luchan­do con­tra el gran frau­de fis­cal y gra­van­do más el capi­tal, las tran­sac­cio­nes finan­cie­ras, el patri­mo­nio y las ren­tas de los más ricos. Para redu­cir el défi­cit, tam­bién es nece­sa­rio redu­cir drás­ti­ca­men­te los gas­tos de arma­men­to, así como otros gas­tos social­men­te inú­ti­les y peli­gro­sos para el medio ambien­te. En cam­bio es fun­da­men­tal aumen­tar los gas­tos socia­les, espe­cial­men­te para amor­ti­guar los efec­tos de la depre­sión eco­nó­mi­ca. Pero más allá hay que con­si­de­rar esta cri­sis como una posi­bi­li­dad de rom­per con la lógi­ca capi­ta­lis­ta y rea­li­zar un cam­bio radi­cal de socie­dad. La nue­va lógi­ca que hay que cons­truir debe­rá rom­per con el pro­duc­ti­vis­mo, incluir la cues­tión eco­ló­gi­ca, erra­di­car las diver­sas for­mas de opre­sión [racial, patriar­cal, etc.] y pro­mo­ver los bie­nes comu­nes.

Para eso es nece­sa­rio cons­truir un fren­te anti­cri­sis, tan­to a esca­la euro­pea como local­men­te, con el fin de agru­par las ener­gías para crear una rela­ción de fuer­za favo­ra­ble a la pues­ta en prác­ti­ca de solu­cio­nes radi­ca­les cen­tra­das en la jus­ti­cia social y cli­má­ti­ca. Des­de agos­to de 2010 el CADTM ha for­mu­la­do ocho pro­pues­tas rela­ti­vas a la actual cri­sis euro­pea |1|. El ele­men­to cen­tral es la nece­si­dad de pro­ce­der a la anu­la­ción de la par­te ile­gi­ti­ma de la deu­da públi­ca. Para ello, el CADTM reco­mien­da la rea­li­za­ción de una audi­to­ría de la deu­da públi­ca efec­tua­da bajo con­trol ciu­da­dano. En deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias dicha audi­to­ría debe­rá com­bi­nar­se con la sus­pen­sión uni­la­te­ral y sobe­ra­na del reem­bol­so de la deu­da públi­ca. El obje­ti­vo de la audi­to­ría es lle­gar a la anulación/​repudio de la par­te ile­gal de la deu­da públi­ca y a una fuer­te reduc­ción del res­to de la deu­da.

La reduc­ción drás­ti­ca de la deu­da públi­ca es una con­di­ción nece­sa­ria pero insu­fi­cien­te para sacar a los paí­ses de la Unión Euro­pea de la cri­sis. Hay que com­ple­tar­la con toda una serie de medi­das de gran ampli­tud en dife­ren­tes ámbi­tos.

1. Rea­li­zar una audi­to­ría de la deu­da públi­ca con el fin de anu­lar la par­te ile­gi­ti­ma

Una par­te impor­tan­te de la deu­da públi­ca de los Esta­dos de la Unión Euro­pea es ile­gi­ti­ma por­que es el resul­ta­do de una polí­ti­ca deli­be­ra­da de gobier­nos que deci­die­ron pri­vi­le­giar sis­te­má­ti­ca­men­te a una cla­se social, la cla­se capi­ta­lis­ta, y a otros sec­to­res favo­re­ci­dos, en detri­men­to del res­to de la socie­dad. La reba­ja de impues­tos sobre las ren­tas altas de las per­so­nas físi­cas, sobre sus patri­mo­nios y sobre los bene­fi­cios de las empre­sas pri­va­das, han lle­va­do a los pode­res públi­cos a incre­men­tar la deu­da públi­ca con el fin de cubrir el agu­je­ro pro­du­ci­do por esa reba­ja. Así, dichos pode­res públi­cos han aumen­ta­do fuer­te­men­te la car­ga impo­si­ti­va sobre los hoga­res modes­tos que cons­ti­tu­yen la mayo­ría de la pobla­ción. A eso hay que aña­dir, des­de 2007 – 2008, el res­ca­te de las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras pri­va­das, res­pon­sa­bles de la cri­sis, que ha cos­ta­do muy caro a las finan­zas públi­cas y ha hecho esta­llar la deu­da públi­ca. La dis­mi­nu­ción de los ingre­sos pro­vo­ca­da por la cri­sis que han cau­sa­do las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras pri­va­das, una vez más se ha teni­do que cubrir con prés­ta­mos masi­vos. Ese mar­co gene­ral seña­la cla­ra­men­te la ile­gi­ti­mi­dad de una par­te impor­tan­te de las deu­das públi­cas. A eso se aña­de, en cier­to núme­ro de paí­ses some­ti­dos al chan­ta­je de los mer­ca­dos finan­cie­ros, otras fuen­tes evi­den­tes de ile­gi­ti­mi­dad. Las nue­vas deu­das con­traí­das a par­tir de 2008 se han asu­mi­do en un con­tex­to en el que los ban­que­ros [y otras ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras pri­va­das] uti­li­zan el dine­ro con­se­gui­do de los ban­cos cen­tra­les a tipos de inte­rés bajos para espe­cu­lar y obli­gar a los pode­res públi­cos a aumen­tar las remu­ne­ra­cio­nes que éstos tie­nen que reem­bol­sar. Ade­más en paí­ses como Gre­cia, Hun­gría, Leto­nia, Ruma­nia o Irlan­da, los prés­ta­mos con­ce­di­dos por el FMI se han com­bi­na­do con con­di­cio­nes que cons­ti­tu­yen una vio­la­ción de los dere­chos eco­nó­mi­cos y socia­les de las pobla­cio­nes. Con el agra­van­te de que esas con­di­cio­nes, una vez más, favo­re­cen a los ban­que­ros y a las demás ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras. Tam­bién por estas razo­nes son ile­gi­ti­mas. Final­men­te, en algu­nos casos se ha hecho bur­la de la volun­tad popu­lar: por ejem­plo, mien­tras que en febre­ro de 2011 una amplia mayo­ría de los irlan­de­ses votó con­tra los par­ti­dos que hicie­ron rega­los a los ban­cos y acep­ta­ron las con­di­cio­nes impues­tas por la Comi­sión Euro­pea y el FMI, la nue­va coa­li­ción guber­na­men­tal con­ti­núa gros­so modo la mis­ma polí­ti­ca que sus pre­de­ce­so­res. Más gene­ral­men­te, en algu­nos paí­ses se asis­te a la mar­gi­na­ción del poder legis­la­ti­vo en bene­fi­cio de una polí­ti­ca de hechos con­su­ma­dos impues­ta por el poder eje­cu­ti­vo que pasa los acuer­dos con la Comi­sión Euro­pea y el FMI. A con­ti­nua­ción el poder eje­cu­ti­vo pre­sen­ta al Par­la­men­to ese acuer­do «lo tomas o lo dejas», que lle­ga inclu­so a orga­ni­zar un deba­te sin vota­ción en asun­tos de pri­mer orden. La ten­den­cia del poder eje­cu­ti­vo a trans­for­mar el órgano legis­la­ti­vo en una ofi­ci­na de regis­tro se refuer­za.

En ese inquie­tan­te con­tex­to, sabien­do que antes o des­pués una serie de Esta­dos se enfren­ta­rá al ries­go con­cre­to de la impo­si­bi­li­dad de pagar por fal­ta de liqui­dez y que el reem­bol­so de una deu­da ile­gi­ti­ma es inacep­ta­ble por prin­ci­pios, con­vie­ne pro­nun­ciar­se cla­ra­men­te por la anu­la­ción de las deu­das ile­gi­ti­mas. Anu­la­ción cuyo cos­te debe recaer sobre los cul­pa­bles de la cri­sis, a saber, las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras pri­va­das.

Para los paí­ses como Gre­cia, Irlan­da, Por­tu­gal o los paí­ses de Euro­pa del Este [y los de fue­ra de la Unión Euro­pea, como Islan­dia], es decir, los paí­ses que están some­ti­dos al chan­ta­je de los espe­cu­la­do­res, del FMI y de otros orga­nis­mos como la Comi­sión Euro­pea, con­vie­ne recu­rrir a una mora­to­ria uni­la­te­ral del reem­bol­so de la deu­da públi­ca. Esta pro­pues­ta se hace popu­lar en los paí­ses más afec­ta­dos por la cri­sis. A fina­les de noviem­bre de 2010 en Dublín, en una encues­ta de opi­nión rea­li­za­da por telé­fono a cer­ca de 500 per­so­nas, el 57% de los irlan­de­ses pre­gun­ta­dos se pro­nun­ció a favor de la sus­pen­sión del pago de la deu­da [«default» en inglés] más que por la ayu­da de emer­gen­cia del FMI y Bru­se­las. «Default ! say the peo­ple» [el pue­blo por la sus­pen­sión del pago] titu­la­ba el Sun­day Inde­pen­dent, prin­ci­pal dia­rio de la isla. Según el CADTM, ese tipo de mora­to­ria uni­la­te­ral debe unir­se a la rea­li­za­ción de una audi­to­ría de los prés­ta­mos públi­cos [con par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na]. La audi­to­ría debe per­mi­tir que se apor­ten al gobierno y a la opi­nión públi­ca las prue­bas y los argu­men­tos nece­sa­rios para la anulación/​repudio de la par­te de la deu­da iden­ti­fi­ca­da como ile­gi­ti­ma. El dere­cho inter­na­cio­nal y el dere­cho interno de los paí­ses ofre­cen una base legal para ese tipo de acción sobe­ra­na uni­la­te­ral de anulación/​repudio.

A los paí­ses que recu­rran a la sus­pen­sión del pago, con la expe­rien­cia sobre la cues­tión de la deu­da de los paí­ses del sur, el CADTM pone en guar­dia con res­pec­to a una medi­da insu­fi­cien­te, una sim­ple sus­pen­sión del reem­bol­so de la deu­da, que pue­de reve­lar­se con­tra­pro­du­cen­te. Hay que hacer la mora­to­ria sin aña­di­do de intere­ses de demo­ra sobre las sumas no reem­bol­sa­das.

En otros paí­ses como Fran­cia, Gran Bre­ta­ña o Ale­ma­nia, no es impe­ra­ti­vo decre­tar una mora­to­ria uni­la­te­ral duran­te la rea­li­za­ción de la audi­to­ría. Pero tam­bién debe lle­var­se a cabo allí con el fin de deter­mi­nar la ampli­tud de la anulación/​repudio a la que habrá que pro­ce­der. En caso de dete­rio­ro de la coyun­tu­ra inter­na­cio­nal la sus­pen­sión del pago pue­den lle­gar a ser nece­sa­ria inclu­so para los paí­ses que se creen a sal­vo del chan­ta­je de los pres­ta­mis­tas pri­va­dos.

La par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na es la con­di­ción impe­ra­ti­va para garan­ti­zar la obje­ti­vi­dad y la trans­pa­ren­cia de la audi­to­ría. Esta comi­sión de audi­to­ría debe­rá estar com­pues­ta espe­cial­men­te por los dife­ren­tes órga­nos del Esta­do afec­ta­dos, así como por audi­to­res exper­tos de las finan­zas públi­cas, eco­no­mis­tas, juris­tas, cons­ti­tu­cio­na­lis­tas, repre­sen­tan­tes de los movi­mien­tos socia­les… y per­mi­ti­rá deter­mi­nar las dis­tin­tas res­pon­sa­bi­li­da­des en el pro­ce­so de endeu­da­mien­to y exi­gir que los res­pon­sa­bles, tan­to nacio­na­les como inter­na­cio­na­les, rin­dan cuen­tas a la jus­ti­cia. En caso de hos­ti­li­dad de un gobierno con res­pec­to a la audi­to­ría, será nece­sa­rio cons­ti­tuir una comi­sión ciu­da­da­na de audi­to­ría sin par­ti­ci­pa­ción guber­na­men­tal

En cual­quier caso es legí­ti­mo que las ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das y las per­so­nas físi­cas de altas ren­tas que poseen los títu­los de esas deu­das asu­man el cos­te de la anu­la­ción de deu­das sobe­ra­nas ile­gi­ti­mas, ya que son amplia­men­te res­pon­sa­bles de la cri­sis de la cual, por aña­di­du­ra, se bene­fi­cia­ron lar­ga­men­te. El hecho de que deban asu­mir el cos­te de la anu­la­ción no es más que una jus­ta vuel­ta hacia una mayor jus­ti­cia social. Es impor­tan­te ela­bo­rar un regis­tro de los pro­pie­ta­rios de títu­los con el fin de indem­ni­zar a los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas con ren­tas bajas y medias que haya entre ellos.

Si la audi­to­ría demues­tra la exis­ten­cia de deli­tos rela­cio­na­dos con el endeu­da­mien­to ile­gal, hay que con­de­nar fir­me­men­te a sus auto­res a pagar las repa­ra­cio­nes y no per­mi­tir que se libren de las penas de cár­cel en fun­ción de la gra­ve­dad de sus actos. Hay que exi­gir jus­ti­cia con­tra las auto­ri­da­des que pusie­ron en mar­cha los prés­ta­mos ile­ga­les.

En cuan­to a las deu­das que no están afec­ta­das de ile­gi­ti­mi­dad, con­ven­dría impo­ner un esfuer­zo a los acree­do­res en tér­mi­nos de reduc­ción del stock y de los tipos de inte­rés, así como una amplia­ción del perío­do de reem­bol­so. Tam­bién seria con­ve­nien­te efec­tuar una dis­cri­mi­na­ción posi­ti­va a favor de los peque­ños pro­pie­ta­rios de títu­los de la deu­da públi­ca que con­ven­dría reem­bol­sar nor­mal­men­te. Por otra par­te, el mon­tan­te de la par­te del pre­su­pues­to del Esta­do des­ti­na­do al reem­bol­so de la deu­da debe­rá limi­tar­se en fun­ción de la situa­ción de la eco­no­mía, de la capa­ci­dad de reem­bol­so de los pode­res públi­cos y del carác­ter irre­du­ci­ble de los gas­tos socia­les. Hay que ins­pi­rar­se en lo que se hizo con Ale­ma­nia tras la Segun­da Gue­rra Mun­dial. El Acuer­do de Lon­dres de 1953 sobre la deu­da ale­ma­na, que con­sis­tía, en par­ti­cu­lar, en redu­cir el 62% del stock de la deu­da, esti­pu­la­ba que la rela­ción entre el ser­vi­cio de la deu­da y los ingre­sos de las expor­ta­cio­nes no debía sobre­pa­sar el 5%. |2| Se podría defi­nir una ratio de este tipo: la suma asig­na­da al reem­bol­so de la deu­da no pue­de exce­der el 5% de los ingre­sos del Esta­do. Tam­bién hay que adop­tar un mar­co legal para evi­tar que se repi­ta la cri­sis que comen­zó en 2007 – 2008: prohi­bi­ción de socia­li­zar las deu­das pri­va­das, obli­ga­ción de orga­ni­zar una audi­to­ría per­ma­nen­te de la polí­ti­ca de endeu­da­mien­to públi­co con par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, impres­crip­ti­bi­li­dad de los deli­tos rela­cio­na­dos con el endeu­da­mien­to ile­gal, nuli­dad de las deu­das ile­ga­les…

2. Dete­ner los pla­nes de aus­te­ri­dad, son injus­tos y pro­fun­di­zan la cri­sis

De acuer­do con las exi­gen­cias del FMI, los gobier­nos de los paí­ses euro­peos han opta­do por impo­ner a sus pue­blos polí­ti­cas de estric­ta aus­te­ri­dad, con cla­ros recor­tes en el gas­to públi­co: jubi­la­cio­nes en la fun­ción públi­ca, con­ge­la­ción e inclu­so reba­ja de los sala­rios de los fun­cio­na­rios, reduc­ción del acce­so a algu­nos ser­vi­cios públi­cos vita­les y de pro­tec­ción social, retra­so de la edad de jubi­la­ción. A la inver­sa las empre­sas públi­cas recla­man ‑y obtie­nen- un aumen­to de sus tari­fas mien­tras que el cos­te del acce­so a la sani­dad y la edu­ca­ción tam­bién se revi­sa al alza. Cre­ce el recur­so a la subi­da de impues­tos indi­rec­tos par­ti­cu­lar­men­te injus­tos, en espe­cial el IVA. Las empre­sas públi­cas del sec­tor com­pe­ten­te se pri­va­ti­zan masi­va­men­te. Las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad que se ponen en prác­ti­ca se están empu­jan­do a un nivel nun­ca vis­to des­de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. De esta for­ma los efec­tos de la cri­sis se dupli­can por los pre­sun­tos reme­dios que se diri­gen sobre todo a pro­te­ger los intere­ses de los pro­pie­ta­rios de capi­ta­les. En resu­men, ¡los ban­que­ros beben, los pue­blos pagan!

Pero los pue­blos cada vez tole­ran menos la injus­ti­cia de esas refor­mas carac­te­ri­za­das por una amplia regre­sión social. En tér­mi­nos rela­ti­vos son los tra­ba­ja­do­res, los para­dos y las fami­lias más modes­tas quie­nes más tie­nen que con­tri­buir para que los Esta­dos con­ti­núen engor­dan­do a los acree­do­res. Y entre las pobla­cio­nes más afec­ta­das las muje­res ocu­pan el pri­mer pues­to, ya que la actual orga­ni­za­ción de la eco­no­mía y la socie­dad patriar­cal hace que cai­gan sobre ellas los desas­tro­sos efec­tos de la pre­ca­rie­dad, del tra­ba­jo par­cial y mal paga­do. Afec­ta­das direc­ta­men­te por la degra­da­ción de los ser­vi­cios socia­les públi­cos, ellas pagan un pre­cio muy alto. La lucha para impo­ner otra lógi­ca es indi­so­cia­ble de la lucha por el res­pe­to total de los dere­chos de las muje­res.

3. Ins­tau­rar una ver­da­de­ra jus­ti­cia fis­cal euro­pea y una jus­ta redis­tri­bu­ción de la rique­za. Prohi­bir las tran­sac­cio­nes con los paraí­sos judi­cia­les y fis­ca­les. Luchar con­tra el frau­de fis­cal masi­vo de las gran­des empre­sas y de los más ricos

Des­de 1980 no han deja­do de bajar los impues­tos direc­tos sobre las ren­tas más ele­va­das y las gran­des empre­sas. Así en la Unión Euro­pea, de 2000 a 2008, las tasas supe­rio­res del impues­to sobre la ren­ta y el impues­to de socie­da­des baja­ron res­pec­ti­va­men­te 7 y 8,5 pun­tos. Esos cien­tos de miles de millo­nes de euros de rega­los fis­ca­les se orien­ta­ron esen­cial­men­te hacia la espe­cu­la­ción y la acu­mu­la­ción de rique­zas por par­te de los más ricos.

Hay que dise­ñar una refor­ma pro­fun­da de la fis­ca­li­dad con el obje­ti­vo de la jus­ti­cia social [redu­cir al mis­mo tiem­po las ren­tas y el patri­mo­nio de los más ricos para aumen­tar los de la mayo­ría de la pobla­ción] armo­ni­zán­do­la en el plano euro­peo con el fin de impe­dir el dum­ping fis­cal. |3| Se tra­ta de aumen­tar los ingre­sos públi­cos, espe­cial­men­te por medio del impues­to pro­gre­si­vo sobre la ren­ta de las per­so­nas físi­cas más ricas [la tasa mar­gi­nal sobre el tra­mo más ele­va­do de ren­ta debe lle­var­se al 90% |4|], el impues­to sobre el patri­mo­nio a par­tir de cier­to mon­tan­te y el impues­to de socie­da­des. Este aumen­to de los ingre­sos debe ir pare­jo con una rápi­da reba­ja del pre­cio del acce­so a los bie­nes y ser­vi­cios de pri­me­ra nece­si­dad [ali­men­tos bási­cos, agua, elec­tri­ci­dad, cale­fac­ción, trans­por­te públi­co, mate­rial esco­lar…] espe­cial­men­te por una reduc­ción fuer­te y con­cre­ta del IVA de dichos bie­nes y ser­vi­cios vita­les. Se tra­ta tam­bién de adop­tar una polí­ti­ca fis­cal que favo­rez­ca la pro­tec­ción del medio ambien­te gra­van­do de for­ma disua­si­va a las indus­trias con­ta­mi­nan­tes.

La Unión Euro­pea debe adop­tar una tasa sobre las tran­sac­cio­nes finan­cie­ras, espe­cial­men­te sobre los mer­ca­dos de inter­cam­bios, con el fin de aumen­tar los ingre­sos de los pode­res públi­cos.

Los dife­ren­tes G20, a pesar de sus decla­ra­cio­nes de inten­cio­nes, en reali­dad se han nega­do a ata­car a los paraí­sos judi­cia­les y fis­ca­les. Una medi­da sen­ci­lla para luchar con­tra los paraí­sos fis­ca­les [que todos los años hacen per­der a los paí­ses del nor­te, y tam­bién a los del sur, recur­sos vita­les para el desa­rro­llo de las pobla­cio­nes], con­sis­te para un Par­la­men­to en prohi­bir a todas las per­so­nas físi­cas y a todas las empre­sas pre­sen­tes en su terri­to­rio rea­li­zar cual­quier tran­sac­ción que pase por los paraí­sos fis­ca­les, bajo pena de una mul­ta de un impor­te equi­va­len­te. Ade­más hay que erra­di­car esos agu­je­ros negros de las finan­zas, de trá­fi­cos cri­mi­na­les, de corrup­ción y de delin­cuen­cia de cue­llo blan­co.

El frau­de fis­cal pri­va a la colec­ti­vi­dad de medios con­si­de­ra­bles y actúa con­tra el empleo. Los medios públi­cos con­se­cuen­tes deben poner­se al ser­vi­cio del minis­te­rio de finan­zas para luchar efi­caz­men­te con­tra ese frau­de. Los resul­ta­dos deben hacer­se públi­cos y san­cio­nar seve­ra­men­te a los cul­pa­bles.

4. Poner en orden los mer­ca­dos finan­cie­ros, en espe­cial por la crea­ción de un regis­tro de los pro­pie­ta­rios de títu­los, por la prohi­bi­ción de las ven­tas a des­cu­bier­to y la espe­cu­la­ción en una serie de sec­to­res. Crear una agen­cia públi­ca euro­pea de cali­fi­ca­ción

La espe­cu­la­ción a esca­la mun­dial repre­sen­ta varias veces el total de las rique­zas pro­du­ci­das en el pla­ne­ta. Los sofis­ti­ca­dos mon­ta­jes de la mecá­ni­ca finan­cie­ra la vuel­ven total­men­te incon­tro­la­ble. Los engra­na­jes que sus­ci­ta alte­ran la estruc­tu­ra de la eco­no­mía real. La opa­ci­dad sobre las tran­sac­cio­nes finan­cie­ras es la nor­ma. Para gra­var a los acree­do­res en el ori­gen, es nece­sa­rio iden­ti­fi­car­los. La dic­ta­du­ra de los mer­ca­dos finan­cie­ros debe aca­bar y se debe prohi­bir la espe­cu­la­ción en toda una serie de sec­to­res. Es con­ve­nien­te prohi­bir la espe­cu­la­ción con los títu­los de la deu­da públi­ca, con las divi­sas y con los ali­men­tos. |5| Tam­bién se deben prohi­bir las ven­tas a des­cu­bier­to |6| y los Cre­dit Default Swaps se deben regu­lar estric­ta­men­te. Hay que cerrar los mer­ca­dos de con­tra­ta­ción direc­ta de pro­duc­tos deri­va­dos, que son ver­da­de­ros agu­je­ros negros que esca­pan a toda regla­men­ta­ción y vigi­lan­cia.

El sec­tor de las agen­cias de cali­fi­ca­ción tam­bién debe refor­mar­se y enmar­car­se estric­ta­men­te. Lejos de una herra­mien­ta de eva­lua­ción cien­tí­fi­ca obje­ti­va, esas agen­cias son, estruc­tu­ral­men­te, par­tes intere­sa­das de la glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral y en varias oca­sio­nes han des­en­ca­de­na­do repe­ti­cio­nes de catás­tro­fes socia­les. En efec­to, la reba­ja de la nota de un país impli­ca una subi­da de los tipos de inte­rés sobre los prés­ta­mos que se le han con­ce­di­do. En con­se­cuen­cia la situa­ción eco­nó­mi­ca del país en cues­tión se dete­rio­ra toda­vía más. El com­por­ta­mien­to borre­guil de los espe­cu­la­do­res mul­ti­pli­ca las difi­cul­ta­des encon­tra­das que pesa­rán toda­vía más dura­men­te sobre las pobla­cio­nes. La mar­ca­da sumi­sión de las agen­cias de cali­fi­ca­ción a los medios finan­cie­ros esta­dou­ni­den­ses las con­vier­te en acto­res prin­ci­pa­les a nivel inter­na­cio­nal, y su res­pon­sa­bi­li­dad en el des­en­ca­de­na­mien­to y la evo­lu­ción de la cri­sis no ha sido sufi­cien­te­men­te acla­ra­da por los medios de comu­ni­ca­ción. La esta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de los paí­ses euro­peos se ha deja­do en manos de esas agen­cias de cali­fi­ca­ción, sin pro­tec­ción, sin medios serios de con­trol por par­te de los pode­res públi­cos. Es impres­cin­di­ble la crea­ción de una agen­cia públi­ca de cali­fi­ca­ción para esca­par de este calle­jón sin sali­da.

5. Trans­fe­rir los ban­cos al sec­tor públi­co bajo con­trol ciu­da­dano

Tras dece­nios de des­via­cio­nes finan­cie­ras y pri­va­ti­za­cio­nes ya es hora de pasar el sec­tor cre­di­ti­cio al domi­nio públi­co. Los Esta­dos deben recu­pe­rar su capa­ci­dad de con­tro­lar y orien­tar la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca y finan­cie­ra. Tam­bién deben con­tar con ins­tru­men­tos para rea­li­zar inver­sio­nes y finan­ciar el gas­to públi­co redu­cien­do al míni­mo el endeu­da­mien­to con ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras pri­va­das y/​o extran­je­ras. Hay que expro­piar los ban­cos, sin indem­ni­za­ción, y trans­fe­rir­los al sec­tor públi­co bajo con­trol ciu­da­dano.

En algu­nos casos, la expro­pia­ción de los ban­cos pri­va­dos pue­de repre­sen­tar un cos­te para el Esta­do debi­do a las deu­das pue­dan haber acu­mu­la­do. El cos­te en cues­tión debe recu­pe­rar­se del patri­mo­nio gene­ral de los gran­des accio­nis­tas. En efec­to, las empre­sas pri­va­das que son accio­nis­tas de los ban­cos y que los lle­va­ron al abis­mo mien­tras obte­nían jugo­sos bene­fi­cios, son pro­pie­ta­rias de una par­te de su patri­mo­nio en otros sec­to­res de la eco­no­mía. Debe hacer­se, pues, una pun­ción en el patri­mo­nio gene­ral de los accio­nis­tas. Se tra­ta de evi­tar al máxi­mo la socia­li­za­ción de las pér­di­das. El ejem­plo irlan­dés es emble­má­ti­co. La for­ma en que se efec­tuó la nacio­na­li­za­ción del Allied Bank irlan­dés es inacep­ta­ble. Hay que apren­der de eso.

6. Socia­li­zar las nume­ro­sas empre­sas y ser­vi­cios pri­va­ti­za­dos des­de 1980

Una carac­te­rís­ti­ca de los últi­mos trein­ta años ha sido la pri­va­ti­za­ción de muchas empre­sas y ser­vi­cios públi­cos. Des­de los ban­cos al sec­tor indus­trial pasan­do por correos, las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, la ener­gía y el trans­por­te, los gobier­nos han entre­ga­do al sec­tor pri­va­do gran par­te de la eco­no­mía, per­dien­do al mis­mo tiem­po toda la capa­ci­dad de regu­lar­la. Esos bie­nes públi­cos, pro­ce­den­tes del tra­ba­jo colec­ti­vo, deben vol­ver al sec­tor públi­co. Se tra­ta de crear nue­vas empre­sas públi­cas y adap­tar los ser­vi­cios públi­cos según las nece­si­da­des de la pobla­ción para res­pon­der, en par­ti­cu­lar, a la pro­ble­má­ti­ca del cam­bio cli­má­ti­co, por ejem­plo con la crea­ción de un ser­vi­cio públi­co de ais­la­mien­to tér­mi­co de las vivien­das.

7. Redu­cir drás­ti­ca­men­te las horas de tra­ba­jo para crear empleos y aumen­tar los sala­rios y las pen­sio­nes

Dis­tri­buir de otra for­ma la rique­za es la mejor res­pues­ta a la cri­sis. La par­te de la rique­za crea­da des­ti­na­da a los tra­ba­ja­do­res se ha redu­ci­do con­si­de­ra­ble­men­te des­de hace varios dece­nios mien­tras los acree­do­res y las empre­sas han aumen­ta­do sus bene­fi­cios para dedi­car­los la espe­cu­la­ción. El aumen­to de los sala­rios no sólo per­mi­te que las per­so­nas vivan con dig­ni­dad, sino que tam­bién for­ta­le­ce los medios uti­li­za­dos para finan­ciar la pro­tec­ción social y las pen­sio­nes.

Al redu­cir el tiem­po de tra­ba­jo sin men­guar los sala­rios y crean­do empleos, se mejo­ra la cali­dad de vida de los tra­ba­ja­do­res y se pro­por­cio­na empleo a aqué­llos que lo bus­can. La reduc­ción radi­cal del tiem­po de tra­ba­jo tam­bién ofre­ce la opor­tu­ni­dad de prac­ti­car un rit­mo de vida dife­ren­te, una for­ma dife­ren­te de vivir en socie­dad ale­ján­do­nos del con­su­mis­mo. El tiem­po gana­do para el ocio per­mi­ti­rá una mayor par­ti­ci­pa­ción acti­va de las per­so­nas en la vida polí­ti­ca, en el for­ta­le­ci­mien­to de la soli­da­ri­dad, en acti­vi­da­des de volun­ta­ria­do y en la crea­ti­vi­dad cul­tu­ral.

8. Refun­dar demo­crá­ti­ca­men­te otra Unión Euro­pea basa­da en la soli­da­ri­dad

Varias dis­po­si­cio­nes de los tra­ta­dos que rigen la Unión Euro­pea, la euro­zo­na y el BCE deben dero­gar­se. Por ejem­plo, es nece­sa­rio eli­mi­nar los artícu­los 63 y 125 del Tra­ta­do de Lis­boa, que prohí­ben cual­quier con­trol de los movi­mien­tos de capi­ta­les y cual­quier ayu­da a un Esta­do en difi­cul­ta­des. Tam­bién hay que aban­do­nar el Pac­to de Esta­bi­li­dad y Cre­ci­mien­to. Y más allá, es nece­sa­rio sus­ti­tuir los tra­ta­dos actua­les por otros nue­vos en el mar­co de un genuino pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te demo­crá­ti­co para alcan­zar un pac­to de soli­da­ri­dad de los pue­blos a favor del empleo y la eco­lo­gía.

Se debe revi­sar por com­ple­to la polí­ti­ca mone­ta­ria así como la nor­ma­ti­va y las prác­ti­cas del Ban­co Cen­tral Euro­peo. La inca­pa­ci­dad del poder polí­ti­co de obli­gar al BCE a emi­tir dine­ro es un obs­tácu­lo muy gra­ve. Con la crea­ción del BCE como enti­dad por enci­ma de los gobier­nos y de los pue­blos, la UE tomó una deci­sión desas­tro­sa, la del some­ter a los seres huma­nos a las finan­zas y no a la inver­sa.

Mien­tras que muchos movi­mien­tos socia­les denun­cia­ron los rígi­dos y pro­fun­da­men­te inade­cua­dos esta­tu­tos, el BCE se ha vis­to obli­ga­do a cam­biar de opi­nión en lo más álgi­do de la cri­sis modi­fi­can­do con urgen­cia el papel que le había sido asig­na­do. Por des­gra­cia el BCE acce­dió a hacer­lo por razo­nes equi­vo­ca­das: no por­que se tuvie­ran en cuen­ta los intere­ses de los pue­blos, sino para pre­ser­var los de los acree­do­res. Es la prue­ba evi­den­te de que hay que bara­jar y repar­tir las car­tas de nue­vo. El BCE debe tener el poder de finan­ciar direc­ta­men­te a los Esta­dos que desean lograr los obje­ti­vos socia­les y medioam­bien­ta­les que inte­gran per­fec­ta­men­te las nece­si­da­des bási­cas de la pobla­ción.

En la actua­li­dad, acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas muy dife­ren­tes, como la inver­sión en la cons­truc­ción de un hos­pi­tal o un pro­yec­to pura­men­te espe­cu­la­ti­vo, se finan­cian de mane­ra simi­lar. El poder polí­ti­co debe, al menos plan­tear­se, impo­ner cos­tes muy dife­ren­tes a unos y otros: los bajos tipos de inte­rés se deben reser­var para inver­sio­nes social­men­te jus­tas y ambien­tal­men­te sos­te­ni­bles, mien­tras que las tasas muy altas, inclu­so prohi­bi­ti­vas cuan­do la situa­ción lo exi­ge, deben apli­car­se a las ope­ra­cio­nes de tipo espe­cu­la­ti­vo sien­do tam­bién desea­ble que pura y sim­ple­men­te se prohí­ban en cier­tos sec­to­res [véa­se más arri­ba].

Una Euro­pa basa­da en la soli­da­ri­dad y la coope­ra­ción debe dar la espal­da a la com­pe­ten­cia y la riva­li­dad que nive­lan «por aba­jo». La lógi­ca neo­li­be­ral ha con­du­ci­do a la cri­sis y ha reve­la­do su fra­ca­so. Dicha lógi­ca ha empu­ja­do los indi­ca­do­res socia­les a la baja: menos pro­tec­ción social, menos empleo, menos ser­vi­cios públi­cos. Los que se han bene­fi­cia­do de esta cri­sis lo han hecho piso­tean­do los dere­chos de la mayo­ría. ¡Los cul­pa­bles han gana­do, las víc­ti­mas pagan! Esta lógi­ca, que sub­ya­ce en todos los tex­tos fun­da­do­res de la Unión Euro­pea, comen­zan­do por el Pac­to de Esta­bi­li­dad y Cre­ci­mien­to, debe ata­car­se direc­ta­men­te: no se pue­de sos­te­ner. El obje­ti­vo prio­ri­ta­rio debe ser otra Euro­pa basa­da en la coope­ra­ción entre los Esta­dos y la soli­da­ri­dad entre los pue­blos. Para ello, las polí­ti­cas pre­su­pues­ta­rias y fis­ca­les no deben ser uni­for­mes, ya que las eco­no­mías euro­peas pre­sen­tan gran­des dife­ren­cias, pero hay que coor­di­nar­las para que final­men­te sur­ja una nive­la­ción «por arri­ba». Hay que impo­ner polí­ti­cas glo­ba­les a esca­la euro­pea que inclu­yan inver­sio­nes públi­cas masi­vas para la crea­ción de empleo públi­co en áreas cla­ves [de los ser­vi­cios comu­ni­ta­rios a las ener­gías reno­va­bles, de la lucha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co a los sec­to­res socia­les bási­cos].

Esta otra Euro­pa demo­cra­ti­za­da debe, según el CADTM, tra­ba­jar para impo­ner prin­ci­pios no nego­cia­bles: el for­ta­le­ci­mien­to de la jus­ti­cia fis­cal y social, deci­sio­nes diri­gi­das a ele­var el nivel y la cali­dad de vida de sus habi­tan­tes, el desar­me y la reduc­ción radi­cal del gas­to mili­tar [inclui­da la reti­ra­da de las tro­pas euro­peas de Afga­nis­tán y la sali­da de la OTAN], optar por ener­gías sos­te­ni­bles sin recu­rrir a la nuclear, recha­zo de los orga­nis­mos modi­fi­ca­dos gené­ti­ca­men­te [OGM]. Tam­bién debe aca­bar resuel­ta­men­te con su polí­ti­ca de for­ta­le­za sitia­da fren­te a los inmi­gran­tes y con­ver­tir­se en un socio jus­to y ver­da­de­ra­men­te soli­da­rio con los pue­blos del Sur del pla­ne­ta.

Tra­du­ci­do para Rebe­lión por Jor­ge Aldao y Caty R.

notes arti­cles:

|1| Ver http://​www​.cadtm​.org/​J​u​n​t​o​s​-​p​a​r​a​-im… En este artícu­lo recu­pe­ra­mos estas ocho pro­pues­tas, las actua­li­za­mos y las desa­rro­lla­mos.

|2| Ver, de Éric Tous­saint, Ban­co Mun­dial. El gol­pe de Esta­do per­ma­nen­te, capí­tu­lo 4.

|3| Pen­sa­mos en Irlan­da, que apli­ca una tasa sólo del 12,5% sobre los bene­fi­cios de las socie­da­des.

|4| Hay que seña­lar que esa tasa del 90% se impu­so a los ricos a par­tir de la pre­si­den­cia de Fran­klin Roo­se­velt en Esta­dos Uni­dos en los años 1930.

|5| Ver, de Éric Tous­saint, La Cri­sis glo­bal, Edi­to­rial de las Madres de la Pla­za de Mayo, Bue­nos Aires, 2010, capí­tu­lo 4.

|6| Las ven­tas a des­cu­bier­to per­mi­ten espe­cu­lar sobre la baja­da de un títu­lo ven­dien­do final­men­te dicho títu­lo cuan­do ni siquie­ra se tie­ne. Las auto­ri­da­des ale­ma­nas han prohi­bi­do las ven­tas a des­cu­bier­to mien­tras que las auto­ri­da­des fran­ce­sas y las de otros paí­ses se opo­nen a esa medi­da.

infos arti­cle
URL: http://​www​.cadtm​.org

Éric TOUSSAINT, doc­tor en Cien­cias Polí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad de Liè­ge ‑Bél­gi­ca- y de la Uni­ver­si­dad Paris VIII – Francia‑, Maî­tre de con­fé­ren­ces en la Uni­ver­si­dad de Liè­ge (Bél­gi­ca), pre­si­den­te del Comi­té para la Anu­la­ción de la Deu­da del Ter­cer Mun­do – Bélgicawww.cadtm.org, miem­bro del Con­se­jo Inter­na­cio­nal del Foro Social Mun­dial y de la Comi­sión Pre­si­den­cial de Audi­to­ría Inte­gral de la Deu­da (CAIC) de Ecua­dor, miem­bro del Con­se­jo Cien­tí­fi­co de ATTAC Fran­ce. Autor de La Cri­sis glo­bal, Edi­to­rial de las Madres de la Pla­za de Mayo, Bue­nos Aires, 2010; Una mira­da al retro­vi­sor. El neo­li­be­ra­lis­mo des­de sus orí­ge­nes has­ta la actua­li­dad, Edi­to­rial Ica­ria, Bar­clo­na, 2010; Ban­co del sur y Nue­va cri­sis inter­na­cio­nal, Edi­to­rial Vie­jo Topo (Bar­ce­lo­na), 2007 ; Edi­to­rial Abya-Yala (Qui­to), 2007 ; Edi­to­rial Obser­va­to­rio DESC, La Paz, 2007). Co-autor con Damien Millet de 60 preguntas/​60 Res­pues­tas sobre la deu­da, el Fmi y el Ban­co mun­dial, Ica­ria-Inter­mon, Bar­ce­lo­na, 2010.

Comi­té para la Anu­la­ción de la Deu­da al Ter­cer Mun­do

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *