Ollan­ta Huma­la y el etno­ca­ce­ris­mo en El Perú – Ani­bal garzón

Toda­vía hay polí­ti­cos en El Perú que inten­tan ven­der la “vic­to­ria” béli­ca con­tra la gue­rri­lla maoís­ta del Sen­de­ro Lumi­no­so en defen­sa de la “demo­cra­cia”. Kei­ko, hija del expre­si­den­te encar­ce­la­do por vio­la­cio­nes de los Dere­chos Huma­nos, Alber­to Fuji­mo­ri, y can­di­da­ta en las elec­cio­nes gene­ra­les del pasa­do 10 de abril, ha hecho cam­pa­ña polí­ti­ca pro­po­nien­do la apro­ba­ción de un plan inte­gral anti­te­rro­ris­ta ins­pi­ra­do en la estra­te­gia mili­tar y para­mi­li­tar de su padre afir­man­do que los sub­ver­si­vos han rena­ci­do por la debi­li­dad del gobierno de Alán Gar­cía. Inclu­so, la con­ser­va­do­ra y exal­cal­de­sa de Lima, Lour­des Flo­res, a 5 días de las elec­cio­nes muni­ci­pa­les del ante­rior 3 de octu­bre acu­só, sin prue­bas, a su rival y can­di­da­ta de izquier­das Susa­na Villa­rán de apo­yar a la guerrilla.

Mien­tras los polí­ti­cos han hecho cam­pa­ña elec­to­ral con­tra un terro­ris­mo des­apa­re­ci­do se han olvi­da­do de la vio­len­cia estruc­tu­ral y sus altos índi­ces de pobre­za. Con una pobla­ción de 28 millo­nes, más de 10 millo­nes viven en la pobre­za, aumen­tán­do­se un 60% en el últi­mo quin­que­nio, y sobre todo en los civi­les más des­fa­vo­re­ci­dos, como las comu­ni­da­des indí­ge­nas que con­for­man entre el 25% y el 48% del total de la pobla­ción, según el Ban­co Mun­dial[1]. Ade­más, un ter­cio de la ciu­da­da­nía no dis­po­ne de agua y sanea­mien­to, Lima sufre uno de los índi­ces mun­dia­les más altos en tubercu­losis, con ele­va­dos datos de la enfer­me­dad del den­gue, y una des­nu­tri­ción infan­til del 30% de los niños, afir­ma el estu­dio “Esta­do de la Infan­cia en el Perú” de UNICEF[2]. Y en la otra cara de la mone­da, más de 37.000 millo­nes de dóla­res han hui­do del país en bene­fi­cio de las trans­na­cio­na­les de la indus­tria extrac­ti­va ubi­ca­das en el Perú, duran­te el 2006 y 2010[3].

Los pobres y las pobla­cio­nes indí­ge­nas de El Perú no quie­ren hablar de pla­nes con­tra el terro­ris­mo, por que ellos mis­mos pue­den ser eti­que­ta­dos de insur­gen­tes al ser par­te de movi­mien­tos socia­les crí­ti­cos con el gobierno, sino que deman­dan mejo­ras socia­les con cam­bios polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos. Pare­ce ser que de los prin­ci­pa­les can­di­da­tos en la pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes gene­ra­les del pasa­do 10 de abril – Ollan­ta Huma­la, Kei­ko Fuji­mo­ri, Ale­jan­dro Tole­do, Luis Cas­ta­ñe­da y Pedro Pablo Kuczyns­ki – el úni­co que ha sabi­do adap­tar su pro­gra­ma polí­ti­co con­tra las defi­cien­cias de la estruc­tu­ra social neo­li­be­ral de El Perú ha sido Ollan­ta con su pro­yec­to del etno­ca­ce­ris­mo moderno. Los resul­ta­dos elec­to­ra­les expues­tos por la Ofi­ci­na nacio­nal de Pro­ce­sos Elec­to­ra­les[4] son un indi­ca­dor, ganan­do Ollan­ta las elec­cio­nes con el 31,7% de los votos, y que­dan­do segun­da la neo­li­be­ral Kei­ko con 23,5%, con quién dispu­tará la segun­da vuel­ta elec­to­ral el 5 de junio. Kuczyn­ki fue el ter­ce­ro más vota­do con 18,5%, segui­do del expre­si­den­te Tole­do con 15,6%, y por últi­mo Cas­ta­ñe­da con 9,8%. Tam­bién se repar­ti­rán los 130 par­la­men­ta­rios y 5 repre­sen­tan­tes del Par­la­men­to Lati­no­ame­ri­cano por las elec­cio­nes con­gre­sua­les, don­de casi con el 80 % con­ta­bi­li­za­do Ollan­ta gana obte­nien­do 49 esca­ños y 2 repre­sen­tan­tes continentales.

La fami­lia Humala

En octu­bre de 2000, el capi­tán Ollan­ta se suble­vó, jun­to a su her­mano Antau­ro y 70 mili­ta­res más, con­tra el gobierno de Fuji­mo­ri tras salir a la luz los casos de corrup­ción del ase­sor Vla­di­mir Mon­te­si­nos y la pos­te­rior fuga de Fuji­mo­ri a Japón el 13 noviem­bre de 2000 para evi­tar ser juz­ga­do. Los Huma­la ofre­cie­ron al Pre­si­den­te Tran­si­to­rio, Valen­tín Pania­gua, depo­ner las armas cuan­do la esta­bi­li­dad vol­vie­ra a El Perú a cam­bió de amnis­tía. Así, Ollan­ta vol­vió a sus fun­cio­nes mili­ta­res, pri­me­ro como agre­ga­do en Fran­cia y des­pués en Corea del Sur, reti­rán­do­se en diciem­bre de 2004, jus­ta­men­te cuan­do Antau­ro vol­vió a asal­tar una comi­sa­ría en Andahuay­las pidien­do la renun­cia del Pre­si­den­te Tole­do y la res­ti­tu­ción de la Cons­ti­tu­ción de 1979, sien­do, final­men­te, dete­ni­do y con­de­na­do a 25 años de pri­sión. Por estos casos mediá­ti­cos, no solo el ape­lli­do Huma­la se daba a cono­cer a la pobla­ción civil sino tam­bién la ideo­lo­gía que fun­dó el patriar­ca Isaac Huma­la, el etnocacerismo.

La doc­tri­na polí­ti­ca del etno­ca­ce­ris­mo está ins­pi­ra­da en un nacio­na­lis­mo étni­co pre­his­pá­ni­co del impe­rio inca – Tahuan­tin­su­yu – admi­ran­do al Gene­ral Andrés Ave­lino Cáce­res por su resis­ten­cia en la Gue­rra del Pací­fi­co (1879−1883) con­tra la ocu­pa­ción de Chi­le. Isaac mili­tó pri­me­ro en el Par­ti­do Comu­nis­ta Peruano y des­pués en el Movi­mien­to de izquier­da Revo­lu­cio­na­ria, crean­do, mas tar­de, el Comi­té rees­truc­tu­ra­dor del Par­ti­do Comu­nis­ta Peruano defen­dien­do tra­ba­jar polí­ti­ca­men­te den­tro de las filas del ejér­ci­to y no eti­que­tar­las como enemi­gas. Y final­men­te, en los años 80, fun­dó el Movi­mien­to Etno­ca­ce­ris­ta, agre­gan­do al nacio­na­lis­mo mili­tar la lucha indi­ge­nis­ta. El etno­ca­ce­ris­mo clá­si­co se resu­me en la reafir­ma­ción de la iden­ti­dad andi­na del impe­rio incai­co con­tra la éli­te blan­ca y asiá­ti­ca, inclu­so uti­li­zan­do cier­tos valo­res xenó­fo­bos y racis­tas, res­ta­ble­cer la pena de muer­te o crear una gue­rra con­tra Chi­le. A nivel eco­nó­mi­co, se opo­nen a las trans­na­cio­na­les de los Esta­dos Uni­dos y Euro­pa, a favor de la nacio­na­li­za­ción de la indus­tria perua­na, y por la lega­li­za­ción del cul­ti­vo de coca. La ideo­lo­gía del etno­ca­ce­ris­mo se con­cen­tra en la obra de Antau­ro,“Ejér­ci­to Peruano: mile­na­ris­mo, nacio­na­lis­mo y etno­ca­ce­ris­mo”, que fue publi­ca­da, por par­tes, en el dia­rio del Movi­mien­to, lla­ma­do “Ollan­ta”, difun­dién­do­lo por todo el país reser­vis­tas mili­ta­res para for­mar nue­vos cua­dros. Aún así, ha exis­ti­do una rup­tu­ra polí­ti­ca den­tro de la fami­lia Huma­la. En las elec­cio­nes de 2006 los Huma­la pre­sen­ta­ron dife­ren­tes can­di­da­tu­ras. Ollan­ta, con visión más moder­na, se pre­sen­tó con el Par­ti­do Nacio­na­lis­ta Peruano en coa­li­ción con Unión Por el Perú, y su her­mano, Uli­ses, fue como pri­mer can­di­da­to de la for­ma­ción Avan­za País, como repre­sen­tan­te del radi­cal Antau­ro que está en la pri­sión. Tan­to Isaac, Antau­ro y Uli­ses, han cri­ti­ca­do dura­men­te a Ollan­ta por mode­rar su dis­cur­so res­pec­to a la radi­ca­li­dad étni­ca pro inca, cali­fi­cán­do­lo sim­ple­men­te como un nacio­na­lis­ta más y pac­tar con la buro­cra­cia polí­ti­ca de cen­troiz­quier­da. Las crí­ti­cas han lle­ga­do inclu­so a con­flic­tos fami­lia­res al afir­mar Uli­ses, el pasa­do 2 de abril, que “de lle­gar al poder Ollan­ta, bus­ca­ría ins­tau­rar una dic­ta­du­ra bajo influen­cia de su mujer, Nadi­ne Here­dia”, des­pres­ti­gián­do­lo polí­ti­ca­men­te y per­so­nal­men­te para las elec­cio­nes del 10 de abril.

Ollan­ta y su pro­yec­to electoral

En las elec­cio­nes gene­ra­les de 2006 Ollan­ta que­dó pri­me­ro con el 30,6% de votos, obte­nien­do su coa­li­ción 45 par­la­men­ta­rios de 120 y sien­do el can­di­da­to más vota­do segui­do de Alán Gar­cía con el 24,3%. Dado que nin­gún can­di­da­to con­si­guió más del 50% de votos se reali­zó la segun­da vuel­ta entre Ollan­ta y Gar­cía el 4 de junio, ganan­do el segun­do con el 52,6% de los votos. Oba­ma espe­ra no caer en la mis­ma derro­ta en los comi­cios de la segun­da vuel­ta con­tra Kei­ko el pró­xi­mo 5 de junio, y por eso ha vis­to nece­sa­rio “ale­jar­se” del Pre­si­den­te Hugo Chá­vez, afir­man­do dura­men­te que ““no entre­ga­ran El Perú a Chá­vez, no segui­rán su mode­lo”, dado que Chá­vez al dar­le apo­yo elec­to­ral en 2006 rápi­da­men­te los medios de comu­ni­ca­ción per­te­ne­cien­tes a la dere­cha polí­ti­ca hicie­ron una dura cam­pa­ña con­tra Ollan­ta eti­que­tán­do­le des­pec­ti­va­men­te de socio del “dic­ta­dor mili­tar comu­nis­ta”. La afir­ma­ción de Ollan­ta posi­ble­men­te sea una “dema­go­gia” elec­to­ral para con­se­guir ganar la segun­da vuel­ta con votos de cier­ta par­te de la bur­gue­sía nacio­nal con­si­de­ra­da anti­cha­vis­ta, y poder lle­gar inclu­so a posi­bles pac­tos con las for­ma­cio­nes de Cas­ta­ñe­da ‑con quien ya se reu­nió en su casa el 12 de abril – y Kuczyns­ki para reci­bir su apo­yo elec­to­ral. Gus­te o no gus­te, la reali­dad polí­ti­ca lati­no­ame­ri­ca­na es total­men­te dia­léc­ti­ca, o estás con el extre­mo del impe­rio de los Esta­dos Uni­dos, las trans­na­cio­na­les y el mode­lo neo­li­be­ral, como pro­pa­ga la rival Kei­ko, o estás con el extre­mo del mode­lo de cons­truc­ción de socia­lis­mos del siglo XXI y desa­rro­llis­mo nacio­nal. El resul­ta­do de las elec­cio­nes del 5 de junio defi­ni­rá el des­tino polí­ti­co de El Perú.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.