Gue­rra avi­sa­da si mata sol­da­dos y pue­blo – Brau­lio Mar­ti­nez Zerpa

Nor­mal­men­te se dice que gue­rra avi­sa­da no mata sol­da­dos; pero este dicho devie­ne de la cir­cuns­tan­cia de que exis­te un lap­so para que todo buen enten­de­dor tome las pre­cau­cio­nes nece­sa­rias a su super­vi­ven­cia; aho­ra bien, si ese buen enten­de­dor no es tan buen enten­de­dor y, por tan­to, no toma las medi­das corres­pon­dien­tes para mini­mi­zar o neu­tra­li­zar, en su momen­to, los efec­tos de esa gue­rra avi­sa­da, enton­ces, no sólo van a morir sol­da­dos sino el pue­blo ino­cen­te que con­fió en su dirigencia.

Ana­li­ce­mos algu­nos casos recien­tes don­de este prin­ci­pio se revier­te por la ausen­cia de pre­cau­cio­nes ade­cua­das: En pri­mer lugar el caso de Iraq, que por no haber pre­vis­to la adqui­si­ción de sis­te­mas de defen­sa aérea de gran altu­ra, su pue­blo fue masa­cra­do por el per­ma­nen­te bom­bar­deo aéreo de los avio­nes impe­ria­les capa­ces de volar has­ta los 60.00 pies de altu­ra; y, el pre­cio fue más de millón y medio de civi­les ase­si­na­dos por estas bom­bas, que de paso uti­li­za­ban ura­nio empo­bre­ci­do cuya leta­li­dad, por efec­tos de la radia­ción, se verá en las pró­xi­mas gene­ra­cio­nes. En segun­do lugar, el caso de El Líbano, recien­te­men­te ata­ca­do por la avia­ción israe­lí, don­de murie­ron cien­tos de miles de civi­les ino­cen­tes debi­do al ince­san­te bom­bar­deo de la avia­ción de Israel sobre los sitios pobla­dos de El Líbano, fun­da­men­tal­men­te sobre Bei­rut, su capi­tal; todo ello debi­do a no haber pre­vis­to la adqui­si­ción de sis­te­mas de defen­sa aérea de gran altu­ra. En ter­cer lugar, los recien­tes bom­bar­deos aéreos a Libia por par­te de la avia­ción de la OTAN, fun­da­men­tal­men­te de Fran­cia e Ingla­te­rra, que aho­ra tam­bién se creen gen­dar­mes del mun­do; Libia no apren­dió la lec­ción de adqui­rir un sis­te­ma de defen­sa aérea de gran altu­ra, y el pue­blo ino­cen­te de Libia está pagan­do las con­se­cuen­cias de este error, pues ya pasan de varios cen­te­na­res las per­so­nas ase­si­na­das por esta colo­nia impe­rial de Fran­cia, cuyo Pre­si­den­te, por cier­to, per­te­ne­ce al sio­nis­mo internacional.

Pero, qué pasa con noso­tros, hemos caso apren­di­do ya la lec­ción y poda­mos así evi­tar que nues­tro pue­blo ino­cen­te pague con lo más pre­cia­do que son sus vidas, sus bie­nes y su bien­es­tar. Con­fie­so que no estoy muy segu­ro de poder­lo afir­mar; pero al menos, como cono­ce­dor de la mate­ria, estoy en el deber de aler­tar a nues­tra diri­gen­cia y a nues­tro pue­blo, que se intere­sen más en exi­gir por el futu­ro de noso­tros y de nues­tras futu­ras gene­ra­cio­nes, de que nun­ca jamás nues­tro sagra­do sue­lo sea holla­do por la bota extran­je­ra, de que nun­ca jamás se derra­me san­gre ino­cen­te de nues­tro heroi­co pue­blo, por­que no tuvi­mos el valor de revi­sar nues­tros cono­ci­mien­tos y tomar a tiem­po las medi­das para evi­tar­lo. De nada vale que logre­mos gran­des éxi­tos en el desa­rro­llo social, si lue­go nos lo des­tru­yen por la ambi­ción impe­rial de que­rer robar nues­tras rique­zas. Sería lo mis­mo que se nos avi­sa­ra que nues­tra vivien­da va a ser demo­li­da y nos preo­cu­pe­mos por cam­biar los sani­ta­rios por unos más moder­nos e igual la coci­na y los dor­mi­to­rios, cuan­do nues­tra preo­cu­pa­ción debe­ría estar cen­tra­da en evi­tar que nues­tra vivien­da sea des­trui­da y lue­go que este­mos segu­ros que no podrán des­truir­la, enton­ces imple­men­te­mos todas las medi­das nece­sa­rias para la hol­gu­ra y tran­qui­li­dad familiar.

Muchos vene­zo­la­nos guar­da­mos gran­des temo­res de que nues­tro País sea el pró­xi­mo ele­gi­do por el impe­rio y sus laca­yos de la OTAN para que se le apli­que el for­ma­to ya expe­ri­men­ta­do en Libia, en Túnez y en la actua­li­dad sobre Siria. Debe­mos par­tir del prin­ci­pio axio­má­ti­co, de que sí las gue­rras del impe­rio y sus laca­yos euro­peos están cen­tra­das en la bús­que­da deses­pe­ra­da de recur­sos natu­ra­les para su sub­sis­ten­cia, como ya se ha demos­tra­do en las gue­rras con­tra Iraq, Afga­nis­tán, Libia y aho­ra Siria, enton­ces tene­mos que con­cluir que el País que posee las reser­vas de petró­leo más gran­des del mun­do y que de paso es un País anti-impe­rial, debe ser inde­fec­ti­ble­men­te des­es­ta­bi­li­za­do (gue­rra de cuar­ta gene­ra­ción ) y ata­ca­do ( a tra­vés de un ince­san­te bom­bar­deo aéreo). En un recien­te artícu­lo de este ser­vi­dor, titu­la­do Euro­pa: Si Vas a Ser­vir al Maligno, al Menos Medí­ta­lo Bien Antes, publi­ca­do en Apo­rrea el 08/​03/​11, don­de apa­re­cen expli­ca­dos los cator­ce pun­tos del for­ma­to impe­rial para inva­dir a un país, que con­vie­ne recor­dar per­ma­nen­te­men­te para poder moni­to­rear los pasos impe­ria­les y que no nos aga­rren por sorpresa.

Humil­de­men­te, con­si­de­ro que la prio­ri­dad UNO para noso­tros debe ser la pre­pa­ra­ción y equi­pa­mien­to ade­cua­do de nues­tras fuer­zas de defen­sa (inclui­do el pue­blo); igual­men­te, la imple­men­ta­ción de un orga­nis­mo espe­cia­li­za­do en gue­rra de IV gene­ra­ción, para ir neu­tra­li­zan­do los dis­tin­tos items del for­ma­to impe­rial; si no cum­pli­mos con este míni­mo de exi­gen­cias, enton­ces el pue­blo y la his­to­ria jamás nos absol­ve­ría. En este orden de ideas, vuel­vo a pre­gun­tar dón­de está el sis­te­ma de defen­sa aérea de gran altu­ra, que de paso cubre las media­nas y bajas altu­ras, como el sis­te­ma S‑300 o el S‑400, cons­trui­dos por Rusia, pero tam­bién cons­trui­dos por Chi­na. A qué le tene­mos mie­do para su adqui­si­ción, si igual­men­te vamos a ser ani­qui­la­dos por no tener­lo; y, des­gra­cia­da­men­te vamos a ter­mi­nar con un gobierno títe­re del impe­rio que va a dar al tras­te con los logros socia­les de esta bella revo­lu­ción, que va a ter­mi­nar como un vien­to malo que no debió soplar nun­ca. Es aca­so eso lo que que­re­mos, o aca­so que­re­mos, como así lo pien­so, que esta revo­lu­ción nun­ca perez­ca y sir­va de ejem­plo a los pue­blos pobres del mun­do para que des­pier­ten a un nue­vo amanecer.

Este es un lla­ma­do deses­pe­ra­do a aque­llos que tie­nen en sus manos nues­tra defen­sa, para que inclu­yan otras alter­na­ti­vas como lo es la adqui­si­ción del sis­te­ma de defen­sa aérea de gran altu­ra (para los no enten­di­dos en esta mate­ria insis­to en el tér­mino gran altu­ra, por­que a esas altu­ras de más o menos 60.000 pies, es la altu­ra en que incur­sio­nan los avio­nes de com­ba­te enemi­gos). Igual­men­te la adqui­si­ción de arma­men­tos anti-todo (anti-aéreos, anti-buques, anti-blin­da­dos, anti-per­so­nal); el entre­na­mien­to y equi­pa­mien­to del pue­blo en armas, con misio­nes espe­ci­fi­cas de acuer­do con la edad, sexo, pre­fe­ren­cias y apti­tu­des; y, el incre­men­to de nues­tra Mili­cia a qui­nien­tos mil hom­bres, que sería una cifra igua­li­ta­ria con nues­tro vecino Colom­bia, que posee esa can­ti­dad de hom­bres sobre las armas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.