Las bases de la paz – Félix Pla­cer

Todo apun­ta hoy a un cam­bio deci­si­vo y cua­li­ta­ti­vo que abre un ciclo de nue­vas rea­li­za­cio­nes para lograr lo que, a lo lar­go de estos difí­ci­les y dolo­ro­sos años, se ha bus­ca­do con espe­ran­za y lucha, con acier­tos y erro­res, avan­ces y retro­ce­sos. Miles de per­so­nas lo han expre­sa­do duran­te estos últi­mos meses en masi­vas mani­fes­ta­cio­nes, como tes­ti­gos de la volun­tad de un pue­blo para lograr la paz tan­tas veces nega­da.

Es evi­den­te que estos esfuer­zos, com­pro­mi­sos, sufri­mien­tos, no pue­den con­for­mar­se con un simu­la­cro de paz. Tam­po­co sola­men­te con la supera­ción de la vio­len­cia de uno de los extre­mos del con­flic­to. La paz que tan­tas per­so­nas y gru­pos anhe­lan, por la que se han com­pro­me­ti­do con tesón admi­ra­ble, moti­va­dos por el amor a su pue­blo, tie­ne unas inevi­ta­bles refe­ren­cias y bases. Son el trí­po­de don­de nece­sa­ria­men­te se sus­ten­ta el con­cep­to y rea­li­za­ción de la paz. Si falla alguno de esos apo­yos se derrum­ba­ría de nue­vo, como en tan­tas oca­sio­nes ha ocu­rri­do.

En efec­to, la paz con­sis­te en la rea­li­za­ción de las per­so­nas y pue­blos en la jus­ti­cia, en la liber­tad y en la con­vi­ven­cia. Por tan­to, no habrá con­tex­to pací­fi­co mien­tras no se res­pe­ten en su inte­gri­dad todos los dere­chos indi­vi­dua­les y colec­ti­vos; mien­tras no se ejer­za un liber­tad sobe­ra­na y demo­crá­ti­ca para que los suje­tos deci­dan su futu­ro; mien­tras la con­vi­ven­cia no se reali­ce en el diá­lo­go, el acuer­do, la nego­cia­ción, des­de el mutuo res­pe­to. Este trí­po­de de la paz no admi­te frac­tu­ras ni supre­sión de nin­gu­na de sus bases. La mis­ma con­vi­ven­cia, la jus­ti­cia, la liber­tad, tam­po­co podrán rea­li­zar­se si se impi­de el desa­rro­llo pleno de algu­na de ellas. Todas son impres­cin­di­bles, mutua­men­te nece­sa­rias.

Pre­ci­sa­men­te, el his­tó­ri­co con­flic­to vas­co resi­de en la ausen­cia de la rea­li­za­ción simul­tá­nea de esas tres refe­ren­cias. Cuan­do no se han res­pe­ta­do en jus­ti­cia todos los dere­chos de Eus­kal Herria, cuan­do la liber­tad demo­crá­ti­ca se ha recor­ta­do con múl­ti­ples argu­cias polí­ti­cas, cuan­do la con­vi­ven­cia se ha frac­tu­ra­do o con­ta­mi­na­do con nega­ción de los suje­tos, con exclu­sio­nes, con vio­len­cias, el con­flic­to ha sido una per­ma­nen­te his­tó­ri­ca, con las gra­ves y dolo­ro­sas con­se­cuen­cias de todo tipo de víc­ti­mas.

Sabe­mos que las cau­sas de este lar­go pro­ce­so de fal­ta cul­pa­ble de paz han radi­ca­do his­tó­ri­ca­men­te en con­cep­cio­nes esta­ta­lis­tas domi­nan­tes, en eco­no­mías neo­li­be­ra­les, cuyo afán úni­co es el lucro, en cul­tu­ras de pen­sa­mien­to úni­co pro­pa­ga­das e impues­tas mediá­ti­ca­men­te, en polí­ti­cas de oscu­ros intere­ses par­ti­dis­tas, en con­fron­ta­cio­nes vio­len­tas, en for­mas de reli­gión ideo­ló­gi­cas al ser­vi­cio del poder. Sus con­se­cuen­cias han sido ‑y así lo hemos cons­ta­ta­do y sufri­do- la paz impo­si­ble, la jus­ti­cia mani­pu­la­da, la liber­tad amor­da­za­da, la con­vi­ven­cia frus­tra­da y con­ta­mi­na­da.

Pero pien­so que todo este túnel de oscu­ri­da­des y sufri­mien­tos, tam­bién des­alien­tos, no ha sido en vano. Ha des­per­ta­do en una impor­tan­te mayo­ría social la con­cien­cia cla­ra y éti­ca de lo que impli­ca una paz autén­ti­ca, con­tra tan­tas ter­gi­ver­sa­cio­nes y pro­me­sas incum­pli­das. Al mar­gen de esas bases de jus­ti­cia, liber­tad y con­vi­ven­cia no se admi­te ya otro con­cep­to de paz; son su camino o esce­na­rio, como lo sub­ra­ya el deci­si­vo Acuer­do de Ger­ni­ka, refren­da­dos en las masi­vas expre­sio­nes de estos últi­mos meses y reite­ra­dos en nume­ro­sos docu­men­tos y escri­tos de gru­pos socia­les.

El acuer­do cita­do, refe­ren­te impres­cin­di­ble y pro­pues­ta ine­quí­vo­ca en la nue­va coyun­tu­ra, sub­ra­ya la nece­si­dad de «acti­va­ción popu­lar de la socie­dad vas­ca para que su ciu­da­da­nía haga suya la evo­lu­ción del pro­ce­so de solu­ción demo­crá­ti­ca». Todos los agen­tes ‑con par­ti­cu­lar refe­ren­cia a las muje­res- deben impli­car­se en un camino que todas y todos debe­mos reco­rrer y don­de nadie sobra o pue­de que­dar al mar­gen, menos aún por apli­ca­ción de leyes que direc­ta­men­te obs­ta­cu­li­zan el pro­ce­so de paz y son, por tan­to, éti­ca­men­te inad­mi­si­bles.

Tam­bién qui­sie­ra sub­ra­yar el papel y fun­ción de la Igle­sia en estos momen­tos y coyun­tu­ra urgen­tes y apre­mian­tes. No deja de lla­mar la aten­ción el silen­cio jerár­qui­co vas­co en estas cir­cuns­tan­cias deci­si­vas cuan­do están en jue­go valo­res bási­cos y pro­ce­sos deter­mi­nan­tes. Su nota ante la decla­ra­ción de una «alto el fue­go per­ma­nen­te, gene­ral y veri­fi­ca­ble» por par­te de ETA no dejó de ser lacó­ni­ca y frus­tran­te, eco de reac­cio­nes polí­ti­cas habi­tua­les.

Valo­ran­do su apor­ta­ción a la paz social en la car­ta pas­to­ral «Una eco­no­mía al ser­vi­cio de las per­so­nas», pien­so que los actua­les obis­pos vas­cos han olvi­da­do o, mejor dicho, quie­ren des­mar­car­se de la línea y acti­tu­des de obis­pos en déca­das ante­rio­res (Año­ve­ros, Setién, Uriar­te…) quie­nes, en momen­tos polí­ti­cos impor­tan­tes, supie­ron denun­ciar injus­ti­cias y defen­der Eus­kal Herria en su iden­ti­dad y dere­chos. Recor­da­mos, entre algu­nas de su inter­ven­cio­nes, la car­ta pas­to­ral «Pre­pa­rar la paz» don­de, recha­zan­do la vio­len­cia, hacían ver que no todo vale con­tra el terro­ris­mo (con alu­sio­nes expre­sas a la tor­tu­ra) y defen­dían el dere­cho a todas las opcio­nes polí­ti­cas por vías pací­fi­cas. Aque­lla inter­ven­ción valien­te y cla­ra, váli­da tam­bién hoy, sus­ci­tó reac­cio­nes polí­ti­cas agre­si­vas ante el acier­to polí­ti­co y éti­co jerár­qui­co. Hoy fal­ta en la cúpu­la ecle­siás­ti­ca aquel sen­ti­do pro­fé­ti­co de denun­cia y defen­sa de dere­chos y liber­ta­des.

Sin embar­go, está habien­do en la base ecle­sial ‑como ha sido una cons­tan­te his­tó­ri­ca por par­te de deter­mi­na­dos gru­pos cris­tia­nos- una reac­ción impor­tan­te y sig­ni­fi­ca­ti­va expre­sa­da en un docu­men­to ‑difun­di­do en estos días- titu­la­do «Hacia la paz por los cami­nos del diá­lo­go y la jus­ti­cia». Este escri­to impul­sa la bús­que­da y prác­ti­ca de una paz autén­ti­ca basa­da en la jus­ti­cia, en el res­pe­to de todos los dere­chos, en la aten­ción soli­da­ria a todas las víc­ti­mas, como misión de la Igle­sia en su voca­ción e iden­ti­dad evan­ge­li­za­do­ras.

Exclu­yen­do el uso de cual­quier tipo de vio­len­cia y repre­sión, alien­ta a prac­ti­car el diá­lo­go sin exclu­sio­nes de per­so­nas y gru­pos, en igual­dad de opor­tu­ni­da­des y par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca lega­li­za­da, como con­di­ción demo­crá­ti­ca nece­sa­ria. Sub­ra­ya una espe­cial soli­da­ri­dad con quie­nes han sido y son víc­ti­mas de este pro­lon­ga­do tiem­po de con­flic­to y vio­len­cia. No olvi­da, por supues­to, a quie­nes en las cár­ce­les recla­man una solu­ción jus­ta y polí­ti­ca a su situa­ción, así como el res­pe­to y cum­pli­mien­to de todos sus dere­chos. Impul­sa a la recon­ci­lia­ción que nos con­duz­ca a una socie­dad don­de las dis­tin­tas opcio­nes sean res­pe­ta­das y deba­ti­das demo­crá­ti­ca­men­te sin excep­cio­nes, en ausen­cia de cual­quier tipo de vio­len­cia.

Nume­ro­sas adhe­sio­nes van refren­dan­do este escri­to, que se hará públi­co en la fies­ta de Pas­cua, como con­tri­bu­ción, jun­to a todas las per­so­nas de volun­tad demo­crá­ti­ca, para con­se­guir la paz basa­da en la jus­ti­cia, liber­tad y con­vi­ven­cia para Eus­kal Herria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *