Matan­do un mun­do: para­do­jas impe­ria­les – Elsa Cla­ro

El otro día, ante un micró­fono que cre­yó apa­ga­do, el pre­si­den­te Oba­ma dijo: creen que somos bobos, en refe­ren­cia a las manio­bras repu­bli­ca­nas para redu­cir los muy adel­ga­za­dos pro­gra­mas socia­les, entre ellos los segu­ros médi­cos en Esta­dos Uni­dos. No hace fal­ta ser el jefe de un esta­do pode­ro­so para usar expre­sión pare­ci­da a la suya en lo que res­pec­ta a los pasos segui­dos en la gue­rra con­tra Libia.

Des­de el ini­cio se rea­li­za­ron ata­ques aéreos con­tra puen­tes y obje­ti­vos no mili­ta­res, pese a que la Reso­lu­ción del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU tuvo, se supo­ne, el obje­ti­vo de pro­te­ger a la pobla­ción civil.

De entra­da, ese dic­ta­men peca de vicia­do. Entre sus con­tra­dic­cio­nes o insu­fi­cien­cias lega­les pue­de citar­se que “la pro­tec­ción de civi­les se refie­ra a las zonas rebel­des del orien­te de Libia cuan­do son tan civi­les los libios que viven en Trí­po­li como los que viven en Ben­ga­si. Mien­tras que Trí­po­li está sien­do bom­bar­dea­do, Ben­ga­si está sien­do pro­te­gi­do”. (Gus­ta­vo Mora­les, revis­ta War Heat).

Con todo y su divi­di­da o abs­te­ni­da vota­ción, el tex­to no auto­ri­za res­pal­dar a una de las par­tes en con­flic­to, aun­que se hizo y se hace, pese a que en la pos­te­rior Con­fe­ren­cia de Lon­dres, don­de Occi­den­te se puso de acuer­do sobre cómo actua­rían duran­te y des­pués de la ofen­si­va, tuvie­ran que suge­rir a los insu­bor­di­na­dos libios que crea­ran una “coa­li­ción lo más amplia posi­ble de líde­res polí­ti­cos” que inclu­ye­ra a la “socie­dad civil, a líde­res loca­les”. ¿Esta­ban admi­tien­do, aca­so, que el Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción libio, no repre­sen­ta a todo el país? Pare­ce que sí.

El tex­to de marras pue­de ser vago, mas resul­ta muy pre­ci­so cuan­do exclu­ye “una fuer­za extran­je­ra de ocu­pa­ción bajo cual­quier for­ma y en cual­quier par­te del terri­to­rio libio”. La deci­sión de Gran Bre­ta­ña, Fran­cia e Ita­lia, de situar con­se­je­ros y ase­so­res mili­ta­res para entre­nar y dar­le orga­ni­ci­dad a la logís­ti­ca de los insu­bor­di­na­dos, ¿con­tra­ría o no ese dic­ta­men? Si, otra vez.

“Esta­mos movién­do­nos para auto­ri­zar bie­nes y ser­vi­cios no leta­les por valor de has­ta 25 millo­nes de dóla­res para apo­yar al Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción de Libia y sus esfuer­zos por pro­te­ger a los civi­les y a las áreas pobla­das que se encuen­tran bajo el ata­que de su pro­pio gobierno”, dijo a su vez Hillary Clin­ton horas atrás, lue­go que el vice­pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Joseph Biden dije­ra que Esta­dos Uni­dos no lo pue­de hacer todo, alu­dien­do a que no pla­nean par­ti­ci­par de las accio­nes terres­tres.

Al cali­fi­car al gobierno libio de ese modo, la secre­ta­ria de esta­do, acep­ta ‑se lo pro­pon­gan o no- su legi­ti­mi­dad como admi­nis­tra­ción del país. Eso me hace pre­gun­tar sobre lo legí­ti­mo de cuan­to eje­cu­tan los prin­ci­pa­les socios de la OTAN, mira­do con el len­te de la Reso­lu­ción 1973 o si se apre­cia con los del dere­cho inter­na­cio­nal.

Casi todos los ana­lis­tas que comen­tan el asun­to están con­ven­ci­dos que tras esos ase­so­res, irán tro­pas. Sobre todo por cuan­do ya está vis­to que las cosas no les salie­ron como pen­sa­ban. Alain Jup­pé, can­ci­ller galo, admi­tió que sub­es­ti­ma­ron a Gada­fi y sus lea­les. (No es impo­si­ble que les ocu­rra algo simi­lar en otras corre­rías don­de anda meti­do el Paris de Sar­ko­zi)
Cuan­to ha ocu­rri­do en Libia hie­de a diver­gen­cias inter­nas (dos ter­ce­ras par­tes de los “insur­gen­tes” más nota­bles ocu­pa­ron altos car­gos bajo Gada­fi) y apes­ta tam­bién a un opor­tu­nis­mo polí­ti­co exte­rior que ges­tó y lle­va a extre­mos, cir­cuns­tan­cias pura­men­te loca­les, para con­ver­tir­las en con­tro­ver­ti­do acon­te­ci­mien­to de gran alcan­ce.

A estas altu­ras es casi pro­fano e insul­so hacer refe­ren­cia a dobles rase­ros. Noti­cias pro­ce­den­tes de Bah­rein alu­den a decla­ra­cio­nes ofi­cia­les que pare­cen jus­ti­fi­car actos repre­si­vos actua­les y futu­ros, sobre accio­nes des­ti­na­das a “refor­zar la segu­ri­dad de los paí­ses del Con­se­jo de Coope­ra­ción para los Esta­dos Ára­bes del Gol­fo Pér­si­co”. Es decir, no solo ese peque­ño país, sino el gru­po que con­for­ma el pac­to. El dia­rio bri­tá­ni­co The Guar­dian, publi­có infor­mes pre­ci­sos con tes­ti­mo­nios sobre deten­cio­nes de sin­di­ca­lis­tas, polí­ti­cos y pro­fe­sio­na­les de la sani­dad, e inclu­so de depor­tis­tas, entre­na­do­res y árbi­tros, todos loca­li­za­dos a par­tir del estu­dio minu­cio­so de las fotos hechas duran­te las mani­fes­ta­cio­nes anti­gu­ber­na­men­ta­les.

Se cri­mi­na­li­za a quie­nes hayan par­ti­ci­pa­do de las pro­tes­tas o has­ta que un médi­co aten­die­ra a un heri­do. Según los infor­mes, el gobierno de Bah­rein, con el apo­yo de tro­pas sau­di­tas, escar­men­ta­ron a los mani­fes­tan­tes y extien­den el cas­ti­go al per­so­nal médi­co, solo por cum­plir con el deber de su pro­fe­sión y en extre­mos como irrum­pir en una sala de ope­ra­cio­nes. Hay varios des­apa­re­ci­dos. Ya se sabe lo que sig­ni­fi­ca, pues según los tras­cen­di­dos, están apli­can­do medi­das pare­ci­das a las de la era Bush y su cru­za­da anti­te­rro­ris­ta, negán­do­les asis­ten­cia legal a quie­nes encar­ce­lan.

Los actos de las ex metró­po­lis colo­nia­les o de los sul­ta­na­tos se pare­cen dema­sia­do. Pero ¡ojo! Se hacen en, por y para la ¿demo­cra­cia?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *