Los Deba­tes del Con­gre­so – Fidel Cas­tro

Escu­ché hoy domin­go, a las 10 de la maña­na, los deba­tes de los dele­ga­dos al Sex­to Con­gre­so del Par­ti­do.

Eran tan­tas las Comi­sio­nes que, como es lógi­co, no pude escu­char a todos los que habla­ron.

Se habían reu­ni­do en cin­co Comi­sio­nes para dis­cu­tir nume­ro­sos temas. Des­de lue­go que yo tam­bién apro­ve­cha­ba los rece­sos para res­pi­rar con cal­ma y con­su­mir algún por­ta­dor ener­gé­ti­co de pro­ce­den­cia agrí­co­la. Ellos segu­ra­men­te con más ape­ti­to por su tra­ba­jo y su edad.

Me asom­bra­ba la pre­pa­ra­ción de esta nue­va gene­ra­ción, con tan ele­va­do nivel cul­tu­ral, tan dife­ren­te a la que se alfa­be­ti­za­ba pre­ci­sa­men­te en 1961, cuan­do los avio­nes yan­kis de bom­bar­deo, en manos mer­ce­na­rias, ata­ca­ban la Patria. La mayor par­te de los dele­ga­dos al Con­gre­so del Par­ti­do eran niños, o no habían naci­do.

No me impor­ta­ba tan­to lo que decían, como la for­ma en que lo decían. Esta­ban tan pre­pa­ra­dos y era tan rico su voca­bu­la­rio, que yo casi no los enten­día. Dis­cu­tían cada pala­bra, y has­ta la pre­sen­cia o la ausen­cia de una coma en el párra­fo dis­cu­ti­do.

Su tarea es toda­vía más difí­cil que la asu­mi­da por nues­tra gene­ra­ción cuan­do se pro­cla­mó el socia­lis­mo en Cuba, a 90 millas de Esta­dos Uni­dos.

Por ello, per­sis­tir en los prin­ci­pios revo­lu­cio­na­rios es, a mi jui­cio, el prin­ci­pal lega­do que pode­mos dejar­le. No hay mar­gen para el error en este ins­tan­te de la his­to­ria huma­na. Nadie debe des­co­no­cer esa reali­dad.

La direc­ción del Par­ti­do debe ser la suma de los mejo­res talen­tos polí­ti­cos de nues­tro pue­blo, capaz de enfren­tar­se a la polí­ti­ca del impe­rio que pone en peli­gro a la espe­cie huma­na y gene­ra gans­ters como los de la OTAN, capa­ces de lan­zar en solo 29 días, des­de el inglo­rio­so “Ama­ne­cer de la Odi­sea”, más de 4 mil misio­nes de bom­bar­deo sobre una nación de Áfri­ca.

Es deber de la nue­va gene­ra­ción de hom­bres y muje­res revo­lu­cio­na­rios ser mode­lo de diri­gen­tes modes­tos, estu­dio­sos e incan­sa­bles lucha­do­res por el socia­lis­mo. Sin duda cons­ti­tu­ye un difí­cil desa­fío en la épo­ca bár­ba­ra de las socie­da­des de con­su­mo, supe­rar el sis­te­ma de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, que fomen­ta y pro­mue­ve los ins­tin­tos egoís­tas del ser humano.

La nue­va gene­ra­ción está lla­ma­da a rec­ti­fi­car y cam­biar sin vaci­la­ción todo lo que debe ser rec­ti­fi­ca­do y cam­bia­do, y seguir demos­tran­do que el socia­lis­mo es tam­bién el arte de rea­li­zar lo impo­si­ble: cons­truir y lle­var a cabo la Revo­lu­ción de los humil­des, por los humil­des y para los humil­des, y defen­der­la duran­te medio siglo de la más pode­ro­sa poten­cia que jamás

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *