Un fon­do de inver­sio­nes bri­tá­ni­co es el gran “gana­dor” de la gue­rra en Cos­ta de Mar­fil – Libre​net​.net

La gue­rra para des­alo­jar a Lau­rent Gbag­bo en Cos­ta de Mar­fil tam­bién ha teni­do otros ven­ce­do­res, ade­más de Alas­sa­ne Ouat­ta­ra, el can­di­da­to de Occi­den­te.

Un fon­do de inver­sio­nes bri­tá­ni­co, cuyo res­pon­sa­ble para Áfri­ca es hijas­tro de Ouat­ta­ra, dise­ñó una redon­da ope­ra­ción espe­cu­la­ti­va que le ha per­mi­ti­do ganar millo­nes de dóla­res y para la que nece­si­ta­ba cor­tar el flu­jo de cacao des­de este país duran­te varios meses. Los paí­ses occi­den­ta­les y en espe­cial Fran­cia, fue­ron los cóm­pli­ces nece­sa­rios.

El 14 de julio de 2010, Lau­rent Gbag­bo, pre­si­den­te de Cos­ta de Mar­fil, se con­ver­tía en el úni­co jefe de Esta­do de una ex colo­nia fran­ce­sa que daba plan­tón a Nico­las Sar­kozy en el des­fi­le de la inde­pen­den­cia en los Cam­pos Elí­seos, en París.

Más o menos a la mis­ma hora, un per­so­na­je lla­ma­do Anthony Ward, apo­da­do Choc­fin­gers (Dedos de cho­co­la­te), crea­dor del fon­do de inver­sio­nes bri­tá­ni­co Arma­ja­ro, se gas­ta­ba nada menos que 1.000 millo­nes de dóla­res (unos 700 millo­nes de euros) en com­prar 241.000 tone­la­das de cacao mar­fi­le­ño, el 7% de la pro­duc­ción anual mun­dial, que esta­ban aún por reco­ger­se. Al final, como todo el mun­do sabe, hubo una gue­rra. Y Gbag­bo aca­bó per­dien­do y Choc­fin­gers ganan­do.

Arma­ja­ro Tra­ding Limi­ted es un fon­do de inver­sio­nes bri­tá­ni­co que no se encuen­tra entre los líde­res del sec­tor del cacao, una ren­ta­ble mate­ria pri­ma del que Cos­ta de Mar­fil es el prin­ci­pal pro­duc­tor mun­dial (casi el 40% del cho­co­la­te que se con­su­me en el pla­ne­ta pro­ce­de de este país afri­cano).

Sin embar­go, por algu­na razón des­co­no­ci­da, el fun­da­dor de Arma­ja­ro ha logra­do ganar con­si­de­ra­bles sumas de dine­ro en este sec­tor con inver­sio­nes que pare­cen arries­ga­dí­si­mas.

Por ejem­plo, en julio de 2010 se pre­veía una bue­na cose­cha de cacao en Cos­ta de Mar­fil y los pre­cios de ven­ta se man­te­nían en nive­les nor­ma­les, lo que no hacía espe­cial­men­te intere­san­te una adqui­si­ción de ese nivel.

Pero si nos fija­mos un poco más en quié­nes inte­gran la estruc­tu­ra de Arma­ja­ro a lo mejor empe­za­mos a ver un poco más cla­ro.

Y es que el direc­tor para Áfri­ca de Arma­ja­ro es Loïc Follo­roux, hijas­tro del aho­ra pre­si­den­te mar­fi­le­ño, Alas­sa­ne Ouat­ta­ra, es decir, hijo de su espo­sa Domi­ni­que Follo­roux-Ouat­ta­ra.

La exi­to­sa inter­ven­ción de Arma­ja­ro en el mer­ca­do del cacao a unos nive­les impen­sa­bles, con la com­pra más impor­tan­te de cacao de los últi­mos 18 años por una sola com­pa­ñía, ha gene­ra­do una ola de sus­pi­ca­cias en el sec­tor.

Tal y como ase­gu­ra el perió­di­co Daily Finan­ce, “Arma­ja­ro sabía cosas que el res­to del mun­do igno­ra­ba”, lo que le per­mi­tió mon­tar una ope­ra­ción espe­cu­la­ti­va que le ha gene­ra­do gran­des bene­fi­cios.

La estra­te­gia de Ward era evi­den­te: para­li­zar la ofer­ta median­te com­pras masi­vas (y sabien­do que la sali­da de cacao del país iba a ser pro­ble­má­ti­ca a par­tir de diciem­bre, es decir, tras las elec­cio­nes) con el obje­ti­vo de garan­ti­zar­se una subi­da arti­fi­cial del pre­cio.

Las 241.000 tone­la­das de cacao mar­fi­le­ño com­pra­das en julio de 2010 por Ward aca­ba­ron alma­ce­na­das en Euro­pa y lue­go ven­di­das a un pre­cio nun­ca vis­to, 3.247 euros, su pre­cio más alto des­de 1977.

Para que se pudie­ra alcan­zar ese pre­cio dis­pa­ra­ta­do, es decir, para que todo salie­ra bien a los intere­ses deArma­ja­ro (recuér­de­se, con el yerno de Alas­sa­ne Ouat­ta­ra como res­pon­sa­ble para Áfri­ca) era nece­sa­rio cor­tar el flu­jo de cacao des­de Cos­ta de Mar­fil.

Y voi­lá! Una de las pri­me­ras medi­das de su padras­tro tras ser “reco­no­ci­do” pre­si­den­te por la comu­ni­dad inter­na­cio­nal fue fijar la prohi­bi­ción de la expor­ta­ción de cacao, lo que uni­do al embar­go pro­mo­vi­do por la Unión Euro­pea, inmo­vi­li­zó la cose­cha de este pro­duc­to en los puer­tos de San Pedro y Abid­jan.

Una ope­ra­ción redon­da, pero no la pri­me­ra. Ya en 2002 (recuér­de­se, el año del falli­do gol­pe de esta­do que deri­va en rebe­lión, finan­cia­da por Alas­sa­ne Ouat­ta­ra y su entorno), Arma­ja­ro se hizo con 203.320 tone­la­das de cacao.

Poco des­pués, el pre­cio de la tone­la­da se incre­men­tó nota­ble­men­te y Arma­ja­ro ganó nada menos que 60 millo­nes de dóla­res. En aque­lla oca­sión, muchos pen­sa­ron que Anthony Ward sabía cosas que otros no sabían. La his­to­ria de 2002 se ha vuel­to a repe­tir.

Des­de su lle­ga­da al poder, Lau­rent Gbag­bo ha inten­ta­do hacer­se con el con­trol de la expor­ta­ción de cacao enfren­tán­do­se a pode­ro­sos empre­sa­rios y gru­pos de pre­sión nacio­na­les y extran­je­ros.

Al no poder con­se­guir­lo, su últi­ma apues­ta pasa­ba por la nacio­na­li­za­ción de la pro­duc­ción, lo que, sin duda, des­per­tó una gran inquie­tud en el mer­ca­do mun­dial.

Guin Guin Bali/ La Radio del Sur

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *