¿Quien sale ganan­do con la media­ción de San­tos y Chá­vez? – M.C.D.

Ante­ayer sába­do 16 de abril en Cara­cas, Vene­zue­la, tuvo lugar una reu­nión entre el Pre­si­den­te vene­zo­lano Hugo Chá­vez, su Can­ci­ller Madu­ro y direc­ti­vos del FNRP como Manuel Zela­ya Rosa­les y Juan Baraho­na, así como otros miem­bros del Fren­te como Enri­que Flo­res Lan­za, Rodol­fo Padi­lla Sun­ce­ri y Gil­ber­to Ríos. En esa reu­nión dis­cu­tie­ron los tér­mi­nos de los acuer­dos esta­ble­ci­dos en la recien­te reu­nión sos­te­ni­da en Car­ta­ge­na de Indias, Colom­bia, entre el Pre­si­den­te vene­zo­lano Hugo Chá­vez, el fas­cis­ta Pre­si­den­te colom­biano Juan Manuel San­tos y el dic­ta­dor­zue­lo que pqre­si­de el régi­men de fac­to en Hon­du­ras, Por­fi­rio Lobo Sosa.

Al tér­mino de la reu­nión tan­to el Pre­si­den­te Chá­vez, Manuel Zela­ya y Juan Baraho­na se diri­gie­ron a los pue­blos del mun­do en una con­fe­ren­cia de pren­sa don­de expli­ca­ron las expec­ta­ti­vas del pro­ce­so, así como los pasos que se han dado por los gobier­nos de Vene­zue­la y Colom­bia para concretarla.

De lo dicho por los par­ti­ci­pan­tes en la reu­nión (ver el ane­xo con sus decla­ra­cio­nes tex­tua­les), se pue­den sacar las siguien­tes conclusiones:

1. Se ha ini­cia­do un pro­ce­so de media­ción en el con­flic­to interno de Hon­du­ras, faci­li­ta­do por los Pre­si­den­tes de Colom­bia y Vene­zue­la para lograr la “recon­ci­lia­ción” de la “fami­lia hon­du­re­ña”, y así alcan­zar la “demo­cra­cia” y la “paz” en Honduras.

2. De par­te del Coor­di­na­dor del FNRP, Manuel Zela­ya Rosa­les, se pro­po­nen cua­tro obje­ti­vos espe­cí­fi­cos: a) la res­tau­ra­ción del orden cons­ti­tu­cio­nal, median­te una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te; b) el retorno de los exi­lia­dos; c) el res­pe­to de los dere­chos huma­nos ; y, d) el reco­no­ci­mien­to del FNRP como fuer­za polí­ti­ca que pue­da par­ti­ci­par en elec­cio­nes para tomar el poder.

3. Los miem­bros del FNRP pre­sen­tes en la sesión, le die­ron su total res­pal­do al Pre­si­den­te Hugo Chá­vez como mediador.

4. Hay un borra­dor pre­li­mi­nar de acuer­do ela­bo­ra­do por los Pre­si­den­tes Juan Manuel San­tos y Hugo Chávez.

Sobre la base de la infor­ma­ción brin­da­da en esa Con­fe­ren­cia de pren­sa, que es lo úni­co ofi­cial que tene­mos has­ta aho­ra, hago las siguien­tes con­si­de­ra­cio­nes para moti­var la refle­xión de los y las resistentes.

1. Una media­ción par­te de la estra­te­gia del Imperio

La ini­cia­ti­va de la media­ción no fue soli­ci­ta­da por la Resis­ten­cia hon­du­re­ña, ni tam­po­co fue ini­cia­ti­va del gobierno vene­zo­lano, sino que pro­vino del Pre­si­den­te Colom­biano Juan Manuel San­tos, quien como se sabe es un gobierno de ultra­de­re­cha, peón de los Esta­dos Uni­dos. Chá­vez y Mel se suma­ron des­pués. Así lo con­fir­mó el Pre­si­den­te Hugo Chávez:

“Tan pron­to sur­gió la posi­bi­li­dad, tan pron­to se pren­dió como una luz en el hori­zon­te y el Pre­si­den­te de la Repu­bli­ca her­ma­na de Colom­bia Juan Manuel San­tos pro­pu­so, plan­teo la posi­bi­li­dad de una inter­me­dia­ción, y así me lo plan­teo, le dije de inme­dia­to yo en pri­mer lugar ten­go que con­sul­tar con el Pre­si­den­te Zela­ya; así lo hice,…” (Con­fe­ren­cia de Pren­sa del 16 de abril 2011, Cara­cas, Venezuela)

Saber de dón­de pro­vie­ne la idea no es algo sin impor­tan­cia, pues quien pro­po­ne una ini­cia­ti­va es quien tie­ne más cla­ri­dad de lo que quie­re; y, por lo que sabe­mos, el Pre­si­den­te Colom­biano no está impro­vi­san­do. Sus ges­tio­nes se ini­cia­ron en octu­bre del año 2010, a la par de las ges­tio­nes que hacia Barack Oba­ma para lograr que Mau­ri­cio Funes y Álva­ro Colom, pre­si­den­tes de El Sal­va­dor y Gua­te­ma­la res­pec­ti­va­men­te, se com­pro­me­tie­ran a mover su influen­cia en el SICA por el retorno de Hon­du­ras a la OEA. Inclu­so nue­ve días antes del acuer­do de Car­ta­ge­na, el pre­si­den­te San­tos había via­ja­do a Washing­ton a entre­vis­tar­se con el Pre­si­den­te Oba­ma don­de tra­ta­ron entre otros temas, el caso de Honduras.

No nos cabe duda que detrás del gobierno colom­biano, el Esta­do nor­te­ame­ri­cano es el ver­da­de­ro autor inte­lec­tual de este pro­ce­so y que su fina­li­dad es des­ac­ti­var a la Resis­ten­cia como un poten­cial peli­gro insu­rrec­cio­nal, inte­grán­do­la al sis­te­ma oli­gár­qui­co. A eso le lla­man “nor­ma­li­zar” Honduras.

¿Cómo podrá lograr­lo? Sen­ci­llo: con­ven­cien­do a nues­tra diri­gen­cia a que aban­do­ne aque­llo por lo cual luchamos.

2. Renun­ciar a nues­tras ban­de­ras a cam­bio de maqui­lla­je y promesas

Ape­nas hace un mes y medio, el FNRP rea­li­za­mos nues­tra mag­na Asam­blea Nacio­nal “Cam­pe­si­nos Már­ti­res del Aguan” (26÷2÷2011) don­de defi­ni­mos un cur­so de acción total­men­te opues­to al reco­no­ci­mien­to y a la “recon­ci­lia­ción” con el régi­men golpista.

En esa com­ba­ti­va Asam­blea Nacio­nal las bases defi­ni­mos un pro­ce­so de lucha por la refun­da­ción del país median­te la Auto Con­vo­ca­to­ria a una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te y defi­ni­mos, ade­más, reu­nir a los lucha­do­res socia­les del país para dise­ñar y eje­cu­tar un plan de lucha con­tra las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les del régi­men de Por­fi­rio Lobo Sosa. A con­ti­nua­ción cito las reso­lu­cio­nes a que me refiero:

“Se rea­li­za­rá la auto con­vo­ca­to­ria a la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te, tenien­do como res­pal­do las decla­ra­cio­nes sobe­ra­nas, el día 28 de junio de 2011.”

“Se rea­li­za­rá un Encuen­tro de Lucha­do­res del Movi­mien­to Social que mili­tan en el fren­te con el fin de defi­nir una pla­ta­for­ma de lucha uni­fi­ca­da de todos los sec­to­res socia­les” (Acuer­dos de Asam­blea Nacio­nal “Cam­pe­si­nos Már­ti­res del Aguan”, 26 febre­ro 2011.- Fuen­te: pági­na ofi­cial del FNRP. www​.resis​ten​ciahon​du​ras​.net)

Aho­ra resul­ta que, sin que haya habi­do otra Asam­blea Nacio­nal, esas metas se cam­bia­ron en la men­cio­na­da reu­nión, por este otro propósito:

“… bus­car esa recon­ci­lia­ción que ha habla­do con muy buen len­gua­je el Pre­si­den­te Juan Manuel San­tos en Colom­bia, como media­dor, para bus­car este pro­ce­so de recon­ci­lia­ción de la fami­lia hon­du­re­ña,…” (Dis­cur­so del Coor­di­na­dor Gene­ral del FNRP, Manuel Zela­ya, el 16 de abril 2011, en Cara­cas, Venezuela)

Aho­ra no se habla de sacar a los gol­pis­tas del Esta­do median­te la lucha popu­lar sino de “recon­ci­liar­nos” con ellos, como si fué­ra­mos par­te de la mis­ma “fami­lia”.

El cri­te­rio de la Resis­ten­cia siem­pre ha sido que, pri­me­ro, que­re­mos ver en la cár­cel a todos los gol­pis­tas, repre­so­res y ase­si­nos, y des­pués, hable­mos de recon­ci­lia­ción. Lo extra­ño es que la deman­da de jui­cio y cas­ti­go a los que vio­la­ron dere­chos huma­nos no apa­re­ce en el plan­tea­mien­to de nues­tro Coor­di­na­dor y Sub Coor­di­na­dor, sino que aho­ra ten­dre­mos que con­for­mar­nos con que:

“en Hon­du­ras haya un com­pro­mi­so de res­pe­to de los Dere­chos Huma­nos, por­que des­pués del Gol­pe de esta­do lo que tene­mos es repre­sión y muer­te por la dic­ta­du­ra que hemos teni­do” (Dis­cur­so de Juan Baraho­na, el 16 de abril 2011 en Cara­cas, Venezuela)

Tam­po­co se men­cio­na el con­cep­to de Refun­dar el Esta­do de Hon­du­ras, sino solo de “vol­ver” al orden cons­ti­tu­cio­nal, median­te una Constituyente.

“Que esto nos per­mi­ta en Hon­du­ras vol­va­mos al orden cons­ti­tu­cio­nal a tra­vés de una Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te” (Dis­cur­so de Juan Baraho­na, el 16 de abril 2011 en Cara­cas, Venezuela)

Pero ¿de qué tipo de Cons­ti­tu­yen­te hablan? Como se pue­de ver, ha des­apa­re­ci­do del voca­bu­la­rio de nues­tros diri­gen­tes el con­cep­to de “Auto Con­vo­ca­to­ria a la Cons­ti­tu­yen­te” y que esta sea “ori­gi­na­ria” y “refun­da­cio­nal”, pese a ser un man­da­to de la mis­ma Asam­blea Nacio­nal y de un millón 343 mil firmas.

Plan­tea­do en estos tér­mi­nos, el úni­co con­vo­can­te posi­ble de la “Cons­ti­tu­yen­te” a que nos con­du­ce este acuer­do, es el régi­men gol­pis­ta de Por­fi­rio Lobo y Juan Orlan­do bajo el sis­te­ma de los par­ti­dos polí­ti­cos exis­ten­tes, lo que sig­ni­fi­ca una “Cons­ti­tu­yen­te” al esti­lo tra­di­cio­nal de la oli­gar­quía, sal­vo por­que se podría aña­dir al FNRP como una fuer­za polí­ti­ca elec­to­ral más.

Estoy segu­ro que Pepe y Juan Orlan­do Her­nán­dez, pro­pon­drán que tal deci­sión sea obje­to de un Ple­bis­ci­to en el mar­co del Artícu­lo 5 refor­ma­do de “su” Cons­ti­tu­ción, con todas las des­ven­ta­jas que eso tie­ne, como he demos­tra­do en otro artícu­lo (“¿Quién gano con la refor­ma al Artícu­lo 5 cons­ti­tu­cio­nal?”). Como pin­tan las cosas, no sería extra­ño que nues­tros diri­gen­tes tam­bién lo acepten.

En cuan­to al retorno del Coor­di­na­dor Gene­ral del FNRP, Manuel Zela­ya Rosa­les, y demás exi­lia­dos, se sigue plan­tean­do como par­te de la pro­pues­ta, solo que aho­ra des­apa­re­ció la men­ción de las con­di­cio­nes de la OEA para que sean reti­ra­dos los jui­cios polí­ti­cos en su con­tra, algo real­men­te des­ca­be­lla­do si con­si­de­ra­mos el carác­ter repre­si­vo y arte­ro de este régimen.

Final­men­te, se rema­ta el giro “recon­ci­lia­to­rio” con la deman­da de ser reco­no­ci­dos como “fuer­za beli­ge­ran­te”, por supues­to, para luchar en las urnas.

Así lo dijo el com­pa­ñe­ro Juan Baraho­na, quien se pro­nun­ció por un acuerdo:

“que nos per­mi­ta tam­bién tener la posi­bi­li­dad de que se reco­noz­ca al FNRP como una fuer­za polí­ti­ca con la facul­tad de par­ti­ci­par en futu­ros pro­ce­sos elec­to­ra­les para la bús­que­da de la toma del poder polí­ti­co des­de la Resis­ten­cia… ” (Dis­cur­so de Juan Baraho­na, el 16 de abril 2011 en Cara­cas, Venezuela)

Como bien dice Galel Her­nán­dez (“Recuen­to de un Encuen­tro”, FIAN 17−4−11), antes noso­tros des­co­no­cía­mos al régi­men por ile­gi­ti­mo, pero aho­ra es al revés, ya que algu­nos de nues­tros diri­gen­tes están dis­pues­tos a pedir­le al régi­men que sea este quien reco­noz­ca a la Resis­ten­cia, con tal de tener acce­so a dipu­tacio­nes, alcal­días y regi­du­rías, que, como se ha demos­tra­do has­ta la sacie­dad, no sig­ni­fi­can haber “toma­do el Poder”.

Por cier­to, resul­ta sin­to­má­ti­co que en el cam­po elec­to­ral no apa­re­ce el cam­bio del Tri­bu­nal Supre­mo Elec­to­ral ni tam­po­co el cam­bio de Ley Elec­to­ral entre las con­di­cio­nes que se le pide a Pepe Lobo para un arre­glo, como lo esta­ble­cen las con­di­cio­nes defi­ni­das en la Asam­blea Nacio­nal del FNRP del 26 de febre­ro para una even­tual par­ti­ci­pa­ción. Esta ausen­cia nada des­pre­cia­ble sig­ni­fi­ca acep­tar que sean los par­ti­dos tra­di­cio­na­les los que diri­jan el pro­ce­so elec­to­ral a tra­vés de su des­pres­ti­gia­do TSE.

Todo lo ante­rior tie­ne como supues­to que el FNRP ten­dría que reco­no­cer como váli­da la Cons­ti­tu­ción de 1982, rota por el Gol­pe de Esta­do, así como su Ley Elec­to­ral; y de igual mane­ra ten­dría que reco­no­cer como “Pre­si­den­te” –como le lla­man aho­ra– al dic­ta­dor Por­fi­rio Lobo así como a su Cor­te Supre­ma de (in)Justicia, el Con­gre­so, la Fis­ca­lía Gene­ral del Esta­do, las “glo­rio­sas” Fuer­zas Arma­das, entre otras ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do oligárquico.

Para decir­lo en pocas pala­bras, hacer lo que nos reco­mien­dan en esa “media­ción” seria renun­ciar a nues­tras prin­ci­pa­les ban­de­ras de lucha. ¿A cam­bio de qué? A cam­bio de algu­nos cam­bios cos­mé­ti­cos y de pro­me­sas que sabe­mos de ante­mano no cum­pli­rá. La expe­rien­cia nos indi­ca que, una vez obte­ni­do lo que quie­ren, nada obli­ga­ra al régi­men gol­pis­ta a cum­plir lo que habría ofre­ci­do; si no pre­gún­ten­le al magis­te­rio que opi­na de la pala­bra de Pepe Lobo y Juan Orlando.

En cam­bio, los gol­pis­tas obten­drían su ingre­so defi­ni­ti­vo a la OEA y su for­ta­le­ci­mien­to eco­nó­mi­co internacional.

¿Quién sale bene­fi­cia­do con seme­jan­te nego­cio? La res­pues­ta es obvia: el gol­pis­mo que se con­so­li­da­ría en el poder.

3. Nues­tros diri­gen­tes deben una expli­ca­ción y una rectificación

Pero aun hay tiem­po de rec­ti­fi­car, comen­zan­do por repa­rar el pro­ce­di­mien­to utilizado.
Nin­gún orga­nis­mo de con­duc­ción del FNRP auto­ri­zo ir a Cara­cas, Vene­zue­la, a Manuel Zela­ya Rosa­les, a Juan Baraho­na, mucho menos a Gil­ber­to Ríos, Padi­lla Sun­ce­ri y Enri­que Flo­res Lan­za –quie­nes no son direc­ti­vos de órga­nos de con­duc­ción – , a com­pro­me­ter al Fren­te a seme­jan­tes con­di­cio­nes, espe­cial­men­te por­que con­tra­di­cen varias reso­lu­cio­nes de nues­tro máxi­mo orga­nis­mo de deci­sión, la Asam­blea Nacional.
Lo correc­to habría sido con­vo­car de urgen­cia una reu­nión de la Coor­di­na­ción Nacio­nal, para defi­nir cri­te­rios antes de movi­li­zar­se a Cara­cas, lue­go traer infor­ma­ción, y con­sul­tar con las bases si se acep­ta­ba el pro­ce­so en los tér­mi­nos des­cri­tos. Por el con­tra­rio, no solo no se con­vo­có a una sesión extra­or­di­na­ria, sino que se sus­pen­dió la sesión ordi­na­ria que esta­ba pre­vis­ta para el 16 de abril, y solo dos per­so­nas de la Coor­di­na­ción Nacio­nal (Mel y Juan Baraho­na) ter­mi­na­ron acep­tan­do la media­ción obje­to de este aná­li­sis. El res­to de diri­gen­tes y toda la base del fren­te tuvi­mos que infor­mar­nos de lo que pasa­ba a tra­vés de los medios de pren­sa de la bur­gue­sía, solo para ente­rar­nos que esos tér­mi­nos se habían acep­ta­do sin con­sul­ta algu­na, en total des­pre­cio por la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de nues­tra organización.

¿Por que tan­ta pri­sa por salir con este acuer­do ya apro­ba­do? Pri­sa deben tener Pepe y com­pa­ñia para tener todo lis­to a la Asam­blea de la OEA, pero ¿Cual es la pri­sa de nues­tros diri­gen­tes? ¿Ins­cri­bir planillas?
Debe seguir­se el pro­ce­di­mien­to correc­to. Lo pri­me­ro es socia­li­zar a la base el Borra­dor de Acuer­do que está sugi­rien­do el gobierno colom­biano y el vene­zo­lano, para dis­cu­tir­lo y que una ins­tan­cia par­ti­ci­pa­ti­va aque­lla deci­da si lo ava­la o no. Ade­mas los com­pa­ñe­ros direc­ti­vos deben pre­sen­tar un infor­me por­me­no­ri­za­do a las ins­tan­cias corres­pon­dien­tes, y nin­gún orga­nis­mo dele­ga­do tie­ne facul­tad para atro­pe­llar las deci­sio­nes de la Asam­blea Nacio­nal. Si aca­so se quie­re modi­fi­car esos acuer­dos, lo pro­ce­den­te seria con­vo­car una Asam­blea Nacio­nal Extraordinaria.

La base del Fren­te tene­mos dere­cho a exi­gir trans­pa­ren­cia tan­to a nues­tro Coor­di­na­dor Gene­ral, como a los com­pa­ñe­ros diri­gen­tes que se han toma­do atri­bu­cio­nes que no les corres­pon­den. En lugar de debi­li­tar al Fren­te, seguir el pro­ce­di­mien­to demo­cra­ti­co lo for­ta­le­ce por­que nos hace dife­ren­tes de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, don­de todo lo arre­glan en com­po­nen­das de las altu­ras. Hacer lo con­tra­rio, impo­nien­do des­de arri­ba las cosas, nos divi­de y debilita.

Mien­tras eso no suce­da, lo expre­sa­do por los com­pa­ñe­ros que se reu­nie­ron en Cara­cas, Vene­zue­la, solo pue­de ser con­si­de­ra­do como un cri­te­rio per­so­nal –que se les res­pe­ta — pero no pue­de con­si­de­rar­se el cri­te­rio de la organización.

Este pro­ce­so nos recuer­da la expe­rien­cia del famo­so “Pac­to de San José”, incum­pli­do por Miche­let­ti, con la dife­ren­cia de que en aquel caso la Resis­ten­cia dis­cu­tía pre­via­men­te las posi­cio­nes que lle­va­ba a la mesa de nego­cia­cio­nes y al final ter­mino reti­rán­do­se cuan­do resul­ta­ba indigno a los intere­ses del Pueblo.

Si real­men­te que­re­mos cons­truir un nue­vo orden social y polí­ti­co, debe­ría­mos comen­zar por refun­dar esas prác­ti­cas al inte­rior de la Resis­ten­cia, pues ¿no fue por defen­der el dere­cho del Pue­blo a ser con­sul­ta­do que levan­ta­mos toda esta lucha?

Dado en la ciu­dad de Tegu­ci­gal­pa, M.D.C. a los 18 dias del mes de abril de 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.