La visi­bi­li­dad de la pobre­za, un asco – Fede de los Ríos

Bien­aven­tu­ra­dos los pobres por­que de ellos es el rei­no de los cie­los, dijo el Señor, y dijo bien, por­que del rei­no de las Espa­ñas no pue­den espe­rar gran cosa. Lo más que van a con­se­guir es el don de la invi­si­bi­li­dad, eso sí, gra­cias a las demo­crá­ti­cas ins­ti­tu­cio­nes, de mane­ra gra­tui­ta. Como son pobres.

Indi­gen­tes, menes­te­ro­sos, por­dio­se­ros, men­di­gos, míse­ros, mise­ra­bles, infor­tu­na­dos, nece­si­ta­dos, des­gra­cia­dos, des­am­pa­ra­dos, humil­des, bajos, caren­tes, fal­tos, esca­sos, cor­tos y exiguos deja­rán de afear calles y pla­zas de las ciu­da­des y sus ver­da­de­ros habi­tan­tes, los ciu­da­da­nos, no se verán, impor­tu­na­dos por tan moles­ta pre­sen­cia. Y es que ami­gos míos, si la éti­ca resul­ta fun­da­men­tal para una con­vi­ven­cia en paz, la nece­si­dad de una esté­ti­ca no le que­da a la zaga. Al fin y al cabo la esté­ti­ca no sería más que la pro­lon­ga­ción en acto de la éti­ca, su pra­xis que dirían los mar­xó­lo­gos cul­tos. Pero es que exis­ten varias éti­cas y dife­ren­tes esté­ti­cas, me dirá algún avie­so lec­tor. Tan fre­cuen­tes en este dia­rio. De acuer­do, pero siem­pre será mejor que a un tipo de éti­ca le corres­pon­da una esté­ti­ca cohe­ren­te. Así no halla­re­mos con­tra­dic­ción entre lo pre­di­ca­do en los púl­pi­tos y lo rea­li­za­do en la calle.

En Madrí, la cor­po­ra­ción muni­ci­pal, con Ruiz Gallar­dón y Ana Bote­lla a la cabe­za, se ha pues­to manos a la obra (meta­fó­ri­ca­men­te hablan­do, cla­ro está) y soli­ci­ta una ley que per­mi­ta reti­rar a los pio­jo­sos de la rúa e inter­nar­los en esta­ble­ci­mien­tos al uso. Y todo ello por su pro­pio bien (del de los pobres, entién­da­se). Inun­dan el cen­tro, sobre todo la Cas­te­lla­na y los alre­de­do­res de los comer­cios de Serrano, ponien­do en peli­gro el alto nivel de lujo que dis­fru­ta­ban los asi­duos con­su­mi­do­res de las exqui­si­tas mer­can­cías que allí se ven­den. Un asco ¡vamos!

Y mira que Gallar­dón y Rou­co Vare­la no cesan de pedir a la Vir­gen de la Almu­de­na, patro­na de Madrí, por los des­am­pa­ra­dos. Pero nada, oiga, o la Vir­gen está tenien­te de la cosa de la audi­ción, o los des­am­pa­ra­dos de los cojo­nes no ponen nada de su par­te por salir de la indi­gen­cia ni por escon­der­se de las mira­das de los niños. Qué ejem­plo para los hijos e hijas de las cla­ses decen­tes, o sea, de las pudien­tes, tira­dos en cual­quier par­te mano sobre mano.

Ya se sabe que la inac­ción y el ocio lle­van al vicio. No tie­nen tra­ba­jo, ni casa, ni suer­te ¡de acuer­do, vale, pero tam­po­co vayan pre­go­nan­do su des­gra­cia a los cua­tro vien­tos en calles y pla­zas! ¡Si al menos se ocul­ta­ran por los barrios peri­fé­ri­cos! Pero no, tie­nen que impo­ner su fea pre­sen­cia a todos los demás.

En Iru­ñea, la alcal­de­sa ayer decla­ra­ba que «en Pam­plo­na no hay indi­gen­tes dur­mien­do en las calles» por­que «cuan­do se les obser­va en algu­nos espa­cios públi­cos, la Poli­cía Muni­ci­pal incre­men­ta su pre­sen­cia, algo que a ellos les inti­mi­da y hace que se cam­bien a zonas don­de moles­ten menos a los veci­nos».

Un artícu­lo de la orde­nan­za muni­ci­pal prohí­be la «men­di­ci­dad inti­mi­da­to­ria». Pues­tos ya, ¿Por qué no enviar­los direc­ta­men­te al Rei­no de los cie­los vía

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *