El Nor­te revuel­to y bru­tal – Fidel Cas­tro

Esta­ba leyen­do mate­ria­les y libros en abun­dan­cia para cum­plir mi pro­me­sa de con­ti­nuar la Refle­xión del 14 de abril sobre la Bata­lla de Girón, cuan­do eché una ojea­da a las noti­cias fres­cas de ayer, que son abun­dan­tes como todos los días. Se pue­den acu­mu­lar mon­ta­ñas en cual­quier sema­na, que van des­de el terre­mo­to en Japón, al triun­fo de Ollan­ta Huma­la sobre Kei­ko, hija de Alber­to Fuji­mo­ri, ex pre­si­den­te de Perú.

Perú es gran expor­ta­dor de pla­ta, cobre, zinc, esta­ño y otros mine­ra­les; posee gran­des yaci­mien­tos de ura­nio que pode­ro­sas trans­na­cio­na­les aspi­ran a explo­tar. Del ura­nio enri­que­ci­do salen las más terri­bles armas que cono­ció la huma­ni­dad, y el com­bus­ti­ble de las cen­tra­les elec­tro­nu­clea­res que, pese a las adver­ten­cias de los eco­lo­gis­tas, se esta­ban cons­tru­yen­do a rit­mo ace­le­ra­do en Esta­dos Uni­dos, Euro­pa y Japón.

No sería jus­to, des­de lue­go, cul­par a Perú de esto. Los perua­nos no crea­ron el colo­nia­lis­mo, el capi­ta­lis­mo y el impe­ria­lis­mo. Tam­po­co se pue­de cul­par al pue­blo de Esta­dos Uni­dos, que es tam­bién víc­ti­ma del sis­te­ma que ha engen­dra­do allí a los polí­ti­cos más ato­lon­dra­dos que ha cono­ci­do el pla­ne­ta.

El pasa­do 8 de abril los amos del mun­do die­ron a la luz su acos­tum­bra­do infor­me anual sobre las vio­la­cio­nes de los “dere­chos huma­nos”, que moti­vó un agu­do aná­li­sis en el sitio web Rebe­lión, sus­cri­to por el cubano Manuel E. Yepe, basa­do en la res­pues­ta del Con­se­jo de Esta­do de Chi­na, enu­me­ran­do hechos que demues­tran la desas­tro­sa situa­ción de tales dere­chos en Esta­dos Uni­dos.

“…Esta­dos Uni­dos es el país don­de más se agre­den los dere­chos huma­nos, tan­to en su pro­pio país como en todo el mun­do, y es una de las nacio­nes que menos garan­ti­za la vida, la pro­pie­dad y la segu­ri­dad per­so­nal de sus habi­tan­tes.

“Cada año, una de cada 5 per­so­nas es víc­ti­ma de un cri­men, la tasa más alta del pla­ne­ta. Según cifras ofi­cia­les, las per­so­nas mayo­res de 12 años sufrie­ron 4,3 millo­nes de actos vio­len­tos.

“La delin­cuen­cia cre­ció alar­man­te­men­te en las cua­tro mayo­res ciu­da­des del país (Fila­del­fia, Chica­go, Los Ange­les y Nue­va York) y se regis­tra­ron nota­bles incre­men­tos res­pec­to al año pre­vio en otras gran­des urbes (San Luis y Detroit).

“El Tri­bu­nal Supre­mo dic­ta­mi­nó que la pose­sión de armas para la defen­sa per­so­nal es un dere­cho cons­ti­tu­cio­nal que no pue­de ser igno­ra­do por los gobier­nos esta­dua­les. Noven­ta de los 300 millo­nes de habi­tan­tes del país poseen 200 millo­nes de armas de fue­go.

“En el país se regis­tra­ron 12.000 homi­ci­dios cau­sa­dos por armas de fue­go, mien­tras que el 47 por cien­to de los robos se come­tie­ron igual­men­te con uso de armas de fue­go.

“A la som­bra de la sec­ción de “acti­vi­da­des terro­ris­tas” del Acta Patrió­ti­ca, la tor­tu­ra y la extre­ma vio­len­cia para obte­ner con­fe­sio­nes de sos­pe­cho­sos son prác­ti­cas comu­nes. Las con­de­nas injus­tas se evi­den­cian en las 266 per­so­nas, 17 de ellas ya en el corre­dor de la muer­te, que han sido absuel­tas gra­cias a prue­bas de ADN.

“Washing­ton abo­ga por la liber­tad en Inter­net para hacer de la red de redes una impor­tan­te herra­mien­ta diplo­má­ti­ca de pre­sión y hege­mo­nía, pero impo­ne estric­tas res­tric­cio­nes en el ciber­es­pa­cio en su pro­pio terri­to­rio y tra­ta de esta­ble­cer un cer­co legal para lidiar con el desa­fío que repre­sen­ta Wiki­leaks y sus fil­tra­cio­nes.

“Con una alta tasa del des­em­pleo, la pro­por­ción de ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses que vive en la pobre­za alcan­zó un nivel récord. Uno de cada ocho ciu­da­da­nos que par­ti­ci­pó el pasa­do año en los pro­gra­mas de cupo­nes para ali­men­tos.

“El núme­ro de fami­lias aco­gi­das en cen­tros para des­am­pa­ra­dos aumen­tó un 7 por cien­to y las fami­lias tuvie­ron que per­ma­ne­cer más tiem­po en los cen­tros de aco­gi­da. Los deli­tos vio­len­tos con­tra estas fami­lias sin techo aumen­tan sin cesar.

“La dis­cri­mi­na­ción racial per­mea cada aspec­to de la vida social. Los gru­pos mino­ri­ta­rios son dis­cri­mi­na­dos en sus empleos, tra­ta­dos de mane­ra indig­na y no son teni­dos en cuen­ta para ascen­sos, bene­fi­cios o pro­ce­sos de selec­ción labo­ral. Un ter­cio de los negros sufrió dis­cri­mi­na­ción en sus luga­res de tra­ba­jo aun­que sólo el 16% se atre­vió a ele­var que­ja.

“La tasa de des­em­pleo entre los blan­cos es de un 16,2 %, entre his­pa­nos y asiá­ti­cos del 22 %, y entre los negros es del 33 %. Los afro­ame­ri­ca­nos y los lati­nos repre­sen­tan el 41 por cien­to de la pobla­ción car­ce­la­ria. La tasa de afro­ame­ri­ca­nos cum­plien­do cade­na per­pe­tua es 11 veces más alta que la de blan­cos.

“El 90 por cien­to de las muje­res ha sufri­do dis­cri­mi­na­ción sexual de algún tipo en su lugar de tra­ba­jo. Vein­te millo­nes de muje­res son víc­ti­mas de vio­la­ción, casi 60.000 pre­sas han sufri­do agre­sión sexual o vio­len­cia. Una quin­ta par­te de las estu­dian­tes uni­ver­si­ta­rias son agre­di­das sexual­men­te y el 60 por cien­to de las vio­la­cio­nes en cam­pus uni­ver­si­ta­rios ocu­rre en los dor­mi­to­rios feme­ni­nos.

“Nue­ve de cada diez estu­dian­tes homo­se­xua­les, bise­xua­les o tran­se­xua­les sufren aco­so en el cen­tro esco­lar.

“El Infor­me dedi­ca un capí­tu­lo a recor­dar las vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos de que es res­pon­sa­ble el gobierno de Esta­dos Uni­dos fue­ra de sus fron­te­ras. Las gue­rras de Irak y Afga­nis­tán, diri­gi­das por EEUU, han cau­sa­do cifras exor­bi­tan­tes de víc­ti­mas entre la pobla­ción civil de estos paí­ses.

“Las accio­nes ‘anti­te­rro­ris­tas’ de EEUU han inclui­do gra­ves escán­da­los de abu­so a pri­sio­ne­ros, deten­cio­nes inde­fi­ni­das sin car­gos o jui­cios en cen­tros de deten­ción como el de Guan­tá­na­mo y otros luga­res del mun­do, crea­dos para inte­rro­gar a los deno­mi­na­dos ‘pre­sos de gran valor ele­va­do’ don­de se apli­can las peo­res tor­tu­ras.

“Tam­bién recuer­da el docu­men­to chino que EEUU ha vio­la­do el dere­cho a exis­tir y desa­rro­llar­se a la pobla­ción cuba­na sin aca­tar la volun­tad mun­dial expre­sa­da por la Asam­blea Gene­ral de la ONU duran­te 19 años con­se­cu­ti­vos sobre ‘La nece­si­dad de poner fin al blo­queo eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro con­tra Cuba’.

“EEUU no ha rati­fi­ca­do con­ven­cio­nes inter­na­cio­na­les sobre los dere­chos huma­nos como el Pac­to Inter­na­cio­nal de Dere­chos Eco­nó­mi­cos, Socia­les y Cul­tu­ra­les; la Con­ven­ción sobre la Eli­mi­na­ción de Todas las For­mas de la Dis­cri­mi­na­ción con­tra la Mujer; la Con­ven­ción sobre los Dere­chos de las Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad y la Con­ven­ción sobre los Dere­chos del Niño.

“Los datos que apor­ta el recuen­to pre­sen­ta­do por el gobierno chino demues­tran que el funes­to his­to­rial de EEUU en este terreno lo des­ca­li­fi­can como ‘juez de los dere­chos huma­nos en el mun­do’. Su ‘diplo­ma­cia de los dere­chos huma­nos’ es pura hipo­cre­sía de doble rase­ro al ser­vi­cio de sus intere­ses impe­ria­les estra­té­gi­cos. El gobierno chino acon­se­ja al gobierno de EEUU que tome medi­das con­cre­tas para mejo­rar su pro­pia situa­ción en dere­chos huma­nos, que exa­mi­ne y rec­ti­fi­que sus acti­vi­da­des en ese terreno y deten­ga sus actos hege­mó­ni­cos con­sis­ten­tes en uti­li­zar los dere­chos huma­nos para inter­fe­rir en los asun­tos inter­nos de otros paí­ses.”

Lo impor­tan­te de este aná­li­sis, a nues­tro jui­cio, es que se haga tal denun­cia en un docu­men­to sus­cri­to por el Esta­do chino, un país de 1 341 millo­nes de ciu­da­da­nos, que posee 2 millo­nes de millo­nes de dóla­res en sus reser­vas mone­ta­rias, sin cuya coope­ra­ción comer­cial el impe­rio se hun­de. Me pare­cía impor­tan­te que nues­tro pue­blo cono­cie­ra los datos pre­ci­sos con­te­ni­dos en el docu­men­to del Con­se­jo de Esta­do chino.

Si Cuba lo dije­ra, care­ce­ría de impor­tan­cia; lle­va­mos más de 50 años denun­cian­do a esos hipó­cri­tas.

Mar­tí había dicho hace 116 años, en 1895: “…el camino que se ha de cegar, y con nues­tra san­gre esta­mos cegan­do, de la ane­xión de los pue­blos de nues­tra Amé­ri­ca, al Nor­te revuel­to y bru­tal que los des­pre­cia…”

“Viví en el mons­truo, y le conoz­co las entra­ñas”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *