Bil­du – Jesús Valen­cia

El empe­ño por agru­par­nos ha sido un vie­jo sue­ño tan aca­ri­cia­do como com­ba­ti­do. En las «gue­rras de nacio­nes» de los siglos XVI y XVII nos sen­tía­mos pai­sa­nos; has­ta hace cua­tro días nos reco­no­cía­mos como «vas­co nava­rros», cali­fi­ca­ti­vo que des­ti­la her­man­dad. El empe­ño de tener una uni­ver­si­dad común, de dotar­nos de un Esta­tu­to para toda Eus­kal Herria, de cons­ti­tuir una Asam­blea de Alcal­des, de nego­ciar en Txi­ber­ta una pos­tu­ra uni­ta­ria fren­te a la tram­po­sa «tran­si­ción» fran­quis­ta, el Acuer­do de Liza­rra… Siem­pre el reite­ra­do anhe­lo mon­zo­niano de cami­nar jun­tos, aun­que solo fue­ra has­ta Malza­ga.

Los inten­tos han sido fre­cuen­tes y los resul­ta­dos, des­igua­les. A las pri­sas de unos habría que sumar la inmo­vi­li­dad de otros. Y, sobre todo, la cal­cu­la­da estra­te­gia divi­sio­nis­ta de los esta­dos; saben que la unión de los vas­cos es peli­gro­sa­men­te noci­va para sus intere­ses impe­ria­les. Intro­du­cir cuñas para frac­tu­rar cual­quier inten­to de uni­dad vas­ca le resul­ta a Madrid tan efi­caz como los ejér­ci­tos libe­ra­les o la vio­len­cia que ejer­ce la Guar­dia Civil. Con esa per­ver­sa fina­li­dad enfren­tó a emi­gran­tes y eus­kal­du­nes que tra­ba­ja­ban en la mis­ma fun­di­ción; incor­po­ró la Nava­rra car­lis­ta al gol­pis­mo mili­tar para liqui­dar el Fren­te del Nor­te; con los actua­les Esta­tu­tos cons­tru­yó en Altsa­su una mura­lla ima­gi­na­ria; en cada uno de los terri­to­rios frag­men­ta­dos se dotó de alia­dos loca­les que ejer­cen de pun­ta de lan­za con­tra cual­quier inten­to de agru­pa­ción nacio­nal.

Una nue­va expe­rien­cia inte­gra­do­ra está en mar­cha. Su emer­gen­cia pro­vo­có las pre­vi­si­bles reac­cio­nes: ros­tros entu­sias­ma­dos de aque­lla mul­ti­tud que se agol­pa­ba en Irun y en Hen­daia en el Abe­rri Egu­na del año pasa­do, manos enro­je­ci­das de tan­to aplau­dir y gar­gan­tas que gri­ta­ban al uní­sono «Inde­pen­den­tzia». Los unio­nis­tas intuían en aque­lla eufo­ria colec­ti­va una ame­na­za cre­cien­te y sus alia­dos loca­les no supie­ron ni qui­sie­ron situar­se en el nue­vo esce­na­rio. Espe­ra­ban su hora.

El entu­sias­mo de aquel día no era humo de paja. A lo lar­go de un año el sobe­ra­nis­mo de izquier­da ha sella­do alian­zas que eran impen­sa­bles un tiem­po atrás; ha con­vo­ca­do masi­vas mani­fes­ta­cio­nes para enfren­tar a un Esta­do vio­len­to; últi­ma­men­te, ha pre­sen­ta­do tam­bién una ofer­ta elec­to­ral. Éste es el des­fi­la­de­ro don­de está apos­ta­do el Esta­do con todas sus armas lis­tas; no pue­de con­sen­tir que los vas­cos avan­ce­mos uni­dos, que los votos cuan­ti­fi­quen el res­pal­do social y que cun­da el entu­sias­mo entre noso­tros. Madrid pre­ten­de que Bil­du no lle­gue a las urnas y que, como con­se­cuen­cia de la mar­gi­na­ción elec­to­ral, se desin­te­gre des­mo­ra­li­za­da. Para lograr su pri­mer obje­ti­vo dis­po­ne de medios sobra­dos; y nues­tros pai­sa­nos que cuen­tan con el pla­cet esta­tal no van a mover dos dedos para defen­der los dere­chos nega­dos.

El que no alcan­cen su otro obje­ti­vo está en nues­tras manos. Si Bil­du no con­si­gue cru­zar el des­fi­la­de­ro bus­ca­rá otras rutas y con­ti­nua­rá suman­do poder popu­lar; la acu­mu­la­ción de fuer­zas, aun veta­da en las urnas, es nues­tra herra­mien­ta más efi­caz. En cuan­to a la ilu­sión y el entu­sias­mo, no se los debe­mos a Madrid. ¡Gora Bil

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *