Si los des­pla­za­dos gene­ran con­tra­dic­cio­nes, ¿qué no hará el petró­leo? – JM Alva­rez

La Comi­sa­ria euro­pea de Inte­rior, Ceci­lia Mal­ms­trom, ha afir­ma­do que el acuer­do Schen­gen per­mi­te a Fran­cia blo­quear «por razo­nes de orden públi­co» el trá­fi­co ferro­via­rio pro­ce­den­te de Ita­lia, país que ha pro­tes­ta­do por el cie­rre tem­po­ral que decre­ta­ra Fran­cia.

Dice la Comi­sa­ria, que lo suce­di­do no resul­ta un peli­gro para la Euro­pa sin fron­te­ras; sin embar­go estas con­duc­tas des­mien­ten la pre­ten­di­da unión euro­pea y ponen de mani­fies­to, una vez más, las con­tra­dic­cio­nes que se pro­du­cen entre los Esta­dos capi­ta­lis­tas que sólo luchan por sus intere­ses. El peli­gro no se redu­ce a la liber­tad de fron­te­ras, lo que está en peli­gro es todo un tin­gla­do que se des­mo­ro­na, sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, al mis­mo tiem­po que el sis­te­ma socio­eco­nó­mi­co que lo sus­ten­ta.

Si estas con­tra­dic­cio­nes las gene­ran unos seres huma­nos a los que con­si­de­ran poco más que gana­do, y que, para col­mo, muchos vie­nen des­pla­za­dos de zonas don­de el impe­ria­lis­mo ha ori­gi­na­do, intere­sa­da­men­te, enfren­ta­mien­tos fra­tri­ci­das, ¿qué ocu­rri­rá entre bas­ti­do­res cuan­do dis­cu­ten cómo repar­tir­se el petró­leo y otros recur­sos, fru­to del expo­lio? Nos lo ima­gi­na­mos: Bas­ta con ver las acti­tu­des incohe­ren­tes de los “alia­dos” en la gue­rra civil que han pro­vo­ca­do en Libia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *