Autó­ma­tas de la infor­ma­ción – Igna­cio Ramo­net

Iden­ti­fi­car lo que el públi­co quie­re leer con base en los tér­mi­nos ingre­sa­dos en los moto­res de bús­que­da y alis­tar gran­des can­ti­da­des de redac­to­res para pro­du­cir­lo: éste es el prin­ci­pio de las “gran­jas de con­te­ni­dos” que se mul­ti­pli­can en inter­net. Nace así un nue­vo perio­dis­mo, cuya fór­mu­la es la de “artícu­los a pedi­do” que satis­fa­gan las nece­si­da­des comer­cia­les de sus clien­tes y hagan feli­ces a sus lec­to­res.

La bús­que­da de ren­ta­bi­li­dad lle­va a los medios de comu­ni­ca­ción a inte­rro­gar­se más que nun­ca acer­ca del tipo de infor­ma­cio­nes que le gus­ta­ría leer al públi­co. Par­ten de una cons­ta­ta­ción: a la mayo­ría de la gen­te le intere­sa ver­da­de­ra­men­te menos del 15% de lo que publi­can los dia­rios. Habría enton­ces un pro­ble­ma de ofer­ta, que no se corres­pon­de­ría, o no sufi­cien­te­men­te, con la deman­da. Se plan­tean enton­ces dos pre­gun­tas: ¿qué tipo de infor­ma­cio­nes brin­dar?, ¿y cuán­do hacer­lo exac­ta­men­te?

Pre­gun­tas tan anti­guas como los medios masi­vos, a las que inter­net podría per­mi­tir res­pon­der, por pri­me­ra vez, con la ayu­da de algu­nos nue­vos ins­tru­men­tos. Entre otros, Goo­gle Trends, un ser­vi­cio que ofre­ce la posi­bi­li­dad de “cono­cer la fre­cuen­cia con que un tér­mino ha sido escri­to en el motor de bús­que­da de Goo­gle, con la posi­bi­li­dad de cono­cer esos datos por región y por idio­ma” (1). Así, es posi­ble saber, en tiem­po real, cuá­les son los temas de actua­li­dad que más intere­san a los inter­nau­tas en un momen­to dado.

Par­tien­do de esta infor­ma­ción, Goo­gle News puso a pun­to un ser­vi­cio gra­tui­to, agre­ga­dor de infor­ma­cio­nes en línea, que pre­sen­ta, de mane­ra auto­ma­ti­za­da, artícu­los extraí­dos en for­ma per­ma­nen­te de innu­me­ra­bles fuen­tes de la red y, en par­ti­cu­lar, de los demás medios. (…) [Pero] el gran pio­ne­ro de una fór­mu­la nue­va de “artícu­los a pedi­do” es el sitio esta­dou­ni­den­se Demand Media (www​.demand​me​dia​.com) crea­do en 2006. Según su “Mani­fies­to”, se ha fija­do la “misión” de “satis­fa­cer la deman­da mun­dial de con­te­ni­dos de valor comer­cial”. Pero no de cual­quier con­te­ni­do, dado que su muy ambi­cio­so obje­ti­vo es “crear con­te­ni­dos que resuel­van pro­ble­mas, res­pon­dan a los inte­rro­gan­tes, per­mi­tan aho­rrar dine­ro, hagan ganar tiem­po y hagan feliz a la gen­te” (2). ¡El medio-feli­ci­dad!

Con­te­ni­dos low cost

¿Cómo lo hace? Es muy sim­ple, expli­ca una perio­dis­ta: “Para deter­mi­nar qué temas deben ser tra­ta­dos, el algo­rit­mo de Demand Media toma en cuen­ta los tér­mi­nos más bus­ca­dos en inter­net, las pala­bras cla­ve más soli­ci­ta­das por los publi­ci­ta­rios, y la exis­ten­cia o no de artícu­los rela­ti­vos a esos temas en la red. Pone sobre la balan­za lo que quie­ren saber los inter­nau­tas y has­ta qué pun­to los anun­cian­tes están dis­pues­tos a pagar para apa­re­cer jun­to a esos temas. Una vez que la deman­da ha sido iden­ti­fi­ca­da por el algo­rit­mo, los temas a tra­tar se ponen en línea en Demand Stu­dio, la pla­ta­for­ma por la que pasan los 10.000 redac­to­res y videas­tas free­lan­ce que sumi­nis­tran a la socie­dad artícu­los y videos. A estos últi­mos les bas­ta con ins­cri­bir­se en el sitio inter­net del Stu­dio y espe­rar los pedi­dos de los temas que allí se exhi­ben; a veces 62.000 suge­ren­cias en un solo día. Se les paga por artícu­lo (10 dóla­res) o por video (20 dóla­res)” (3).

Demand Media ha inven­ta­do así, con la indus­tria­li­za­ción masi­va de la pro­duc­ción de con­te­ni­dos en línea, la infor­ma­ción low cost. A títu­lo de ejem­plo, duran­te el segun­do tri­mes­tre de 2010, sus 10.000 cola­bo­ra­do­res pro­du­je­ron, en pro­me­dio, cer­ca de 6.000 artícu­los escri­tos o videos, ¡por día! (…) Por supues­to, a seme­jan­te rit­mo, no debe espe­rar­se una infor­ma­ción de cali­dad. Pero este sitio se ha con­ver­ti­do en el más impor­tan­te con­tri­bu­yen­te de You­Tu­be, al que le pro­vee entre 10.000 y 20.000 videos por mes, que gene­ran alre­de­dor de 1,5 millo­nes de pági­nas vis­tas por día… Y, fenó­meno raro aún en el ámbi­to de los medios de comu­ni­ca­ción en línea, Demand Media es un nego­cio que fun­cio­na: en 2009 su fac­tu­ra­ción se esti­ma­ba entre 200 y 300 millo­nes de dóla­res.

Con el mis­mo espí­ri­tu, uno de los por­ta­les más popu­la­res de la red y gran rival de Goo­gle, Yahoo!, creó en Esta­dos Uni­dos, en julio de 2010, un sitio de infor­ma­ción, The Upshot, en el que los temas tra­ta­dos tam­po­co están deter­mi­na­dos por perio­dis­tas sino úni­ca­men­te por las esta­dís­ti­cas de bús­que­da de los inter­nau­tas en el con­jun­to de la red Yahoo!, y par­ti­cu­lar­men­te en su sitio agre­ga­dor de infor­ma­cio­nes Yahoo! Noti­cias (4). Por otra par­te, en mayo de 2010 Yahoo! com­pró una empre­sa esta­dou­ni­den­se espe­cia­li­za­da en la pro­duc­ción de con­te­ni­dos low cost a pedi­do, Asso­cia­ted Con­tent. “Sus tra­ba­ja­do­res pasan revis­ta a más de 50.000 artícu­los, imá­ge­nes, soni­dos y videos pro­pues­tos, cada mes, por unos 380.000 con­tri­bu­yen­tes inde­pen­dien­tes que pro­du­cen todo tipo de artícu­los sobre los temas más varia­dos” (5). A los inter­nau­tas que desean escri­bir y ser publi­ca­dos, Asso­cia­ted Con­tent les expli­ca que, ade­más, pue­den ganar algo de dine­ro, por­que la empre­sa ha sido crea­da “con la idea de que cual­quie­ra que ofrez­ca infor­ma­cio­nes ins­truc­ti­vas, crí­ti­cas, guías, entre­vis­tas, edi­to­ria­les y otros, debe poder ser paga­do y remu­ne­ra­do por su peri­cia” (6).

De algu­na mane­ra, se tra­ta de una “masi­fi­ca­ción pla­ne­ta­ria” de la cola­bo­ra­ción a des­ta­jo. A estas pla­ta­for­mas se las deno­mi­na “gran­jas de con­te­ni­dos” o “fábri­cas de infor­ma­ción”. ¿Quién com­pra esas infor­ma­cio­nes “a tari­fas redu­ci­das”? “Aso­cia­cio­nes, socie­da­des, sitios de inter­net, revis­tas y gru­pos de pren­sa, empre­sas que desean aumen­tar su audien­cia natu­ral y por lo tan­to sus ven­tas, sus ingre­sos publi­ci­ta­rios o la can­ti­dad de poten­cia­les clien­tes” (7).

El gru­po esta­dou­ni­den­se AOL, uno de los pio­ne­ros de inter­net, hoy sepa­ra­do del gru­po Time War­ner y en fase de fuer­te rees­truc­tu­ra­ción, deci­dió a su vez “repo­si­cio­nar­se como empre­sa de infor­ma­ción” (8); con este pro­pó­si­to com­pró, en febre­ro de 2011, el dia­rio en línea The Huf­fing­ton Post. AOL lan­zó en 2010 su pro­pia “gran­ja de con­te­ni­dos”, Seed​.com, que reci­be artícu­los de jóve­nes nóve­les en el perio­dis­mo, la lite­ra­tu­ra o la foto­gra­fía sobre temas extre­ma­da­men­te diver­sos (entre­te­ni­mien­tos, salud, depor­tes, ani­ma­les domés­ti­cos, nue­vas tec­no­lo­gías, eco­no­mía y finan­zas, via­jes, polí­ti­ca) para difun­dir­los en sus nume­ro­sos sitios espe­cia­li­za­dos (Daily Finan­ce, Sty​le​list​.com, AOL Tra­vel, Movie­fo­ne, Wow​.com, AOL Food, etc.). Como expli­ca Saul Han­sell, uno de los res­pon­sa­bles de Seed​.com, ex repor­te­ro de The New York Times, “se tra­ta sim­ple­men­te de reto­mar el mode­lo de las cola­bo­ra­cio­nes perio­dís­ti­cas tal como siem­pre ha exis­ti­do, y de hacer­lo mucho más efi­caz” (9). (…)

“Eco­no­mía del click”

Tam­bién en Euro­pa comien­zan a crear­se este tipo de “gran­jas de con­te­ni­dos”. Popu­lis, de ori­gen ita­liano, es la pla­ta­for­ma líder, cuyo pre­sun­tuo­so eslo­gan pro­cla­ma: “Cuan­do la crea­ción de con­te­ni­do se encuen­tra con la cien­cia de la web”. Rei­vin­di­ca más de 18 millo­nes de visi­tan­tes úni­cos por mes. Sus res­pon­sa­bles esta­ble­cie­ron una base de datos de unos 16 millo­nes de temas que intere­san tan­to a los inter­nau­tas como a even­tua­les anun­cian­tes cuyas publi­ci­da­des serían exhi­bi­das jun­to con los artícu­los. Éstos no están escri­tos por perio­dis­tas pro­fe­sio­na­les sino por “redac­to­res free­lan­ce”, afi­cio­na­dos apa­sio­na­dos por un tema pre­ci­so, que saben escri­bir correc­ta­men­te y cuyas can­di­da­tu­ras son soli­ci­ta­das por el sitio. La tari­fa de las cola­bo­ra­cio­nes varía de 5 a 150 euros según la dimen­sión del artícu­lo y la cali­dad de la escri­tu­ra.

En Fran­cia tam­bién sur­gen sitios de con­te­ni­dos a pedi­do (10). Así, Wikio, por­tal euro­peo de inde­xa­ción de flu­jos de infor­ma­ción, sedu­ce a alre­de­dor de 3 millo­nes de visi­tan­tes úni­cos por mes. Su sitio LesEx­perts (www​.les​-experts​.com) pre­sen­ta artícu­los ‑sobre todo de vida prác­ti­ca (11)- esta­ble­ci­dos en fun­ción de los temas ple­bis­ci­ta­dos por los inter­nau­tas. Su ambi­ción es ofre­cer alre­de­dor de 100.000 artícu­los por mes redac­ta­dos por un ejér­ci­to de blo­gue­ros remu­ne­ra­dos con un fijo al momen­to de la acep­ta­ción del artícu­lo, más un com­ple­men­to varia­ble en fun­ción de la audien­cia de los artícu­los, de los ingre­sos publi­ci­ta­rios y de la expe­rien­cia del blo­gue­ro.

En cam­bio, la revis­ta en línea cana­dien­se Suite101, pre­sen­te en Fran­cia des­de sep­tiem­bre de 2009 (www​.sui​te101​.fr), no paga por artícu­lo a sus cola­bo­ra­do­res free­lan­ce. Sólo les paga lo que deno­mi­na “ingre­sos publi­ci­ta­rios” cuan­do los avi­sos publi­ci­ta­rios, ven­di­dos a tari­fas muy ven­ta­jo­sas, y difun­di­dos con los artícu­los, son “cli­quea­dos” por los inter­nau­tas. Aho­ra bien, una encues­ta esta­dou­ni­den­se sobre la eco­no­mía en línea mos­tró, en 2010, que el 79% de los lec­to­res de infor­ma­cio­nes en la red no cli­quean nun­ca, o muy rara­men­te, una publi­ci­dad (12). Ávi­dos de “redu­cir cos­tos” a expen­sas de los perio­dis­tas, los gru­pos de pren­sa tra­di­cio­na­les comien­zan a mos­trar inte­rés por estos nue­vos méto­dos de pro­duc­ción “par­ti­ci­pa­ti­va” de con­te­ni­dos. Así, el gru­po de pren­sa ale­mán Hubert Bur­da Media, pro­pie­ta­rio de 186 revis­tas en una dece­na de paí­ses, adqui­rió entre el 35 y el 40% del capi­tal del sitio Suite101.

¿Pue­den estas “fábri­cas de infor­ma­ción” com­pe­tir con los medios de infor­ma­ción clá­si­cos o los sitios “en línea” pro­du­ci­dos por perio­dis­tas pro­fe­sio­na­les? La mayor par­te de los due­ños de estas “gran­jas de con­te­ni­dos” pien­san que no, por dos razo­nes: en pri­mer lugar, con­si­de­ran que el nicho de los sitios de actua­li­dad está satu­ra­do; lue­go, afir­man que de nin­gu­na mane­ra bus­can inser­tar­se en ellos. Los artícu­los que ofre­cen (cor­tos, fáci­les, con­sen­sua­les) se refie­ren sobre todo a la vida prác­ti­ca, a la “mane­ra de vivir mejor coti­dia­na­men­te”, a los con­se­jos de tipo self help (auto-ayu­da), a las reco­men­da­cio­nes en mate­ria de salud, dine­ro, empleo, entre­te­ni­mien­to, via­jes… Estos sitios de con­te­ni­dos low cost bus­can sobre todo gran­des volú­me­nes de audien­cia para ven­der publi­ci­dad a muy bajos pre­cios y apos­tar a una “eco­no­mía del click”. Pre­si­den­te y fun­da­dor de Popu­lis, Luca Asca­ni pien­sa que su sitio pue­de, de todas mane­ras, reve­lar­se como com­ple­men­ta­rio: “En inter­net, 20 a 25% de la infor­ma­ción con­su­mi­da pro­vie­ne de los medios tra­di­cio­na­les, 60 a 65% de bús­que­das, y alre­de­dor del 15% de los con­te­ni­dos com­par­ti­dos a tra­vés de las redes socia­les. Noso­tros inten­ta­mos cubrir esas tres zonas y apor­tar res­pues­tas ade­cua­das” (13).

Sin embar­go, con la cri­sis de los medios, algu­nos sitios gra­tui­tos de infor­ma­ción en línea obser­van de cer­ca el éxi­to de las “gran­jas de con­te­ni­dos” (…) Inclu­so cier­tos dia­rios de refe­ren­cia pien­san en ellas. El gru­po esta­dou­ni­den­se The Washing­ton Post Com­pany, edi­tor del céle­bre dia­rio, adqui­rió en julio de 2010 iCu­rrent, una start-up que pro­po­ne a los inter­nau­tas con­sul­tar un “dia­rio adap­ta­do a sus cen­tros de inte­rés”. Está con­ce­bi­do auto­má­ti­ca­men­te median­te la agre­ga­ción de los con­te­ni­dos de 27.000 sitios de pren­sa y de blogs ofre­ci­dos al inter­nau­ta, que pue­de afi­nar esas pro­pues­tas (14). Esta pers­pec­ti­va espan­ta espe­cial­men­te a Bill Keller, direc­tor de The New York Times: “No deja­ría el des­tino de la infor­ma­ción en las manos de Goo­gle” (15).

Notas:

1 Artícu­lo “Goo­gle trends” de Wiki­pe­dia, con­sul­ta­do el 10−2−11.

2 “Our Mani­fes­to”, www​.demand​me​dia​.com

3 Caro­li­ne Bou­det, “Demand Media, l’usine à infos du Web”, Les Echos, París, 23−11−09.

4 Véa­se Céci­le Ducour­tieux y Xavier Ter­ni­sien, “Quand les inter­nau­tes dic­tent l’actualité”, Le Mon­de, París, 13−7−10.

5 Agen­ce Fran­ce Pres­se, 18−5−10.

6 L’Expansion.com, 19−5−10.

7 “Fer­mes de con­te­nus: busi­ness plan et métri­ques”, diciem­bre de 2010, www​.tubby​dev​.com

8 L’Expansion.com, 17−3−10.

9 Ibid.

10 Nico­las Rau­li­ne, “Les ‘fer­mes de con­te­nus’ à la deman­de se lan­cent à la con­quê­te du mar­ché fra­nçais”, Les Echos, 21−12−10.

11 Ejem­plos de temas: “¿Cómo tener éxi­to en una entre­vis­ta de tra­ba­jo?, ¿Cómo ven­der el depar­ta­men­to?, ¿Qué sham­pú usar para cabe­llos gra­sos?, ¿Dón­de com­prar cla­ve­les bara­tos?”.

12 Le Mon­de, París, 20−3−10.

13 Nico­las Rau­li­ne, art. cit.

14 Maris-Cathe­ri­ne Beuth, “Les nou­ve­lles ‘fice­lles’ des sites d’infos amé­ri­cains”, 18−7−10, www​.lefi​ga​ro​.fr

15 “Yo no deja­ría el des­tino de las noti­cias en manos de Goo­gle”, El País, Madrid, 25−7−10.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *