Una sema­na impor­tan­te en que la lupa demo­crá­ti­ca obser­va a la jus­ti­cia española

Boltxe Kolek­ti­boa

Edi­to­ria­la

El calen­da­rio sigue su cur­so y las ins­tan­cias judi­cia­les y elec­to­ra­les espa­ño­las se encuen­tran fren­te a la mira­da inqui­si­to­rial popu­lar. Temen a Bil­du en estas elec­cio­nes por­que cien­tos de vivi­do­res se van direc­ta­men­te al paro y se aca­ba la impu­ni­dad para tan­to nego­cio oscu­ro que une a car­gos polí­ti­cos del régi­men en sus dis­tin­tas siglas con el sec­tor del ladri­llo trans­for­ma­do aho­ra en el de la obra pri­va­da con pre­su­pues­to público.

Las encues­tas sitúan a Bil­du en pri­me­ra posi­ción en Gipuz­koa y ter­ce­ra en Biz­kaia, sin sus­bes­ti­mar los resul­ta­dos que la coa­li­ción inde­pen­den­tis­ta pue­de lograr en Ara­ba y Naba­rra. Todo indi­ca que la niña boni­ta de la cla­se polí­ti­ca espa­ño­la y regio­na­lis­ta, esto es, Ara­lar, no tie­ne ante sí una bue­na pers­pec­ti­va si el inde­pen­den­tis­mo se aso­ma a las urnas el 22 – M.

Hay ner­vios en Ferraz, en Géno­va y en la Zar­zue­la ante la rei­vin­di­ca­ción nacio­nal vas­ca y pre­vi­si­ble­men­te Espa­ña tra­ta­rá de levan­tar el cor­ta­fue­gos del mon­ta­je poli­cial y la reso­lu­ción polí­ti­ca nacio­nal espa­ño­lis­ta dis­fra­za­da de auto judi­cial, tam­bién hay ner­vios en sus sucur­sa­les y en Sabin Etxea.

Cada año de apartheid que trans­cu­rre jue­ga en con­tra del impe­ria­lis­mo espa­ñol y su ané­mi­ca pseu­do demo­cra­cia. Es posi­ble que en bre­ve ten­ga­mos la oca­sión de con­fir­mar el temor que aho­ra tie­nen todas las per­so­nas demo­crá­ti­cas en Eus­kal Herria y fue­ra de ella, de com­pro­bar que la opción demo­crá­ti­ca no tie­ne cabi­da en la demo­cra­cia espa­ño­la de la seño­ri­ta Pepis naci­da de la san­gre del gol­pe de estado.

La fal­si­fi­ca­ción de los dere­chos popu­la­res es ya asfi­xian­te y la imper­ti­nen­cia espa­ño­lis­ta con­tra vas­cos y cata­la­nes es cla­mo­ro­sa, no dude el nacio­nal – cato­li­cis­mo mese­ta­rio y vati­cano que está a pun­to de abrir la caja de pan­do­ra del movi­mien­to popu­lar si per­sis­te en negar a los pue­blos que opri­me aque­llo que no le pertenece.

En la Espa­ña fac­cio­sa y hun­di­da e impe­ria­lis­ta no caben las per­so­nas demo­crá­ti­cas y la calle cada día ele­va el tono de la deman­da de Inde­pen­den­cia que Abe­rria Egu­na ha traí­do esta semana.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.