Chá­vez, Correa y Evo Mora­les,… ¡Debe­mos votar por Nues­tra Madre Tie­rra! – Ani­bal Gar­zón

Hace jus­ta­men­te un año se cele­bró en Boli­via la Con­fe­ren­cia Mun­dial de los Pue­blos sobre el Cam­bio Cli­má­ti­co (CMPCC). Miles de per­so­nas de dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos socia­les lle­ga­dos de 136 paí­ses vario­pin­tos, y acom­pa­ña­dos de per­so­na­li­da­des como Mar­ta Har­nec­ker, Noa­mi Klein, Frei Bet­to, el exse­cre­ta­rio gene­ral de la Asam­blea de las Nacio­nes Uni­das Miguel d’Escoto, o el mis­mo Pre­si­den­te Evo Mora­les, hicie­ron pre­sen­cia en el acto rea­li­za­do duran­te 3 días en Tiqui­pa­ya (Depar­ta­men­to de Cocha­bam­ba). El even­to se fijó para que clau­su­ra­se el 22 de Abril de 2010 en refe­ren­cia al pri­mer ani­ver­sa­rio de la cele­bra­ción del Día de la Madre Tie­rra que apro­bó la o­nU tras la pro­pues­ta de Boli­via.[1]

Vaya­mos refres­can­do memo­ria, ya que a veces la izquier­da sufri­mos de Alzhei­mer. La Con­fe­ren­cia duró 3 días y se com­pu­so de 17 mesas de tra­ba­jo, don­de los milla­res de asis­ten­tes deba­tie­ron temas tan impor­tan­tes como; Cau­sas Estruc­tu­ra­les, Armo­nía con la Natu­ra, Migra­cio­nes Cli­má­ti­cas, Pue­blos Indí­ge­nas, Visión Com­par­ti­da, Pro­to­co­lo de Kyo­to, Adap­ta­ción, Finan­cia­ción, Desa­rro­llo y Trans­fe­ren­cia de Tec­no­lo­gía, Bos­ques, Peli­gro Mer­ca­do de Car­bón, Estra­te­gias de Acción, Agri­cul­tu­ra y Sobe­ra­nía Ali­men­ta­ria,… ade­más, de 4 temas que fue­ron tras­cen­den­ta­les, Dere­chos de la Madre Tie­rra, Tri­bu­nal Jus­ti­cia Cli­má­ti­ca, Refe­rén­dum y Deu­da cli­má­ti­ca. Tam­bién se pre­sen­tó la dis­cu­ti­da y lla­ma­da «Mesa Popu­lar 18», con­vo­ca­da por la orga­ni­za­ción indí­ge­na boli­via­na Con­se­jo Nacio­nal de Auy­llus y Mar­kas del Qulla­su­yu (CONOMAQ), con apo­yo de dece­nas de orga­ni­za­cio­nes nacio­na­les, don­de deman­da­ba deba­tir el pro­ble­ma de con­ta­mi­na­ción que viven los pue­blos den­tro de las fron­te­ras boli­via­nas, pero esta mesa no fue acep­ta­da por el gobierno boli­viano por que eti­que­ta­ron el acto de carác­ter inter­na­cio­nal y no para dis­cu­tir esque­mas nacio­na­les.

La Con­fe­ren­cia y el Refe­rén­dum

En el acto, que hizo moti­var la unión de la izquier­da inter­na­cio­nal en la lucha con­tra el capi­ta­lis­mo insos­te­ni­ble y en defen­sa de la Pacha­ma­ma (Madre Tie­rra en len­gua ayma­ra), jus­ta­men­te en la mesa de deba­te sobre Dere­chos de la Madre Tie­rra se apro­ba­ron 4 artícu­los que defi­nie­ron la Pacha­ma­ma como un ser vivo reafir­man­do que el ser humano no pue­de vivir sin ella pero la Madre si pue­de vivir sin el ser humano. Así, con­se­cuen­te­men­te, se ante­po­nía al mito de la supe­rio­ri­dad de los Dere­chos Huma­nos (antro­po­cen­tris­mo) el con­se­guir la apro­ba­ción inter­na­cio­nal de un pro­yec­to para ela­bo­rar una nue­va car­ta sobre los Dere­chos de la Madre Tie­rra (natu­ra­cen­tris­mo).

En el deba­te de la mesa sobre el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia Cli­má­ti­ca y Ambien­tal se acor­dó la crea­ción de esta enti­dad inter­na­cio­nal, pro­po­nien­do la sede en Boli­via, para poder san­cio­nar esta­dos, empre­sas o per­so­nas que no cum­plan la Con­ven­ción Mar­co de las Nacio­nes Uni­das sobre el Cam­bio Cli­má­ti­co y el Pro­to­co­lo de Kyo­to, con el apo­yo de una refor­ma en la o­nU para garan­ti­zar el cum­pli­mien­to de las deci­sio­nes del nue­vo Tri­bu­nal.

Res­pec­to al tema de la Deu­da Cli­má­ti­ca, se acor­dó que los paí­ses his­tó­ri­ca­men­te “desa­rro­lla­dos”, con su gran indus­tria­li­za­ción, son los prin­ci­pa­les cau­san­tes del cam­bio cli­má­ti­co debi­do a la con­ta­mi­na­ción que pro­vo­can, y deben asu­mir y reco­no­cer su res­pon­sa­bi­li­dad: redu­cien­do sus emi­sio­nes de gas, hacién­do­se res­pon­sa­bles de las migra­cio­nes cli­má­ti­cas supri­mien­do sus res­tric­cio­nes fron­te­ri­zas, cubrien­do los cos­tes de los impac­tos cli­má­ti­cos en los paí­ses en vías de desa­rro­llo, y adop­tan­do y apli­can­do la nue­va Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos de la Madre Tie­rra que se aprue­be en las Nacio­nes Uni­das.

Y final­men­te, una de las pro­pues­tas más ins­tru­men­ta­les que se acor­dó en la mesa de Refe­rén­dum fue pla­ni­fi­car la rea­li­za­ción de una con­sul­ta popu­lar uni­ver­sal sobre el cam­bio cli­má­ti­co don­de la ple­na­ria de la comi­sión apro­bó las 5 pre­gun­tas que se harían el 22 de Abril de 2011 a la opi­nión públi­ca mun­dial median­te telé­fo­nos móvi­les, Inter­net, u orga­nis­mos elec­to­ra­les de los esta­dos.

Las pre­gun­tas que se acor­da­ron fue­ron:
1- ¿Está usted de acuer­do con modi­fi­car este mode­lo capi­ta­lis­ta de sobre­pro­duc­ción y super­con­su­mo y res­ta­ble­cer la armo­nía con la natu­ra reco­no­cien­do y res­pe­tan­do los Dere­chos de la Madre Tie­rra?

2. ¿Está de acuer­do con que los paí­ses y las empre­sas trans­na­cio­na­les reduz­can y reab­sor­ban su pro­duc­ción de gases de efec­to inver­na­de­ro pro­por­cio­nal­men­te a sus emi­sio­nes y res­pon­sa­bi­li­da­des his­tó­ri­cas para que se fre­ne el calen­ta­mien­to glo­bal?

3- ¿Está usted de acuer­do en trans­fe­rir todo lo que se gas­ta en las gue­rras y des­ti­nar un pre­su­pues­to supe­rior en la defen­sa de la Madre Tie­rra?

4- ¿Está usted de acuer­do en que nues­tros paí­ses se trans­for­men en terri­to­rios de paz, libre de ocu­pa­ción de tro­pas y bases mili­ta­res extran­je­ras?

5- ¿Está usted de acuer­do con la Cons­ti­tu­ción de un Tri­bu­nal de Jus­ti­cia Cli­má­ti­ca para juz­gar a quien des­tro­ce la Madre Tie­rra?

Pro­me­sas incum­pli­das

Evo Mora­les como sím­bo­lo van­guar­dis­ta de la defen­sa de la Madre Tie­rra, por el ani­ver­sa­rio de la CMPCC hará una eva­lua­ción en Tiqui­pa­ya. Posi­ble­men­te todo sean pala­bras sobre la vali­dez pro­duc­ti­va de la Con­fe­ren­cia y de denun­cias con­tra la con­ta­mi­na­ción cons­tan­te de los paí­ses capi­ta­lis­tas, pero por si fal­tan pun­tua­li­da­des de auto­crí­ti­ca en su dis­cur­so, noso­tros nos ade­lan­ta­mos.

El docu­men­to de las con­clu­sio­nes fina­les que se apro­bó par­ti­ci­pa­ti­va­men­te en la Cum­bre, lla­ma­do Acuer­do de los Pue­blos, tenía como obje­ti­vo ser pre­sen­ta­do en las jor­na­das de deba­te de la XVI Con­fe­ren­cia de la o­nU sobre Cam­bio Cli­má­ti­co (COP-16), cele­bra­da en Can­cún, en diciem­bre del año pasa­do. El pri­mer bata­ca­zo fue que no se cum­plió dicha inten­ción. Aún así, Boli­via como pilo­to del pro­yec­to, siguió con su resis­ten­cia y deman­dó en la Con­fe­ren­cia de la o­nU res­pe­to al Pro­to­co­lo de Kyo­to que se fir­mó en 1997, argu­men­tó que se apro­bó tam­bién en la CMPCC. Final­men­te, en los míni­mos com­pro­mi­sos que se adop­ta­ron en la COP-16 el úni­co país, de 194 pre­sen­tes, que los con­si­de­ró insu­fi­cien­tes y votó en con­tra fue Boli­via[2]. Así, el jefe de la dele­ga­ción boli­via­na, Pablo Soron, afir­mó que la Pre­si­den­ta de la Cum­bre, la can­ci­ller mexi­ca­na Patri­cia Espi­no­sa, vio­ló el regla­men­to de la Con­ven­ción dado que esta­ble­ce que los acuer­dos se adop­tan con el con­sen­ti­mien­to de los 194 paí­ses miem­bros, es decir, por una­ni­mi­dad[3].

En la CMPCC en Boli­via, pre­si­den­tes y altas res­pon­sa­bi­li­da­des de paí­ses que con­for­man la Alian­za Boli­va­ria­na por los Pue­blos de nues­tra Amé­ri­ca – Tra­ta­do de comer­cio de los Pue­blos (ALBA-TCP), Vene­zue­la, Nica­ra­gua, Ecua­dor, Cuba, Domi­ni­ca, San Vicen­te y las Gra­na­di­nas, y Anti­gua y Bar­bu­da, hicie­ron pre­sen­cia reafir­man­do, entre otros, como el mis­mo pre­si­den­te vene­zo­lano Hugo Chá­vez y el ecua­to­riano Rafael Correa la apro­ba­ción de rea­li­zar el refe­rén­dum del Cam­bio Cli­má­ti­co ofi­cial­men­te en sus esta­dos [4], con la par­ti­ci­pa­ción de orga­ni­za­cio­nes socia­les. Los paí­ses del ALBA-TCP, no sola­men­te no die­ron apo­yo a Boli­via en la Cum­bre de Can­cún, enten­dién­do­se así como cier­to indi­ca­dor de cri­sis de uni­dad en la resis­ten­cia del blo­que con­tra­he­ge­mó­ni­co al poder de la glo­ba­li­za­ción insos­te­ni­ble, sino tam­bién las pro­me­sas del refe­rén­dum han que­da­do en pala­bras en vue­lo y pape­les moja­dos.

Hoy 22 de abril de 2011, como ciu­da­dano mun­dial resi­den­te en Boli­via me levan­té con inten­ción de usar mi celu­lar y tener el dere­cho a votar sobre las 5 pre­gun­tas que se apro­ba­ron en la CMPCC pero mi sue­ño se escam­pó. Ni en Boli­via, ni en Vene­zue­la, ni en Ecua­dor,… don­de los man­da­ta­rios pro­me­tie­ron ayu­dar en la eje­cu­ción del refe­rén­dum sobre Nues­tra Madre Tie­rra, se reali­zó nin­gu­na vota­ción popu­lar. Segui­mos sumi­sos a la dic­ta­du­ra de los paí­ses impe­ria­lis­tas, la o­nU, y las tras­na­cio­na­les.

¡TENEMOS DERECHO A VOTAR!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *