Una sema­na impor­tan­te en que la lupa demo­crá­ti­ca obser­va a la jus­ti­cia espa­ño­la

Boltxe Kolek­ti­boa

Edi­to­ria­la

El calen­da­rio sigue su cur­so y las ins­tan­cias judi­cia­les y elec­to­ra­les espa­ño­las se encuen­tran fren­te a la mira­da inqui­si­to­rial popu­lar. Temen a Bil­du en estas elec­cio­nes por­que cien­tos de vivi­do­res se van direc­ta­men­te al paro y se aca­ba la impu­ni­dad para tan­to nego­cio oscu­ro que une a car­gos polí­ti­cos del régi­men en sus dis­tin­tas siglas con el sec­tor del ladri­llo trans­for­ma­do aho­ra en el de la obra pri­va­da con pre­su­pues­to públi­co.

Las encues­tas sitúan a Bil­du en pri­me­ra posi­ción en Gipuz­koa y ter­ce­ra en Biz­kaia, sin sus­bes­ti­mar los resul­ta­dos que la coa­li­ción inde­pen­den­tis­ta pue­de lograr en Ara­ba y Naba­rra. Todo indi­ca que la niña boni­ta de la cla­se polí­ti­ca espa­ño­la y regio­na­lis­ta, esto es, Ara­lar, no tie­ne ante sí una bue­na pers­pec­ti­va si el inde­pen­den­tis­mo se aso­ma a las urnas el 22 – M.

Hay ner­vios en Ferraz, en Géno­va y en la Zar­zue­la ante la rei­vin­di­ca­ción nacio­nal vas­ca y pre­vi­si­ble­men­te Espa­ña tra­ta­rá de levan­tar el cor­ta­fue­gos del mon­ta­je poli­cial y la reso­lu­ción polí­ti­ca nacio­nal espa­ño­lis­ta dis­fra­za­da de auto judi­cial, tam­bién hay ner­vios en sus sucur­sa­les y en Sabin Etxea.

Cada año de apartheid que trans­cu­rre jue­ga en con­tra del impe­ria­lis­mo espa­ñol y su ané­mi­ca pseu­do demo­cra­cia. Es posi­ble que en bre­ve ten­ga­mos la oca­sión de con­fir­mar el temor que aho­ra tie­nen todas las per­so­nas demo­crá­ti­cas en Eus­kal Herria y fue­ra de ella, de com­pro­bar que la opción demo­crá­ti­ca no tie­ne cabi­da en la demo­cra­cia espa­ño­la de la seño­ri­ta Pepis naci­da de la san­gre del gol­pe de esta­do.

La fal­si­fi­ca­ción de los dere­chos popu­la­res es ya asfi­xian­te y la imper­ti­nen­cia espa­ño­lis­ta con­tra vas­cos y cata­la­nes es cla­mo­ro­sa, no dude el nacio­nal – cato­li­cis­mo mese­ta­rio y vati­cano que está a pun­to de abrir la caja de pan­do­ra del movi­mien­to popu­lar si per­sis­te en negar a los pue­blos que opri­me aque­llo que no le per­te­ne­ce.

En la Espa­ña fac­cio­sa y hun­di­da e impe­ria­lis­ta no caben las per­so­nas demo­crá­ti­cas y la calle cada día ele­va el tono de la deman­da de Inde­pen­den­cia que Abe­rria Egu­na ha traí­do esta sema­na.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *