Matan­do un mun­do: para­do­jas impe­ria­les – Elsa Claro

El otro día, ante un micró­fono que cre­yó apa­ga­do, el pre­si­den­te Oba­ma dijo: creen que somos bobos, en refe­ren­cia a las manio­bras repu­bli­ca­nas para redu­cir los muy adel­ga­za­dos pro­gra­mas socia­les, entre ellos los segu­ros médi­cos en Esta­dos Uni­dos. No hace fal­ta ser el jefe de un esta­do pode­ro­so para usar expre­sión pare­ci­da a la suya en lo que res­pec­ta a los pasos segui­dos en la gue­rra con­tra Libia.

Des­de el ini­cio se rea­li­za­ron ata­ques aéreos con­tra puen­tes y obje­ti­vos no mili­ta­res, pese a que la Reso­lu­ción del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU tuvo, se supo­ne, el obje­ti­vo de pro­te­ger a la pobla­ción civil.

De entra­da, ese dic­ta­men peca de vicia­do. Entre sus con­tra­dic­cio­nes o insu­fi­cien­cias lega­les pue­de citar­se que “la pro­tec­ción de civi­les se refie­ra a las zonas rebel­des del orien­te de Libia cuan­do son tan civi­les los libios que viven en Trí­po­li como los que viven en Ben­ga­si. Mien­tras que Trí­po­li está sien­do bom­bar­dea­do, Ben­ga­si está sien­do pro­te­gi­do”. (Gus­ta­vo Mora­les, revis­ta War Heat).

Con todo y su divi­di­da o abs­te­ni­da vota­ción, el tex­to no auto­ri­za res­pal­dar a una de las par­tes en con­flic­to, aun­que se hizo y se hace, pese a que en la pos­te­rior Con­fe­ren­cia de Lon­dres, don­de Occi­den­te se puso de acuer­do sobre cómo actua­rían duran­te y des­pués de la ofen­si­va, tuvie­ran que suge­rir a los insu­bor­di­na­dos libios que crea­ran una “coa­li­ción lo más amplia posi­ble de líde­res polí­ti­cos” que inclu­ye­ra a la “socie­dad civil, a líde­res loca­les”. ¿Esta­ban admi­tien­do, aca­so, que el Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción libio, no repre­sen­ta a todo el país? Pare­ce que sí.

El tex­to de marras pue­de ser vago, mas resul­ta muy pre­ci­so cuan­do exclu­ye “una fuer­za extran­je­ra de ocu­pa­ción bajo cual­quier for­ma y en cual­quier par­te del terri­to­rio libio”. La deci­sión de Gran Bre­ta­ña, Fran­cia e Ita­lia, de situar con­se­je­ros y ase­so­res mili­ta­res para entre­nar y dar­le orga­ni­ci­dad a la logís­ti­ca de los insu­bor­di­na­dos, ¿con­tra­ría o no ese dic­ta­men? Si, otra vez.

“Esta­mos movién­do­nos para auto­ri­zar bie­nes y ser­vi­cios no leta­les por valor de has­ta 25 millo­nes de dóla­res para apo­yar al Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción de Libia y sus esfuer­zos por pro­te­ger a los civi­les y a las áreas pobla­das que se encuen­tran bajo el ata­que de su pro­pio gobierno”, dijo a su vez Hillary Clin­ton horas atrás, lue­go que el vice­pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Joseph Biden dije­ra que Esta­dos Uni­dos no lo pue­de hacer todo, alu­dien­do a que no pla­nean par­ti­ci­par de las accio­nes terrestres.

Al cali­fi­car al gobierno libio de ese modo, la secre­ta­ria de esta­do, acep­ta ‑se lo pro­pon­gan o no- su legi­ti­mi­dad como admi­nis­tra­ción del país. Eso me hace pre­gun­tar sobre lo legí­ti­mo de cuan­to eje­cu­tan los prin­ci­pa­les socios de la OTAN, mira­do con el len­te de la Reso­lu­ción 1973 o si se apre­cia con los del dere­cho internacional.

Casi todos los ana­lis­tas que comen­tan el asun­to están con­ven­ci­dos que tras esos ase­so­res, irán tro­pas. Sobre todo por cuan­do ya está vis­to que las cosas no les salie­ron como pen­sa­ban. Alain Jup­pé, can­ci­ller galo, admi­tió que sub­es­ti­ma­ron a Gada­fi y sus lea­les. (No es impo­si­ble que les ocu­rra algo simi­lar en otras corre­rías don­de anda meti­do el Paris de Sarkozi)
Cuan­to ha ocu­rri­do en Libia hie­de a diver­gen­cias inter­nas (dos ter­ce­ras par­tes de los “insur­gen­tes” más nota­bles ocu­pa­ron altos car­gos bajo Gada­fi) y apes­ta tam­bién a un opor­tu­nis­mo polí­ti­co exte­rior que ges­tó y lle­va a extre­mos, cir­cuns­tan­cias pura­men­te loca­les, para con­ver­tir­las en con­tro­ver­ti­do acon­te­ci­mien­to de gran alcance.

A estas altu­ras es casi pro­fano e insul­so hacer refe­ren­cia a dobles rase­ros. Noti­cias pro­ce­den­tes de Bah­rein alu­den a decla­ra­cio­nes ofi­cia­les que pare­cen jus­ti­fi­car actos repre­si­vos actua­les y futu­ros, sobre accio­nes des­ti­na­das a “refor­zar la segu­ri­dad de los paí­ses del Con­se­jo de Coope­ra­ción para los Esta­dos Ára­bes del Gol­fo Pér­si­co”. Es decir, no solo ese peque­ño país, sino el gru­po que con­for­ma el pac­to. El dia­rio bri­tá­ni­co The Guar­dian, publi­có infor­mes pre­ci­sos con tes­ti­mo­nios sobre deten­cio­nes de sin­di­ca­lis­tas, polí­ti­cos y pro­fe­sio­na­les de la sani­dad, e inclu­so de depor­tis­tas, entre­na­do­res y árbi­tros, todos loca­li­za­dos a par­tir del estu­dio minu­cio­so de las fotos hechas duran­te las mani­fes­ta­cio­nes antigubernamentales.

Se cri­mi­na­li­za a quie­nes hayan par­ti­ci­pa­do de las pro­tes­tas o has­ta que un médi­co aten­die­ra a un heri­do. Según los infor­mes, el gobierno de Bah­rein, con el apo­yo de tro­pas sau­di­tas, escar­men­ta­ron a los mani­fes­tan­tes y extien­den el cas­ti­go al per­so­nal médi­co, solo por cum­plir con el deber de su pro­fe­sión y en extre­mos como irrum­pir en una sala de ope­ra­cio­nes. Hay varios des­apa­re­ci­dos. Ya se sabe lo que sig­ni­fi­ca, pues según los tras­cen­di­dos, están apli­can­do medi­das pare­ci­das a las de la era Bush y su cru­za­da anti­te­rro­ris­ta, negán­do­les asis­ten­cia legal a quie­nes encarcelan.

Los actos de las ex metró­po­lis colo­nia­les o de los sul­ta­na­tos se pare­cen dema­sia­do. Pero ¡ojo! Se hacen en, por y para la ¿demo­cra­cia?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.