Has­ta la izquier­da anar­co­co­mu­nis­ta y el con­gre­so de uni­dad rodri­guis­ta en Chi­le – Niko­las Friedman

El París de los obre­ros, con su Comu­na, será eter­na­men­te ensal­za­do como heral­do glo­rio­so de una nue­va socie­dad. Sus már­ti­res tie­nen su san­tua­rio en el gran cora­zón de la cla­se obrera.Carlos Marx, La Gue­rra Civil en Francia

Esto es, por que no les intere­sa­ba desa­rro­llar el tra­ba­jo mili­tar dejan­do un papel en blan­co fir­ma­do, un docu­men­to de bue­nas inten­cio­nes “demo­crá­ti­cas” a la oli­gar­quía ase­si­na ya que con eso la UP, su pro­yec­to se trans­for­mó en algo así como bue­nas inten­cio­nes socia­les, no exis­tien­do la inten­cio­na­li­dad estra­té­gi­ca de la toma del poder, esto gra­fi­ca la carac­te­rís­ti­ca del refor­mis­mo y su cola­bo­ra­ción de cla­se que paga­ría a san­gre y fue­go el pue­blo y las bases de la UP, muy pocos diri­gen­tes de la UP res­pon­die­ron ante la agre­sión dere­chis­ta, las estruc­tu­ras inter­me­dias, de una u otra for­ma no alcan­za­ron a reac­cio­nar ante la bota reac­cio­na­ria. La derro­ta estra­té­gi­ca cau­sa­da por la oli­gar­quía per­du­ra has­ta nues­tros días a la alter­na­ti­va demo­crá­ti­co popu­lar, es esta opción la que fue derro­ta­da y no la alter­na­ti­va revo­lu­cio­na­ria cuya vigen­cia aun esta incó­lu­me ya que su esen­cia apun­ta a des­truir a la bur­gue­sía con toda su ins­ti­tu­cio­na­li­dad, es pre­ci­sa­men­te dicha ins­ti­tu­cio­na­li­dad la que real­men­te no per­mi­tió lle­var ade­lan­te el pro­ce­so popu­lar en Chi­le, es el mis­mo error que incu­rren aque­llos que hablan de una Cons­ti­tu­yen­te, o los que cons­tru­yen fuer­zas (par­ti­do tras­ver­sal en tér­mi­nos socia­les) ya que lo que no resol­vió la Uni­dad Popu­lar, y lo que no resol­ve­rá una Cons­ti­tu­yen­te o un par­ti­do trans­ver­sal es la con­tra­dic­ción de cla­se entre capi­tal tra­ba­jo (bur­gue­sía ver­sus obre­ros), refle­ja­do en la corre­la­ción de fuer­za y de cla­se entre la bur­gue­sía nacio­nal e impe­rio ver­sus el movi­mien­to popu­lar y revo­lu­cio­na­rio e inter­na­cio­nal, y de movi­mien­to inter­na­cio­nal, que que­da muy poco.

Esto vie­ne a reafir­mar una y otra ves la trai­ción del refor­mis­mo (des­via­ción de dere­cha, que se expre­sa en la cola­bo­ra­ción de cla­se), que se enun­cia con cara “revo­lu­cio­na­ria” cuan­do cues­tio­na o ata­ca el sta­li­nis­mo en Rusia (otra des­via­ción de dere­cha, que se carac­te­ri­za por el reem­pla­zo del pue­blo por el par­ti­do) y hacien­do eco de ese dis­cur­so opor­tu­nis­ta (ata­ques de Khrush­chev a Sta­lin, res­pec­to al pro­ce­der de línea polí­ti­ca del PCURSS), el refor­mis­mo se hace sen­tir al inte­rior de la inter­na­cio­nal por par­te del Par­ti­do Comu­nis­ta sovié­ti­co, cla­ro una ves de ase­gu­rar­se de que Sta­lin estu­vie­ra muer­to. Como con­se­cuen­cia direc­ta de eso en Chi­le, en abril de 1951 el ala reac­cio­na­ria, de dere­cha al inte­rior del Par­ti­do Comu­nis­ta, expul­sa a los comu­nis­tas mar­xis­tas del PC enca­be­za­dos por Luis Rei­no­so, des­pués de esa trai­ción his­tó­ri­ca, por que mar­ca un ini­cio, esta ala reac­cio­na­ria, dere­chis­ta logra uni­fi­car al par­ti­do y su mili­tan­cia gra­cias a su ver­ti­ca­li­dad y leal­tad acé­rri­ma al par­ti­do (for­ta­le­cien­do incons­cien­te­men­te y sola­pa­da­men­te a la direc­ción cola­bo­ra­cio­nis­ta de cla­se), impo­nién­do­se así la trai­ción a la cla­se obre­ra, el entre­guis­mo al impe­ria­lis­mo euro­peo y nor­te­ame­ri­cano que lle­va a la fun­da­ción de los Fren­tes Popu­la­res en Chi­le siguien­do cie­ga­men­te los pos­tu­la­dos de la cola­bo­ra­ción de cla­se, del refor­mis­mo de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta dere­chis­ta impul­sa­da por Khrushchev.

Aho­ra hay que enten­der que las pala­bras dichas por la reac­ción inter­na­cio­nal, no son pala­bras al vien­to ni ora­cio­nes sin sen­ti­do, las fra­ses de elo­gio de los fas­cis­tas euro­peos y las echas por Oba­ma, cuan­do visi­ta Chi­le al pro­ce­so neo­li­be­ral chi­leno tie­nen mucho sen­ti­do, hay que pro­te­ger la ins­ti­tu­cio­na­li­dad chi­le­na, hay que pro­te­ger­la ya que con ello se pro­te­ge el neo­li­be­ra­lis­mo, al hacer ejes de tra­ba­jo, al rea­li­zar alian­zas estra­té­gi­cas entre paí­ses neo­li­be­ra­les esa la esen­cia, es la pie­dra angu­lar que pro­yec­ta al mode­lo ante la opción del mar­xis­mo, esto sin nin­gu­na duda algu­na, es lo que le esta dan­do sali­da al impe­ria­lis­mo hoy, los dis­cur­sos son refle­jó de ello, es la con­se­cuen­cia direc­ta el hecho de lla­mar aglu­ti­nar­se (alian­zas estra­té­gi­cas) entorno al impe­ria­lis­mo es lo que vemos casi a dia­rio en los paí­ses sir­vien­tes, laca­yos como el chi­leno o inva­di­dos, cayen­do bajo el yugo del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano el cual se apo­de­ra de los recur­sos natu­ra­les de los paí­ses sometidos.

Del reflu­jo revo­lu­cio­na­rio al flu­jo pun­tual del “anar­co­co­mu­nis­ta”

El movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio mar­xis­ta venía de una seria cri­sis en los 90s, pro­duc­to de los duros gol­pes polí­ti­cos y mili­ta­res de la dic­ta­du­ra y el impe­ria­lis­mo yanky, por cier­to tam­bién están los erros de apre­cia­ción de la reali­dad en tér­mi­nos de cómo inter­pre­ta­mos el que hacer polí­ti­co, has­ta su ato­mi­za­ción y sub­di­vi­sión, en esta eta­pa de reflu­jo para los rebel­des don­de sur­gen des­de la som­bra los pos­tu­la­dos anar­quis­tas, anar­co­co­mu­nis­ta chi­le­nos, con sus múl­ti­ples expre­sio­nes, visio­nes, ten­den­cias. Aho­ra esto sería exce­len­te para el pue­blo de Chi­le y el socia­lis­mo, en tér­mi­nos de lle­var ade­lan­te la revo­lu­ción, pero como su fun­da­men­to de prin­ci­pios es dis­tin­to al mar­xis­ta, como no han podi­do hacer su pro­pia revo­lu­ción, por ende frus­trán­do­se por que no pue­den tomar­se el poder se dedi­can a cri­ti­car, ana­li­zar, o a intru­siar en las “revo­lu­cio­nes ajenas”.

El anar­quis­mo, con­cep­to acu­ña­do en Gre­cia que sig­ni­fi­ca “sin auto­ri­dad ni poder”. Esta suma de pen­sa­mien­tos y ten­den­cias que ter­mi­na sien­do una seu­do doc­tri­na cien­tí­fi­co-his­tó­ri­ca, para pesar del pue­blo explo­ta­do, que jun­to con el mar­xis­mo, cons­ti­tu­yen unas de las corrien­tes del “socia­lis­mo”. Ambas, anar­quis­mo y mar­xis­mo, se entre­la­zan a la hora de cri­ti­car al capi­ta­lis­mo y la nece­si­dad impe­rio­sa de ter­mi­nar con el para lograr una nue­va socie­dad, que no este basa­da en la explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre, pero difie­ren radi­cal­men­te en cuan­to a los méto­dos para con­se­guir­lo. De hecho, a lo lar­go del siglo XIX y XX ambos pen­sa­mien­tos se fue­ron ale­jan­do pro­gre­si­va­men­te, has­ta con­ver­tir­se en irre­con­ci­lia­bles anta­gó­ni­cos. Es más; Baku­nin decía que la cla­se tra­ba­ja­do­ra no podía orga­ni­zar­se, ni pre­pa­rar su pro­pio asal­to al poder, pues esto sería una for­ma de auto­ri­ta­ris­mo, que a nues­tro enten­der es una for­ma de ver e inter­pre­tar a lo socie­dad des­de afue­ra de una ven­ta­na, dan­do la espal­da a la reali­dad que lo rodea, es decir, miran­do hacia la pie­za, que es más gra­ve ya que no esta den­tro de las cua­tro pare­des que siem­pre han carac­te­ri­za­do a muchos revo­lu­cio­na­rios por una cues­tión fun­da­men­tal­men­te ideo­ló­gi­ca. Tor­pe­men­te Baku­nin, con­ce­bía la revo­lu­ción o la des­truc­ción del Esta­do entre gue­rra de apa­ra­tos, las Fuer­zas Ama­das bur­gue­sas con­tra las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, tal cual un leña­dor va cor­tan­do len­ta­men­te un gigan­tes­co árbol, has­ta derri­bar­lo y así ter­mi­nar con el bos­que, sacan­do la metá­fo­ra, lan­zar una red de célu­las cons­pi­ra­ti­vas clan­des­ti­nas, sin obli­ga­ción de res­pon­der ante el pue­blo, a quien dicen repre­sen­tar, es decir, para ellos la revo­lu­ción la hacen los indi­vi­duos, sin res­pon­der a la cla­se, y al pueblo.

En este sen­ti­do, noso­tros ingre­sa­re­mos al teji­do anar­co­co­mu­nis­ta, el cual tien­de a recha­zar la teo­ría del valor-tra­ba­jo del libe­ra­lis­mo clá­si­co; “En la socie­dad capi­ta­lis­ta la fuer­za de trabajo(obreros) es vis­ta como mera mer­can­cía como cual­quier otra, por lo que su valor es igual al tiem­po de tra­ba­jo social­men­te nece­sa­rio para pro­du­cir­la”. Para el mar­xis­mo no bus­ca pre­de­cir el pre­cio de las mer­can­cías, sino el de com­pren­der las fuer­zas prin­ci­pa­les que regu­lan el inter­cam­bio de las mer­can­cías. En este caso par­ti­cu­lar de la mer­can­cía «fuer­za de tra­ba­jo», la ley del valor sir­ve para expli­car el ori­gen de la ganan­cia capi­ta­lis­ta (sobre explo­ta­ción labo­ral), la plus­va­lía, que no es otra cosa que la ganan­cia basa­da en la explo­ta­ción de la cla­se obre­ra por el empren­de­dor para pro­du­cir más ganan­cia”. Unos de los men­to­res del anar­co­co­mu­nis­mo Piotr Kro­pot­kin, seña­la en su obra; A LA CONQUISTA DEL PAN, «El bien­es­tar para todos no es un sue­ño. Es posi­ble, rea­li­za­ble, des­pués de lo que han hecho nues­tros ante­pa­sa­dos para hacer fecun­da nues­tra fuer­za de tra­ba­jo. Mas para que el bien­es­tar lle­gue a ser una reali­dad, es pre­ci­so que el inmen­so capi­tal deje de ser con­si­de­ra­do como una pro­pie­dad pri­va­da, del que el aca­pa­ra­dor dis­pon­ga a su anto­jo. Es menes­ter que el rico ins­tru­men­to de la pro­duc­ción sea pro­pie­dad común, a fin de que el espí­ri­tu colec­ti­vo saque de él los mayo­res bene­fi­cios para todos». Res­pec­to a la pro­pie­dad: «Todo se entre­la­za: cien­cia e indus­tria, saber y apli­ca­ción. Los des­cu­bri­mien­tos y las rea­li­za­cio­nes prác­ti­cas que con­du­cen a nue­vas inven­cio­nes, el tra­ba­jo inte­lec­tual y el tra­ba­jo manual, la idea y los bra­zos. Cada des­cu­bri­mien­to, cada pro­gre­so, cada con­jun­ción del tra­ba­jo manual e inte­lec­tual del pasa­do y del pre­sen­te. Enton­ces, ¿con qué dere­cho se apro­pia de la menor par­ce­la de ese inmen­so todo y agre­ga: «Esto es sólo mío y no de todos?».

Al ana­li­zar dicho argu­men­tos te encuen­tras con una sor­pre­sa enor­me, pri­me­ro extra­ño nom­bre para un anar­quis­ta “Prín­ci­pe anar­quis­ta” más bien el nom­bre es el pre­lu­dio de su libro lleno de con­tra­dic­cio­nes, segun­do para el anar­co­co­mu­nis­ta la esen­cia de su socie­dad es cen­tra­li­zar a la per­so­na (indi­vi­duo), en el mar­co de su pen­sa­mien­to por eso la nece­si­dad de rene­gar de la cla­se obre­ra. Aho­ra antro­po­ló­gi­ca­men­te y socio­ló­gi­ca­men­te escri­bien­do, les igua­la al pen­sa­mien­to neo­li­be­ral, es decir, pasan­do a ser como el mal menor, la ver­sión «bue­na», de la cen­tra­li­dad indi­vi­dua­lis­ta que no es otra cosa que una cues­tión rela­ti­va, ya que si des­apa­re­ce el Esta­do como lo cono­ce­mos, bajo la visión anar­co­co­mu­nis­ta será la ver­sión suplan­ta­do­ra de las estruc­tu­ras de poder, es decir, el equi­va­len­te del mer­ca­do, pero en chi­co. Al dejar de lado, al des­co­no­cer la teo­ría y sus­ti­tuir­la por los «prin­ci­pios», es de un error inte­lec­tual y anti­cien­tí­fi­co gigan­tes­co, ya que con esto solo ter­mi­nas y lo peor sin dar­te cuen­ta, luchan­do a favor del enemi­go de cla­se, con esto no estoy dicien­do que los prin­ci­pios no sean esen­cia­les por que lo son, pero toda argu­men­ta­ción cien­tí­fi­ca revo­lu­cio­na­ria nace siem­pre de una con­di­ción social, no debe­mos con­fun­dir el ins­tru­men­to (peque­ños esta­dos) con el fin (des­truir el esta­do) para ter­mi­nar desa­rro­llan­do lo mis­mo, pero par­ce­la­do, por per­so­nas, unos peque­ños Esta­do bue­na honda.

Aho­ra, teó­ri­ca­men­te escri­bien­do, nos encon­tra­mos que en el mani­fies­to comu­nis­ta, al igual que el anar­co­co­mu­nis­ta exis­ten algu­nas ana­lo­gías, pero de for­ma más que de fon­do, en cuan­to a ins­tau­rar la pro­pie­dad comu­ni­ta­ria como un sis­te­ma eco­nó­mi­co, ya que ser capi­ta­lis­ta sig­ni­fi­ca ocu­par no sólo una posi­ción pura­men­te per­so­nal en la pro­duc­ción (dine­ro), sino tam­bién es ocu­par una posi­ción social, es decir, de cla­se. El valor de un pro­duc­to deter­mi­na­do que es gene­ra­do por los obre­ros tie­ne un valor agre­ga­do una ves trans­for­ma­do, en con­se­cuen­cia a esto, un pro­duc­to colec­ti­vo que sólo pue­de poner­se en movi­mien­to cuan­do entra en la diná­mi­ca de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca con­jun­ta, de muchos miem­bros de la socie­dad (tra­ba­ja­do­res). Por lo tan­to el capi­tal no es una fuer­za per­so­nal, sino por el con­tra­rio es una fuer­za de cla­se (social), de ahí la ana­lo­gía con el neo­li­be­ra­lis­mo capi­ta­lis­ta, más que con el mar­xis­mo ya que para Kro­pot­kin, en la base de todo esta el indi­vi­duo y no a cla­se como la defi­ne Marx. El mar­xis­mo como cien­cia, se pre­sen­ta cla­ra­men­te en orden y orga­ni­za­do y es cohe­ren­te, res­pec­to a la reali­dad que lo rodea y de ello se deri­va una mane­ra de enten­der todos los aspec­tos de la vida y la pro­pia His­to­ria. Mien­tras el anar­co­co­mu­nis­mo con muy peso cien­tí­fi­co, esto es una de las gran­des cri­ti­cas de Marx, que le hacia a Baku­nin, para Marx el anar­quis­mo es puro volun­ta­ris­mo des­pro­vis­to de cual­quier aná­li­sis cien­tí­fi­co. Por eso sus visio­nes, sus inter­pre­ta­cio­nes de la reali­dad, las ideas anar­quis­tas están dis­per­sas y no for­man una doc­tri­na cien­tí­fi­co-his­tó­ri­ca, sis­te­ma­ti­za­da. En con­se­cuen­cia al ana­li­zar el mar­xis­mo al sis­te­ma capi­ta­lis­ta te encuen­tras con un tesis cien­tí­fi­co e his­tó­ri­co y racio­nal por cier­to, pero en el anar­co­co­mu­nis­mo sus visio­nes de la reali­dad es mucho más incon­gruen­te, ya que nace de la volun­tad (mi visión per­so­nal) de aca­bar con él capi­ta­lis­mo más que de una nece­si­dad cien­tí­fi­ca revo­lu­cio­na­ria real de aca­bar con el sis­te­ma capi­ta­lis­ta depre­da­dor y opre­sor, algo pare­ci­do a lo que le ocu­rría a los obre­ros en tiem­po de la revo­lu­ción indus­trial, que des­truían las maqui­nas pen­san­do que en ellas radi­ca­ban todos sus males sociales.

La livian­dad, la sim­pli­fi­ca­ción, la cari­ca­tu­ri­za­ción y has­ta en cier­to sen­ti­do la mani­pu­la­ción del mar­xis­mo apro­ve­chán­do­se del enga­ño del sta­li­nis­mo-Khrush­chev (ambos dere­chis­tas), pero debo recal­car que estos argu­men­tos están por deba­jo de la línea ideo­ló­gi­ca a dis­cu­tir pre­sen­ta­da por el anar­co­co­mu­nis­mo o los comu­nis­tas liber­ta­rios, que han hecho de nues­tros prin­ci­pios o fun­da­men­tos de lucha. Exis­tían y exis­ten en muchas escue­las del mar­xis­mo gra­cias a la cri­sis de los mal lla­ma­dos paí­ses socia­lis­tas, pero en la ver­dad de los hechos esas escue­las pos sta­li­nis­tas eran un fran­co retro­ce­so del movi­mien­to popu­lar y revo­lu­cio­na­rio, cuya esen­cia filo­so­fía seu­do cien­tí­fi­ca, fue la argu­cia, la ter­gi­ver­sa­ción del mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co e his­tó­ri­co, el esta­tis­mo como la lógi­ca del papá Esta­do (buen patrón), como era fácil enten­der, sal­vo para unos seu­dos revo­lu­cio­na­rios, anti­mar­xis­tas en los hechos como Sta­lin y Khrush­chev se le pudo ocu­rrir que el Esta­do pue­da lle­gar a satis­fa­cer todas las nece­si­da­des de jus­ti­cia social (Mate­ria­lis­mo His­tó­ri­co) y las nece­si­da­des huma­nas (Mate­ria­lis­mo Dia­lec­ti­co), cuan­do el Esta­do por su natu­ra­le­za, por su esen­cia es de cla­se, es un apa­ra­to de opre­sión al ser­vi­cio de los intere­ses de cla­se que se apo­de­ran del poder polí­ti­co de un Esta­do deter­mi­na­do, en el caso sta­li­nis­ta Esta­do-par­ti­do, cosa que a pesar de la cri­ti­ca de Niki­ta Khrush­chev al sta­li­nis­mo, jamás ter­mino con el sta­li­nis­mo que tan­to daño había echo a la revo­lu­ción en Rusia, es pare­ci­do con lo suce­dió en Chi­le con Pino­chet, pero sin Pino­chet, gra­cias a que la con­cer­ta­ción ter­mino admi­nis­tra­do la ins­ti­tu­cio­na­li­dad pino­che­tis­ta y neo­li­be­ral, es decir, la hizo suya.

Ya que pen­sar que Khrush­chev era anti sta­li­nis­ta por que lo denun­cia y le da la espal­da a Sta­lin es como infan­til, recor­de­mos a Lenin cuan­do se refe­ría a Sta­lin, “es exce­si­va­men­te inso­len­te y este defec­to, que pue­de ser tole­ra­do en un mili­tan­te cual­quie­ra del Par­ti­do, se trans­for­ma en un defec­to inacep­ta­ble en una per­so­na que ocu­pa el car­go de Secre­ta­rio Gene­ral. Es por esto que pro­pon­go que los cama­ra­das vean la mane­ra de ale­jar a Sta­lin de este car­go y de colo­car allí a otro hom­bre, uno que, sobre todas las cosas, difie­ra de Sta­lin en lo siguien­te: mayor tole­ran­cia, más leal­tad, más bon­dad y una acti­tud más con­si­de­ra­da y un tem­pe­ra­men­to menos capri­cho­so, etc., etc.,…”. Lo que Lenin esta des­cri­bien­do es a un revo­lu­cio­na­rio, aho­ra si alguien dice que esa cali­fi­ca­ción la cae muy bien a Khrush­chev no ha enten­di­do nada, ni con lupa podrá leer y enten­der la ver­dad de los hechos cien­tí­fi­cos-his­tó­ri­cos, Khrush­chev será encar­ga­do de lan­zar la pri­me­ra con­de­na inter­na con­tra el sta­li­nis­mo si, pero obe­de­cía a un linea­mien­to polí­ti­co frac­cio­nal, per­so­nal, para­le­lo al sta­li­nis­mo, pues su cri­ti­ca no era una cues­tión liga­da a los fun­da­men­tos ideo­ló­gi­cos, lo de fon­do (lo real), sino al pro­ce­der y actuar con el poder, era más una cues­tión que tenia direc­ta rela­ción con los méto­dos de tra­ba­jo (la for­ma), que apun­ta­ban direc­ta­men­te a mal uso del poder (lo polí­ti­co) era sola­men­te una dife­ren­cia de for­ma y no de fon­do ya que los dos esta­ban luchan­do por impo­ner sus cri­te­rios polí­ti­cos que por cier­to eran dere­chis­tas por sobre los intere­ses del pue­blo, mani­pu­la­do con la pro­pa­gan­da, usan­do la maqui­na­ria del par­ti­do-esta­do y sus estruc­tu­ras coer­ci­ti­vas, usan­do la fra­seo­lo­gía revo­lu­cio­na­ria, la dife­ren­cia era que Sta­lin era un fas­cis­ta NO DECLARADO y Khrush­chev era una refor­mis­ta decla­ra­do que lle­go a impul­sar la polí­ti­ca de coexis­ten­cia paci­fi­ca con el impe­ria­lis­mo, eso es cola­bo­ra­ción de cla­ses y eso aquí y en la que­bra­da del ají es trai­ción al pue­blo, al mar­xis­mo al par­ti­do y la revo­lu­ción. De estas sim­ples con­clu­sio­nes pue­des razo­nar lo siguien­te, mien­tras Sta­lin ase­si­na­ba a diri­gen­tes hones­tos de la revo­lu­ción de octu­bre que hizo Khrush­chev para evi­tar­lo, pues nada este sur­ge en la eta­pa de des­com­po­si­ción polí­ti­ca y moral del sta­li­nis­mo como for­ma de gobierno, ya que esta­ba ago­ta­da y fren­te a eso, Khrush­chev le da el gol­pe de gra­cia en el Infor­me Secre­to al XX Con­gre­so del PCUS, el 25 de febre­ro de 1956. Para ter­mi­nar con esto vol­va­mos a Lenin, en diciem­bre de 1922, en una car­ta al Con­gre­so del Par­ti­do, dijo: “Des­pués de tomar pose­sión del car­go de Secre­ta­rio Gene­ral, el cama­ra­da Sta­lin ha acu­mu­la­do en sus manos un poder des­me­di­do y no estoy segu­ro de que sea siem­pre capaz de usar este poder con el debi­do cuidado”.

Aho­ra cuan­do rem­pla­zas al pue­blo por el par­ti­do, lo tran­si­to­rio se tras­for­ma para siem­pre tras­for­man­do a los soviets de tra­ba­ja­do­res en una suer­te de nue­va oli­gar­quía bur­gue­sa, tras­for­man­do el ingre­so del par­ti­do en una suer­te de lucha de cla­ses, etc., todos sabe­mos en que ter­mino todo esto, aho­ra lo que pre­ten­de­mos los revo­lu­cio­na­rios mar­xis­tas y aspi­ra­mos es el modo de pro­duc­ción comu­nis­ta en que nece­sa­ria­men­te des­apa­re­ce el Esta­do como ente opre­sor y esto esta des­cri­to tan­to por las obras Marx, Engels, como de Lenin. Por eso es la ter­gi­ver­sa­ción nece­sa­ria de la Dic­ta­du­ra Demo­crá­ti­ca y Revo­lu­cio­na­ria del Pro­le­ta­ria­do (DDRP) como, una for­ma de ter­gi­ver­sar el mar­xis­mo mis­mo por sta­li­nis­ta y refor­mis­tas, quie­nes siguie­ron con la línea polí­ti­ca de Sta­lin, pero más mati­za­da, más con­ci­lia­do­ra, menos ase­si­na, todo eso expre­sa­do en el par­ti­do-esta­do. Y es en este párra­fo don­de debo hacer una acla­ra­ción; El ter­mino “demo­crá­ti­ca” fue eli­mi­na­do de las ense­ñan­zas revo­lu­cio­na­rias por los refor­mis­tas del par­ti­do-esta­do ya que para ellos la opi­nión del pue­blo lis lla­na­men­te no les impor­ta­ba para nada, los par­ti­dos comu­nis­tas rem­pla­za­ron al pue­blo gene­rán­do­se una abe­rra­ción ideo­ló­gi­ca desa­rro­lla­da sobre las bases del pen­sa­mien­to sta­li­nis­tas-refor­mis­tas cons­tru­yen­do una suer­te de seu­do ideo­lo­gía y cul­to al per­so­na­lis­mo, ter­gi­ver­san­do al suje­to de la revo­lu­ción, la his­to­ria de los pue­blos, has­ta sus idio­mas ya que las ense­ñan­zas del mar­xis­mo ya no se desa­rro­lla­ban, las que se entre­ga­ban para el estu­dio eran escri­tas por Sta­lin y déca­das des­pués de su muer­te en idio­ma ruso pasan­do a lle­var las nacio­na­li­da­des, las patrias y la esen­cia del mar­xis­mo la auto deter­mi­na­ción de los pue­blos en todo los sen­ti­dos. En con­se­cuen­cia a esto, sig­ni­fi­co el aban­dono de los prin­ci­pios, déca­das atrás, Marx le envia­ba una car­ta Wey­de­me­yer, en 1852, seña­lan­do cuá­les eran sus apor­ta­cio­nes en el terreno de la lucha de cla­ses: “Lo que yo he apor­ta­do de nue­vo es:1º , demos­trar que la exis­ten­cia de las cla­ses no está vin­cu­la­da más que a fases his­tó­ri­cas deter­mi­na­das del desa­rro­llo de la pro­duc­ción; 2º, que la lucha de cla­ses lle­va nece­sa­ria­men­te a la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do; 3º, que esa mis­ma dic­ta­du­ra no repre­sen­ta más que una tran­si­ción hacia la abo­li­ción de todas las cla­ses y hacia una socie­dad sin cla­ses”, esta visión cien­tí­fi­ca de Marx y apor­te al desa­rro­llo revo­lu­cio­na­rio vis­to y ana­li­za­do por él, res­pon­de al mis­mo pro­ce­so rea­li­za­do por el ex PC de la URSS y su bra­zo arma­do, ejer­ci­to rojo, res­pec­to a su avan­ce con la con­si­guien­te caí­da del nazis­mo fas­cis­ta y con esto la figu­ra de Sta­lin se trans­for­mo en el estan­dar­te, en la con­se­cuen­cia revo­lu­cio­na­ria, el par­ti­do sta­li­nis­ta-refor­mis­ta tras­for­man­do al suje­to de la revo­lu­ción, cuyo papel his­tó­ri­co de los cam­bios socia­les esta­ba defi­ni­do por el mar­xis­mo y su ins­tru­men­to polí­ti­co (el par­ti­do), y este suje­to de la revo­lu­ción es la cla­se obre­ra con todas las fuer­zas socia­les y terri­to­ria­les estra­té­gi­cas en tér­mi­nos de alian­zas y esto vie­ne a con­fir­mar la horro­ro­sa ter­gi­ver­sa­ción de los prin­ci­pios mar­xis­ta bri­llan­te­men­te plas­ma­dos en el aná­li­sis de la Comu­na de Paris. Por eso somos mar­xis­tas y rene­ga­mos como una cues­tión de prin­ci­pios del sta­li­nis­mo y refor­mis­mos. Repi­to ¿Por qué somos mar­xis­tas?, es que que­re­mos vivir bajo una “dic­ta­du­ra”, bajo el yugo de un Esta­do opre­sor mani­pu­la­do por un “dic­ta­dor”, esto a decir por lo menos sería medio­cre, somos mar­xis­tas por­que enten­de­mos dicho modo de pro­duc­ción como el resul­ta­do de un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, natu­ral y lógi­co de los pro­ce­sos socia­les y eco­nó­mi­cos, estoy hablan­do pro­du­cir de for­ma natu­ral, como seres huma­nos que somos, esto per­mi­ti­rá a los indi­vi­duos dife­ren­ciar­se no por sus pose­sio­nes mate­ria­les (visión capi­ta­lis­ta), sino por una comu­ni­dad libre lo que impli­ca la des­apa­ri­ción del Esta­do opre­sor, con el sur­gi­mien­to de una nue­va socie­dad que rija al hom­bre, que cami­ne bajo con­duc­tas mora­les y éti­cas, que estas con­duc­tas sean cohe­ren­tes con las rela­cio­nes de her­man­dad entre los huma­nos. Dichas aspi­ra­cio­nes liber­ta­rias, inte­lec­tua­les, artís­ti­cas y cul­tu­ra­les (visión mar­xis­ta) son los que le darán vida al hom­bre nue­vo, lo que vie­ne a ter­mi­nar el mar­xis­mo es con la pro­pie­dad de los medios de pro­duc­ción ya que esa pro­pie­dad es la base de todos los males, de todas las for­mas de explo­ta­ción humana.

Para ver con más cla­ri­dad y hones­ti­dad la reali­dad hay que ser solo un poco hones­to, aun­que cues­te, siem­pre debe­mos reco­no­cer nues­tros erro­res ya que esa es la úni­ca for­mu­la para pro­du­cir cam­bios tan­to per­so­na­les como colec­ti­vos por eso al ana­li­zar los dife­ren­te pro­ce­sos y com­pren­der la lógi­ca his­tó­ri­ca y dia­léc­ti­ca de los pro­ce­sos socia­les siem­pre nos lle­va­ran o arras­tra­ran a otros a un deter­mi­na­do fin. El poder es una cosa seria y cuan­do esta en manos de un indi­vi­duo o pocos indi­vi­duos con gra­ves defor­ma­cio­nes se tras­for­ma en algo que corrom­pe las bases mora­les y éti­cas de las per­so­nas. La expe­rien­cia de la Comu­na de Paris, fue espe­cial­men­te rele­van­te para todo movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio en el mun­do, de esta expe­rien­cia his­tó­ri­cas extrae­mos del por­que del falli­do inten­to de los tra­ba­ja­do­res en poner fin a las des­igual­da­des eco­nó­mi­cas y mejo­rar sus pési­mas con­di­cio­nes labo­ra­les y socia­les y al igual como ellos, hoy en pleno siglo 21 los obre­ros siguen luchan­do por las mis­mas con­sig­nas y des­igual­da­des eco­nó­mi­cas, labo­ra­les y sociales.

La ense­ñan­za que el movi­mien­to obre­ro extra­jo de la frus­tra­da expe­rien­cia revo­lu­cio­na­ria fue que en lo suce­si­vo sólo debía con­fiar en sus pro­pias fuer­zas, recha­zar táci­ta­men­te alian­zas con cual­quier sec­tor de la bur­gue­sía, al tomar­se el poder, se toma el poder y des­tru­yes las estruc­tu­ras del poder bur­gués y tomas todo para el pue­blo, no come­ter el error de no nacio­na­li­zar la ban­ca bur­gue­sa, es más, pre­ci­sa­men­te de esos ban­cos salie­ron los recur­sos con los que la reac­ción fas­cis­ta se armó para des­atar la matan­za de cla­se, y esto es lo tras­cen­den­tal el tra­ba­jo mili­tar, es más si esta­mos hablan­do de una cla­se revo­lu­cio­na­ria que se toma el poder y que debe con­te­ner a la otra cla­se (reac­cio­na­ria), esto solo se rea­li­za con el com­po­nen­te mili­tar lo sig­ni­fi­ca una sola cosa; el pue­blo en armas y en esto tam­bién tene­mos como un error estra­té­gi­co el no expro­piar los caños y armas del ejer­ci­to impe­rial que esta­ba en manos de Thiers y su el ejér­ci­to, en reti­ra­da hacia Ver­sa­lles, el cual fue uti­li­za­do más tar­de en con­tra de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias. Al repro­du­cir el mani­fies­to del Comi­té Cen­tral de la Guar­dia Nacio­nal del 18 de mar­zo, en el que afir­man que los pro­le­ta­rios de París toman en sus manos la direc­ción de los asun­tos públi­cos y con­si­de­ran un deber y un dere­cho “hacer­se due­ños de su pro­pio des­tino, toman­do el Poder”, Marx agre­ga: “Pero la cla­se obre­ra no pue­de limi­tar­se sim­ple­men­te a tomar pose­sión de la máqui­na del Esta­do tal y como está, y ser­vir­se de ella para sus pro­pios fines”, y agre­go, hay que des­truir la maqui­na­ria del Esta­do Capi­ta­lis­ta neo­li­be­ral bur­gués y defen­der la revo­lu­ción en bus­ca de la socie­dad socia­lis­ta y eso solo se logra pasan­do a la ofen­si­va política.

En pala­bras del pro­pio Marx, refrién­do­se a los ele­men­tos opor­tu­nis­tas que se auto defi­ne como revo­lu­cio­na­rios, estos ele­men­tos rea­li­zan un ver­da­de­ro tra­ba­jo de zapa con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio en los pro­ce­sos socia­les “En todas las revo­lu­cio­nes, al lado de sus ver­da­de­ros repre­sen­tan­tes, figu­ran hom­bres de otra natu­ra­le­za. Algu­nos de ellos, super­vi­vien­tes y devo­tos de revo­lu­cio­nes pasa­das, sin visión del movi­mien­to actual, pero due­ños toda­vía de su influen­cia sobre el pue­blo, por su reco­no­ci­da hon­ra­dez y valen­tía, o sim­ple­men­te por la fuer­za de la tra­di­ción; otros, sim­ples char­la­ta­nes que, a fuer­za de repe­tir año tras año las mis­mas decla­ma­cio­nes este­reo­ti­pa­das con­tra el gobierno del día, se han roba­do una repu­tación de revo­lu­cio­na­rios de pura cepa. Des­pués del 18 de mar­zo salie­ron tam­bién a la super­fi­cie hom­bres de éstos, y en algu­nos casos logra­ron desem­pe­ñar pape­les pre­emi­nen­tes. En la medi­da en que su poder se lo per­mi­tió, entor­pe­cie­ron la ver­da­de­ra acción de la cla­se obre­ra, lo mis­mo que otros de su espe­cie entor­pe­cie­ron el desa­rro­llo com­ple­to de todas las revo­lu­cio­nes ante­rio­res. Estos ele­men­tos cons­ti­tu­yen un mal inevi­ta­ble; con el tiem­po se les qui­ta de en medio; pero a la Comu­na no le fue dado dis­po­ner de tiem­po”, (de, La Gue­rra Civil en Fran­cia, Mani­fies­to del Con­se­jo Gene­ral de la Aso­cia­ción Inter­na­cio­nal de los Trabajadores).

Reco­gien­do estas pala­bras pode­mos decir que en Chi­le nos encon­tra­mos con estos per­so­na­jes, que con­fun­den a las per­so­nas hon­ra­das, mez­clan un dis­cur­so revo­lu­cio­na­rio con sus ambi­cio­nes per­so­na­les, que sólo pien­san en domi­nar, en ser vana­glo­ria­dos, y fes­te­ja­dos, son mani­pu­la­do­res, fal­sos y ten­den­cio­sos, que arras­tran dos mora­les, con gra­ves pro­ble­mas de dro­ga­dic­ción, alcoho­lis­mo, mitó­ma­nos, tre­pa­do­res, egoís­tas, y envi­dio­sos, sin nin­gu­na sen­si­bi­li­dad social y cero humil­dad ya que son capa­ces de des­truir tra­ba­jos, des­pres­ti­giar a com­pa­ñe­ros hones­tos y entre­ga­dos por figu­rar en muchas orga­ni­za­cio­nes (sec­tas) o en frac­cio­nes, gru­pos o sim­ple­men­te en “cier­tas orga­ni­za­cio­nes” auto­rre­fe­ren­cia­les de carác­ter terri­to­rial con algún gra­do de pre­sen­cia publi­ci­ta­ria ya sea (pega­ti­nas, raya­dos, míti­nes, peque­ños actos) en algu­na comu­na expre­sa­do en un “tra­ba­jo” terri­to­rial en algu­na pobla­ción X de país. Como bien lo des­cri­be Marx en el avan­ce de la revo­lu­ción y las pro­pias con­tra­dic­cio­nes en la lucha revo­lu­cio­na­ria estos per­so­na­jes serán des­en­mas­ca­ra­dos y juz­ga­dos por la historia.

Con­gre­so de Uni­dad Rodri­guis­ta, serio apor­te a la revo­lu­ción, el socialismo

y al inter­na­cio­na­lis­mo proletario

Bajo esta señal polí­ti­ca, con­cre­ta, poten­te, des­pués de 26 años el rodri­guis­mo rea­li­za algo tras­cen­den­tal para el pue­blo y Chi­le, un con­gre­so de uni­dad y esto sin nin­gu­na duda y sin pecar de fal­ta de humil­dad con lo escri­to. Será unas de las últi­mas res­pues­tas de cla­se al impe­ria­lis­mo y la oli­gar­quía nacio­nal por lo menos estos últi­mas déca­das, la izquier­da refor­mis­ta domes­ti­ca­da por la cla­se domi­nan­te no pre­sen­ta más lucha a la oli­gar­quía nacio­nal y al impe­ria­lis­mo yanky, es más se han uni­do a una frac­ción de ella a la con­cer­ta­ción. Por eso el rodri­guis­mo tan­to en la idea como en la acción se tras­for­ma en una pode­ro­sa fuer­za mate­rial para derro­car a la oli­gar­quía san­gui­na­ria. Las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias dura­men­te gol­pea­das reco­no­ce­rán en esta ins­tan­cia el eje libe­ra­dor y de uni­dad nacio­nal ya que en este nue­vo pen­sa­mien­to y acción de rodri­guis­mo se refle­jan todos los pen­sa­mien­tos liber­ta­rios, tan­tos como los chi­le­nos y de Amé­ri­ca More­na, los hijos de la patria gran­de cami­na­ran de nue­vo por las ciu­da­des y cam­pos de Chi­le, des­pués de este con­gre­so de uni­dad revo­lu­cio­na­ria, de el sur­gi­rá un nue­vo ins­tru­men­to polí­ti­co revo­lu­cio­na­rio para la toma del poder.

Si, estoy hablan­do con pala­bras reales, ni con fra­seo­lo­gías revo­lu­cio­na­rias. Del con­gre­so de uni­dad sur­ge otra opor­tu­ni­dad seria en tér­mi­nos de cla­se, dejar pasar esta opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca y no ser par­te de ella sería de una irres­pon­sa­bi­li­dad de cla­se, de una tor­pe­za inte­lec­tual pro­pia de la mio­pía polí­ti­ca, de un egoís­mo obtu­so, por eso debe­mos ter­mi­nar con el egoís­mo, el per­so­na­lis­mo y recha­zar o dejar vota­dos a esos seu­dos diri­gen­tes inmo­ra­les y en muchos de los casos trai­do­res a la revo­lu­ción y el socia­lis­mo. Las cla­ses socia­les solo entien­den de sus intere­ses y de esos intere­ses sur­gen los con­flic­tos de cla­se y de eso hay un paso para los cam­bios revo­lu­cio­na­rios, los hechos polí­ti­cos están al fren­te de cada uno, la labor de cual­quier revo­lu­cio­na­rio es saber­los inter­pre­tar y poten­ciar. Hoy es de vital impor­tan­cia la uni­dad de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias ya que logran­do esta uni­dad nece­sa­ria, se logra­ra la uni­dad nacional.

Para que se crea un ins­tru­men­to revo­lu­cio­na­rio, sino no lo vamos a usar, para que idear una línea polí­ti­ca mili­tar, sino la vamos a uti­li­zar, para que crear un camino revo­lu­cio­na­rio, sino vamos a tran­si­tar, por que hablar de la revo­lu­ción si esta­mos pen­san­do en otra cosa. Es más cómo­do orga­ni­zar­me y soli­da­ri­zar con otras revo­lu­cio­nes por que es menos ries­go­so que luchar por la revo­lu­ción chi­le­na, por que es más fácil rene­gar, cri­ti­car y ata­car nues­tra revo­lu­ción que hacer lo mis­mo a los con­tra revo­lu­cio­na­rios, a los pode­ro­sos y pará­si­tos oli­gar­cas, es por eso que este año ya no será igual a otros, este año será dis­tin­to ya que ven­drá a poten­ciar la déca­da de lucha que se vie­ne para triun­far por eso es la nece­si­dad de la uni­dad revo­lu­cio­na­ria que debe plas­mar­se en esta amplia gama, esta humil­de y pode­ro­sa fami­lia de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria chi­le­na expre­sa­da en los dis­tin­tos sec­to­res revo­lu­cio­na­rios y popu­la­res que se han entre­la­za­do de for­ma embrio­na­ria, en torno al Con­gre­so de Uni­dad Rodri­guis­ta. Este es el úni­co camino para empren­der las labo­res his­tó­ri­cas, de cam­bios socia­les que son la base inci­pien­te de la lucha popu­lar que se vie­ne, que será sin nin­gu­na duda la base para avan­zar has­ta ter­mi­nar con este sis­te­ma bur­gués para­si­ta­rio y depre­da­dor, este sis­te­ma basa­do en la explo­ta­ción, pero ese camino, sin nin­gu­na duda será duro, lleno de difi­cul­ta­des, con altos y bajos, no por eso, no es el correc­to por el con­tra­rio este camino es un camino digno, es el camino correc­to, es el que debe­mos reco­rrer todos los revo­lu­cio­na­rios honestos.

Más allá del Con­gre­so de Uni­dad, esta­mos en una eta­pa, en una fase embrio­na­ria del desa­rro­llo de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias en nues­tra patria, aho­ra el Con­gre­so de Uni­dad será la esen­cia, el motor en la pre­pa­ra­ción del camino a tran­si­tar. Un camino que debe ser vis­to en tér­mi­nos de lar­go alien­to, de lar­go pla­zo, como un aspec­to más de una cons­truc­ción polí­ti­ca y de masa, el Con­gre­so de Uni­dad Rodri­guis­ta ha des­per­ta­do a nume­ro­sos sec­to­res, como tam­bién ha des­en­mas­ca­ra­do a opor­tu­nis­tas, trai­do­res, tre­pa­do­res muchos de ellos que uti­li­zan las orga­ni­za­cio­nes con intere­ses egoís­tas, per­so­na­les, casi vul­ga­res, así como deve­lar, denun­ciar al mode­lo capi­ta­lis­ta neo­li­be­ral chileno.

El capi­ta­lis­mo repre­sen­ta­do por la alian­za y la con­cer­ta­ción no pue­den seguir escon­dien­do o bien des­co­no­cien­do los datos obje­ti­vos, muchos de ellos ter­gi­ver­sa­dos, reto­ca­dos al igual que un pro­gra­ma de dise­ño para alte­rar la cara o la silue­ta de algún polí­ti­co. La ver­dad no seña­la a gri­tos el empeo­ra­mien­to en las con­di­cio­nes de vida de millo­nes de chi­le­nos, el 80% de noso­tros vivi­mos a medio vivir sal­tan­do mes a mes, la pobre­za tre­pa el 18,9%, de hecho es el país con mayo­res des­igual­da­des socia­les ya sea por los ingre­sos (suel­do), y el ter­ce­ro, res­pec­to al por­cen­ta­je de pobres, cuan­do el 10 % es el con­jun­to de la OCDE. Es más, esto según la medi­ción de las Nacio­nes Uni­das y el BM es de 0.54, lo que nos pone en el lugar 12 de peor dis­tri­bu­ción del ingre­so en el mun­do, ya que según el coefi­cien­te de Gini que mide la des­igual­dad en Chi­le es de 0,50, cuan­do la media de la orga­ni­za­ción es de 0,31, la infla­ción que nos estran­gu­la todos los días a la hora de echar­te un peda­zo de pan a la boca, la sub­con­tra­ta­ción, tra­ba­jos pre­ca­rios, malos suel­dos, lar­gas jor­na­das labo­ra­les de has­ta 12 y 14 hrs., el no pago de las horas extras, bonos (limos­na) eco­nó­mi­cos como for­ma de con­trol social y psi­co­ló­gi­co, pési­mas y peque­ñas casas cuyo valor supera tres veces el valor real de de una vivien­da, la salud es otro chis­te amar­go para los chi­le­nos, la edu­ca­ción cada día se dere­chi­za para mer­can­ti­li­zar­la, de hecho la lle­ga­da de Lavín al Minis­te­rio de Edu­ca­ción apun­ta a eso, la repre­sión selec­ti­va en con­tra de los tra­ba­ja­do­res, lucha­do­res socia­les y jóve­nes esen­cial­men­te. Todos estos ele­men­tos y más, se vie­nen a sumar la cola­bo­ra­ción de cla­se por par­te de la izquier­da refor­mis­ta (la poli­cía roja sta­li­nis­ta) que tra­di­cio­nal­men­te se han aco­mo­da­do, adap­ta­do y han corrom­pi­do a dife­ren­tes sec­to­res socia­les (ape­lan­do al dis­cur­so del pino­che­tis­mo, la lega­li­dad del par­ti­do o rom­per con la exclu­sión) nada más fal­so, esta izquier­da entre­guis­ta, refor­mis­ta y cola­bo­ra­cio­nis­ta es una de las res­pon­sa­bles direc­tas de la alie­na­ción de los chi­le­nos e inclu­so, más que el popu­lis­mo dere­chis­ta llá­me­se Con­cer­ta­ción expre­sa­do en Bache­let, Lagos, aho­ra MEO, etc., solo es la teo­ría del enga­ño, de la hipo­cre­sía, por cier­to de la bara­ta ya que al aliar­se a una frac­ción de la oli­gar­quía nacio­nal que es la res­pon­sa­ble del con­trol social, que ha domes­ti­ca­do y en muchos casos se ha com­pra­do a los diri­gen­tes sin­di­ca­les y con estas manio­bras polí­ti­cas a ador­me­ci­do, al pue­blo que en su mayo­ría no tie­nen per­te­ne­cía de cla­se y menos reco­no­ce su van­guar­dia gra­cias a estos par­ti­dos, orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, sin­di­ca­les y socia­les, y las ONGs que apun­tan a reem­pla­zar al Esta­do bajo la mira­da de los pri­va­dos (empren­de­do­res), etc. Ven­di­dos sus prin­ci­pios (PCCH), a una frac­ción explo­ta­do­ra (con­cer­ta­ción) te enquis­tas de una o cier­ta for­ma en los nive­les del poder, pasas a ser par­te de la toma de deci­sio­nes (par­la­men­to pino­che­tis­ta) para man­te­ner los males socia­les y polí­ti­cos men­cio­na­dos, ya que como todos sabe­mos has­ta un niño de quin­to año mane­ja estos ele­men­tos, que para seguir roban­do nece­si­tan del con­trol social y polí­ti­co es por eso que estos trai­do­res con care­ta de izquier­dis­tas, de revo­lu­cio­na­rios y mar­xis­tas no per­mi­ten, y no dejan avan­zar. Por eso hay que recha­zar­los en la calle, en la mani­fes­ta­ción, en el sin­di­ca­to, en la jun­ta de veci­nos, en el club depor­ti­vo, en la fede­ra­ción de estu­dian­tes, en el cam­po, cuan­do dis­fra­za­da­men­te soli­da­ri­zan con el Pue­blo Mapu­che, pero en el Con­gre­so pino­che­tis­ta hacen otra cosa, es más votan en con­tra de ellos, en con­tra del Pue­blo Mapu­che, etc.

Por eso debe­mos tener cla­ri­to que los males men­cio­na­dos son nece­sa­rios para el capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral y sus laca­yos, esbi­rros y cule­bro­nes ya que para que exis­ta rique­za mal ávi­da se debe gene­ral pobre­za. Ello, vie­ne a resal­tar una sola cosa y es que esta situa­ción, más que expre­sar una reali­dad obje­ti­va, solo expre­sa las con­clu­sio­nes, las defi­ni­cio­nes sobre las tareas a desa­rro­llar en nues­tra patria des­pués del Con­gre­so de Uni­dad Rodri­guis­ta y solo vie­ne a sin­te­ti­zan una con­cep­ción ideo­ló­gi­ca sobre el mode­lo neo­li­be­ral, que es úni­co o, en tér­mi­nos con­cre­tos, nos habla acer­ca del poder de la oli­gar­quía, su estruc­tu­ra polí­ti­ca y orgá­ni­ca, en que se basa y como debe­mos terminarla.

Pero sur­ge otro gran pro­ble­ma para la izquier­da revo­lu­cio­na­ria la lle­ga­da de Bache­let a la admi­nis­tra­ción del Esta­do, ya que la Alian­za así como va no tie­nen nin­gu­na posi­bi­li­dad real en todas las pró­xi­mas elec­cio­nes que se reali­cen en Chi­le ya sea muni­ci­pa­les, par­la­men­ta­rias y pre­si­den­cia­bles, el cir­co elec­to­ral sin nin­gu­na duda es la empa­li­za­da, la base ideo­ló­gi­ca de la fal­ta de iden­ti­dad de cla­se de los tra­ba­ja­do­res y el movi­mien­to social para tras­for­ma­se en el movi­mien­to popu­lar, cla­sis­ta y revo­lu­cio­na­rio como eje tras­for­ma­dor y de pre­sión social por los cam­bios socia­les. Aho­ra esta nue­va eta­pa que se abre con el cir­co o far­sa elec­to­ral, a par­tir de la lle­ga­da de la alian­za a la admi­nis­tra­ción del Esta­do, su gobierno solo a fun­cio­na­do por capí­tu­los; Terre­mo­to, Mun­dial, los mine­ros, etc., no exis­tien­do nada a favor de los tra­ba­ja­do­res y pobres por el con­tra­rio el gobierno ha vigo­ri­za­do el mode­lo neo­li­be­ral capi­ta­lis­ta abrien­do un esce­na­rio polí­ti­co lleno de con­tra­dic­cio­nes socia­les pro­pi­cio para el flu­jo revo­lu­cio­na­rio, así como un nue­vo triun­fo en las urnas para la Con­cer­ta­ción-PC, a pesar del recha­zo táci­to en las encues­tas de opi­nión, este esce­na­rio bus­ca­ra la Con­cer­ta­ción-PC crear, fal­sas expec­ta­ti­vas de cam­bios y que ellos serán los que real­men­te defien­de al pue­blo y que ese pue­blo deci­di­rá “demo­crá­ti­ca­men­te”, ya que votan y por eso el pue­blo deci­di­rá quien va a ser el futu­ro repre­sen­tan­te en las alcal­días, así como con­ce­ja­les, Dipu­tados y Sena­do­res y así con el voto, con la sobe­ra­nía popu­lar se lega­li­za­rá otra eta­pa de la oli­gar­quía chi­le­na, cuan­do la ver­dad, la reali­dad nos dice que ese pue­blo des­cla­sa­do debe votar por los can­di­da­tos deter­mi­na­dos por el poder de los dóla­res. El cir­co elec­to­ral resol­ve­rá, así como no trae­rá solu­cio­nes a los gra­ves pro­ble­mas socia­les que aque­jan a millo­nes de chi­le­nos que de fon­do son la cla­se obre­ra y los pobres. En con­se­cuen­cia esta nue­va eta­pa “elec­to­ral” que se abre debe ser­vir al movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio para recha­zar acti­va­men­te la ins­ti­tu­cio­na­li­dad pino­che­tis­ta y neo­li­be­ral, la legi­ti­ma­ción de la míse­ra que es la estruc­tu­ra cen­tral del mode­lo. El cir­co elec­to­ral será una nue­va coyun­tu­ra para enfren­tar a los enemi­gos de cla­se del pue­blo, arma­dos con su alter­na­ti­va revo­lu­cio­na­ria, y su nue­vo ins­tru­men­to polí­ti­co de com­ba­te ver­da­de­ra­men­te de cla­se, inte­gra­do por jóve­nes, muje­res, tra­ba­ja­do­res, cam­pe­si­nos, indí­ge­nas e inte­lec­tua­les, lle­van­do ade­lan­te el pro­gra­ma y pla­ta­for­ma de lucha hechas de las deman­das terri­to­ria­les del pueblo.

La limos­na polí­ti­ca ha cava­do hon­do en la con­cien­cia de los chi­le­nos y la espe­ran­za de ellos esta en Bache­let y su limos­na, de noso­tros depen­de rever­tir tal situa­ción y poner en la mesa la nece­si­dad de que se suban los suel­dos para parar el con­trol polí­ti­co-social, gra­cias a la limos­na eco­nó­mi­ca. Por eso es impor­tan­te que todos los sec­to­res popu­la­res y revo­lu­cio­na­rios tomen con­cien­cia de que la úni­ca posi­bi­li­dad de avan­zar en la solu­ción de los pro­ble­mas socia­les y polí­ti­cos en Chi­le es la Uni­dad ya que esa es la úni­ca herra­mien­ta via­ble posi­ble para inter­ve­nir en la con­cien­cia de los chi­le­nos y reves­tir este pará­li­sis polí­ti­co de cla­se y con­cien­cia, hay que unir­se y luchar direc­ta­men­te en el seno del pue­blo des­or­ga­ni­za­do para rever­tir y con­cre­tar los fines polí­ti­cos revo­lu­cio­na­rios. La no con­cre­ción de la Uni­dad, res­pec­to a lo que uno esta pen­san­do, a lo que escri­be en un papel que debe ser el refle­jo de la reali­dad obje­ti­va (vis­to des­de mi trin­che­ra orga­ni­za­cio­nal) no debe ser un impe­di­men­to para los sec­to­res revo­lu­cio­na­rios hones­tos, que ver­da­de­ra­men­te avan­zan por el camino revo­lu­cio­na­rio con todos los pro­ble­mas, las limi­ta­cio­nes y debi­li­da­des polí­ti­cas, por que pen­sar mi reali­dad es una cosa (lo sub­je­ti­vo), pero la uni­dad hoy es lo obje­ti­vo por eso hay que unir las fuer­zas de lo dis­gre­ga­do, de lo per­di­do que en el fon­do de las cosas, lo que si esta cla­ro des­pués de la uni­dad es el posi­cio­na­mien­to de cla­se y de lucha para enfren­tar este cam­bio en la marea, el ini­cio del flu­jo revo­lu­cio­na­rio chileno.

De la Edi­to­rial de la Garra­pa­ta en WEBs

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.