Islan­dia des­pués del «no» – Michael Hud­son

Cer­ca del 75% de los votan­tes islan­de­ses acu­die­ron el sába­do 9 de abril a las urnas para recha­zar la pro­pues­ta del Gobierno social­de­mó­cra­ta-ver­de de pagar 5.200 millo­nes de dóla­res a las ase­gu­ra­do­ras ban­ca­rias bri­tá­ni­cas y holan­de­sas por el colap­so de Lands­ban­ki-Ice­sa­ve. Todos y cada uno de los seis dis­tri­tos elec­to­ra­les de Islan­dia vota­ron «no» en una pro­por­ción nacio­nal del 60% (en enero de 2010, dijo otro «no» el 93%).

El voto refle­jó la exten­di­da creen­cia de que los nego­cia­do­res del Gobierno no habían sido lo bas­tan­te enér­gi­cos en la defen­sa de la cau­sa jurí­di­ca islan­de­sa. La situa­ción no pue­de menos que traer a la memo­ria el embro­llo de la deu­da de gue­rra entre los alia­dos tras la I Gue­rra Mun­dial. Lloyd Geor­ge ‑el pri­mer minis­tro bri­tá­ni­co- des­cri­bió enton­ces las con­ver­sa­cio­nes sobre las deu­das bri­tá­ni­cas de arma­men­to entre el Secre­ta­rio del Teso­ro nor­te­ame­ri­cano Andrew Mellon y el bri­tá­ni­co Stan­ley Bald­win como «una nego­cia­ción entre una coma­dre­ja y su pre­sa. El resul­ta­do fue un acuer­do que arrui­nó la repu­tación del cobro de las deu­das inter­na­cio­na­les (…) No es que los fun­cio­na­rios del teso­ro nor­te­ame­ri­cano hicie­ran farol pero, como es de razón, comen­za­ron las con­ver­sa­cio­nes plan­tean­do exi­gen­cias máxi­mas: para su sor­pre­sa, el Dr. Bald­win dijo que, en su opi­nión, sus exi­gen­cias eran jus­tas, y las acep­tó (…) Ese cru­do desem­pe­ño, joco­sa­men­te lla­ma­do “con­ve­nio”, hubo de tener efec­tos desas­tro­sos sobre el cur­so ente­ro de las nego­cia­cio­nes…».

Y así ocu­rrió tam­bién con la nego­cia­ción de Islan­dia con Gran Bre­ta­ña. Es ver­dad, con­si­guie­ron dila­tar en el tiem­po el hori­zon­te la devo­lu­ción de la deu­da islan­de­sa. Pero ¿de dón­de iba a sacar Islan­dia las libras ester­li­nas y los euros, dada la con­trac­ción de su eco­no­mía? Ese es el mayor ries­go en los pagos, y sigue sin afron­tar­se. Ama­ga con des­plo­mar la tasa de cam­bio de la coro­na islan­de­sa.

Ade­más, el acuer­do al que se había lle­ga­do impli­ca­ba acep­tar los car­gos de intere­ses del res­ca­te des­de 2008, inclui­dos los extre­ma­da­men­te ele­va­dos car­gos de intere­ses que sir­vie­ron de cebo para que los depo­si­tan­tes pri­va­dos bri­tá­ni­cos y holan­de­ses pusie­ran su dine­ro en las cuen­tas de Ice­sa­ve. Los islan­de­ses ven esos intere­ses extra­or­di­na­rios como com­pen­sa­ción por los ries­gos; ries­gos que fue­ron acep­ta­dos por los depo­si­tan­tes, razón por la cual ten­drían aho­ra que arros­trar las con­se­cuen­cias.

Así pues, el pro­ble­ma Ice­sa­ve ter­mi­na­rá aho­ra en los tri­bu­na­les. La direc­triz per­ti­nen­te de la UE reza así: «El cos­te de finan­cia­ción de este tipo de esque­mas tie­nen que sopor­tar­lo, en prin­ci­pio, las pro­pias enti­da­des de cré­di­to». Como recla­man­tes prio­ri­ta­rios, Gran Bre­ta­ña y Holan­da se lle­va­rán, en efec­to, la par­te del león del cadá­ver de Lands­ban­ki. Pero no era eso lo que se some­tía al sufra­gio de los votan­tes islan­de­sas. Lo úni­co que ellos que­rían era sal­var a Islan­dia de una obli­ga­ción inde­fi­ni­da de car­gar con las pér­di­das de un ban­co pri­va­do por la vía de incor­po­rar­las a las cuen­tas públi­cas sin un plan que dibu­ja­ra cla­ra­men­te el modo en que Islan­dia podía obte­ner el dine­ro para pagar­las.

La pri­me­ra minis­tra, Johan­na Sigur­dar­dot­tir, aler­ta de que el resul­ta­do del refe­rén­dum pue­de traer con­si­go «el caos polí­ti­co y eco­nó­mi­co». Pero tra­tar de pagar trae con­si­go lo mis­mo. El pasa­do año ha sido tes­ti­go de la desas­tro­sa expe­rien­cia grie­ga e irlan­de­sa; aho­ra vemos cómo Por­tu­gal se apres­ta tam­bién a incor­po­rar a sus cuen­tas públi­cas las deu­das teme­ra­ria­men­te con­traí­das por su sec­tor ban­ca­rio pri­va­do. Difí­cil­men­te se pue­de espe­rar de una nación sobe­ra­na que impon­ga a su eco­no­mía una déca­da o más de pro­fun­da depre­sión, sien­do así que el Dere­cho Inter­na­cio­nal auto­ri­za a todas las nacio­nes a actuar con­for­me a sus pro­pios intere­ses vita­les. Los inten­tos de los acree­do­res por per­sua­dir a las nacio­nes de que se alla­nen a res­ca­tar a los ban­cos a cos­ta del era­rio públi­co no es sino un mani­pu­la­to­rio ejer­ci­cio de rela­cio­nes públi­cas. Los islan­de­ses han podi­do ver el éxi­to de Argen­ti­na lue­go de rees­truc­tu­rar su deu­da y recor­tar radi­cal­men­te las pre­ten­sio­nes de sus acree­do­res. Tam­bién han podi­do asis­tir al colap­so polí­ti­co de Irlan­da y de Gre­cia, resul­tan­te de su empe­ño en pagar sin aten­der a los medios nece­sa­rios para hacer­lo.

Lo menos que pue­de decir­se es que los acree­do­res no pon­de­ra­ron mucho las cosas cuan­do con­ven­cie­ron al Gobierno ver­de-libe­ral de Irlan­da de que podía asu­mir públi­ca­men­te las quie­bras de sus ban­cos pri­va­dos sin hun­dir en la depre­sión a su eco­no­mía. Ahí está aho­ra la expe­rien­cia de Irlan­da, plan­ta­da como una señal de alar­ma para otros paí­ses: no se pue­de con­fiar en los pro­nós­ti­cos mani­fies­ta­men­te opti­mis­tas de los ban­que­ros cen­tra­les.

En el caso de Islan­dia, los exper­tos del FMI hicie­ron en noviem­bre de 2008 pro­yec­cio­nes, según las cua­les la deu­da exte­rior bru­ta sería del 160% del PIB a fines de 2009. Para decir­lo todo, aña­die­ron que una ulte­rior depre­cia­ción de la tasa de cam­bio del 30% podría lle­gar a cau­sar un aumen­to impor­tan­te de aque­lla pro­por­ción de la deu­da. Y eso es lo que ha ocu­rri­do. En noviem­bre de 2008, el FMI avi­só de que la deu­da exter­na que había pro­yec­ta­do para fines de 2009 podría lle­gar a alcan­zar el 249% del PIB, un nivel que con­si­de­ra­ba «cla­ra­men­te insos­te­ni­ble». Pero el actual nivel de la deu­da ha sido esti­ma­do ya en el 260% del PIB islan­dés, ¡y eso aun sin incluir, entre otras, la deu­da pri­va­da de Ice­sa­ve que el gobierno social­de­mó­cra­ta-ver­de que­ría asu­mir públi­ca­men­te!

El pro­ble­ma capi­tal de las obli­ga­cio­nes de Islan­dia con Gran Bre­ta­ña y Holan­da es que la deu­da exte­rior ‑con­traí­da en mone­da extran­je­ra¯ no se paga a par­tir del PIB. Apar­te de lo que se recu­pe­re de Lands­ban­ki (aho­ra, con ayu­da de la Ofi­ci­na Bri­tá­ni­ca para el Frau­de Gra­ve), el dine­ro debe pagar­se con expor­ta- cio­nes. Pero no ha habi­do nego­cia­cio­nes con Gran Bre­ta­ña y Holan­da sobre qué bie­nes y ser­vi­cios islan­de­ses acep­ta­rían como pago. Ya en los años 20 del siglo pasa­do, John May­nard Key­nes dejó escri­to que la nación acree­do­ra alia­da tenía que res­pon­sa­bi­li­zar­se de un modo u otro de las posi­bi­li­da­des de que Ale­ma­nia pudie­ra pagar sus repa­ra­cio­nes de gue­rra, si no era median­te la expor­ta­ción a la nación acree­do­ra. En la prác­ti­ca, lo que hicie­ron las ciu­da­des ale­ma­nas fue tomar prés­ta­mos en Nue­va York y pasar los dóla­res así habi­dos al Reich­bank ‑el ban­co cen­tral de la Repú­bli­ca ale­ma­na- para que paga­ra a Gran Bre­ta­ña y Fran­cia, las cua­les, a su vez, usa­ban ese dine­ro para trans­fe­rir­lo al gobierno esta­dou­ni­den­se en con­cep­to de satis­fac­ción de la deu­da inter­alia­da con­traí­da en la com­pra de arma­men­tos. En otras pala­bras: Ale­ma­nia «tomó pres­ta­da su vía de sali­da de la deu­da». Con el tiem­po, eso nun­ca fun­cio­na.

La prác­ti­ca nor­mal para Islan­dia sería nom­brar un gru­po de exper­tos que sen­ta­ra las bases más fir­mes posi­bles para defen­der­se. De nin­gu­na nación sobe­ra­na pue­de espe­rar­se que se alla­ne a impo­ner a toda una gene­ra­ción la aus­te­ri­dad finan­cie­ra, la con­trac­ción eco­nó­mi­ca y la emi­gra­ción for­zo­sa de sus tra­ba­ja­do­res sólo para poder sub­ve­nir a los cos­tos del fra­ca­sa­do expe­ri­men­to neo­li­be­ral que ha ter­mi­na­do por arrui­nar a tan­tas eco­no­mías euro­peas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *