Chá­vez, Correa y Evo Mora­les,… ¡Debe­mos votar por Nues­tra Madre Tie­rra! – Ani­bal Garzón

Hace jus­ta­men­te un año se cele­bró en Boli­via la Con­fe­ren­cia Mun­dial de los Pue­blos sobre el Cam­bio Cli­má­ti­co (CMPCC). Miles de per­so­nas de dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos socia­les lle­ga­dos de 136 paí­ses vario­pin­tos, y acom­pa­ña­dos de per­so­na­li­da­des como Mar­ta Har­nec­ker, Noa­mi Klein, Frei Bet­to, el exse­cre­ta­rio gene­ral de la Asam­blea de las Nacio­nes Uni­das Miguel d’Escoto, o el mis­mo Pre­si­den­te Evo Mora­les, hicie­ron pre­sen­cia en el acto rea­li­za­do duran­te 3 días en Tiqui­pa­ya (Depar­ta­men­to de Cocha­bam­ba). El even­to se fijó para que clau­su­ra­se el 22 de Abril de 2010 en refe­ren­cia al pri­mer ani­ver­sa­rio de la cele­bra­ción del Día de la Madre Tie­rra que apro­bó la o­nU tras la pro­pues­ta de Boli­via.[1]

Vaya­mos refres­can­do memo­ria, ya que a veces la izquier­da sufri­mos de Alzhei­mer. La Con­fe­ren­cia duró 3 días y se com­pu­so de 17 mesas de tra­ba­jo, don­de los milla­res de asis­ten­tes deba­tie­ron temas tan impor­tan­tes como; Cau­sas Estruc­tu­ra­les, Armo­nía con la Natu­ra, Migra­cio­nes Cli­má­ti­cas, Pue­blos Indí­ge­nas, Visión Com­par­ti­da, Pro­to­co­lo de Kyo­to, Adap­ta­ción, Finan­cia­ción, Desa­rro­llo y Trans­fe­ren­cia de Tec­no­lo­gía, Bos­ques, Peli­gro Mer­ca­do de Car­bón, Estra­te­gias de Acción, Agri­cul­tu­ra y Sobe­ra­nía Ali­men­ta­ria,… ade­más, de 4 temas que fue­ron tras­cen­den­ta­les, Dere­chos de la Madre Tie­rra, Tri­bu­nal Jus­ti­cia Cli­má­ti­ca, Refe­rén­dum y Deu­da cli­má­ti­ca. Tam­bién se pre­sen­tó la dis­cu­ti­da y lla­ma­da «Mesa Popu­lar 18», con­vo­ca­da por la orga­ni­za­ción indí­ge­na boli­via­na Con­se­jo Nacio­nal de Auy­llus y Mar­kas del Qulla­su­yu (CONOMAQ), con apo­yo de dece­nas de orga­ni­za­cio­nes nacio­na­les, don­de deman­da­ba deba­tir el pro­ble­ma de con­ta­mi­na­ción que viven los pue­blos den­tro de las fron­te­ras boli­via­nas, pero esta mesa no fue acep­ta­da por el gobierno boli­viano por que eti­que­ta­ron el acto de carác­ter inter­na­cio­nal y no para dis­cu­tir esque­mas nacionales.

La Con­fe­ren­cia y el Referéndum

En el acto, que hizo moti­var la unión de la izquier­da inter­na­cio­nal en la lucha con­tra el capi­ta­lis­mo insos­te­ni­ble y en defen­sa de la Pacha­ma­ma (Madre Tie­rra en len­gua ayma­ra), jus­ta­men­te en la mesa de deba­te sobre Dere­chos de la Madre Tie­rra se apro­ba­ron 4 artícu­los que defi­nie­ron la Pacha­ma­ma como un ser vivo reafir­man­do que el ser humano no pue­de vivir sin ella pero la Madre si pue­de vivir sin el ser humano. Así, con­se­cuen­te­men­te, se ante­po­nía al mito de la supe­rio­ri­dad de los Dere­chos Huma­nos (antro­po­cen­tris­mo) el con­se­guir la apro­ba­ción inter­na­cio­nal de un pro­yec­to para ela­bo­rar una nue­va car­ta sobre los Dere­chos de la Madre Tie­rra (natu­ra­cen­tris­mo).

En el deba­te de la mesa sobre el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia Cli­má­ti­ca y Ambien­tal se acor­dó la crea­ción de esta enti­dad inter­na­cio­nal, pro­po­nien­do la sede en Boli­via, para poder san­cio­nar esta­dos, empre­sas o per­so­nas que no cum­plan la Con­ven­ción Mar­co de las Nacio­nes Uni­das sobre el Cam­bio Cli­má­ti­co y el Pro­to­co­lo de Kyo­to, con el apo­yo de una refor­ma en la o­nU para garan­ti­zar el cum­pli­mien­to de las deci­sio­nes del nue­vo Tribunal.

Res­pec­to al tema de la Deu­da Cli­má­ti­ca, se acor­dó que los paí­ses his­tó­ri­ca­men­te “desa­rro­lla­dos”, con su gran indus­tria­li­za­ción, son los prin­ci­pa­les cau­san­tes del cam­bio cli­má­ti­co debi­do a la con­ta­mi­na­ción que pro­vo­can, y deben asu­mir y reco­no­cer su res­pon­sa­bi­li­dad: redu­cien­do sus emi­sio­nes de gas, hacién­do­se res­pon­sa­bles de las migra­cio­nes cli­má­ti­cas supri­mien­do sus res­tric­cio­nes fron­te­ri­zas, cubrien­do los cos­tes de los impac­tos cli­má­ti­cos en los paí­ses en vías de desa­rro­llo, y adop­tan­do y apli­can­do la nue­va Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos de la Madre Tie­rra que se aprue­be en las Nacio­nes Unidas.

Y final­men­te, una de las pro­pues­tas más ins­tru­men­ta­les que se acor­dó en la mesa de Refe­rén­dum fue pla­ni­fi­car la rea­li­za­ción de una con­sul­ta popu­lar uni­ver­sal sobre el cam­bio cli­má­ti­co don­de la ple­na­ria de la comi­sión apro­bó las 5 pre­gun­tas que se harían el 22 de Abril de 2011 a la opi­nión públi­ca mun­dial median­te telé­fo­nos móvi­les, Inter­net, u orga­nis­mos elec­to­ra­les de los estados.

Las pre­gun­tas que se acor­da­ron fueron:
1- ¿Está usted de acuer­do con modi­fi­car este mode­lo capi­ta­lis­ta de sobre­pro­duc­ción y super­con­su­mo y res­ta­ble­cer la armo­nía con la natu­ra reco­no­cien­do y res­pe­tan­do los Dere­chos de la Madre Tierra?

2. ¿Está de acuer­do con que los paí­ses y las empre­sas trans­na­cio­na­les reduz­can y reab­sor­ban su pro­duc­ción de gases de efec­to inver­na­de­ro pro­por­cio­nal­men­te a sus emi­sio­nes y res­pon­sa­bi­li­da­des his­tó­ri­cas para que se fre­ne el calen­ta­mien­to global?

3- ¿Está usted de acuer­do en trans­fe­rir todo lo que se gas­ta en las gue­rras y des­ti­nar un pre­su­pues­to supe­rior en la defen­sa de la Madre Tierra?

4- ¿Está usted de acuer­do en que nues­tros paí­ses se trans­for­men en terri­to­rios de paz, libre de ocu­pa­ción de tro­pas y bases mili­ta­res extranjeras?

5- ¿Está usted de acuer­do con la Cons­ti­tu­ción de un Tri­bu­nal de Jus­ti­cia Cli­má­ti­ca para juz­gar a quien des­tro­ce la Madre Tierra?

Pro­me­sas incumplidas

Evo Mora­les como sím­bo­lo van­guar­dis­ta de la defen­sa de la Madre Tie­rra, por el ani­ver­sa­rio de la CMPCC hará una eva­lua­ción en Tiqui­pa­ya. Posi­ble­men­te todo sean pala­bras sobre la vali­dez pro­duc­ti­va de la Con­fe­ren­cia y de denun­cias con­tra la con­ta­mi­na­ción cons­tan­te de los paí­ses capi­ta­lis­tas, pero por si fal­tan pun­tua­li­da­des de auto­crí­ti­ca en su dis­cur­so, noso­tros nos adelantamos.

El docu­men­to de las con­clu­sio­nes fina­les que se apro­bó par­ti­ci­pa­ti­va­men­te en la Cum­bre, lla­ma­do Acuer­do de los Pue­blos, tenía como obje­ti­vo ser pre­sen­ta­do en las jor­na­das de deba­te de la XVI Con­fe­ren­cia de la o­nU sobre Cam­bio Cli­má­ti­co (COP-16), cele­bra­da en Can­cún, en diciem­bre del año pasa­do. El pri­mer bata­ca­zo fue que no se cum­plió dicha inten­ción. Aún así, Boli­via como pilo­to del pro­yec­to, siguió con su resis­ten­cia y deman­dó en la Con­fe­ren­cia de la o­nU res­pe­to al Pro­to­co­lo de Kyo­to que se fir­mó en 1997, argu­men­tó que se apro­bó tam­bién en la CMPCC. Final­men­te, en los míni­mos com­pro­mi­sos que se adop­ta­ron en la COP-16 el úni­co país, de 194 pre­sen­tes, que los con­si­de­ró insu­fi­cien­tes y votó en con­tra fue Boli­via[2]. Así, el jefe de la dele­ga­ción boli­via­na, Pablo Soron, afir­mó que la Pre­si­den­ta de la Cum­bre, la can­ci­ller mexi­ca­na Patri­cia Espi­no­sa, vio­ló el regla­men­to de la Con­ven­ción dado que esta­ble­ce que los acuer­dos se adop­tan con el con­sen­ti­mien­to de los 194 paí­ses miem­bros, es decir, por una­ni­mi­dad[3].

En la CMPCC en Boli­via, pre­si­den­tes y altas res­pon­sa­bi­li­da­des de paí­ses que con­for­man la Alian­za Boli­va­ria­na por los Pue­blos de nues­tra Amé­ri­ca – Tra­ta­do de comer­cio de los Pue­blos (ALBA-TCP), Vene­zue­la, Nica­ra­gua, Ecua­dor, Cuba, Domi­ni­ca, San Vicen­te y las Gra­na­di­nas, y Anti­gua y Bar­bu­da, hicie­ron pre­sen­cia reafir­man­do, entre otros, como el mis­mo pre­si­den­te vene­zo­lano Hugo Chá­vez y el ecua­to­riano Rafael Correa la apro­ba­ción de rea­li­zar el refe­rén­dum del Cam­bio Cli­má­ti­co ofi­cial­men­te en sus esta­dos [4], con la par­ti­ci­pa­ción de orga­ni­za­cio­nes socia­les. Los paí­ses del ALBA-TCP, no sola­men­te no die­ron apo­yo a Boli­via en la Cum­bre de Can­cún, enten­dién­do­se así como cier­to indi­ca­dor de cri­sis de uni­dad en la resis­ten­cia del blo­que con­tra­he­ge­mó­ni­co al poder de la glo­ba­li­za­ción insos­te­ni­ble, sino tam­bién las pro­me­sas del refe­rén­dum han que­da­do en pala­bras en vue­lo y pape­les mojados.

Hoy 22 de abril de 2011, como ciu­da­dano mun­dial resi­den­te en Boli­via me levan­té con inten­ción de usar mi celu­lar y tener el dere­cho a votar sobre las 5 pre­gun­tas que se apro­ba­ron en la CMPCC pero mi sue­ño se escam­pó. Ni en Boli­via, ni en Vene­zue­la, ni en Ecua­dor,… don­de los man­da­ta­rios pro­me­tie­ron ayu­dar en la eje­cu­ción del refe­rén­dum sobre Nues­tra Madre Tie­rra, se reali­zó nin­gu­na vota­ción popu­lar. Segui­mos sumi­sos a la dic­ta­du­ra de los paí­ses impe­ria­lis­tas, la o­nU, y las trasnacionales.

¡TENEMOS DERECHO A VOTAR!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.