Has­ta la izquier­da anar­co­co­mu­nis­ta y el con­gre­so de uni­dad rodri­guis­ta en Chi­le – Niko­las Fried­man

El París de los obre­ros, con su Comu­na, será eter­na­men­te ensal­za­do como heral­do glo­rio­so de una nue­va socie­dad. Sus már­ti­res tie­nen su san­tua­rio en el gran cora­zón de la cla­se obrera.Carlos Marx, La Gue­rra Civil en Fran­cia

Esto es, por que no les intere­sa­ba desa­rro­llar el tra­ba­jo mili­tar dejan­do un papel en blan­co fir­ma­do, un docu­men­to de bue­nas inten­cio­nes “demo­crá­ti­cas” a la oli­gar­quía ase­si­na ya que con eso la UP, su pro­yec­to se trans­for­mó en algo así como bue­nas inten­cio­nes socia­les, no exis­tien­do la inten­cio­na­li­dad estra­té­gi­ca de la toma del poder, esto gra­fi­ca la carac­te­rís­ti­ca del refor­mis­mo y su cola­bo­ra­ción de cla­se que paga­ría a san­gre y fue­go el pue­blo y las bases de la UP, muy pocos diri­gen­tes de la UP res­pon­die­ron ante la agre­sión dere­chis­ta, las estruc­tu­ras inter­me­dias, de una u otra for­ma no alcan­za­ron a reac­cio­nar ante la bota reac­cio­na­ria. La derro­ta estra­té­gi­ca cau­sa­da por la oli­gar­quía per­du­ra has­ta nues­tros días a la alter­na­ti­va demo­crá­ti­co popu­lar, es esta opción la que fue derro­ta­da y no la alter­na­ti­va revo­lu­cio­na­ria cuya vigen­cia aun esta incó­lu­me ya que su esen­cia apun­ta a des­truir a la bur­gue­sía con toda su ins­ti­tu­cio­na­li­dad, es pre­ci­sa­men­te dicha ins­ti­tu­cio­na­li­dad la que real­men­te no per­mi­tió lle­var ade­lan­te el pro­ce­so popu­lar en Chi­le, es el mis­mo error que incu­rren aque­llos que hablan de una Cons­ti­tu­yen­te, o los que cons­tru­yen fuer­zas (par­ti­do tras­ver­sal en tér­mi­nos socia­les) ya que lo que no resol­vió la Uni­dad Popu­lar, y lo que no resol­ve­rá una Cons­ti­tu­yen­te o un par­ti­do trans­ver­sal es la con­tra­dic­ción de cla­se entre capi­tal tra­ba­jo (bur­gue­sía ver­sus obre­ros), refle­ja­do en la corre­la­ción de fuer­za y de cla­se entre la bur­gue­sía nacio­nal e impe­rio ver­sus el movi­mien­to popu­lar y revo­lu­cio­na­rio e inter­na­cio­nal, y de movi­mien­to inter­na­cio­nal, que que­da muy poco.

Esto vie­ne a reafir­mar una y otra ves la trai­ción del refor­mis­mo (des­via­ción de dere­cha, que se expre­sa en la cola­bo­ra­ción de cla­se), que se enun­cia con cara “revo­lu­cio­na­ria” cuan­do cues­tio­na o ata­ca el sta­li­nis­mo en Rusia (otra des­via­ción de dere­cha, que se carac­te­ri­za por el reem­pla­zo del pue­blo por el par­ti­do) y hacien­do eco de ese dis­cur­so opor­tu­nis­ta (ata­ques de Khrush­chev a Sta­lin, res­pec­to al pro­ce­der de línea polí­ti­ca del PCURSS), el refor­mis­mo se hace sen­tir al inte­rior de la inter­na­cio­nal por par­te del Par­ti­do Comu­nis­ta sovié­ti­co, cla­ro una ves de ase­gu­rar­se de que Sta­lin estu­vie­ra muer­to. Como con­se­cuen­cia direc­ta de eso en Chi­le, en abril de 1951 el ala reac­cio­na­ria, de dere­cha al inte­rior del Par­ti­do Comu­nis­ta, expul­sa a los comu­nis­tas mar­xis­tas del PC enca­be­za­dos por Luis Rei­no­so, des­pués de esa trai­ción his­tó­ri­ca, por que mar­ca un ini­cio, esta ala reac­cio­na­ria, dere­chis­ta logra uni­fi­car al par­ti­do y su mili­tan­cia gra­cias a su ver­ti­ca­li­dad y leal­tad acé­rri­ma al par­ti­do (for­ta­le­cien­do incons­cien­te­men­te y sola­pa­da­men­te a la direc­ción cola­bo­ra­cio­nis­ta de cla­se), impo­nién­do­se así la trai­ción a la cla­se obre­ra, el entre­guis­mo al impe­ria­lis­mo euro­peo y nor­te­ame­ri­cano que lle­va a la fun­da­ción de los Fren­tes Popu­la­res en Chi­le siguien­do cie­ga­men­te los pos­tu­la­dos de la cola­bo­ra­ción de cla­se, del refor­mis­mo de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta dere­chis­ta impul­sa­da por Khrush­chev.

Aho­ra hay que enten­der que las pala­bras dichas por la reac­ción inter­na­cio­nal, no son pala­bras al vien­to ni ora­cio­nes sin sen­ti­do, las fra­ses de elo­gio de los fas­cis­tas euro­peos y las echas por Oba­ma, cuan­do visi­ta Chi­le al pro­ce­so neo­li­be­ral chi­leno tie­nen mucho sen­ti­do, hay que pro­te­ger la ins­ti­tu­cio­na­li­dad chi­le­na, hay que pro­te­ger­la ya que con ello se pro­te­ge el neo­li­be­ra­lis­mo, al hacer ejes de tra­ba­jo, al rea­li­zar alian­zas estra­té­gi­cas entre paí­ses neo­li­be­ra­les esa la esen­cia, es la pie­dra angu­lar que pro­yec­ta al mode­lo ante la opción del mar­xis­mo, esto sin nin­gu­na duda algu­na, es lo que le esta dan­do sali­da al impe­ria­lis­mo hoy, los dis­cur­sos son refle­jó de ello, es la con­se­cuen­cia direc­ta el hecho de lla­mar aglu­ti­nar­se (alian­zas estra­té­gi­cas) entorno al impe­ria­lis­mo es lo que vemos casi a dia­rio en los paí­ses sir­vien­tes, laca­yos como el chi­leno o inva­di­dos, cayen­do bajo el yugo del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano el cual se apo­de­ra de los recur­sos natu­ra­les de los paí­ses some­ti­dos.

Del reflu­jo revo­lu­cio­na­rio al flu­jo pun­tual del “anar­co­co­mu­nis­ta”

El movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio mar­xis­ta venía de una seria cri­sis en los 90s, pro­duc­to de los duros gol­pes polí­ti­cos y mili­ta­res de la dic­ta­du­ra y el impe­ria­lis­mo yanky, por cier­to tam­bién están los erros de apre­cia­ción de la reali­dad en tér­mi­nos de cómo inter­pre­ta­mos el que hacer polí­ti­co, has­ta su ato­mi­za­ción y sub­di­vi­sión, en esta eta­pa de reflu­jo para los rebel­des don­de sur­gen des­de la som­bra los pos­tu­la­dos anar­quis­tas, anar­co­co­mu­nis­ta chi­le­nos, con sus múl­ti­ples expre­sio­nes, visio­nes, ten­den­cias. Aho­ra esto sería exce­len­te para el pue­blo de Chi­le y el socia­lis­mo, en tér­mi­nos de lle­var ade­lan­te la revo­lu­ción, pero como su fun­da­men­to de prin­ci­pios es dis­tin­to al mar­xis­ta, como no han podi­do hacer su pro­pia revo­lu­ción, por ende frus­trán­do­se por que no pue­den tomar­se el poder se dedi­can a cri­ti­car, ana­li­zar, o a intru­siar en las “revo­lu­cio­nes aje­nas”.

El anar­quis­mo, con­cep­to acu­ña­do en Gre­cia que sig­ni­fi­ca “sin auto­ri­dad ni poder”. Esta suma de pen­sa­mien­tos y ten­den­cias que ter­mi­na sien­do una seu­do doc­tri­na cien­tí­fi­co-his­tó­ri­ca, para pesar del pue­blo explo­ta­do, que jun­to con el mar­xis­mo, cons­ti­tu­yen unas de las corrien­tes del “socia­lis­mo”. Ambas, anar­quis­mo y mar­xis­mo, se entre­la­zan a la hora de cri­ti­car al capi­ta­lis­mo y la nece­si­dad impe­rio­sa de ter­mi­nar con el para lograr una nue­va socie­dad, que no este basa­da en la explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre, pero difie­ren radi­cal­men­te en cuan­to a los méto­dos para con­se­guir­lo. De hecho, a lo lar­go del siglo XIX y XX ambos pen­sa­mien­tos se fue­ron ale­jan­do pro­gre­si­va­men­te, has­ta con­ver­tir­se en irre­con­ci­lia­bles anta­gó­ni­cos. Es más; Baku­nin decía que la cla­se tra­ba­ja­do­ra no podía orga­ni­zar­se, ni pre­pa­rar su pro­pio asal­to al poder, pues esto sería una for­ma de auto­ri­ta­ris­mo, que a nues­tro enten­der es una for­ma de ver e inter­pre­tar a lo socie­dad des­de afue­ra de una ven­ta­na, dan­do la espal­da a la reali­dad que lo rodea, es decir, miran­do hacia la pie­za, que es más gra­ve ya que no esta den­tro de las cua­tro pare­des que siem­pre han carac­te­ri­za­do a muchos revo­lu­cio­na­rios por una cues­tión fun­da­men­tal­men­te ideo­ló­gi­ca. Tor­pe­men­te Baku­nin, con­ce­bía la revo­lu­ción o la des­truc­ción del Esta­do entre gue­rra de apa­ra­tos, las Fuer­zas Ama­das bur­gue­sas con­tra las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, tal cual un leña­dor va cor­tan­do len­ta­men­te un gigan­tes­co árbol, has­ta derri­bar­lo y así ter­mi­nar con el bos­que, sacan­do la metá­fo­ra, lan­zar una red de célu­las cons­pi­ra­ti­vas clan­des­ti­nas, sin obli­ga­ción de res­pon­der ante el pue­blo, a quien dicen repre­sen­tar, es decir, para ellos la revo­lu­ción la hacen los indi­vi­duos, sin res­pon­der a la cla­se, y al pue­blo.

En este sen­ti­do, noso­tros ingre­sa­re­mos al teji­do anar­co­co­mu­nis­ta, el cual tien­de a recha­zar la teo­ría del valor-tra­ba­jo del libe­ra­lis­mo clá­si­co; “En la socie­dad capi­ta­lis­ta la fuer­za de trabajo(obreros) es vis­ta como mera mer­can­cía como cual­quier otra, por lo que su valor es igual al tiem­po de tra­ba­jo social­men­te nece­sa­rio para pro­du­cir­la”. Para el mar­xis­mo no bus­ca pre­de­cir el pre­cio de las mer­can­cías, sino el de com­pren­der las fuer­zas prin­ci­pa­les que regu­lan el inter­cam­bio de las mer­can­cías. En este caso par­ti­cu­lar de la mer­can­cía «fuer­za de tra­ba­jo», la ley del valor sir­ve para expli­car el ori­gen de la ganan­cia capi­ta­lis­ta (sobre explo­ta­ción labo­ral), la plus­va­lía, que no es otra cosa que la ganan­cia basa­da en la explo­ta­ción de la cla­se obre­ra por el empren­de­dor para pro­du­cir más ganan­cia”. Unos de los men­to­res del anar­co­co­mu­nis­mo Piotr Kro­pot­kin, seña­la en su obra; A LA CONQUISTA DEL PAN, «El bien­es­tar para todos no es un sue­ño. Es posi­ble, rea­li­za­ble, des­pués de lo que han hecho nues­tros ante­pa­sa­dos para hacer fecun­da nues­tra fuer­za de tra­ba­jo. Mas para que el bien­es­tar lle­gue a ser una reali­dad, es pre­ci­so que el inmen­so capi­tal deje de ser con­si­de­ra­do como una pro­pie­dad pri­va­da, del que el aca­pa­ra­dor dis­pon­ga a su anto­jo. Es menes­ter que el rico ins­tru­men­to de la pro­duc­ción sea pro­pie­dad común, a fin de que el espí­ri­tu colec­ti­vo saque de él los mayo­res bene­fi­cios para todos». Res­pec­to a la pro­pie­dad: «Todo se entre­la­za: cien­cia e indus­tria, saber y apli­ca­ción. Los des­cu­bri­mien­tos y las rea­li­za­cio­nes prác­ti­cas que con­du­cen a nue­vas inven­cio­nes, el tra­ba­jo inte­lec­tual y el tra­ba­jo manual, la idea y los bra­zos. Cada des­cu­bri­mien­to, cada pro­gre­so, cada con­jun­ción del tra­ba­jo manual e inte­lec­tual del pasa­do y del pre­sen­te. Enton­ces, ¿con qué dere­cho se apro­pia de la menor par­ce­la de ese inmen­so todo y agre­ga: «Esto es sólo mío y no de todos?».

Al ana­li­zar dicho argu­men­tos te encuen­tras con una sor­pre­sa enor­me, pri­me­ro extra­ño nom­bre para un anar­quis­ta “Prín­ci­pe anar­quis­ta” más bien el nom­bre es el pre­lu­dio de su libro lleno de con­tra­dic­cio­nes, segun­do para el anar­co­co­mu­nis­ta la esen­cia de su socie­dad es cen­tra­li­zar a la per­so­na (indi­vi­duo), en el mar­co de su pen­sa­mien­to por eso la nece­si­dad de rene­gar de la cla­se obre­ra. Aho­ra antro­po­ló­gi­ca­men­te y socio­ló­gi­ca­men­te escri­bien­do, les igua­la al pen­sa­mien­to neo­li­be­ral, es decir, pasan­do a ser como el mal menor, la ver­sión «bue­na», de la cen­tra­li­dad indi­vi­dua­lis­ta que no es otra cosa que una cues­tión rela­ti­va, ya que si des­apa­re­ce el Esta­do como lo cono­ce­mos, bajo la visión anar­co­co­mu­nis­ta será la ver­sión suplan­ta­do­ra de las estruc­tu­ras de poder, es decir, el equi­va­len­te del mer­ca­do, pero en chi­co. Al dejar de lado, al des­co­no­cer la teo­ría y sus­ti­tuir­la por los «prin­ci­pios», es de un error inte­lec­tual y anti­cien­tí­fi­co gigan­tes­co, ya que con esto solo ter­mi­nas y lo peor sin dar­te cuen­ta, luchan­do a favor del enemi­go de cla­se, con esto no estoy dicien­do que los prin­ci­pios no sean esen­cia­les por que lo son, pero toda argu­men­ta­ción cien­tí­fi­ca revo­lu­cio­na­ria nace siem­pre de una con­di­ción social, no debe­mos con­fun­dir el ins­tru­men­to (peque­ños esta­dos) con el fin (des­truir el esta­do) para ter­mi­nar desa­rro­llan­do lo mis­mo, pero par­ce­la­do, por per­so­nas, unos peque­ños Esta­do bue­na hon­da.

Aho­ra, teó­ri­ca­men­te escri­bien­do, nos encon­tra­mos que en el mani­fies­to comu­nis­ta, al igual que el anar­co­co­mu­nis­ta exis­ten algu­nas ana­lo­gías, pero de for­ma más que de fon­do, en cuan­to a ins­tau­rar la pro­pie­dad comu­ni­ta­ria como un sis­te­ma eco­nó­mi­co, ya que ser capi­ta­lis­ta sig­ni­fi­ca ocu­par no sólo una posi­ción pura­men­te per­so­nal en la pro­duc­ción (dine­ro), sino tam­bién es ocu­par una posi­ción social, es decir, de cla­se. El valor de un pro­duc­to deter­mi­na­do que es gene­ra­do por los obre­ros tie­ne un valor agre­ga­do una ves trans­for­ma­do, en con­se­cuen­cia a esto, un pro­duc­to colec­ti­vo que sólo pue­de poner­se en movi­mien­to cuan­do entra en la diná­mi­ca de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca con­jun­ta, de muchos miem­bros de la socie­dad (tra­ba­ja­do­res). Por lo tan­to el capi­tal no es una fuer­za per­so­nal, sino por el con­tra­rio es una fuer­za de cla­se (social), de ahí la ana­lo­gía con el neo­li­be­ra­lis­mo capi­ta­lis­ta, más que con el mar­xis­mo ya que para Kro­pot­kin, en la base de todo esta el indi­vi­duo y no a cla­se como la defi­ne Marx. El mar­xis­mo como cien­cia, se pre­sen­ta cla­ra­men­te en orden y orga­ni­za­do y es cohe­ren­te, res­pec­to a la reali­dad que lo rodea y de ello se deri­va una mane­ra de enten­der todos los aspec­tos de la vida y la pro­pia His­to­ria. Mien­tras el anar­co­co­mu­nis­mo con muy peso cien­tí­fi­co, esto es una de las gran­des cri­ti­cas de Marx, que le hacia a Baku­nin, para Marx el anar­quis­mo es puro volun­ta­ris­mo des­pro­vis­to de cual­quier aná­li­sis cien­tí­fi­co. Por eso sus visio­nes, sus inter­pre­ta­cio­nes de la reali­dad, las ideas anar­quis­tas están dis­per­sas y no for­man una doc­tri­na cien­tí­fi­co-his­tó­ri­ca, sis­te­ma­ti­za­da. En con­se­cuen­cia al ana­li­zar el mar­xis­mo al sis­te­ma capi­ta­lis­ta te encuen­tras con un tesis cien­tí­fi­co e his­tó­ri­co y racio­nal por cier­to, pero en el anar­co­co­mu­nis­mo sus visio­nes de la reali­dad es mucho más incon­gruen­te, ya que nace de la volun­tad (mi visión per­so­nal) de aca­bar con él capi­ta­lis­mo más que de una nece­si­dad cien­tí­fi­ca revo­lu­cio­na­ria real de aca­bar con el sis­te­ma capi­ta­lis­ta depre­da­dor y opre­sor, algo pare­ci­do a lo que le ocu­rría a los obre­ros en tiem­po de la revo­lu­ción indus­trial, que des­truían las maqui­nas pen­san­do que en ellas radi­ca­ban todos sus males socia­les.

La livian­dad, la sim­pli­fi­ca­ción, la cari­ca­tu­ri­za­ción y has­ta en cier­to sen­ti­do la mani­pu­la­ción del mar­xis­mo apro­ve­chán­do­se del enga­ño del sta­li­nis­mo-Khrush­chev (ambos dere­chis­tas), pero debo recal­car que estos argu­men­tos están por deba­jo de la línea ideo­ló­gi­ca a dis­cu­tir pre­sen­ta­da por el anar­co­co­mu­nis­mo o los comu­nis­tas liber­ta­rios, que han hecho de nues­tros prin­ci­pios o fun­da­men­tos de lucha. Exis­tían y exis­ten en muchas escue­las del mar­xis­mo gra­cias a la cri­sis de los mal lla­ma­dos paí­ses socia­lis­tas, pero en la ver­dad de los hechos esas escue­las pos sta­li­nis­tas eran un fran­co retro­ce­so del movi­mien­to popu­lar y revo­lu­cio­na­rio, cuya esen­cia filo­so­fía seu­do cien­tí­fi­ca, fue la argu­cia, la ter­gi­ver­sa­ción del mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co e his­tó­ri­co, el esta­tis­mo como la lógi­ca del papá Esta­do (buen patrón), como era fácil enten­der, sal­vo para unos seu­dos revo­lu­cio­na­rios, anti­mar­xis­tas en los hechos como Sta­lin y Khrush­chev se le pudo ocu­rrir que el Esta­do pue­da lle­gar a satis­fa­cer todas las nece­si­da­des de jus­ti­cia social (Mate­ria­lis­mo His­tó­ri­co) y las nece­si­da­des huma­nas (Mate­ria­lis­mo Dia­lec­ti­co), cuan­do el Esta­do por su natu­ra­le­za, por su esen­cia es de cla­se, es un apa­ra­to de opre­sión al ser­vi­cio de los intere­ses de cla­se que se apo­de­ran del poder polí­ti­co de un Esta­do deter­mi­na­do, en el caso sta­li­nis­ta Esta­do-par­ti­do, cosa que a pesar de la cri­ti­ca de Niki­ta Khrush­chev al sta­li­nis­mo, jamás ter­mino con el sta­li­nis­mo que tan­to daño había echo a la revo­lu­ción en Rusia, es pare­ci­do con lo suce­dió en Chi­le con Pino­chet, pero sin Pino­chet, gra­cias a que la con­cer­ta­ción ter­mino admi­nis­tra­do la ins­ti­tu­cio­na­li­dad pino­che­tis­ta y neo­li­be­ral, es decir, la hizo suya.

Ya que pen­sar que Khrush­chev era anti sta­li­nis­ta por que lo denun­cia y le da la espal­da a Sta­lin es como infan­til, recor­de­mos a Lenin cuan­do se refe­ría a Sta­lin, “es exce­si­va­men­te inso­len­te y este defec­to, que pue­de ser tole­ra­do en un mili­tan­te cual­quie­ra del Par­ti­do, se trans­for­ma en un defec­to inacep­ta­ble en una per­so­na que ocu­pa el car­go de Secre­ta­rio Gene­ral. Es por esto que pro­pon­go que los cama­ra­das vean la mane­ra de ale­jar a Sta­lin de este car­go y de colo­car allí a otro hom­bre, uno que, sobre todas las cosas, difie­ra de Sta­lin en lo siguien­te: mayor tole­ran­cia, más leal­tad, más bon­dad y una acti­tud más con­si­de­ra­da y un tem­pe­ra­men­to menos capri­cho­so, etc., etc.,…”. Lo que Lenin esta des­cri­bien­do es a un revo­lu­cio­na­rio, aho­ra si alguien dice que esa cali­fi­ca­ción la cae muy bien a Khrush­chev no ha enten­di­do nada, ni con lupa podrá leer y enten­der la ver­dad de los hechos cien­tí­fi­cos-his­tó­ri­cos, Khrush­chev será encar­ga­do de lan­zar la pri­me­ra con­de­na inter­na con­tra el sta­li­nis­mo si, pero obe­de­cía a un linea­mien­to polí­ti­co frac­cio­nal, per­so­nal, para­le­lo al sta­li­nis­mo, pues su cri­ti­ca no era una cues­tión liga­da a los fun­da­men­tos ideo­ló­gi­cos, lo de fon­do (lo real), sino al pro­ce­der y actuar con el poder, era más una cues­tión que tenia direc­ta rela­ción con los méto­dos de tra­ba­jo (la for­ma), que apun­ta­ban direc­ta­men­te a mal uso del poder (lo polí­ti­co) era sola­men­te una dife­ren­cia de for­ma y no de fon­do ya que los dos esta­ban luchan­do por impo­ner sus cri­te­rios polí­ti­cos que por cier­to eran dere­chis­tas por sobre los intere­ses del pue­blo, mani­pu­la­do con la pro­pa­gan­da, usan­do la maqui­na­ria del par­ti­do-esta­do y sus estruc­tu­ras coer­ci­ti­vas, usan­do la fra­seo­lo­gía revo­lu­cio­na­ria, la dife­ren­cia era que Sta­lin era un fas­cis­ta NO DECLARADO y Khrush­chev era una refor­mis­ta decla­ra­do que lle­go a impul­sar la polí­ti­ca de coexis­ten­cia paci­fi­ca con el impe­ria­lis­mo, eso es cola­bo­ra­ción de cla­ses y eso aquí y en la que­bra­da del ají es trai­ción al pue­blo, al mar­xis­mo al par­ti­do y la revo­lu­ción. De estas sim­ples con­clu­sio­nes pue­des razo­nar lo siguien­te, mien­tras Sta­lin ase­si­na­ba a diri­gen­tes hones­tos de la revo­lu­ción de octu­bre que hizo Khrush­chev para evi­tar­lo, pues nada este sur­ge en la eta­pa de des­com­po­si­ción polí­ti­ca y moral del sta­li­nis­mo como for­ma de gobierno, ya que esta­ba ago­ta­da y fren­te a eso, Khrush­chev le da el gol­pe de gra­cia en el Infor­me Secre­to al XX Con­gre­so del PCUS, el 25 de febre­ro de 1956. Para ter­mi­nar con esto vol­va­mos a Lenin, en diciem­bre de 1922, en una car­ta al Con­gre­so del Par­ti­do, dijo: “Des­pués de tomar pose­sión del car­go de Secre­ta­rio Gene­ral, el cama­ra­da Sta­lin ha acu­mu­la­do en sus manos un poder des­me­di­do y no estoy segu­ro de que sea siem­pre capaz de usar este poder con el debi­do cui­da­do”.

Aho­ra cuan­do rem­pla­zas al pue­blo por el par­ti­do, lo tran­si­to­rio se tras­for­ma para siem­pre tras­for­man­do a los soviets de tra­ba­ja­do­res en una suer­te de nue­va oli­gar­quía bur­gue­sa, tras­for­man­do el ingre­so del par­ti­do en una suer­te de lucha de cla­ses, etc., todos sabe­mos en que ter­mino todo esto, aho­ra lo que pre­ten­de­mos los revo­lu­cio­na­rios mar­xis­tas y aspi­ra­mos es el modo de pro­duc­ción comu­nis­ta en que nece­sa­ria­men­te des­apa­re­ce el Esta­do como ente opre­sor y esto esta des­cri­to tan­to por las obras Marx, Engels, como de Lenin. Por eso es la ter­gi­ver­sa­ción nece­sa­ria de la Dic­ta­du­ra Demo­crá­ti­ca y Revo­lu­cio­na­ria del Pro­le­ta­ria­do (DDRP) como, una for­ma de ter­gi­ver­sar el mar­xis­mo mis­mo por sta­li­nis­ta y refor­mis­tas, quie­nes siguie­ron con la línea polí­ti­ca de Sta­lin, pero más mati­za­da, más con­ci­lia­do­ra, menos ase­si­na, todo eso expre­sa­do en el par­ti­do-esta­do. Y es en este párra­fo don­de debo hacer una acla­ra­ción; El ter­mino “demo­crá­ti­ca” fue eli­mi­na­do de las ense­ñan­zas revo­lu­cio­na­rias por los refor­mis­tas del par­ti­do-esta­do ya que para ellos la opi­nión del pue­blo lis lla­na­men­te no les impor­ta­ba para nada, los par­ti­dos comu­nis­tas rem­pla­za­ron al pue­blo gene­rán­do­se una abe­rra­ción ideo­ló­gi­ca desa­rro­lla­da sobre las bases del pen­sa­mien­to sta­li­nis­tas-refor­mis­tas cons­tru­yen­do una suer­te de seu­do ideo­lo­gía y cul­to al per­so­na­lis­mo, ter­gi­ver­san­do al suje­to de la revo­lu­ción, la his­to­ria de los pue­blos, has­ta sus idio­mas ya que las ense­ñan­zas del mar­xis­mo ya no se desa­rro­lla­ban, las que se entre­ga­ban para el estu­dio eran escri­tas por Sta­lin y déca­das des­pués de su muer­te en idio­ma ruso pasan­do a lle­var las nacio­na­li­da­des, las patrias y la esen­cia del mar­xis­mo la auto deter­mi­na­ción de los pue­blos en todo los sen­ti­dos. En con­se­cuen­cia a esto, sig­ni­fi­co el aban­dono de los prin­ci­pios, déca­das atrás, Marx le envia­ba una car­ta Wey­de­me­yer, en 1852, seña­lan­do cuá­les eran sus apor­ta­cio­nes en el terreno de la lucha de cla­ses: “Lo que yo he apor­ta­do de nue­vo es:1º , demos­trar que la exis­ten­cia de las cla­ses no está vin­cu­la­da más que a fases his­tó­ri­cas deter­mi­na­das del desa­rro­llo de la pro­duc­ción; 2º, que la lucha de cla­ses lle­va nece­sa­ria­men­te a la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do; 3º, que esa mis­ma dic­ta­du­ra no repre­sen­ta más que una tran­si­ción hacia la abo­li­ción de todas las cla­ses y hacia una socie­dad sin cla­ses”, esta visión cien­tí­fi­ca de Marx y apor­te al desa­rro­llo revo­lu­cio­na­rio vis­to y ana­li­za­do por él, res­pon­de al mis­mo pro­ce­so rea­li­za­do por el ex PC de la URSS y su bra­zo arma­do, ejer­ci­to rojo, res­pec­to a su avan­ce con la con­si­guien­te caí­da del nazis­mo fas­cis­ta y con esto la figu­ra de Sta­lin se trans­for­mo en el estan­dar­te, en la con­se­cuen­cia revo­lu­cio­na­ria, el par­ti­do sta­li­nis­ta-refor­mis­ta tras­for­man­do al suje­to de la revo­lu­ción, cuyo papel his­tó­ri­co de los cam­bios socia­les esta­ba defi­ni­do por el mar­xis­mo y su ins­tru­men­to polí­ti­co (el par­ti­do), y este suje­to de la revo­lu­ción es la cla­se obre­ra con todas las fuer­zas socia­les y terri­to­ria­les estra­té­gi­cas en tér­mi­nos de alian­zas y esto vie­ne a con­fir­mar la horro­ro­sa ter­gi­ver­sa­ción de los prin­ci­pios mar­xis­ta bri­llan­te­men­te plas­ma­dos en el aná­li­sis de la Comu­na de Paris. Por eso somos mar­xis­tas y rene­ga­mos como una cues­tión de prin­ci­pios del sta­li­nis­mo y refor­mis­mos. Repi­to ¿Por qué somos mar­xis­tas?, es que que­re­mos vivir bajo una “dic­ta­du­ra”, bajo el yugo de un Esta­do opre­sor mani­pu­la­do por un “dic­ta­dor”, esto a decir por lo menos sería medio­cre, somos mar­xis­tas por­que enten­de­mos dicho modo de pro­duc­ción como el resul­ta­do de un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, natu­ral y lógi­co de los pro­ce­sos socia­les y eco­nó­mi­cos, estoy hablan­do pro­du­cir de for­ma natu­ral, como seres huma­nos que somos, esto per­mi­ti­rá a los indi­vi­duos dife­ren­ciar­se no por sus pose­sio­nes mate­ria­les (visión capi­ta­lis­ta), sino por una comu­ni­dad libre lo que impli­ca la des­apa­ri­ción del Esta­do opre­sor, con el sur­gi­mien­to de una nue­va socie­dad que rija al hom­bre, que cami­ne bajo con­duc­tas mora­les y éti­cas, que estas con­duc­tas sean cohe­ren­tes con las rela­cio­nes de her­man­dad entre los huma­nos. Dichas aspi­ra­cio­nes liber­ta­rias, inte­lec­tua­les, artís­ti­cas y cul­tu­ra­les (visión mar­xis­ta) son los que le darán vida al hom­bre nue­vo, lo que vie­ne a ter­mi­nar el mar­xis­mo es con la pro­pie­dad de los medios de pro­duc­ción ya que esa pro­pie­dad es la base de todos los males, de todas las for­mas de explo­ta­ción huma­na.

Para ver con más cla­ri­dad y hones­ti­dad la reali­dad hay que ser solo un poco hones­to, aun­que cues­te, siem­pre debe­mos reco­no­cer nues­tros erro­res ya que esa es la úni­ca for­mu­la para pro­du­cir cam­bios tan­to per­so­na­les como colec­ti­vos por eso al ana­li­zar los dife­ren­te pro­ce­sos y com­pren­der la lógi­ca his­tó­ri­ca y dia­léc­ti­ca de los pro­ce­sos socia­les siem­pre nos lle­va­ran o arras­tra­ran a otros a un deter­mi­na­do fin. El poder es una cosa seria y cuan­do esta en manos de un indi­vi­duo o pocos indi­vi­duos con gra­ves defor­ma­cio­nes se tras­for­ma en algo que corrom­pe las bases mora­les y éti­cas de las per­so­nas. La expe­rien­cia de la Comu­na de Paris, fue espe­cial­men­te rele­van­te para todo movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio en el mun­do, de esta expe­rien­cia his­tó­ri­cas extrae­mos del por­que del falli­do inten­to de los tra­ba­ja­do­res en poner fin a las des­igual­da­des eco­nó­mi­cas y mejo­rar sus pési­mas con­di­cio­nes labo­ra­les y socia­les y al igual como ellos, hoy en pleno siglo 21 los obre­ros siguen luchan­do por las mis­mas con­sig­nas y des­igual­da­des eco­nó­mi­cas, labo­ra­les y socia­les.

La ense­ñan­za que el movi­mien­to obre­ro extra­jo de la frus­tra­da expe­rien­cia revo­lu­cio­na­ria fue que en lo suce­si­vo sólo debía con­fiar en sus pro­pias fuer­zas, recha­zar táci­ta­men­te alian­zas con cual­quier sec­tor de la bur­gue­sía, al tomar­se el poder, se toma el poder y des­tru­yes las estruc­tu­ras del poder bur­gués y tomas todo para el pue­blo, no come­ter el error de no nacio­na­li­zar la ban­ca bur­gue­sa, es más, pre­ci­sa­men­te de esos ban­cos salie­ron los recur­sos con los que la reac­ción fas­cis­ta se armó para des­atar la matan­za de cla­se, y esto es lo tras­cen­den­tal el tra­ba­jo mili­tar, es más si esta­mos hablan­do de una cla­se revo­lu­cio­na­ria que se toma el poder y que debe con­te­ner a la otra cla­se (reac­cio­na­ria), esto solo se rea­li­za con el com­po­nen­te mili­tar lo sig­ni­fi­ca una sola cosa; el pue­blo en armas y en esto tam­bién tene­mos como un error estra­té­gi­co el no expro­piar los caños y armas del ejer­ci­to impe­rial que esta­ba en manos de Thiers y su el ejér­ci­to, en reti­ra­da hacia Ver­sa­lles, el cual fue uti­li­za­do más tar­de en con­tra de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias. Al repro­du­cir el mani­fies­to del Comi­té Cen­tral de la Guar­dia Nacio­nal del 18 de mar­zo, en el que afir­man que los pro­le­ta­rios de París toman en sus manos la direc­ción de los asun­tos públi­cos y con­si­de­ran un deber y un dere­cho “hacer­se due­ños de su pro­pio des­tino, toman­do el Poder”, Marx agre­ga: “Pero la cla­se obre­ra no pue­de limi­tar­se sim­ple­men­te a tomar pose­sión de la máqui­na del Esta­do tal y como está, y ser­vir­se de ella para sus pro­pios fines”, y agre­go, hay que des­truir la maqui­na­ria del Esta­do Capi­ta­lis­ta neo­li­be­ral bur­gués y defen­der la revo­lu­ción en bus­ca de la socie­dad socia­lis­ta y eso solo se logra pasan­do a la ofen­si­va polí­ti­ca.

En pala­bras del pro­pio Marx, refrién­do­se a los ele­men­tos opor­tu­nis­tas que se auto defi­ne como revo­lu­cio­na­rios, estos ele­men­tos rea­li­zan un ver­da­de­ro tra­ba­jo de zapa con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio en los pro­ce­sos socia­les “En todas las revo­lu­cio­nes, al lado de sus ver­da­de­ros repre­sen­tan­tes, figu­ran hom­bres de otra natu­ra­le­za. Algu­nos de ellos, super­vi­vien­tes y devo­tos de revo­lu­cio­nes pasa­das, sin visión del movi­mien­to actual, pero due­ños toda­vía de su influen­cia sobre el pue­blo, por su reco­no­ci­da hon­ra­dez y valen­tía, o sim­ple­men­te por la fuer­za de la tra­di­ción; otros, sim­ples char­la­ta­nes que, a fuer­za de repe­tir año tras año las mis­mas decla­ma­cio­nes este­reo­ti­pa­das con­tra el gobierno del día, se han roba­do una repu­tación de revo­lu­cio­na­rios de pura cepa. Des­pués del 18 de mar­zo salie­ron tam­bién a la super­fi­cie hom­bres de éstos, y en algu­nos casos logra­ron desem­pe­ñar pape­les pre­emi­nen­tes. En la medi­da en que su poder se lo per­mi­tió, entor­pe­cie­ron la ver­da­de­ra acción de la cla­se obre­ra, lo mis­mo que otros de su espe­cie entor­pe­cie­ron el desa­rro­llo com­ple­to de todas las revo­lu­cio­nes ante­rio­res. Estos ele­men­tos cons­ti­tu­yen un mal inevi­ta­ble; con el tiem­po se les qui­ta de en medio; pero a la Comu­na no le fue dado dis­po­ner de tiem­po”, (de, La Gue­rra Civil en Fran­cia, Mani­fies­to del Con­se­jo Gene­ral de la Aso­cia­ción Inter­na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res).

Reco­gien­do estas pala­bras pode­mos decir que en Chi­le nos encon­tra­mos con estos per­so­na­jes, que con­fun­den a las per­so­nas hon­ra­das, mez­clan un dis­cur­so revo­lu­cio­na­rio con sus ambi­cio­nes per­so­na­les, que sólo pien­san en domi­nar, en ser vana­glo­ria­dos, y fes­te­ja­dos, son mani­pu­la­do­res, fal­sos y ten­den­cio­sos, que arras­tran dos mora­les, con gra­ves pro­ble­mas de dro­ga­dic­ción, alcoho­lis­mo, mitó­ma­nos, tre­pa­do­res, egoís­tas, y envi­dio­sos, sin nin­gu­na sen­si­bi­li­dad social y cero humil­dad ya que son capa­ces de des­truir tra­ba­jos, des­pres­ti­giar a com­pa­ñe­ros hones­tos y entre­ga­dos por figu­rar en muchas orga­ni­za­cio­nes (sec­tas) o en frac­cio­nes, gru­pos o sim­ple­men­te en “cier­tas orga­ni­za­cio­nes” auto­rre­fe­ren­cia­les de carác­ter terri­to­rial con algún gra­do de pre­sen­cia publi­ci­ta­ria ya sea (pega­ti­nas, raya­dos, míti­nes, peque­ños actos) en algu­na comu­na expre­sa­do en un “tra­ba­jo” terri­to­rial en algu­na pobla­ción X de país. Como bien lo des­cri­be Marx en el avan­ce de la revo­lu­ción y las pro­pias con­tra­dic­cio­nes en la lucha revo­lu­cio­na­ria estos per­so­na­jes serán des­en­mas­ca­ra­dos y juz­ga­dos por la his­to­ria.

Con­gre­so de Uni­dad Rodri­guis­ta, serio apor­te a la revo­lu­ción, el socia­lis­mo

y al inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio

Bajo esta señal polí­ti­ca, con­cre­ta, poten­te, des­pués de 26 años el rodri­guis­mo rea­li­za algo tras­cen­den­tal para el pue­blo y Chi­le, un con­gre­so de uni­dad y esto sin nin­gu­na duda y sin pecar de fal­ta de humil­dad con lo escri­to. Será unas de las últi­mas res­pues­tas de cla­se al impe­ria­lis­mo y la oli­gar­quía nacio­nal por lo menos estos últi­mas déca­das, la izquier­da refor­mis­ta domes­ti­ca­da por la cla­se domi­nan­te no pre­sen­ta más lucha a la oli­gar­quía nacio­nal y al impe­ria­lis­mo yanky, es más se han uni­do a una frac­ción de ella a la con­cer­ta­ción. Por eso el rodri­guis­mo tan­to en la idea como en la acción se tras­for­ma en una pode­ro­sa fuer­za mate­rial para derro­car a la oli­gar­quía san­gui­na­ria. Las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias dura­men­te gol­pea­das reco­no­ce­rán en esta ins­tan­cia el eje libe­ra­dor y de uni­dad nacio­nal ya que en este nue­vo pen­sa­mien­to y acción de rodri­guis­mo se refle­jan todos los pen­sa­mien­tos liber­ta­rios, tan­tos como los chi­le­nos y de Amé­ri­ca More­na, los hijos de la patria gran­de cami­na­ran de nue­vo por las ciu­da­des y cam­pos de Chi­le, des­pués de este con­gre­so de uni­dad revo­lu­cio­na­ria, de el sur­gi­rá un nue­vo ins­tru­men­to polí­ti­co revo­lu­cio­na­rio para la toma del poder.

Si, estoy hablan­do con pala­bras reales, ni con fra­seo­lo­gías revo­lu­cio­na­rias. Del con­gre­so de uni­dad sur­ge otra opor­tu­ni­dad seria en tér­mi­nos de cla­se, dejar pasar esta opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca y no ser par­te de ella sería de una irres­pon­sa­bi­li­dad de cla­se, de una tor­pe­za inte­lec­tual pro­pia de la mio­pía polí­ti­ca, de un egoís­mo obtu­so, por eso debe­mos ter­mi­nar con el egoís­mo, el per­so­na­lis­mo y recha­zar o dejar vota­dos a esos seu­dos diri­gen­tes inmo­ra­les y en muchos de los casos trai­do­res a la revo­lu­ción y el socia­lis­mo. Las cla­ses socia­les solo entien­den de sus intere­ses y de esos intere­ses sur­gen los con­flic­tos de cla­se y de eso hay un paso para los cam­bios revo­lu­cio­na­rios, los hechos polí­ti­cos están al fren­te de cada uno, la labor de cual­quier revo­lu­cio­na­rio es saber­los inter­pre­tar y poten­ciar. Hoy es de vital impor­tan­cia la uni­dad de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias ya que logran­do esta uni­dad nece­sa­ria, se logra­ra la uni­dad nacio­nal.

Para que se crea un ins­tru­men­to revo­lu­cio­na­rio, sino no lo vamos a usar, para que idear una línea polí­ti­ca mili­tar, sino la vamos a uti­li­zar, para que crear un camino revo­lu­cio­na­rio, sino vamos a tran­si­tar, por que hablar de la revo­lu­ción si esta­mos pen­san­do en otra cosa. Es más cómo­do orga­ni­zar­me y soli­da­ri­zar con otras revo­lu­cio­nes por que es menos ries­go­so que luchar por la revo­lu­ción chi­le­na, por que es más fácil rene­gar, cri­ti­car y ata­car nues­tra revo­lu­ción que hacer lo mis­mo a los con­tra revo­lu­cio­na­rios, a los pode­ro­sos y pará­si­tos oli­gar­cas, es por eso que este año ya no será igual a otros, este año será dis­tin­to ya que ven­drá a poten­ciar la déca­da de lucha que se vie­ne para triun­far por eso es la nece­si­dad de la uni­dad revo­lu­cio­na­ria que debe plas­mar­se en esta amplia gama, esta humil­de y pode­ro­sa fami­lia de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria chi­le­na expre­sa­da en los dis­tin­tos sec­to­res revo­lu­cio­na­rios y popu­la­res que se han entre­la­za­do de for­ma embrio­na­ria, en torno al Con­gre­so de Uni­dad Rodri­guis­ta. Este es el úni­co camino para empren­der las labo­res his­tó­ri­cas, de cam­bios socia­les que son la base inci­pien­te de la lucha popu­lar que se vie­ne, que será sin nin­gu­na duda la base para avan­zar has­ta ter­mi­nar con este sis­te­ma bur­gués para­si­ta­rio y depre­da­dor, este sis­te­ma basa­do en la explo­ta­ción, pero ese camino, sin nin­gu­na duda será duro, lleno de difi­cul­ta­des, con altos y bajos, no por eso, no es el correc­to por el con­tra­rio este camino es un camino digno, es el camino correc­to, es el que debe­mos reco­rrer todos los revo­lu­cio­na­rios hones­tos.

Más allá del Con­gre­so de Uni­dad, esta­mos en una eta­pa, en una fase embrio­na­ria del desa­rro­llo de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias en nues­tra patria, aho­ra el Con­gre­so de Uni­dad será la esen­cia, el motor en la pre­pa­ra­ción del camino a tran­si­tar. Un camino que debe ser vis­to en tér­mi­nos de lar­go alien­to, de lar­go pla­zo, como un aspec­to más de una cons­truc­ción polí­ti­ca y de masa, el Con­gre­so de Uni­dad Rodri­guis­ta ha des­per­ta­do a nume­ro­sos sec­to­res, como tam­bién ha des­en­mas­ca­ra­do a opor­tu­nis­tas, trai­do­res, tre­pa­do­res muchos de ellos que uti­li­zan las orga­ni­za­cio­nes con intere­ses egoís­tas, per­so­na­les, casi vul­ga­res, así como deve­lar, denun­ciar al mode­lo capi­ta­lis­ta neo­li­be­ral chi­leno.

El capi­ta­lis­mo repre­sen­ta­do por la alian­za y la con­cer­ta­ción no pue­den seguir escon­dien­do o bien des­co­no­cien­do los datos obje­ti­vos, muchos de ellos ter­gi­ver­sa­dos, reto­ca­dos al igual que un pro­gra­ma de dise­ño para alte­rar la cara o la silue­ta de algún polí­ti­co. La ver­dad no seña­la a gri­tos el empeo­ra­mien­to en las con­di­cio­nes de vida de millo­nes de chi­le­nos, el 80% de noso­tros vivi­mos a medio vivir sal­tan­do mes a mes, la pobre­za tre­pa el 18,9%, de hecho es el país con mayo­res des­igual­da­des socia­les ya sea por los ingre­sos (suel­do), y el ter­ce­ro, res­pec­to al por­cen­ta­je de pobres, cuan­do el 10 % es el con­jun­to de la OCDE. Es más, esto según la medi­ción de las Nacio­nes Uni­das y el BM es de 0.54, lo que nos pone en el lugar 12 de peor dis­tri­bu­ción del ingre­so en el mun­do, ya que según el coefi­cien­te de Gini que mide la des­igual­dad en Chi­le es de 0,50, cuan­do la media de la orga­ni­za­ción es de 0,31, la infla­ción que nos estran­gu­la todos los días a la hora de echar­te un peda­zo de pan a la boca, la sub­con­tra­ta­ción, tra­ba­jos pre­ca­rios, malos suel­dos, lar­gas jor­na­das labo­ra­les de has­ta 12 y 14 hrs., el no pago de las horas extras, bonos (limos­na) eco­nó­mi­cos como for­ma de con­trol social y psi­co­ló­gi­co, pési­mas y peque­ñas casas cuyo valor supera tres veces el valor real de de una vivien­da, la salud es otro chis­te amar­go para los chi­le­nos, la edu­ca­ción cada día se dere­chi­za para mer­can­ti­li­zar­la, de hecho la lle­ga­da de Lavín al Minis­te­rio de Edu­ca­ción apun­ta a eso, la repre­sión selec­ti­va en con­tra de los tra­ba­ja­do­res, lucha­do­res socia­les y jóve­nes esen­cial­men­te. Todos estos ele­men­tos y más, se vie­nen a sumar la cola­bo­ra­ción de cla­se por par­te de la izquier­da refor­mis­ta (la poli­cía roja sta­li­nis­ta) que tra­di­cio­nal­men­te se han aco­mo­da­do, adap­ta­do y han corrom­pi­do a dife­ren­tes sec­to­res socia­les (ape­lan­do al dis­cur­so del pino­che­tis­mo, la lega­li­dad del par­ti­do o rom­per con la exclu­sión) nada más fal­so, esta izquier­da entre­guis­ta, refor­mis­ta y cola­bo­ra­cio­nis­ta es una de las res­pon­sa­bles direc­tas de la alie­na­ción de los chi­le­nos e inclu­so, más que el popu­lis­mo dere­chis­ta llá­me­se Con­cer­ta­ción expre­sa­do en Bache­let, Lagos, aho­ra MEO, etc., solo es la teo­ría del enga­ño, de la hipo­cre­sía, por cier­to de la bara­ta ya que al aliar­se a una frac­ción de la oli­gar­quía nacio­nal que es la res­pon­sa­ble del con­trol social, que ha domes­ti­ca­do y en muchos casos se ha com­pra­do a los diri­gen­tes sin­di­ca­les y con estas manio­bras polí­ti­cas a ador­me­ci­do, al pue­blo que en su mayo­ría no tie­nen per­te­ne­cía de cla­se y menos reco­no­ce su van­guar­dia gra­cias a estos par­ti­dos, orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, sin­di­ca­les y socia­les, y las ONGs que apun­tan a reem­pla­zar al Esta­do bajo la mira­da de los pri­va­dos (empren­de­do­res), etc. Ven­di­dos sus prin­ci­pios (PCCH), a una frac­ción explo­ta­do­ra (con­cer­ta­ción) te enquis­tas de una o cier­ta for­ma en los nive­les del poder, pasas a ser par­te de la toma de deci­sio­nes (par­la­men­to pino­che­tis­ta) para man­te­ner los males socia­les y polí­ti­cos men­cio­na­dos, ya que como todos sabe­mos has­ta un niño de quin­to año mane­ja estos ele­men­tos, que para seguir roban­do nece­si­tan del con­trol social y polí­ti­co es por eso que estos trai­do­res con care­ta de izquier­dis­tas, de revo­lu­cio­na­rios y mar­xis­tas no per­mi­ten, y no dejan avan­zar. Por eso hay que recha­zar­los en la calle, en la mani­fes­ta­ción, en el sin­di­ca­to, en la jun­ta de veci­nos, en el club depor­ti­vo, en la fede­ra­ción de estu­dian­tes, en el cam­po, cuan­do dis­fra­za­da­men­te soli­da­ri­zan con el Pue­blo Mapu­che, pero en el Con­gre­so pino­che­tis­ta hacen otra cosa, es más votan en con­tra de ellos, en con­tra del Pue­blo Mapu­che, etc.

Por eso debe­mos tener cla­ri­to que los males men­cio­na­dos son nece­sa­rios para el capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral y sus laca­yos, esbi­rros y cule­bro­nes ya que para que exis­ta rique­za mal ávi­da se debe gene­ral pobre­za. Ello, vie­ne a resal­tar una sola cosa y es que esta situa­ción, más que expre­sar una reali­dad obje­ti­va, solo expre­sa las con­clu­sio­nes, las defi­ni­cio­nes sobre las tareas a desa­rro­llar en nues­tra patria des­pués del Con­gre­so de Uni­dad Rodri­guis­ta y solo vie­ne a sin­te­ti­zan una con­cep­ción ideo­ló­gi­ca sobre el mode­lo neo­li­be­ral, que es úni­co o, en tér­mi­nos con­cre­tos, nos habla acer­ca del poder de la oli­gar­quía, su estruc­tu­ra polí­ti­ca y orgá­ni­ca, en que se basa y como debe­mos ter­mi­nar­la.

Pero sur­ge otro gran pro­ble­ma para la izquier­da revo­lu­cio­na­ria la lle­ga­da de Bache­let a la admi­nis­tra­ción del Esta­do, ya que la Alian­za así como va no tie­nen nin­gu­na posi­bi­li­dad real en todas las pró­xi­mas elec­cio­nes que se reali­cen en Chi­le ya sea muni­ci­pa­les, par­la­men­ta­rias y pre­si­den­cia­bles, el cir­co elec­to­ral sin nin­gu­na duda es la empa­li­za­da, la base ideo­ló­gi­ca de la fal­ta de iden­ti­dad de cla­se de los tra­ba­ja­do­res y el movi­mien­to social para tras­for­ma­se en el movi­mien­to popu­lar, cla­sis­ta y revo­lu­cio­na­rio como eje tras­for­ma­dor y de pre­sión social por los cam­bios socia­les. Aho­ra esta nue­va eta­pa que se abre con el cir­co o far­sa elec­to­ral, a par­tir de la lle­ga­da de la alian­za a la admi­nis­tra­ción del Esta­do, su gobierno solo a fun­cio­na­do por capí­tu­los; Terre­mo­to, Mun­dial, los mine­ros, etc., no exis­tien­do nada a favor de los tra­ba­ja­do­res y pobres por el con­tra­rio el gobierno ha vigo­ri­za­do el mode­lo neo­li­be­ral capi­ta­lis­ta abrien­do un esce­na­rio polí­ti­co lleno de con­tra­dic­cio­nes socia­les pro­pi­cio para el flu­jo revo­lu­cio­na­rio, así como un nue­vo triun­fo en las urnas para la Con­cer­ta­ción-PC, a pesar del recha­zo táci­to en las encues­tas de opi­nión, este esce­na­rio bus­ca­ra la Con­cer­ta­ción-PC crear, fal­sas expec­ta­ti­vas de cam­bios y que ellos serán los que real­men­te defien­de al pue­blo y que ese pue­blo deci­di­rá “demo­crá­ti­ca­men­te”, ya que votan y por eso el pue­blo deci­di­rá quien va a ser el futu­ro repre­sen­tan­te en las alcal­días, así como con­ce­ja­les, Dipu­tados y Sena­do­res y así con el voto, con la sobe­ra­nía popu­lar se lega­li­za­rá otra eta­pa de la oli­gar­quía chi­le­na, cuan­do la ver­dad, la reali­dad nos dice que ese pue­blo des­cla­sa­do debe votar por los can­di­da­tos deter­mi­na­dos por el poder de los dóla­res. El cir­co elec­to­ral resol­ve­rá, así como no trae­rá solu­cio­nes a los gra­ves pro­ble­mas socia­les que aque­jan a millo­nes de chi­le­nos que de fon­do son la cla­se obre­ra y los pobres. En con­se­cuen­cia esta nue­va eta­pa “elec­to­ral” que se abre debe ser­vir al movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio para recha­zar acti­va­men­te la ins­ti­tu­cio­na­li­dad pino­che­tis­ta y neo­li­be­ral, la legi­ti­ma­ción de la míse­ra que es la estruc­tu­ra cen­tral del mode­lo. El cir­co elec­to­ral será una nue­va coyun­tu­ra para enfren­tar a los enemi­gos de cla­se del pue­blo, arma­dos con su alter­na­ti­va revo­lu­cio­na­ria, y su nue­vo ins­tru­men­to polí­ti­co de com­ba­te ver­da­de­ra­men­te de cla­se, inte­gra­do por jóve­nes, muje­res, tra­ba­ja­do­res, cam­pe­si­nos, indí­ge­nas e inte­lec­tua­les, lle­van­do ade­lan­te el pro­gra­ma y pla­ta­for­ma de lucha hechas de las deman­das terri­to­ria­les del pue­blo.

La limos­na polí­ti­ca ha cava­do hon­do en la con­cien­cia de los chi­le­nos y la espe­ran­za de ellos esta en Bache­let y su limos­na, de noso­tros depen­de rever­tir tal situa­ción y poner en la mesa la nece­si­dad de que se suban los suel­dos para parar el con­trol polí­ti­co-social, gra­cias a la limos­na eco­nó­mi­ca. Por eso es impor­tan­te que todos los sec­to­res popu­la­res y revo­lu­cio­na­rios tomen con­cien­cia de que la úni­ca posi­bi­li­dad de avan­zar en la solu­ción de los pro­ble­mas socia­les y polí­ti­cos en Chi­le es la Uni­dad ya que esa es la úni­ca herra­mien­ta via­ble posi­ble para inter­ve­nir en la con­cien­cia de los chi­le­nos y reves­tir este pará­li­sis polí­ti­co de cla­se y con­cien­cia, hay que unir­se y luchar direc­ta­men­te en el seno del pue­blo des­or­ga­ni­za­do para rever­tir y con­cre­tar los fines polí­ti­cos revo­lu­cio­na­rios. La no con­cre­ción de la Uni­dad, res­pec­to a lo que uno esta pen­san­do, a lo que escri­be en un papel que debe ser el refle­jo de la reali­dad obje­ti­va (vis­to des­de mi trin­che­ra orga­ni­za­cio­nal) no debe ser un impe­di­men­to para los sec­to­res revo­lu­cio­na­rios hones­tos, que ver­da­de­ra­men­te avan­zan por el camino revo­lu­cio­na­rio con todos los pro­ble­mas, las limi­ta­cio­nes y debi­li­da­des polí­ti­cas, por que pen­sar mi reali­dad es una cosa (lo sub­je­ti­vo), pero la uni­dad hoy es lo obje­ti­vo por eso hay que unir las fuer­zas de lo dis­gre­ga­do, de lo per­di­do que en el fon­do de las cosas, lo que si esta cla­ro des­pués de la uni­dad es el posi­cio­na­mien­to de cla­se y de lucha para enfren­tar este cam­bio en la marea, el ini­cio del flu­jo revo­lu­cio­na­rio chi­leno.

De la Edi­to­rial de la Garra­pa­ta en WEBs

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *