Autó­ma­tas de la infor­ma­ción – Igna­cio Ramonet

Iden­ti­fi­car lo que el públi­co quie­re leer con base en los tér­mi­nos ingre­sa­dos en los moto­res de bús­que­da y alis­tar gran­des can­ti­da­des de redac­to­res para pro­du­cir­lo: éste es el prin­ci­pio de las “gran­jas de con­te­ni­dos” que se mul­ti­pli­can en inter­net. Nace así un nue­vo perio­dis­mo, cuya fór­mu­la es la de “artícu­los a pedi­do” que satis­fa­gan las nece­si­da­des comer­cia­les de sus clien­tes y hagan feli­ces a sus lectores.

La bús­que­da de ren­ta­bi­li­dad lle­va a los medios de comu­ni­ca­ción a inte­rro­gar­se más que nun­ca acer­ca del tipo de infor­ma­cio­nes que le gus­ta­ría leer al públi­co. Par­ten de una cons­ta­ta­ción: a la mayo­ría de la gen­te le intere­sa ver­da­de­ra­men­te menos del 15% de lo que publi­can los dia­rios. Habría enton­ces un pro­ble­ma de ofer­ta, que no se corres­pon­de­ría, o no sufi­cien­te­men­te, con la deman­da. Se plan­tean enton­ces dos pre­gun­tas: ¿qué tipo de infor­ma­cio­nes brin­dar?, ¿y cuán­do hacer­lo exactamente?

Pre­gun­tas tan anti­guas como los medios masi­vos, a las que inter­net podría per­mi­tir res­pon­der, por pri­me­ra vez, con la ayu­da de algu­nos nue­vos ins­tru­men­tos. Entre otros, Goo­gle Trends, un ser­vi­cio que ofre­ce la posi­bi­li­dad de “cono­cer la fre­cuen­cia con que un tér­mino ha sido escri­to en el motor de bús­que­da de Goo­gle, con la posi­bi­li­dad de cono­cer esos datos por región y por idio­ma” (1). Así, es posi­ble saber, en tiem­po real, cuá­les son los temas de actua­li­dad que más intere­san a los inter­nau­tas en un momen­to dado.

Par­tien­do de esta infor­ma­ción, Goo­gle News puso a pun­to un ser­vi­cio gra­tui­to, agre­ga­dor de infor­ma­cio­nes en línea, que pre­sen­ta, de mane­ra auto­ma­ti­za­da, artícu­los extraí­dos en for­ma per­ma­nen­te de innu­me­ra­bles fuen­tes de la red y, en par­ti­cu­lar, de los demás medios. (…) [Pero] el gran pio­ne­ro de una fór­mu­la nue­va de “artícu­los a pedi­do” es el sitio esta­dou­ni­den­se Demand Media (www​.demand​me​dia​.com) crea­do en 2006. Según su “Mani­fies­to”, se ha fija­do la “misión” de “satis­fa­cer la deman­da mun­dial de con­te­ni­dos de valor comer­cial”. Pero no de cual­quier con­te­ni­do, dado que su muy ambi­cio­so obje­ti­vo es “crear con­te­ni­dos que resuel­van pro­ble­mas, res­pon­dan a los inte­rro­gan­tes, per­mi­tan aho­rrar dine­ro, hagan ganar tiem­po y hagan feliz a la gen­te” (2). ¡El medio-felicidad!

Con­te­ni­dos low cost

¿Cómo lo hace? Es muy sim­ple, expli­ca una perio­dis­ta: “Para deter­mi­nar qué temas deben ser tra­ta­dos, el algo­rit­mo de Demand Media toma en cuen­ta los tér­mi­nos más bus­ca­dos en inter­net, las pala­bras cla­ve más soli­ci­ta­das por los publi­ci­ta­rios, y la exis­ten­cia o no de artícu­los rela­ti­vos a esos temas en la red. Pone sobre la balan­za lo que quie­ren saber los inter­nau­tas y has­ta qué pun­to los anun­cian­tes están dis­pues­tos a pagar para apa­re­cer jun­to a esos temas. Una vez que la deman­da ha sido iden­ti­fi­ca­da por el algo­rit­mo, los temas a tra­tar se ponen en línea en Demand Stu­dio, la pla­ta­for­ma por la que pasan los 10.000 redac­to­res y videas­tas free­lan­ce que sumi­nis­tran a la socie­dad artícu­los y videos. A estos últi­mos les bas­ta con ins­cri­bir­se en el sitio inter­net del Stu­dio y espe­rar los pedi­dos de los temas que allí se exhi­ben; a veces 62.000 suge­ren­cias en un solo día. Se les paga por artícu­lo (10 dóla­res) o por video (20 dóla­res)” (3).

Demand Media ha inven­ta­do así, con la indus­tria­li­za­ción masi­va de la pro­duc­ción de con­te­ni­dos en línea, la infor­ma­ción low cost. A títu­lo de ejem­plo, duran­te el segun­do tri­mes­tre de 2010, sus 10.000 cola­bo­ra­do­res pro­du­je­ron, en pro­me­dio, cer­ca de 6.000 artícu­los escri­tos o videos, ¡por día! (…) Por supues­to, a seme­jan­te rit­mo, no debe espe­rar­se una infor­ma­ción de cali­dad. Pero este sitio se ha con­ver­ti­do en el más impor­tan­te con­tri­bu­yen­te de You­Tu­be, al que le pro­vee entre 10.000 y 20.000 videos por mes, que gene­ran alre­de­dor de 1,5 millo­nes de pági­nas vis­tas por día… Y, fenó­meno raro aún en el ámbi­to de los medios de comu­ni­ca­ción en línea, Demand Media es un nego­cio que fun­cio­na: en 2009 su fac­tu­ra­ción se esti­ma­ba entre 200 y 300 millo­nes de dólares.

Con el mis­mo espí­ri­tu, uno de los por­ta­les más popu­la­res de la red y gran rival de Goo­gle, Yahoo!, creó en Esta­dos Uni­dos, en julio de 2010, un sitio de infor­ma­ción, The Upshot, en el que los temas tra­ta­dos tam­po­co están deter­mi­na­dos por perio­dis­tas sino úni­ca­men­te por las esta­dís­ti­cas de bús­que­da de los inter­nau­tas en el con­jun­to de la red Yahoo!, y par­ti­cu­lar­men­te en su sitio agre­ga­dor de infor­ma­cio­nes Yahoo! Noti­cias (4). Por otra par­te, en mayo de 2010 Yahoo! com­pró una empre­sa esta­dou­ni­den­se espe­cia­li­za­da en la pro­duc­ción de con­te­ni­dos low cost a pedi­do, Asso­cia­ted Con­tent. “Sus tra­ba­ja­do­res pasan revis­ta a más de 50.000 artícu­los, imá­ge­nes, soni­dos y videos pro­pues­tos, cada mes, por unos 380.000 con­tri­bu­yen­tes inde­pen­dien­tes que pro­du­cen todo tipo de artícu­los sobre los temas más varia­dos” (5). A los inter­nau­tas que desean escri­bir y ser publi­ca­dos, Asso­cia­ted Con­tent les expli­ca que, ade­más, pue­den ganar algo de dine­ro, por­que la empre­sa ha sido crea­da “con la idea de que cual­quie­ra que ofrez­ca infor­ma­cio­nes ins­truc­ti­vas, crí­ti­cas, guías, entre­vis­tas, edi­to­ria­les y otros, debe poder ser paga­do y remu­ne­ra­do por su peri­cia” (6).

De algu­na mane­ra, se tra­ta de una “masi­fi­ca­ción pla­ne­ta­ria” de la cola­bo­ra­ción a des­ta­jo. A estas pla­ta­for­mas se las deno­mi­na “gran­jas de con­te­ni­dos” o “fábri­cas de infor­ma­ción”. ¿Quién com­pra esas infor­ma­cio­nes “a tari­fas redu­ci­das”? “Aso­cia­cio­nes, socie­da­des, sitios de inter­net, revis­tas y gru­pos de pren­sa, empre­sas que desean aumen­tar su audien­cia natu­ral y por lo tan­to sus ven­tas, sus ingre­sos publi­ci­ta­rios o la can­ti­dad de poten­cia­les clien­tes” (7).

El gru­po esta­dou­ni­den­se AOL, uno de los pio­ne­ros de inter­net, hoy sepa­ra­do del gru­po Time War­ner y en fase de fuer­te rees­truc­tu­ra­ción, deci­dió a su vez “repo­si­cio­nar­se como empre­sa de infor­ma­ción” (8); con este pro­pó­si­to com­pró, en febre­ro de 2011, el dia­rio en línea The Huf­fing­ton Post. AOL lan­zó en 2010 su pro­pia “gran­ja de con­te­ni­dos”, Seed​.com, que reci­be artícu­los de jóve­nes nóve­les en el perio­dis­mo, la lite­ra­tu­ra o la foto­gra­fía sobre temas extre­ma­da­men­te diver­sos (entre­te­ni­mien­tos, salud, depor­tes, ani­ma­les domés­ti­cos, nue­vas tec­no­lo­gías, eco­no­mía y finan­zas, via­jes, polí­ti­ca) para difun­dir­los en sus nume­ro­sos sitios espe­cia­li­za­dos (Daily Finan­ce, Sty​le​list​.com, AOL Tra­vel, Movie­fo­ne, Wow​.com, AOL Food, etc.). Como expli­ca Saul Han­sell, uno de los res­pon­sa­bles de Seed​.com, ex repor­te­ro de The New York Times, “se tra­ta sim­ple­men­te de reto­mar el mode­lo de las cola­bo­ra­cio­nes perio­dís­ti­cas tal como siem­pre ha exis­ti­do, y de hacer­lo mucho más efi­caz” (9). (…)

“Eco­no­mía del click”

Tam­bién en Euro­pa comien­zan a crear­se este tipo de “gran­jas de con­te­ni­dos”. Popu­lis, de ori­gen ita­liano, es la pla­ta­for­ma líder, cuyo pre­sun­tuo­so eslo­gan pro­cla­ma: “Cuan­do la crea­ción de con­te­ni­do se encuen­tra con la cien­cia de la web”. Rei­vin­di­ca más de 18 millo­nes de visi­tan­tes úni­cos por mes. Sus res­pon­sa­bles esta­ble­cie­ron una base de datos de unos 16 millo­nes de temas que intere­san tan­to a los inter­nau­tas como a even­tua­les anun­cian­tes cuyas publi­ci­da­des serían exhi­bi­das jun­to con los artícu­los. Éstos no están escri­tos por perio­dis­tas pro­fe­sio­na­les sino por “redac­to­res free­lan­ce”, afi­cio­na­dos apa­sio­na­dos por un tema pre­ci­so, que saben escri­bir correc­ta­men­te y cuyas can­di­da­tu­ras son soli­ci­ta­das por el sitio. La tari­fa de las cola­bo­ra­cio­nes varía de 5 a 150 euros según la dimen­sión del artícu­lo y la cali­dad de la escritura.

En Fran­cia tam­bién sur­gen sitios de con­te­ni­dos a pedi­do (10). Así, Wikio, por­tal euro­peo de inde­xa­ción de flu­jos de infor­ma­ción, sedu­ce a alre­de­dor de 3 millo­nes de visi­tan­tes úni­cos por mes. Su sitio LesEx­perts (www​.les​-experts​.com) pre­sen­ta artícu­los ‑sobre todo de vida prác­ti­ca (11)- esta­ble­ci­dos en fun­ción de los temas ple­bis­ci­ta­dos por los inter­nau­tas. Su ambi­ción es ofre­cer alre­de­dor de 100.000 artícu­los por mes redac­ta­dos por un ejér­ci­to de blo­gue­ros remu­ne­ra­dos con un fijo al momen­to de la acep­ta­ción del artícu­lo, más un com­ple­men­to varia­ble en fun­ción de la audien­cia de los artícu­los, de los ingre­sos publi­ci­ta­rios y de la expe­rien­cia del bloguero.

En cam­bio, la revis­ta en línea cana­dien­se Suite101, pre­sen­te en Fran­cia des­de sep­tiem­bre de 2009 (www​.sui​te101​.fr), no paga por artícu­lo a sus cola­bo­ra­do­res free­lan­ce. Sólo les paga lo que deno­mi­na “ingre­sos publi­ci­ta­rios” cuan­do los avi­sos publi­ci­ta­rios, ven­di­dos a tari­fas muy ven­ta­jo­sas, y difun­di­dos con los artícu­los, son “cli­quea­dos” por los inter­nau­tas. Aho­ra bien, una encues­ta esta­dou­ni­den­se sobre la eco­no­mía en línea mos­tró, en 2010, que el 79% de los lec­to­res de infor­ma­cio­nes en la red no cli­quean nun­ca, o muy rara­men­te, una publi­ci­dad (12). Ávi­dos de “redu­cir cos­tos” a expen­sas de los perio­dis­tas, los gru­pos de pren­sa tra­di­cio­na­les comien­zan a mos­trar inte­rés por estos nue­vos méto­dos de pro­duc­ción “par­ti­ci­pa­ti­va” de con­te­ni­dos. Así, el gru­po de pren­sa ale­mán Hubert Bur­da Media, pro­pie­ta­rio de 186 revis­tas en una dece­na de paí­ses, adqui­rió entre el 35 y el 40% del capi­tal del sitio Suite101.

¿Pue­den estas “fábri­cas de infor­ma­ción” com­pe­tir con los medios de infor­ma­ción clá­si­cos o los sitios “en línea” pro­du­ci­dos por perio­dis­tas pro­fe­sio­na­les? La mayor par­te de los due­ños de estas “gran­jas de con­te­ni­dos” pien­san que no, por dos razo­nes: en pri­mer lugar, con­si­de­ran que el nicho de los sitios de actua­li­dad está satu­ra­do; lue­go, afir­man que de nin­gu­na mane­ra bus­can inser­tar­se en ellos. Los artícu­los que ofre­cen (cor­tos, fáci­les, con­sen­sua­les) se refie­ren sobre todo a la vida prác­ti­ca, a la “mane­ra de vivir mejor coti­dia­na­men­te”, a los con­se­jos de tipo self help (auto-ayu­da), a las reco­men­da­cio­nes en mate­ria de salud, dine­ro, empleo, entre­te­ni­mien­to, via­jes… Estos sitios de con­te­ni­dos low cost bus­can sobre todo gran­des volú­me­nes de audien­cia para ven­der publi­ci­dad a muy bajos pre­cios y apos­tar a una “eco­no­mía del click”. Pre­si­den­te y fun­da­dor de Popu­lis, Luca Asca­ni pien­sa que su sitio pue­de, de todas mane­ras, reve­lar­se como com­ple­men­ta­rio: “En inter­net, 20 a 25% de la infor­ma­ción con­su­mi­da pro­vie­ne de los medios tra­di­cio­na­les, 60 a 65% de bús­que­das, y alre­de­dor del 15% de los con­te­ni­dos com­par­ti­dos a tra­vés de las redes socia­les. Noso­tros inten­ta­mos cubrir esas tres zonas y apor­tar res­pues­tas ade­cua­das” (13).

Sin embar­go, con la cri­sis de los medios, algu­nos sitios gra­tui­tos de infor­ma­ción en línea obser­van de cer­ca el éxi­to de las “gran­jas de con­te­ni­dos” (…) Inclu­so cier­tos dia­rios de refe­ren­cia pien­san en ellas. El gru­po esta­dou­ni­den­se The Washing­ton Post Com­pany, edi­tor del céle­bre dia­rio, adqui­rió en julio de 2010 iCu­rrent, una start-up que pro­po­ne a los inter­nau­tas con­sul­tar un “dia­rio adap­ta­do a sus cen­tros de inte­rés”. Está con­ce­bi­do auto­má­ti­ca­men­te median­te la agre­ga­ción de los con­te­ni­dos de 27.000 sitios de pren­sa y de blogs ofre­ci­dos al inter­nau­ta, que pue­de afi­nar esas pro­pues­tas (14). Esta pers­pec­ti­va espan­ta espe­cial­men­te a Bill Keller, direc­tor de The New York Times: “No deja­ría el des­tino de la infor­ma­ción en las manos de Goo­gle” (15).

Notas:

1 Artícu­lo “Goo­gle trends” de Wiki­pe­dia, con­sul­ta­do el 10−2−11.

2 “Our Mani­fes­to”, www​.demand​me​dia​.com

3 Caro­li­ne Bou­det, “Demand Media, l’usine à infos du Web”, Les Echos, París, 23−11−09.

4 Véa­se Céci­le Ducour­tieux y Xavier Ter­ni­sien, “Quand les inter­nau­tes dic­tent l’actualité”, Le Mon­de, París, 13−7−10.

5 Agen­ce Fran­ce Pres­se, 18−5−10.

6 L’Expansion.com, 19−5−10.

7 “Fer­mes de con­te­nus: busi­ness plan et métri­ques”, diciem­bre de 2010, www​.tubby​dev​.com

8 L’Expansion.com, 17−3−10.

9 Ibid.

10 Nico­las Rau­li­ne, “Les ‘fer­mes de con­te­nus’ à la deman­de se lan­cent à la con­quê­te du mar­ché fra­nçais”, Les Echos, 21−12−10.

11 Ejem­plos de temas: “¿Cómo tener éxi­to en una entre­vis­ta de tra­ba­jo?, ¿Cómo ven­der el depar­ta­men­to?, ¿Qué sham­pú usar para cabe­llos gra­sos?, ¿Dón­de com­prar cla­ve­les baratos?”.

12 Le Mon­de, París, 20−3−10.

13 Nico­las Rau­li­ne, art. cit.

14 Maris-Cathe­ri­ne Beuth, “Les nou­ve­lles ‘fice­lles’ des sites d’infos amé­ri­cains”, 18−7−10, www​.lefi​ga​ro​.fr

15 “Yo no deja­ría el des­tino de las noti­cias en manos de Goo­gle”, El País, Madrid, 25−7−10.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.