Ollan­ta Huma­la y el etno­ca­ce­ris­mo en El Perú – Ani­bal gar­zón

Toda­vía hay polí­ti­cos en El Perú que inten­tan ven­der la “vic­to­ria” béli­ca con­tra la gue­rri­lla maoís­ta del Sen­de­ro Lumi­no­so en defen­sa de la “demo­cra­cia”. Kei­ko, hija del expre­si­den­te encar­ce­la­do por vio­la­cio­nes de los Dere­chos Huma­nos, Alber­to Fuji­mo­ri, y can­di­da­ta en las elec­cio­nes gene­ra­les del pasa­do 10 de abril, ha hecho cam­pa­ña polí­ti­ca pro­po­nien­do la apro­ba­ción de un plan inte­gral anti­te­rro­ris­ta ins­pi­ra­do en la estra­te­gia mili­tar y para­mi­li­tar de su padre afir­man­do que los sub­ver­si­vos han rena­ci­do por la debi­li­dad del gobierno de Alán Gar­cía. Inclu­so, la con­ser­va­do­ra y exal­cal­de­sa de Lima, Lour­des Flo­res, a 5 días de las elec­cio­nes muni­ci­pa­les del ante­rior 3 de octu­bre acu­só, sin prue­bas, a su rival y can­di­da­ta de izquier­das Susa­na Villa­rán de apo­yar a la gue­rri­lla.

Mien­tras los polí­ti­cos han hecho cam­pa­ña elec­to­ral con­tra un terro­ris­mo des­apa­re­ci­do se han olvi­da­do de la vio­len­cia estruc­tu­ral y sus altos índi­ces de pobre­za. Con una pobla­ción de 28 millo­nes, más de 10 millo­nes viven en la pobre­za, aumen­tán­do­se un 60% en el últi­mo quin­que­nio, y sobre todo en los civi­les más des­fa­vo­re­ci­dos, como las comu­ni­da­des indí­ge­nas que con­for­man entre el 25% y el 48% del total de la pobla­ción, según el Ban­co Mun­dial[1]. Ade­más, un ter­cio de la ciu­da­da­nía no dis­po­ne de agua y sanea­mien­to, Lima sufre uno de los índi­ces mun­dia­les más altos en tubercu­losis, con ele­va­dos datos de la enfer­me­dad del den­gue, y una des­nu­tri­ción infan­til del 30% de los niños, afir­ma el estu­dio “Esta­do de la Infan­cia en el Perú” de UNICEF[2]. Y en la otra cara de la mone­da, más de 37.000 millo­nes de dóla­res han hui­do del país en bene­fi­cio de las trans­na­cio­na­les de la indus­tria extrac­ti­va ubi­ca­das en el Perú, duran­te el 2006 y 2010[3].

Los pobres y las pobla­cio­nes indí­ge­nas de El Perú no quie­ren hablar de pla­nes con­tra el terro­ris­mo, por que ellos mis­mos pue­den ser eti­que­ta­dos de insur­gen­tes al ser par­te de movi­mien­tos socia­les crí­ti­cos con el gobierno, sino que deman­dan mejo­ras socia­les con cam­bios polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos. Pare­ce ser que de los prin­ci­pa­les can­di­da­tos en la pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes gene­ra­les del pasa­do 10 de abril – Ollan­ta Huma­la, Kei­ko Fuji­mo­ri, Ale­jan­dro Tole­do, Luis Cas­ta­ñe­da y Pedro Pablo Kuczyns­ki – el úni­co que ha sabi­do adap­tar su pro­gra­ma polí­ti­co con­tra las defi­cien­cias de la estruc­tu­ra social neo­li­be­ral de El Perú ha sido Ollan­ta con su pro­yec­to del etno­ca­ce­ris­mo moderno. Los resul­ta­dos elec­to­ra­les expues­tos por la Ofi­ci­na nacio­nal de Pro­ce­sos Elec­to­ra­les[4] son un indi­ca­dor, ganan­do Ollan­ta las elec­cio­nes con el 31,7% de los votos, y que­dan­do segun­da la neo­li­be­ral Kei­ko con 23,5%, con quién dispu­tará la segun­da vuel­ta elec­to­ral el 5 de junio. Kuczyn­ki fue el ter­ce­ro más vota­do con 18,5%, segui­do del expre­si­den­te Tole­do con 15,6%, y por últi­mo Cas­ta­ñe­da con 9,8%. Tam­bién se repar­ti­rán los 130 par­la­men­ta­rios y 5 repre­sen­tan­tes del Par­la­men­to Lati­no­ame­ri­cano por las elec­cio­nes con­gre­sua­les, don­de casi con el 80 % con­ta­bi­li­za­do Ollan­ta gana obte­nien­do 49 esca­ños y 2 repre­sen­tan­tes con­ti­nen­ta­les.

La fami­lia Huma­la

En octu­bre de 2000, el capi­tán Ollan­ta se suble­vó, jun­to a su her­mano Antau­ro y 70 mili­ta­res más, con­tra el gobierno de Fuji­mo­ri tras salir a la luz los casos de corrup­ción del ase­sor Vla­di­mir Mon­te­si­nos y la pos­te­rior fuga de Fuji­mo­ri a Japón el 13 noviem­bre de 2000 para evi­tar ser juz­ga­do. Los Huma­la ofre­cie­ron al Pre­si­den­te Tran­si­to­rio, Valen­tín Pania­gua, depo­ner las armas cuan­do la esta­bi­li­dad vol­vie­ra a El Perú a cam­bió de amnis­tía. Así, Ollan­ta vol­vió a sus fun­cio­nes mili­ta­res, pri­me­ro como agre­ga­do en Fran­cia y des­pués en Corea del Sur, reti­rán­do­se en diciem­bre de 2004, jus­ta­men­te cuan­do Antau­ro vol­vió a asal­tar una comi­sa­ría en Andahuay­las pidien­do la renun­cia del Pre­si­den­te Tole­do y la res­ti­tu­ción de la Cons­ti­tu­ción de 1979, sien­do, final­men­te, dete­ni­do y con­de­na­do a 25 años de pri­sión. Por estos casos mediá­ti­cos, no solo el ape­lli­do Huma­la se daba a cono­cer a la pobla­ción civil sino tam­bién la ideo­lo­gía que fun­dó el patriar­ca Isaac Huma­la, el etno­ca­ce­ris­mo.

La doc­tri­na polí­ti­ca del etno­ca­ce­ris­mo está ins­pi­ra­da en un nacio­na­lis­mo étni­co pre­his­pá­ni­co del impe­rio inca – Tahuan­tin­su­yu – admi­ran­do al Gene­ral Andrés Ave­lino Cáce­res por su resis­ten­cia en la Gue­rra del Pací­fi­co (1879−1883) con­tra la ocu­pa­ción de Chi­le. Isaac mili­tó pri­me­ro en el Par­ti­do Comu­nis­ta Peruano y des­pués en el Movi­mien­to de izquier­da Revo­lu­cio­na­ria, crean­do, mas tar­de, el Comi­té rees­truc­tu­ra­dor del Par­ti­do Comu­nis­ta Peruano defen­dien­do tra­ba­jar polí­ti­ca­men­te den­tro de las filas del ejér­ci­to y no eti­que­tar­las como enemi­gas. Y final­men­te, en los años 80, fun­dó el Movi­mien­to Etno­ca­ce­ris­ta, agre­gan­do al nacio­na­lis­mo mili­tar la lucha indi­ge­nis­ta. El etno­ca­ce­ris­mo clá­si­co se resu­me en la reafir­ma­ción de la iden­ti­dad andi­na del impe­rio incai­co con­tra la éli­te blan­ca y asiá­ti­ca, inclu­so uti­li­zan­do cier­tos valo­res xenó­fo­bos y racis­tas, res­ta­ble­cer la pena de muer­te o crear una gue­rra con­tra Chi­le. A nivel eco­nó­mi­co, se opo­nen a las trans­na­cio­na­les de los Esta­dos Uni­dos y Euro­pa, a favor de la nacio­na­li­za­ción de la indus­tria perua­na, y por la lega­li­za­ción del cul­ti­vo de coca. La ideo­lo­gía del etno­ca­ce­ris­mo se con­cen­tra en la obra de Antau­ro,“Ejér­ci­to Peruano: mile­na­ris­mo, nacio­na­lis­mo y etno­ca­ce­ris­mo”, que fue publi­ca­da, por par­tes, en el dia­rio del Movi­mien­to, lla­ma­do “Ollan­ta”, difun­dién­do­lo por todo el país reser­vis­tas mili­ta­res para for­mar nue­vos cua­dros. Aún así, ha exis­ti­do una rup­tu­ra polí­ti­ca den­tro de la fami­lia Huma­la. En las elec­cio­nes de 2006 los Huma­la pre­sen­ta­ron dife­ren­tes can­di­da­tu­ras. Ollan­ta, con visión más moder­na, se pre­sen­tó con el Par­ti­do Nacio­na­lis­ta Peruano en coa­li­ción con Unión Por el Perú, y su her­mano, Uli­ses, fue como pri­mer can­di­da­to de la for­ma­ción Avan­za País, como repre­sen­tan­te del radi­cal Antau­ro que está en la pri­sión. Tan­to Isaac, Antau­ro y Uli­ses, han cri­ti­ca­do dura­men­te a Ollan­ta por mode­rar su dis­cur­so res­pec­to a la radi­ca­li­dad étni­ca pro inca, cali­fi­cán­do­lo sim­ple­men­te como un nacio­na­lis­ta más y pac­tar con la buro­cra­cia polí­ti­ca de cen­troiz­quier­da. Las crí­ti­cas han lle­ga­do inclu­so a con­flic­tos fami­lia­res al afir­mar Uli­ses, el pasa­do 2 de abril, que “de lle­gar al poder Ollan­ta, bus­ca­ría ins­tau­rar una dic­ta­du­ra bajo influen­cia de su mujer, Nadi­ne Here­dia”, des­pres­ti­gián­do­lo polí­ti­ca­men­te y per­so­nal­men­te para las elec­cio­nes del 10 de abril.

Ollan­ta y su pro­yec­to elec­to­ral

En las elec­cio­nes gene­ra­les de 2006 Ollan­ta que­dó pri­me­ro con el 30,6% de votos, obte­nien­do su coa­li­ción 45 par­la­men­ta­rios de 120 y sien­do el can­di­da­to más vota­do segui­do de Alán Gar­cía con el 24,3%. Dado que nin­gún can­di­da­to con­si­guió más del 50% de votos se reali­zó la segun­da vuel­ta entre Ollan­ta y Gar­cía el 4 de junio, ganan­do el segun­do con el 52,6% de los votos. Oba­ma espe­ra no caer en la mis­ma derro­ta en los comi­cios de la segun­da vuel­ta con­tra Kei­ko el pró­xi­mo 5 de junio, y por eso ha vis­to nece­sa­rio “ale­jar­se” del Pre­si­den­te Hugo Chá­vez, afir­man­do dura­men­te que ““no entre­ga­ran El Perú a Chá­vez, no segui­rán su mode­lo”, dado que Chá­vez al dar­le apo­yo elec­to­ral en 2006 rápi­da­men­te los medios de comu­ni­ca­ción per­te­ne­cien­tes a la dere­cha polí­ti­ca hicie­ron una dura cam­pa­ña con­tra Ollan­ta eti­que­tán­do­le des­pec­ti­va­men­te de socio del “dic­ta­dor mili­tar comu­nis­ta”. La afir­ma­ción de Ollan­ta posi­ble­men­te sea una “dema­go­gia” elec­to­ral para con­se­guir ganar la segun­da vuel­ta con votos de cier­ta par­te de la bur­gue­sía nacio­nal con­si­de­ra­da anti­cha­vis­ta, y poder lle­gar inclu­so a posi­bles pac­tos con las for­ma­cio­nes de Cas­ta­ñe­da ‑con quien ya se reu­nió en su casa el 12 de abril – y Kuczyns­ki para reci­bir su apo­yo elec­to­ral. Gus­te o no gus­te, la reali­dad polí­ti­ca lati­no­ame­ri­ca­na es total­men­te dia­léc­ti­ca, o estás con el extre­mo del impe­rio de los Esta­dos Uni­dos, las trans­na­cio­na­les y el mode­lo neo­li­be­ral, como pro­pa­ga la rival Kei­ko, o estás con el extre­mo del mode­lo de cons­truc­ción de socia­lis­mos del siglo XXI y desa­rro­llis­mo nacio­nal. El resul­ta­do de las elec­cio­nes del 5 de junio defi­ni­rá el des­tino polí­ti­co de El Perú.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *