Las bases de la paz – Félix Placer

Todo apun­ta hoy a un cam­bio deci­si­vo y cua­li­ta­ti­vo que abre un ciclo de nue­vas rea­li­za­cio­nes para lograr lo que, a lo lar­go de estos difí­ci­les y dolo­ro­sos años, se ha bus­ca­do con espe­ran­za y lucha, con acier­tos y erro­res, avan­ces y retro­ce­sos. Miles de per­so­nas lo han expre­sa­do duran­te estos últi­mos meses en masi­vas mani­fes­ta­cio­nes, como tes­ti­gos de la volun­tad de un pue­blo para lograr la paz tan­tas veces negada.

Es evi­den­te que estos esfuer­zos, com­pro­mi­sos, sufri­mien­tos, no pue­den con­for­mar­se con un simu­la­cro de paz. Tam­po­co sola­men­te con la supera­ción de la vio­len­cia de uno de los extre­mos del con­flic­to. La paz que tan­tas per­so­nas y gru­pos anhe­lan, por la que se han com­pro­me­ti­do con tesón admi­ra­ble, moti­va­dos por el amor a su pue­blo, tie­ne unas inevi­ta­bles refe­ren­cias y bases. Son el trí­po­de don­de nece­sa­ria­men­te se sus­ten­ta el con­cep­to y rea­li­za­ción de la paz. Si falla alguno de esos apo­yos se derrum­ba­ría de nue­vo, como en tan­tas oca­sio­nes ha ocurrido.

En efec­to, la paz con­sis­te en la rea­li­za­ción de las per­so­nas y pue­blos en la jus­ti­cia, en la liber­tad y en la con­vi­ven­cia. Por tan­to, no habrá con­tex­to pací­fi­co mien­tras no se res­pe­ten en su inte­gri­dad todos los dere­chos indi­vi­dua­les y colec­ti­vos; mien­tras no se ejer­za un liber­tad sobe­ra­na y demo­crá­ti­ca para que los suje­tos deci­dan su futu­ro; mien­tras la con­vi­ven­cia no se reali­ce en el diá­lo­go, el acuer­do, la nego­cia­ción, des­de el mutuo res­pe­to. Este trí­po­de de la paz no admi­te frac­tu­ras ni supre­sión de nin­gu­na de sus bases. La mis­ma con­vi­ven­cia, la jus­ti­cia, la liber­tad, tam­po­co podrán rea­li­zar­se si se impi­de el desa­rro­llo pleno de algu­na de ellas. Todas son impres­cin­di­bles, mutua­men­te necesarias.

Pre­ci­sa­men­te, el his­tó­ri­co con­flic­to vas­co resi­de en la ausen­cia de la rea­li­za­ción simul­tá­nea de esas tres refe­ren­cias. Cuan­do no se han res­pe­ta­do en jus­ti­cia todos los dere­chos de Eus­kal Herria, cuan­do la liber­tad demo­crá­ti­ca se ha recor­ta­do con múl­ti­ples argu­cias polí­ti­cas, cuan­do la con­vi­ven­cia se ha frac­tu­ra­do o con­ta­mi­na­do con nega­ción de los suje­tos, con exclu­sio­nes, con vio­len­cias, el con­flic­to ha sido una per­ma­nen­te his­tó­ri­ca, con las gra­ves y dolo­ro­sas con­se­cuen­cias de todo tipo de víctimas.

Sabe­mos que las cau­sas de este lar­go pro­ce­so de fal­ta cul­pa­ble de paz han radi­ca­do his­tó­ri­ca­men­te en con­cep­cio­nes esta­ta­lis­tas domi­nan­tes, en eco­no­mías neo­li­be­ra­les, cuyo afán úni­co es el lucro, en cul­tu­ras de pen­sa­mien­to úni­co pro­pa­ga­das e impues­tas mediá­ti­ca­men­te, en polí­ti­cas de oscu­ros intere­ses par­ti­dis­tas, en con­fron­ta­cio­nes vio­len­tas, en for­mas de reli­gión ideo­ló­gi­cas al ser­vi­cio del poder. Sus con­se­cuen­cias han sido ‑y así lo hemos cons­ta­ta­do y sufri­do- la paz impo­si­ble, la jus­ti­cia mani­pu­la­da, la liber­tad amor­da­za­da, la con­vi­ven­cia frus­tra­da y contaminada.

Pero pien­so que todo este túnel de oscu­ri­da­des y sufri­mien­tos, tam­bién des­alien­tos, no ha sido en vano. Ha des­per­ta­do en una impor­tan­te mayo­ría social la con­cien­cia cla­ra y éti­ca de lo que impli­ca una paz autén­ti­ca, con­tra tan­tas ter­gi­ver­sa­cio­nes y pro­me­sas incum­pli­das. Al mar­gen de esas bases de jus­ti­cia, liber­tad y con­vi­ven­cia no se admi­te ya otro con­cep­to de paz; son su camino o esce­na­rio, como lo sub­ra­ya el deci­si­vo Acuer­do de Ger­ni­ka, refren­da­dos en las masi­vas expre­sio­nes de estos últi­mos meses y reite­ra­dos en nume­ro­sos docu­men­tos y escri­tos de gru­pos sociales.

El acuer­do cita­do, refe­ren­te impres­cin­di­ble y pro­pues­ta ine­quí­vo­ca en la nue­va coyun­tu­ra, sub­ra­ya la nece­si­dad de «acti­va­ción popu­lar de la socie­dad vas­ca para que su ciu­da­da­nía haga suya la evo­lu­ción del pro­ce­so de solu­ción demo­crá­ti­ca». Todos los agen­tes ‑con par­ti­cu­lar refe­ren­cia a las muje­res- deben impli­car­se en un camino que todas y todos debe­mos reco­rrer y don­de nadie sobra o pue­de que­dar al mar­gen, menos aún por apli­ca­ción de leyes que direc­ta­men­te obs­ta­cu­li­zan el pro­ce­so de paz y son, por tan­to, éti­ca­men­te inadmisibles.

Tam­bién qui­sie­ra sub­ra­yar el papel y fun­ción de la Igle­sia en estos momen­tos y coyun­tu­ra urgen­tes y apre­mian­tes. No deja de lla­mar la aten­ción el silen­cio jerár­qui­co vas­co en estas cir­cuns­tan­cias deci­si­vas cuan­do están en jue­go valo­res bási­cos y pro­ce­sos deter­mi­nan­tes. Su nota ante la decla­ra­ción de una «alto el fue­go per­ma­nen­te, gene­ral y veri­fi­ca­ble» por par­te de ETA no dejó de ser lacó­ni­ca y frus­tran­te, eco de reac­cio­nes polí­ti­cas habituales.

Valo­ran­do su apor­ta­ción a la paz social en la car­ta pas­to­ral «Una eco­no­mía al ser­vi­cio de las per­so­nas», pien­so que los actua­les obis­pos vas­cos han olvi­da­do o, mejor dicho, quie­ren des­mar­car­se de la línea y acti­tu­des de obis­pos en déca­das ante­rio­res (Año­ve­ros, Setién, Uriar­te…) quie­nes, en momen­tos polí­ti­cos impor­tan­tes, supie­ron denun­ciar injus­ti­cias y defen­der Eus­kal Herria en su iden­ti­dad y dere­chos. Recor­da­mos, entre algu­nas de su inter­ven­cio­nes, la car­ta pas­to­ral «Pre­pa­rar la paz» don­de, recha­zan­do la vio­len­cia, hacían ver que no todo vale con­tra el terro­ris­mo (con alu­sio­nes expre­sas a la tor­tu­ra) y defen­dían el dere­cho a todas las opcio­nes polí­ti­cas por vías pací­fi­cas. Aque­lla inter­ven­ción valien­te y cla­ra, váli­da tam­bién hoy, sus­ci­tó reac­cio­nes polí­ti­cas agre­si­vas ante el acier­to polí­ti­co y éti­co jerár­qui­co. Hoy fal­ta en la cúpu­la ecle­siás­ti­ca aquel sen­ti­do pro­fé­ti­co de denun­cia y defen­sa de dere­chos y libertades.

Sin embar­go, está habien­do en la base ecle­sial ‑como ha sido una cons­tan­te his­tó­ri­ca por par­te de deter­mi­na­dos gru­pos cris­tia­nos- una reac­ción impor­tan­te y sig­ni­fi­ca­ti­va expre­sa­da en un docu­men­to ‑difun­di­do en estos días- titu­la­do «Hacia la paz por los cami­nos del diá­lo­go y la jus­ti­cia». Este escri­to impul­sa la bús­que­da y prác­ti­ca de una paz autén­ti­ca basa­da en la jus­ti­cia, en el res­pe­to de todos los dere­chos, en la aten­ción soli­da­ria a todas las víc­ti­mas, como misión de la Igle­sia en su voca­ción e iden­ti­dad evangelizadoras.

Exclu­yen­do el uso de cual­quier tipo de vio­len­cia y repre­sión, alien­ta a prac­ti­car el diá­lo­go sin exclu­sio­nes de per­so­nas y gru­pos, en igual­dad de opor­tu­ni­da­des y par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca lega­li­za­da, como con­di­ción demo­crá­ti­ca nece­sa­ria. Sub­ra­ya una espe­cial soli­da­ri­dad con quie­nes han sido y son víc­ti­mas de este pro­lon­ga­do tiem­po de con­flic­to y vio­len­cia. No olvi­da, por supues­to, a quie­nes en las cár­ce­les recla­man una solu­ción jus­ta y polí­ti­ca a su situa­ción, así como el res­pe­to y cum­pli­mien­to de todos sus dere­chos. Impul­sa a la recon­ci­lia­ción que nos con­duz­ca a una socie­dad don­de las dis­tin­tas opcio­nes sean res­pe­ta­das y deba­ti­das demo­crá­ti­ca­men­te sin excep­cio­nes, en ausen­cia de cual­quier tipo de violencia.

Nume­ro­sas adhe­sio­nes van refren­dan­do este escri­to, que se hará públi­co en la fies­ta de Pas­cua, como con­tri­bu­ción, jun­to a todas las per­so­nas de volun­tad demo­crá­ti­ca, para con­se­guir la paz basa­da en la jus­ti­cia, liber­tad y con­vi­ven­cia para Eus­kal Herria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.