La inter­ven­ción en Libia reve­la las divi­sio­nes entre la cla­se diri­gen­te mun­dial Alex Calo­ni­cos

La inter­ven­ción occi­den­tal en Libia ha pues­to en evi­den­cia las rela­cio­nes que exis­ten entre los gran­des cen­tros de poder. En pri­mer lugar, hay que decir que están pro­fun­da­men­te divi­di­dos.

El neo­con­ser­va­dor colum­nis­ta del Finan­cial Times, Chris­topher Cald­well, exa­ge­ra lige­ra­men­te cuan­do seña­la que en el supues­to triun­fo del Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das en el voto sobre la inter­ven­ción en Libia, “Los cin­co paí­ses que se han abs­te­ni­do (Rusia, Bra­sil, Chi­na, India y Ale­ma­nia ) agru­pan a casi 3.000 millo­nes de per­so­nas y son el núcleo de la eco­no­mía mun­dial del futu­ro”.

La abs­ten­ción de Ale­ma­nia no es sino una mues­tra más de las nume­ro­sas cri­sis por las cua­les la Unión Euro­pea ha esta­do para­li­za­da tan­to tiem­po debi­do a las divi­sio­nes inter­nas en su seno.

De acuer­do a lo expre­sa­do por otro colum­nis­ta del Finan­cial Times, “polí­ti­cos y sus ase­so­res en el Foro anual de la Fun­da­ción Ale­ma­nia Marshall de Bru­se­las obser­va­ron que una cosa era la valo­ra­ción que Ale­ma­nia hacía de las inter­ven­cio­nes mili­ta­res en el mun­do ára­be […] pero situar­se al lado de Mos­cú y Bei­jing en la ONU se sale fue­ra de estos lími­tes”.

Mien­tras tan­to, Fran­cia y Gran Bre­ta­ña han lide­ra­do la inter­ven­ción occi­den­tal en el país medi­te­rrá­neo, con Esta­dos Uni­dos jugan­do un papel más cau­to, aun­que el Pen­tá­gono está hacien­do la mayor par­te del tra­ba­jo pesa­do mili­tar.

La sema­na pasa­da Barack Oba­ma tra­tó de defi­nir lo que Libia sig­ni­fi­ca des­de el pun­to de vis­ta de la polí­ti­ca glo­bal nor­te­ame­ri­ca­na.

El pun­to cla­ve es pro­ba­ble­men­te el siguien­te: “habrá momen­tos en que nues­tra segu­ri­dad no esté afec­ta­da direc­ta­men­te, sino que serán nues­tros valo­res e intere­ses. En estos casos no debe­mos tener mie­do a actuar, pero el peso de la acción no debe ser exclu­si­va de los Esta­dos Uni­dos”.

El dis­cur­so se ganó la ala­ban­za de neo­con­ser­va­do­res aso­cia­dos a la admi­nis­tra­ción de Geor­ge W. Bush. William Kris­tol escri­bió que “el pre­si­den­te no se dis­cul­pó, el pro­gra­ma por la liber­tad abar­ca y no rehu­ye del uso de la fuer­za”.

Insis­ten­cia

Menos del gus­to de la línea de Kris­tol fue la insis­ten­cia de Oba­ma, mien­tras reser­va­ba “el dere­cho a usar nues­tras fuer­zas arma­das con rapi­dez, uni­la­te­ral­men­te y de for­ma efi­caz”, de actuar con otros esta­dos cuan­do sea posi­ble.

El caso de la inter­ven­ción en Libia es sig­ni­fi­ca­ti­vo, Esta­dos Uni­dos se sitúa en la línea de atrás en la inter­ven­ción aérea, dejan­do a Gran Bre­ta­ña y Fran­cia el peso de la ope­ra­ción.

Como dijo el Secre­ta­rio de Defen­sa de Esta­dos Uni­dos: “cual­quier futu­ro Secre­ta­rio de Defen­sa que ase­so­re al pre­si­den­te a enviar al ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano de tie­rra a algu­na inter­ven­ción en Asia, Áfri­ca o Orien­te Pró­xi­mo, debe­ría hacer­se un examen men­tal”.

Oba­ma quie­re con­ser­var el poder mili­tar de Esta­dos Uni­dos. Según el Washing­ton Post, ha teni­do un enfren­ta­mien­to con el coman­dan­te esta­dou­ni­den­se en Afga­nis­tán, el gene­ral David Petraeus, por­que el pre­si­den­te quie­re “una reduc­ción sig­ni­fi­ca­ti­va” de las tro­pas ame­ri­ca­nas en Afga­nis­tán que comen­za­rá en julio.

Pero eso no sig­ni­fi­ca que Oba­ma esté pla­nean­do que el impe­rio dé un paso atrás. Uno de los bene­fi­cios de la inter­ven­ción en Libia es aso­ciar a Esta­dos Uni­dos con las revuel­tas ára­bes. Esto dife­ren­cia a Oba­ma de las acti­vi­da­des de Ara­bia Sau­dí y otros paí­ses del Gol­fo que están inter­vi­nien­do para aplas­tar el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio en Bah­rein.

El his­to­ria­dor Imma­nuel Wallers­tein ha argu­men­ta­do que los sau­díes han manio­bra­do para que Esta­dos Uni­dos se invo­lu­cren en la agre­sión a Libia. Esto es «una gran dis­trac­ción de lo que ellos ven más urgen­te y lo que están hacien­do ‑que no es más que una ofen­si­va con­tra las revuel­tas ára­bes, en pri­mer lugar en la pro­pia Ara­bia Sau­dí, a con­ti­nua­ción en los paí­ses del Gol­fo y por últi­mo en todo el mun­do ára­be”.

Los sau­dís pue­den que­rer una dis­trac­ción, pero ellos no están invo­lu­cra­dos direc­ta­men­te con la inter­ven­ción en Libia. De lo con­tra­rio, habrían envia­do una dele­ga­ción a la con­fe­ren­cia sobre Libia en Lon­dres de la sema­na pasa­da.

Hay un intri­gan­te dis­cur­so que reali­zó Oba­ma el mis­mo día que cayó Hos­ni Muba­rak:

“Estoy segu­ro de que el inge­nio y el espí­ri­tu empren­de­dor que los jóve­nes egip­cios han mos­tra­do en los últi­mos días pue­de ser apro­ve­cha­do para crear nue­vas opor­tu­ni­da­des , empleos y nego­cios que per­mi­tan desa­rro­llar el extra­or­di­na­rio poten­cial de la gene­ra­ción que empie­za a tomar vue­lo”.

En otras pala­bras, Oba­ma quie­re uti­li­zar las revuel­tas ára­bes para enca­mi­nar Orien­te Pró­xi­mo en una línea neo­li­be­ral. Está inten­tan­do recons­truir las bases del poder impe­rial de Esta­dos Uni­dos en la región de una mane­ra apa­ren­te­men­te más “demo­crá­ti­ca”. Por tan­to, los neo­con­ser­va­do­res tenían razón en ala­bar­lo.

Socia­list Wor­ker. Tra­duc­ción de San­ti Ama­dor para En Lucha

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *