La bru­ta­li­dad cul­tu­ral de la Dipu­tación de Biz­kaia – Iña­ki Uriarte

La Orden de 28 de mar­zo de 2011 de la Con­se­je­ría de Cul­tu­ra de Eus­ko Jaur­la­ritza por la que se ins­cri­be en el Inven­ta­rio Gene­ral del Patri­mo­nio Cul­tu­ral Vas­co, des­pués del perío­do de ale­ga­cio­nes, la Colo­nia Infan­til de Suka­rrie­ta como Con­jun­to Monu­men­tal, posee otras lec­tu­ras que es impres­cin­di­ble ana­li­zar. Sig­ni­fi­ca en la prác­ti­ca cul­tu­ral, reali­dad social y evi­den­cia polí­ti­ca el rotun­do fra­ca­so de las espe­cu­la­ti­vas inten­cio­nes urba­nís­ti­cas, dis­fra­za­das de acti­vi­dad socio cul­tu­ral, con un pre­ten­di­do museo ame­ri­ca­ni­za­do, de la Dipu­tación de Biz­kaia, y en espe­cial la derro­ta y des­cré­di­to total de su dipu­tada de Cul­tu­ra, Josu­ne Ariztondo.

Esta per­so­na, impues­ta por la direc­ción del PNV, repre­sen­ta la con­ti­nui­dad de una nefas­ta pla­ga de (ir)responsables ante­ce­so­ras en este depar­ta­men­to, Belen Grea­ves y Ana Mada­ria­ga, y que inclu­so des­pués de su lamen­ta­ble ges­tión son tras­la­da­das a car­gos de más relevancia.

La cita­da reso­lu­ción jun­to con un indi­si­mu­la­ble ins­tin­to bási­co des­truc­tor de la dipu­tada, siguien­do las órde­nes del par­ti­do, debe­ría ser inex­cu­sa­ble moti­vo para dimi­tir y, en su defec­to, las Jun­tas Gene­ra­les ten­drían que apro­bar algu­na moción simi­lar, a pesar de que la legis­la­tu­ra fina­li­ce. Es sin­to­má­ti­co de la pan­de­mia ins­ta­la­da hace años en esta ins­ti­tu­ción, por lo que es pre­ci­sa una depu­ra­ción de pues­tos de con­fian­za y algu­nos téc­ni­cos dóci­les some­ti­dos a la dis­ci­pli­na del sala­rio. Esta Dipu­tación es qui­zá la ins­ti­tu­ción admi­nis­tra­ti­va más bru­tal en asun­tos del patri­mo­nio monu­men­tal, excep­tuan­do perio­dos béli­cos, que exis­te en Europa.

Debe que­dar cons­tan­cia públi­ca de este perio­do de vio­len­cia cul­tu­ral de la que somos víc­ti­mas. Por inter­ven­cio­nes acti­vas o pasi­vas son de su res­pon­sa­bi­li­dad, entre otros, los recien­tes aten­ta­dos, per­di­das y peli­gros de ele­men­tos cata­lo­ga­dos de enor­me rele­van­cia cul­tu­ral como: Mer­ca­do de la Ribe­ra, Alhón­di­ga y pla­za Arri­qui­bar, des­apa­ri­ción del edi­fi­cio Bes­ga Asto­re­ca, en María Diaz de Haro 3 para Archi­vo Nacio­nal His­tó­ri­co Vas­co, Gale­ría de Pun­ta Bego­ña y ofi­ci­nas de Harino Pana­de­ra en Getxo, bana­li­za­ción del Puen­te Biz­kaia, la casa de la Arbo­le­da, el cha­let de Orco­ne­ra, el car­ga­de­ro de Mus­kiz, etc.

Esta emi­nen­cia cul­tu­ral entre­gó 12.000 euros al mer­ce­na­rio arqui­tec­to cata­lán Josep Mª Mon­ta­ner i Mar­to­rell para que redac­ta­ra un infor­me deni­gra­to­rio sobre la Colo­nia de Suka­rrie­ta, para­dig­ma de la arqui­tec­tu­ra neo­vas­ca y la figu­ra de su autor, el nota­ble arqui­tec­to vas­co Ricar­do de Bas­ti­da (1879−1953) con el mise­ra­ble obje­ti­vo de que des­pre­cian­do el con­jun­to, la socie­dad, que no es igno­ran­te e insen­si­ble como pre­sun­tuo­sa­men­te pre­ten­día, acep­ta­ra su derri­bo para colo­car un Guan­tá­na­mo museís­ti­co y una reser­va de bio-diver­sión alrededor.

La nota enra­bia­da de res­pues­ta del Depar­ta­men­to de Cul­tu­ra, titu­la­da «La “pro­tec­ción” apro­ba­da por el Gobierno Vas­co a las colo­nias de Suka­rrie­ta está vicia­da en ori­gen por incum­pli­mien­to de lega­li­dad», fina­li­za con esta demen­cial pro­cla­ma­ción: «Ante esta situa­ción de cla­ro incum­pli­mien­to de la lega­li­dad, en mate­ria de patri­mo­nio cul­tu­ral, la Dipu­tación Foral de Biz­kaia vela­rá por los intere­ses de los viz­caí­nos y las viz­caí­nas y adop­ta­rá las medi­das que con­si­de­re opor­tu­nas». Supo­ne una des­pre­cia­ble baje­za cul­tu­ral reve­la­do­ra de un cinis­mo y sin­ver­güen­ce­ría polí­ti­ca. Una ins­ti­tu­ción que deni­gra por­que se otor­gue la máxi­ma pro­tec­ción a uno sus con­jun­tos arqui­tec­tó­ni­cos y urba­nís­ti­cos más nota­ble, deno­ta que la abe­rra­ción y bar­ba­rie encuen­tran acomodo.

A la Dipu­tación jamás le ha preo­cu­pa­do el patri­mo­nio arqui­tec­tó­ni­co del terri­to­rio, sus intere­ses no se corres­pon­den con los de la pobla­ción, se ha doble­ga­do reite­ra­da­men­te al ser­vi­cio de la especulación.

Hay que con­si­de­rar que el dipu­tado gene­ral tie­ne como ase­so­ra en «asun­tos cul­tu­ra­les» a la ante­rior dipu­tada de Cul­tu­ra Belén Gra­ves, tan nefas­ta como la actual, con des­pa­cho de secre­ta­ria del EBB. ¿Cómo es posi­ble que una acre­di­ta­da cala­mi­dad cul­tu­ral que ha demos­tra­do reite­ra­da­men­te su inca­pa­ci­dad para estos menes­te­res ten­ga un sala­rio bru­to de 80.00 euros a cos­ta del dine­ro públi­co? Un escar­nio, escán­da­lo y esta­fa. ¿Exis­te opo­si­ción en las Jun­tas? La socie­dad, ¿cómo admi­te estas mal­ver­sa­cio­nes, por no lla­mar­los robos de sus fondos?

Asi­mis­mo, es pre­ci­so rela­tar lo suce­di­do el 16 de febre­ro con la escul­tu­ra «Monu­ment Aux Martyrs d´Oradour» cedi­da por la viu­da del autor, el escul­tor cata­lán Apel.les Feno­sa (1899−1988) de acuer­do a su volun­tad de que como home­na­je a los ase­si­na­dos por la matan­za de los nazis en dicha pobla­ción fran­ce­sa en 1944, estu­vie­ra en la villa bom­bar­dea­da de Gernika.

Un lugar que, aun­que situa­do en Biz­kaia, tie­ne un ran­go nacio­nal y una dimen­sión uni­ver­sal­men­te reco­no­ci­da. Por tan­to la dona­ción era para el muni­ci­pio, no para que se apro­pia­ra de la escul­tu­ra la Dipu­tación en un acto de rapi­ña lle­ván­do­la a Euro­pa­ko Herrial­dee­ta­ko Par­kea de pro­pie­dad foral. Y en ese reco­no­ci­mien­to a Ger­ni­ka está implí­ci­to el de otras tan­tas villas masa­cra­das como Otxan­dio, Duran­go, Elge­ta, Eibar, etc.

Pre­ci­sa­men­te el docu­men­tal «Ger­ni­ka-Biz­kaia 1937 – 2012: 75 años recor­dan­do», que se está rodan­do actual­men­te sobre los bom­bar­deos del fas­cis­mo espa­ñol, patro­ci­na­do por esta Dipu­tación, limi­tán­do­los a Biz­kaia, es una incon­gruen­cia más al redu­cir hechos tras­cen­den­ta­les en la his­to­ria de Eus­kal Herria a una visión res­trin­gi­da, pro­vin­cia­lis­ta, para fomen­tar el fora­lis­mo, igual que hace el PP, de esta extir­pe de biz­kai­ta­rras espa­ño­lis­tas que trai­cio­na­ron a Iba­rretxe, y así suce­dió lo que pade­ce­mos. Esta gen­te que mani­pu­la los sig­nos de iden­ti­dad arqui­tec­tó­ni­cos más sig­ni­fi­ca­ti­vos cons­ti­tu­ye un seve­ro peli­gro cul­tu­ral para nues­tro país.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.