La dere­cha y su fábri­ca de men­tir – Ati­lio Borón

La cum­bre de la ultra­de­re­cha mun­dial en Bue­nos Aires reve­la varias cosas. Por un lado, la cre­cien­te deses­pe­ra­ción del impe­ria­lis­mo para “reor­de­nar su tro­pa” y tra­tar de reto­mar el con­trol abso­lu­to de este con­ti­nen­te.

La heroi­ca resis­ten­cia de Cuba (en don­de el VI° Con­gre­so del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba aca­ba de rati­fi­car la con­ti­nui­dad del pro­yec­to socia­lis­ta, con­ve­nien­te­men­te actua­li­za­do); la soli­dez polí­ti­ca de los pro­ce­sos radi­ca­les en mar­cha en Vene­zue­la, Boli­via y Ecua­dor y, por últi­mo, la per­sis­ten­cia de una orien­ta­ción lati­no­ame­ri­ca­nis­ta e inte­gra­cio­nis­ta en Argen­ti­na, Bra­sil y Uru­guay gene­ran el des­aso­sie­go de los admi­nis­tra­do­res impe­ria­les.

El resul­ta­do de la pri­me­ra vuel­ta elec­to­ral en Perú y la pro­ba­bi­li­dad de un triun­fo de Ollan­ta Huma­la es otro dolor de cabe­za para el ocu­pan­te de la Casa Blan­ca. De ahí el hiper­ac­ti­vis­mo de los publi­cis­tas impe­ria­les, con Mario Var­gas Llo­sa como acla­ma­do mas­ca­rón de proa acom­pa­ña­do por impre­sen­ta­bles tales como José M. Aznar, derro­ta­do en una ejem­plar elec­ción por men­tir­le des­ca­ra­da­men­te a los espa­ño­les acer­ca de los aten­ta­dos de Ato­cha, y Arnold Sch­war­ze­neg­ger, artí­fi­ce de la pau­la­ti­na des­truc­ción del más impor­tan­te sis­te­ma de uni­ver­si­da­des públi­cas de los Esta­dos Uni­dos, la Uni­ver­si­dad de Cali­for­nia, que supo com­bi­nar amplios cri­te­rios de inclu­sión social con ele­va­dos nive­les de exce­len­cia aca­dé­mi­ca.

La lle­ga­da a Argen­ti­na de este con­tin­gen­te orga­ni­za­do y finan­cia­do por pode­ro­sos “tan­ques de pen­sa­mien­to” de la dere­cha radi­cal como la Socie­dad Mount Pele­rin, el Insi­tu­to Cato, la Fun­da­ción Heri­ta­ge y el Fon­do Nacio­nal para la Demo­cra­cia (NED, por su sigla en inglés) con estre­chas vin­cu­la­cio­nes con los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia de Esta­dos Uni­dos y un des­hon­ro­so acti­vis­mo al ser­vi­cio de las más cri­mi­na­les dic­ta­du­ra lati­no­ame­ri­ca­na demues­tra la agre­si­va inter­na­cio­na­li­za­ción de la dere­cha, bajo la direc­ción gene­ral de Washing­ton, y la impor­tan­cia que le con­ce­den a la “recon­quis­ta” de este con­ti­nen­te.

Pero el even­to tam­bién reve­la algo que ni siquie­ra el exi­mio mane­jo del len­gua­je de Var­gas Llo­sa o los arti­lu­gios retó­ri­cos de otro visi­tan­te, Fer­nan­do Sava­ter, pue­den disi­mu­lar: que el neo­li­be­ra­lis­mo es una rece­ta que sólo sir­ve para enri­que­cer a los ricos y empo­bre­cer a los pobres. Ahí están para com­pro­bar­lo los casos ya no de Amé­ri­ca Lati­na sino los de la rica Euro­pa y el pro­pio Esta­dos Uni­dos, cla­ros ejem­plos de la deba­cle a la que con­du­cen las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les. En una medi­da sin pre­ce­den­tes la cali­fi­ca­do­ra de ries­go Stan­dard & Poors aca­ba de modi­fi­car la pers­pec­ti­va de los títu­los de la deu­da esta­dou­ni­den­se de “esta­ble” a “nega­ti­va”.

El neo­li­be­ra­lis­mo trans­for­mó a la super­po­ten­cia impe­ria­lis­ta en una nación de pedi­gue­ños que sobre­vi­vi­rá mien­tras chi­nos, japo­ne­ses y sur­co­rea­nos estén dis­pues­tos a seguir­les pres­tan­do dine­ro. La deu­da públi­ca de EEUU lle­gó a 47.000 dóla­res por habi­tan­te, y a nivel glo­bal ya supera los 14 billo­nes de dóla­res (es decir: 14.000.000 de millo­nes), una cifra equi­va­len­te a su PBI, mien­tras que hace ape­nas 30 años osci­la­ba en torno al billón de dóla­res. ¡Todo un éxi­to de las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, sin duda! A su vez, la cri­sis en Euro­pa que esta­lló en Gre­cia ya arras­tra con su “efec­to domi­nó” a Por­tu­gal, Irlan­da: Ita­lia y Espa­ña están cami­nan­do al filo de la nava­ja, mien­tras Fran­cia, Rei­no Uni­do y Ale­ma­nia ven dete­rio­rar­se su situa­ción día a día.

Pero los ideó­lo­gos y publi­cis­tas del neo­li­be­ra­lis­mo per­sis­ten en su pré­di­ca por­que en el río revuel­to de la cri­sis el gran capi­tal finan­cie­ro se for­ta­le­ce a expen­sas de los millo­nes que se decla­ran en ban­ca­rro­ta. Tres millo­nes de deu­do­res hipo­te­ca­rios en default en Esta­dos Uni­dos no impi­die­ron que los suel­dos anua­les de los prin­ci­pa­les CEOs de Wall Street regre­sa­ran a los nive­les mul­ti­mi­llo­na­rios de anta­ño. En una pala­bra: nues­tros ilus­tres visi­tan­tes no son otra cosa que una pan­di­lla de embau­ca­do­res y publi­cis­tas que en su ideo­lo­gis­mo bara­to hacen caso omi­so de los datos que bro­tan de la expe­rien­cia.

Dado que los con­cu­rren­tes al cón­cla­ve de Bue­nos Aires insis­ten tan­to sobre las bon­da­des del neo­li­be­ra­lis­mo para nues­tra región (y en las vir­tu­des del mode­lo chi­leno, tan exal­ta­das por uno de sus voce­ros, tam­bién él par­ti­ci­pan­te del encuen­tro, Sebas­tián Edwards) es opor­tuno dar­le una ojea­da a lo que pien­san los lati­no­ame­ri­ca­nos sobre las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les. La con­sul­to­ra Lati­no­ba­ró­me­tro publi­ca todos los años un rele­va­mien­to de las opi­nio­nes y acti­tu­des polí­ti­cas y socia­les de la pobla­ción en 18 paí­ses del área.

Sus datos son tan­to más per­ti­nen­tes por­que se tra­ta de una empre­sa con un fuer­te ses­go con­ser­va­dor y para nada sos­pe­cho­sa de ser crí­ti­ca del neo­li­be­ra­lis­mo. En edi­cio­nes ante­rio­res de su infor­me anual se le olvi­dó con­sig­nar que en el 2002 había habi­do un gol­pe de esta­do en Vene­zue­la. Aho­ra, en la pági­na 26 de su Infor­me corres­pon­dien­te al año 2010 se dice que en ese año en Ecua­dor “hubo un con­fu­so inci­den­te con las fuer­zas poli­cia­les que fue cali­fi­ca­do por algu­nos como ‘gol­pe’.”

Deja­mos a los lec­to­res que extrai­gan las con­clu­sio­nes por sí mis­mos. Pues bien: en ese mis­mo docu­men­to se le pre­gun­ta a los entre­vis­ta­dos si creen que las pri­va­ti­za­cio­nes han sido bene­fi­cio­sas para el país. Sería bueno que don Mario y sus ami­gos le peguen una mira­di­ta a estos datos por­que en Lati­noa­mé­ri­ca en su con­jun­to sólo 36 por cien­to con­tes­ta por la afir­ma­ti­va.

Y si se obser­van los datos para Perú ape­nas el 31 por cien­to ofre­ce la mis­ma res­pues­ta, 34 por cien­to en Chi­le y 30 por cien­to en la Argen­ti­na. Inte­rro­ga­dos acer­ca de su satis­fac­ción con los ser­vi­cios públi­cos pri­va­ti­za­dos (otro de los caba­lli­tos de bata­lla del neo­li­be­ra­lis­mo) sólo un 30 por cien­to de los lati­no­ame­ri­ca­nos res­pon­de afir­ma­ti­va­men­te, 27 por cien­to en Chi­le y en el Perú, y 30 por cien­to en la Argen­ti­na.

Con­sul­ta­dos sobre la situa­ción eco­nó­mi­ca de sus paí­ses el 27 por cien­to delos entre­vis­ta­dos de Chi­le –o sea, apro­xi­ma­da­men­te uno de cada cua­tro- dicen que la mis­ma es bue­na o muy bue­na, con­tra un 17 por cien­to en la Argen­ti­na (igual al pro­me­dio lati­no­ame­ri­cano) y un escuá­li­do 10 por cien­to en el Perú de Alan Gar­cía y su (aho­ra) admi­ra­dor Mario Var­gas Llo­sa.

Cuan­do la encues­ta pre­gun­ta “cuán jus­ta es la dis­tri­bu­ción de la rique­za” el país que tie­ne la mayor pro­por­ción de gen­tes que dicen que es “jus­ta o muy jus­ta” es la tan vili­pen­dia­da –por los orga­ni­za­do­res de esta mara­tón publi­ci­ta­ria- Vene­zue­la boli­va­ria­na, con un 38 por cien­to, con­tra un 14 por cien­to en el Perú y 12 por cien­to en Argen­ti­na y otro tan­to en Chi­le, país al que nues­tros visi­tan­tes nos sugie­ren imi­tar por sus logros eco­nó­mi­cos y socia­les a pesar de que el 88 por cien­to de la pobla­ción entre­vis­ta­da afir­ma que la actual dis­tri­bu­ción de la rique­za es injus­ta. Por cier­to, un deta­lle nimio para los ideó­lo­gos de la dere­cha.

Podría­mos seguir apor­tan­do cifras y datos que reve­lan la pro­fun­da insa­tis­fac­ción con los resul­ta­dos de las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les en Amé­ri­ca Lati­na. Cla­ro está que esto no va a modi­fi­car un ápi­ce la pos­tu­ra de nues­tros visi­tan­tes. Tal como los teó­lo­gos medie­va­les insis­tían en que la tie­rra era pla­na mien­tras con­tem­pla­ban las esfe­ras del sol y la luna, esto moder­nos publi­cis­tas de la reac­ción siguen hacien­do su tra­ba­jo, imper­té­rri­tos ante los datos de la expe­rien­cia.

Su misión es pro­pa­lar esas “men­ti­ras que parez­can ver­da­des”, para usar una inci­si­va fra­se del nota­ble escri­tor e ines­cru­pu­lo­so publi­cis­ta del impe­rio, que con su flo­ri­da y pre­ci­sa pro­sa se le ha enco­men­da­do la deli­ca­da misión de otor­gar­le cre­di­bi­li­dad a una esta­fa que nues­tros pue­blos pagan con su dolor y, muy a menu­do, con sus vidas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *