¿Quien sale ganan­do con la media­ción de San­tos y Chá­vez? – M.C.D.

Ante­ayer sába­do 16 de abril en Cara­cas, Vene­zue­la, tuvo lugar una reu­nión entre el Pre­si­den­te vene­zo­lano Hugo Chá­vez, su Can­ci­ller Madu­ro y direc­ti­vos del FNRP como Manuel Zela­ya Rosa­les y Juan Baraho­na, así como otros miem­bros del Fren­te como Enri­que Flo­res Lan­za, Rodol­fo Padi­lla Sun­ce­ri y Gil­ber­to Ríos. En esa reu­nión dis­cu­tie­ron los tér­mi­nos de los acuer­dos esta­ble­ci­dos en la recien­te reu­nión sos­te­ni­da en Car­ta­ge­na de Indias, Colom­bia, entre el Pre­si­den­te vene­zo­lano Hugo Chá­vez, el fas­cis­ta Pre­si­den­te colom­biano Juan Manuel San­tos y el dic­ta­dor­zue­lo que pqre­si­de el régi­men de fac­to en Hon­du­ras, Por­fi­rio Lobo Sosa.

Al tér­mino de la reu­nión tan­to el Pre­si­den­te Chá­vez, Manuel Zela­ya y Juan Baraho­na se diri­gie­ron a los pue­blos del mun­do en una con­fe­ren­cia de pren­sa don­de expli­ca­ron las expec­ta­ti­vas del pro­ce­so, así como los pasos que se han dado por los gobier­nos de Vene­zue­la y Colom­bia para con­cre­tar­la.

De lo dicho por los par­ti­ci­pan­tes en la reu­nión (ver el ane­xo con sus decla­ra­cio­nes tex­tua­les), se pue­den sacar las siguien­tes con­clu­sio­nes:

1. Se ha ini­cia­do un pro­ce­so de media­ción en el con­flic­to interno de Hon­du­ras, faci­li­ta­do por los Pre­si­den­tes de Colom­bia y Vene­zue­la para lograr la “recon­ci­lia­ción” de la “fami­lia hon­du­re­ña”, y así alcan­zar la “demo­cra­cia” y la “paz” en Hon­du­ras.

2. De par­te del Coor­di­na­dor del FNRP, Manuel Zela­ya Rosa­les, se pro­po­nen cua­tro obje­ti­vos espe­cí­fi­cos: a) la res­tau­ra­ción del orden cons­ti­tu­cio­nal, median­te una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te; b) el retorno de los exi­lia­dos; c) el res­pe­to de los dere­chos huma­nos ; y, d) el reco­no­ci­mien­to del FNRP como fuer­za polí­ti­ca que pue­da par­ti­ci­par en elec­cio­nes para tomar el poder.

3. Los miem­bros del FNRP pre­sen­tes en la sesión, le die­ron su total res­pal­do al Pre­si­den­te Hugo Chá­vez como media­dor.

4. Hay un borra­dor pre­li­mi­nar de acuer­do ela­bo­ra­do por los Pre­si­den­tes Juan Manuel San­tos y Hugo Chá­vez.

Sobre la base de la infor­ma­ción brin­da­da en esa Con­fe­ren­cia de pren­sa, que es lo úni­co ofi­cial que tene­mos has­ta aho­ra, hago las siguien­tes con­si­de­ra­cio­nes para moti­var la refle­xión de los y las resis­ten­tes.

1. Una media­ción par­te de la estra­te­gia del Impe­rio

La ini­cia­ti­va de la media­ción no fue soli­ci­ta­da por la Resis­ten­cia hon­du­re­ña, ni tam­po­co fue ini­cia­ti­va del gobierno vene­zo­lano, sino que pro­vino del Pre­si­den­te Colom­biano Juan Manuel San­tos, quien como se sabe es un gobierno de ultra­de­re­cha, peón de los Esta­dos Uni­dos. Chá­vez y Mel se suma­ron des­pués. Así lo con­fir­mó el Pre­si­den­te Hugo Chá­vez:

“Tan pron­to sur­gió la posi­bi­li­dad, tan pron­to se pren­dió como una luz en el hori­zon­te y el Pre­si­den­te de la Repu­bli­ca her­ma­na de Colom­bia Juan Manuel San­tos pro­pu­so, plan­teo la posi­bi­li­dad de una inter­me­dia­ción, y así me lo plan­teo, le dije de inme­dia­to yo en pri­mer lugar ten­go que con­sul­tar con el Pre­si­den­te Zela­ya; así lo hice,…” (Con­fe­ren­cia de Pren­sa del 16 de abril 2011, Cara­cas, Vene­zue­la)

Saber de dón­de pro­vie­ne la idea no es algo sin impor­tan­cia, pues quien pro­po­ne una ini­cia­ti­va es quien tie­ne más cla­ri­dad de lo que quie­re; y, por lo que sabe­mos, el Pre­si­den­te Colom­biano no está impro­vi­san­do. Sus ges­tio­nes se ini­cia­ron en octu­bre del año 2010, a la par de las ges­tio­nes que hacia Barack Oba­ma para lograr que Mau­ri­cio Funes y Álva­ro Colom, pre­si­den­tes de El Sal­va­dor y Gua­te­ma­la res­pec­ti­va­men­te, se com­pro­me­tie­ran a mover su influen­cia en el SICA por el retorno de Hon­du­ras a la OEA. Inclu­so nue­ve días antes del acuer­do de Car­ta­ge­na, el pre­si­den­te San­tos había via­ja­do a Washing­ton a entre­vis­tar­se con el Pre­si­den­te Oba­ma don­de tra­ta­ron entre otros temas, el caso de Hon­du­ras.

No nos cabe duda que detrás del gobierno colom­biano, el Esta­do nor­te­ame­ri­cano es el ver­da­de­ro autor inte­lec­tual de este pro­ce­so y que su fina­li­dad es des­ac­ti­var a la Resis­ten­cia como un poten­cial peli­gro insu­rrec­cio­nal, inte­grán­do­la al sis­te­ma oli­gár­qui­co. A eso le lla­man “nor­ma­li­zar” Hon­du­ras.

¿Cómo podrá lograr­lo? Sen­ci­llo: con­ven­cien­do a nues­tra diri­gen­cia a que aban­do­ne aque­llo por lo cual lucha­mos.

2. Renun­ciar a nues­tras ban­de­ras a cam­bio de maqui­lla­je y pro­me­sas

Ape­nas hace un mes y medio, el FNRP rea­li­za­mos nues­tra mag­na Asam­blea Nacio­nal “Cam­pe­si­nos Már­ti­res del Aguan” (26÷2÷2011) don­de defi­ni­mos un cur­so de acción total­men­te opues­to al reco­no­ci­mien­to y a la “recon­ci­lia­ción” con el régi­men gol­pis­ta.

En esa com­ba­ti­va Asam­blea Nacio­nal las bases defi­ni­mos un pro­ce­so de lucha por la refun­da­ción del país median­te la Auto Con­vo­ca­to­ria a una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te y defi­ni­mos, ade­más, reu­nir a los lucha­do­res socia­les del país para dise­ñar y eje­cu­tar un plan de lucha con­tra las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les del régi­men de Por­fi­rio Lobo Sosa. A con­ti­nua­ción cito las reso­lu­cio­nes a que me refie­ro:

“Se rea­li­za­rá la auto con­vo­ca­to­ria a la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te, tenien­do como res­pal­do las decla­ra­cio­nes sobe­ra­nas, el día 28 de junio de 2011.”

“Se rea­li­za­rá un Encuen­tro de Lucha­do­res del Movi­mien­to Social que mili­tan en el fren­te con el fin de defi­nir una pla­ta­for­ma de lucha uni­fi­ca­da de todos los sec­to­res socia­les” (Acuer­dos de Asam­blea Nacio­nal “Cam­pe­si­nos Már­ti­res del Aguan”, 26 febre­ro 2011.- Fuen­te: pági­na ofi­cial del FNRP. www​.resis​ten​ciahon​du​ras​.net)

Aho­ra resul­ta que, sin que haya habi­do otra Asam­blea Nacio­nal, esas metas se cam­bia­ron en la men­cio­na­da reu­nión, por este otro pro­pó­si­to:

“… bus­car esa recon­ci­lia­ción que ha habla­do con muy buen len­gua­je el Pre­si­den­te Juan Manuel San­tos en Colom­bia, como media­dor, para bus­car este pro­ce­so de recon­ci­lia­ción de la fami­lia hon­du­re­ña,…” (Dis­cur­so del Coor­di­na­dor Gene­ral del FNRP, Manuel Zela­ya, el 16 de abril 2011, en Cara­cas, Vene­zue­la)

Aho­ra no se habla de sacar a los gol­pis­tas del Esta­do median­te la lucha popu­lar sino de “recon­ci­liar­nos” con ellos, como si fué­ra­mos par­te de la mis­ma “fami­lia”.

El cri­te­rio de la Resis­ten­cia siem­pre ha sido que, pri­me­ro, que­re­mos ver en la cár­cel a todos los gol­pis­tas, repre­so­res y ase­si­nos, y des­pués, hable­mos de recon­ci­lia­ción. Lo extra­ño es que la deman­da de jui­cio y cas­ti­go a los que vio­la­ron dere­chos huma­nos no apa­re­ce en el plan­tea­mien­to de nues­tro Coor­di­na­dor y Sub Coor­di­na­dor, sino que aho­ra ten­dre­mos que con­for­mar­nos con que:

“en Hon­du­ras haya un com­pro­mi­so de res­pe­to de los Dere­chos Huma­nos, por­que des­pués del Gol­pe de esta­do lo que tene­mos es repre­sión y muer­te por la dic­ta­du­ra que hemos teni­do” (Dis­cur­so de Juan Baraho­na, el 16 de abril 2011 en Cara­cas, Vene­zue­la)

Tam­po­co se men­cio­na el con­cep­to de Refun­dar el Esta­do de Hon­du­ras, sino solo de “vol­ver” al orden cons­ti­tu­cio­nal, median­te una Cons­ti­tu­yen­te.

“Que esto nos per­mi­ta en Hon­du­ras vol­va­mos al orden cons­ti­tu­cio­nal a tra­vés de una Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te” (Dis­cur­so de Juan Baraho­na, el 16 de abril 2011 en Cara­cas, Vene­zue­la)

Pero ¿de qué tipo de Cons­ti­tu­yen­te hablan? Como se pue­de ver, ha des­apa­re­ci­do del voca­bu­la­rio de nues­tros diri­gen­tes el con­cep­to de “Auto Con­vo­ca­to­ria a la Cons­ti­tu­yen­te” y que esta sea “ori­gi­na­ria” y “refun­da­cio­nal”, pese a ser un man­da­to de la mis­ma Asam­blea Nacio­nal y de un millón 343 mil fir­mas.

Plan­tea­do en estos tér­mi­nos, el úni­co con­vo­can­te posi­ble de la “Cons­ti­tu­yen­te” a que nos con­du­ce este acuer­do, es el régi­men gol­pis­ta de Por­fi­rio Lobo y Juan Orlan­do bajo el sis­te­ma de los par­ti­dos polí­ti­cos exis­ten­tes, lo que sig­ni­fi­ca una “Cons­ti­tu­yen­te” al esti­lo tra­di­cio­nal de la oli­gar­quía, sal­vo por­que se podría aña­dir al FNRP como una fuer­za polí­ti­ca elec­to­ral más.

Estoy segu­ro que Pepe y Juan Orlan­do Her­nán­dez, pro­pon­drán que tal deci­sión sea obje­to de un Ple­bis­ci­to en el mar­co del Artícu­lo 5 refor­ma­do de “su” Cons­ti­tu­ción, con todas las des­ven­ta­jas que eso tie­ne, como he demos­tra­do en otro artícu­lo (“¿Quién gano con la refor­ma al Artícu­lo 5 cons­ti­tu­cio­nal?”). Como pin­tan las cosas, no sería extra­ño que nues­tros diri­gen­tes tam­bién lo acep­ten.

En cuan­to al retorno del Coor­di­na­dor Gene­ral del FNRP, Manuel Zela­ya Rosa­les, y demás exi­lia­dos, se sigue plan­tean­do como par­te de la pro­pues­ta, solo que aho­ra des­apa­re­ció la men­ción de las con­di­cio­nes de la OEA para que sean reti­ra­dos los jui­cios polí­ti­cos en su con­tra, algo real­men­te des­ca­be­lla­do si con­si­de­ra­mos el carác­ter repre­si­vo y arte­ro de este régi­men.

Final­men­te, se rema­ta el giro “recon­ci­lia­to­rio” con la deman­da de ser reco­no­ci­dos como “fuer­za beli­ge­ran­te”, por supues­to, para luchar en las urnas.

Así lo dijo el com­pa­ñe­ro Juan Baraho­na, quien se pro­nun­ció por un acuer­do:

“que nos per­mi­ta tam­bién tener la posi­bi­li­dad de que se reco­noz­ca al FNRP como una fuer­za polí­ti­ca con la facul­tad de par­ti­ci­par en futu­ros pro­ce­sos elec­to­ra­les para la bús­que­da de la toma del poder polí­ti­co des­de la Resis­ten­cia… ” (Dis­cur­so de Juan Baraho­na, el 16 de abril 2011 en Cara­cas, Vene­zue­la)

Como bien dice Galel Her­nán­dez (“Recuen­to de un Encuen­tro”, FIAN 17−4−11), antes noso­tros des­co­no­cía­mos al régi­men por ile­gi­ti­mo, pero aho­ra es al revés, ya que algu­nos de nues­tros diri­gen­tes están dis­pues­tos a pedir­le al régi­men que sea este quien reco­noz­ca a la Resis­ten­cia, con tal de tener acce­so a dipu­tacio­nes, alcal­días y regi­du­rías, que, como se ha demos­tra­do has­ta la sacie­dad, no sig­ni­fi­can haber “toma­do el Poder”.

Por cier­to, resul­ta sin­to­má­ti­co que en el cam­po elec­to­ral no apa­re­ce el cam­bio del Tri­bu­nal Supre­mo Elec­to­ral ni tam­po­co el cam­bio de Ley Elec­to­ral entre las con­di­cio­nes que se le pide a Pepe Lobo para un arre­glo, como lo esta­ble­cen las con­di­cio­nes defi­ni­das en la Asam­blea Nacio­nal del FNRP del 26 de febre­ro para una even­tual par­ti­ci­pa­ción. Esta ausen­cia nada des­pre­cia­ble sig­ni­fi­ca acep­tar que sean los par­ti­dos tra­di­cio­na­les los que diri­jan el pro­ce­so elec­to­ral a tra­vés de su des­pres­ti­gia­do TSE.

Todo lo ante­rior tie­ne como supues­to que el FNRP ten­dría que reco­no­cer como váli­da la Cons­ti­tu­ción de 1982, rota por el Gol­pe de Esta­do, así como su Ley Elec­to­ral; y de igual mane­ra ten­dría que reco­no­cer como “Pre­si­den­te” –como le lla­man aho­ra– al dic­ta­dor Por­fi­rio Lobo así como a su Cor­te Supre­ma de (in)Justicia, el Con­gre­so, la Fis­ca­lía Gene­ral del Esta­do, las “glo­rio­sas” Fuer­zas Arma­das, entre otras ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do oli­gár­qui­co.

Para decir­lo en pocas pala­bras, hacer lo que nos reco­mien­dan en esa “media­ción” seria renun­ciar a nues­tras prin­ci­pa­les ban­de­ras de lucha. ¿A cam­bio de qué? A cam­bio de algu­nos cam­bios cos­mé­ti­cos y de pro­me­sas que sabe­mos de ante­mano no cum­pli­rá. La expe­rien­cia nos indi­ca que, una vez obte­ni­do lo que quie­ren, nada obli­ga­ra al régi­men gol­pis­ta a cum­plir lo que habría ofre­ci­do; si no pre­gún­ten­le al magis­te­rio que opi­na de la pala­bra de Pepe Lobo y Juan Orlan­do.

En cam­bio, los gol­pis­tas obten­drían su ingre­so defi­ni­ti­vo a la OEA y su for­ta­le­ci­mien­to eco­nó­mi­co inter­na­cio­nal.

¿Quién sale bene­fi­cia­do con seme­jan­te nego­cio? La res­pues­ta es obvia: el gol­pis­mo que se con­so­li­da­ría en el poder.

3. Nues­tros diri­gen­tes deben una expli­ca­ción y una rec­ti­fi­ca­ción

Pero aun hay tiem­po de rec­ti­fi­car, comen­zan­do por repa­rar el pro­ce­di­mien­to uti­li­za­do.
Nin­gún orga­nis­mo de con­duc­ción del FNRP auto­ri­zo ir a Cara­cas, Vene­zue­la, a Manuel Zela­ya Rosa­les, a Juan Baraho­na, mucho menos a Gil­ber­to Ríos, Padi­lla Sun­ce­ri y Enri­que Flo­res Lan­za –quie­nes no son direc­ti­vos de órga­nos de con­duc­ción – , a com­pro­me­ter al Fren­te a seme­jan­tes con­di­cio­nes, espe­cial­men­te por­que con­tra­di­cen varias reso­lu­cio­nes de nues­tro máxi­mo orga­nis­mo de deci­sión, la Asam­blea Nacio­nal.
Lo correc­to habría sido con­vo­car de urgen­cia una reu­nión de la Coor­di­na­ción Nacio­nal, para defi­nir cri­te­rios antes de movi­li­zar­se a Cara­cas, lue­go traer infor­ma­ción, y con­sul­tar con las bases si se acep­ta­ba el pro­ce­so en los tér­mi­nos des­cri­tos. Por el con­tra­rio, no solo no se con­vo­có a una sesión extra­or­di­na­ria, sino que se sus­pen­dió la sesión ordi­na­ria que esta­ba pre­vis­ta para el 16 de abril, y solo dos per­so­nas de la Coor­di­na­ción Nacio­nal (Mel y Juan Baraho­na) ter­mi­na­ron acep­tan­do la media­ción obje­to de este aná­li­sis. El res­to de diri­gen­tes y toda la base del fren­te tuvi­mos que infor­mar­nos de lo que pasa­ba a tra­vés de los medios de pren­sa de la bur­gue­sía, solo para ente­rar­nos que esos tér­mi­nos se habían acep­ta­do sin con­sul­ta algu­na, en total des­pre­cio por la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de nues­tra orga­ni­za­ción.

¿Por que tan­ta pri­sa por salir con este acuer­do ya apro­ba­do? Pri­sa deben tener Pepe y com­pa­ñia para tener todo lis­to a la Asam­blea de la OEA, pero ¿Cual es la pri­sa de nues­tros diri­gen­tes? ¿Ins­cri­bir pla­ni­llas?
Debe seguir­se el pro­ce­di­mien­to correc­to. Lo pri­me­ro es socia­li­zar a la base el Borra­dor de Acuer­do que está sugi­rien­do el gobierno colom­biano y el vene­zo­lano, para dis­cu­tir­lo y que una ins­tan­cia par­ti­ci­pa­ti­va aque­lla deci­da si lo ava­la o no. Ade­mas los com­pa­ñe­ros direc­ti­vos deben pre­sen­tar un infor­me por­me­no­ri­za­do a las ins­tan­cias corres­pon­dien­tes, y nin­gún orga­nis­mo dele­ga­do tie­ne facul­tad para atro­pe­llar las deci­sio­nes de la Asam­blea Nacio­nal. Si aca­so se quie­re modi­fi­car esos acuer­dos, lo pro­ce­den­te seria con­vo­car una Asam­blea Nacio­nal Extra­or­di­na­ria.

La base del Fren­te tene­mos dere­cho a exi­gir trans­pa­ren­cia tan­to a nues­tro Coor­di­na­dor Gene­ral, como a los com­pa­ñe­ros diri­gen­tes que se han toma­do atri­bu­cio­nes que no les corres­pon­den. En lugar de debi­li­tar al Fren­te, seguir el pro­ce­di­mien­to demo­cra­ti­co lo for­ta­le­ce por­que nos hace dife­ren­tes de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, don­de todo lo arre­glan en com­po­nen­das de las altu­ras. Hacer lo con­tra­rio, impo­nien­do des­de arri­ba las cosas, nos divi­de y debi­li­ta.

Mien­tras eso no suce­da, lo expre­sa­do por los com­pa­ñe­ros que se reu­nie­ron en Cara­cas, Vene­zue­la, solo pue­de ser con­si­de­ra­do como un cri­te­rio per­so­nal –que se les res­pe­ta — pero no pue­de con­si­de­rar­se el cri­te­rio de la orga­ni­za­ción.

Este pro­ce­so nos recuer­da la expe­rien­cia del famo­so “Pac­to de San José”, incum­pli­do por Miche­let­ti, con la dife­ren­cia de que en aquel caso la Resis­ten­cia dis­cu­tía pre­via­men­te las posi­cio­nes que lle­va­ba a la mesa de nego­cia­cio­nes y al final ter­mino reti­rán­do­se cuan­do resul­ta­ba indigno a los intere­ses del Pue­blo.

Si real­men­te que­re­mos cons­truir un nue­vo orden social y polí­ti­co, debe­ría­mos comen­zar por refun­dar esas prác­ti­cas al inte­rior de la Resis­ten­cia, pues ¿no fue por defen­der el dere­cho del Pue­blo a ser con­sul­ta­do que levan­ta­mos toda esta lucha?

Dado en la ciu­dad de Tegu­ci­gal­pa, M.D.C. a los 18 dias del mes de abril de 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *