La bru­ta­li­dad cul­tu­ral de la Dipu­tación de Biz­kaia – Iña­ki Uriar­te

La Orden de 28 de mar­zo de 2011 de la Con­se­je­ría de Cul­tu­ra de Eus­ko Jaur­la­ritza por la que se ins­cri­be en el Inven­ta­rio Gene­ral del Patri­mo­nio Cul­tu­ral Vas­co, des­pués del perío­do de ale­ga­cio­nes, la Colo­nia Infan­til de Suka­rrie­ta como Con­jun­to Monu­men­tal, posee otras lec­tu­ras que es impres­cin­di­ble ana­li­zar. Sig­ni­fi­ca en la prác­ti­ca cul­tu­ral, reali­dad social y evi­den­cia polí­ti­ca el rotun­do fra­ca­so de las espe­cu­la­ti­vas inten­cio­nes urba­nís­ti­cas, dis­fra­za­das de acti­vi­dad socio cul­tu­ral, con un pre­ten­di­do museo ame­ri­ca­ni­za­do, de la Dipu­tación de Biz­kaia, y en espe­cial la derro­ta y des­cré­di­to total de su dipu­tada de Cul­tu­ra, Josu­ne Ariz­ton­do.

Esta per­so­na, impues­ta por la direc­ción del PNV, repre­sen­ta la con­ti­nui­dad de una nefas­ta pla­ga de (ir)responsables ante­ce­so­ras en este depar­ta­men­to, Belen Grea­ves y Ana Mada­ria­ga, y que inclu­so des­pués de su lamen­ta­ble ges­tión son tras­la­da­das a car­gos de más rele­van­cia.

La cita­da reso­lu­ción jun­to con un indi­si­mu­la­ble ins­tin­to bási­co des­truc­tor de la dipu­tada, siguien­do las órde­nes del par­ti­do, debe­ría ser inex­cu­sa­ble moti­vo para dimi­tir y, en su defec­to, las Jun­tas Gene­ra­les ten­drían que apro­bar algu­na moción simi­lar, a pesar de que la legis­la­tu­ra fina­li­ce. Es sin­to­má­ti­co de la pan­de­mia ins­ta­la­da hace años en esta ins­ti­tu­ción, por lo que es pre­ci­sa una depu­ra­ción de pues­tos de con­fian­za y algu­nos téc­ni­cos dóci­les some­ti­dos a la dis­ci­pli­na del sala­rio. Esta Dipu­tación es qui­zá la ins­ti­tu­ción admi­nis­tra­ti­va más bru­tal en asun­tos del patri­mo­nio monu­men­tal, excep­tuan­do perio­dos béli­cos, que exis­te en Euro­pa.

Debe que­dar cons­tan­cia públi­ca de este perio­do de vio­len­cia cul­tu­ral de la que somos víc­ti­mas. Por inter­ven­cio­nes acti­vas o pasi­vas son de su res­pon­sa­bi­li­dad, entre otros, los recien­tes aten­ta­dos, per­di­das y peli­gros de ele­men­tos cata­lo­ga­dos de enor­me rele­van­cia cul­tu­ral como: Mer­ca­do de la Ribe­ra, Alhón­di­ga y pla­za Arri­qui­bar, des­apa­ri­ción del edi­fi­cio Bes­ga Asto­re­ca, en María Diaz de Haro 3 para Archi­vo Nacio­nal His­tó­ri­co Vas­co, Gale­ría de Pun­ta Bego­ña y ofi­ci­nas de Harino Pana­de­ra en Getxo, bana­li­za­ción del Puen­te Biz­kaia, la casa de la Arbo­le­da, el cha­let de Orco­ne­ra, el car­ga­de­ro de Mus­kiz, etc.

Esta emi­nen­cia cul­tu­ral entre­gó 12.000 euros al mer­ce­na­rio arqui­tec­to cata­lán Josep Mª Mon­ta­ner i Mar­to­rell para que redac­ta­ra un infor­me deni­gra­to­rio sobre la Colo­nia de Suka­rrie­ta, para­dig­ma de la arqui­tec­tu­ra neo­vas­ca y la figu­ra de su autor, el nota­ble arqui­tec­to vas­co Ricar­do de Bas­ti­da (1879−1953) con el mise­ra­ble obje­ti­vo de que des­pre­cian­do el con­jun­to, la socie­dad, que no es igno­ran­te e insen­si­ble como pre­sun­tuo­sa­men­te pre­ten­día, acep­ta­ra su derri­bo para colo­car un Guan­tá­na­mo museís­ti­co y una reser­va de bio-diver­sión alre­de­dor.

La nota enra­bia­da de res­pues­ta del Depar­ta­men­to de Cul­tu­ra, titu­la­da «La “pro­tec­ción” apro­ba­da por el Gobierno Vas­co a las colo­nias de Suka­rrie­ta está vicia­da en ori­gen por incum­pli­mien­to de lega­li­dad», fina­li­za con esta demen­cial pro­cla­ma­ción: «Ante esta situa­ción de cla­ro incum­pli­mien­to de la lega­li­dad, en mate­ria de patri­mo­nio cul­tu­ral, la Dipu­tación Foral de Biz­kaia vela­rá por los intere­ses de los viz­caí­nos y las viz­caí­nas y adop­ta­rá las medi­das que con­si­de­re opor­tu­nas». Supo­ne una des­pre­cia­ble baje­za cul­tu­ral reve­la­do­ra de un cinis­mo y sin­ver­güen­ce­ría polí­ti­ca. Una ins­ti­tu­ción que deni­gra por­que se otor­gue la máxi­ma pro­tec­ción a uno sus con­jun­tos arqui­tec­tó­ni­cos y urba­nís­ti­cos más nota­ble, deno­ta que la abe­rra­ción y bar­ba­rie encuen­tran aco­mo­do.

A la Dipu­tación jamás le ha preo­cu­pa­do el patri­mo­nio arqui­tec­tó­ni­co del terri­to­rio, sus intere­ses no se corres­pon­den con los de la pobla­ción, se ha doble­ga­do reite­ra­da­men­te al ser­vi­cio de la espe­cu­la­ción.

Hay que con­si­de­rar que el dipu­tado gene­ral tie­ne como ase­so­ra en «asun­tos cul­tu­ra­les» a la ante­rior dipu­tada de Cul­tu­ra Belén Gra­ves, tan nefas­ta como la actual, con des­pa­cho de secre­ta­ria del EBB. ¿Cómo es posi­ble que una acre­di­ta­da cala­mi­dad cul­tu­ral que ha demos­tra­do reite­ra­da­men­te su inca­pa­ci­dad para estos menes­te­res ten­ga un sala­rio bru­to de 80.00 euros a cos­ta del dine­ro públi­co? Un escar­nio, escán­da­lo y esta­fa. ¿Exis­te opo­si­ción en las Jun­tas? La socie­dad, ¿cómo admi­te estas mal­ver­sa­cio­nes, por no lla­mar­los robos de sus fon­dos?

Asi­mis­mo, es pre­ci­so rela­tar lo suce­di­do el 16 de febre­ro con la escul­tu­ra «Monu­ment Aux Martyrs d´Oradour» cedi­da por la viu­da del autor, el escul­tor cata­lán Apel.les Feno­sa (1899−1988) de acuer­do a su volun­tad de que como home­na­je a los ase­si­na­dos por la matan­za de los nazis en dicha pobla­ción fran­ce­sa en 1944, estu­vie­ra en la villa bom­bar­dea­da de Ger­ni­ka.

Un lugar que, aun­que situa­do en Biz­kaia, tie­ne un ran­go nacio­nal y una dimen­sión uni­ver­sal­men­te reco­no­ci­da. Por tan­to la dona­ción era para el muni­ci­pio, no para que se apro­pia­ra de la escul­tu­ra la Dipu­tación en un acto de rapi­ña lle­ván­do­la a Euro­pa­ko Herrial­dee­ta­ko Par­kea de pro­pie­dad foral. Y en ese reco­no­ci­mien­to a Ger­ni­ka está implí­ci­to el de otras tan­tas villas masa­cra­das como Otxan­dio, Duran­go, Elge­ta, Eibar, etc.

Pre­ci­sa­men­te el docu­men­tal «Ger­ni­ka-Biz­kaia 1937 – 2012: 75 años recor­dan­do», que se está rodan­do actual­men­te sobre los bom­bar­deos del fas­cis­mo espa­ñol, patro­ci­na­do por esta Dipu­tación, limi­tán­do­los a Biz­kaia, es una incon­gruen­cia más al redu­cir hechos tras­cen­den­ta­les en la his­to­ria de Eus­kal Herria a una visión res­trin­gi­da, pro­vin­cia­lis­ta, para fomen­tar el fora­lis­mo, igual que hace el PP, de esta extir­pe de biz­kai­ta­rras espa­ño­lis­tas que trai­cio­na­ron a Iba­rretxe, y así suce­dió lo que pade­ce­mos. Esta gen­te que mani­pu­la los sig­nos de iden­ti­dad arqui­tec­tó­ni­cos más sig­ni­fi­ca­ti­vos cons­ti­tu­ye un seve­ro peli­gro cul­tu­ral para nues­tro país.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *