Apren­dien­do a ser “macho” – Somos Jóve­nes (SJ)

Julio César González Pagés, historiador, Máster en Estudios de género y coordinador de la Red Iberoamericana de Masculinidades.

Pre­ci­sa­men­te el mes de mar­zo, cuan­do el mun­do ente­ro cele­bra a la mujer, Somos Jóve­nes (SJ) con­vino en hablar de machis­mo.

“Es bue­na idea —afir­mó Julio César Gon­zá­lez Pagés, his­to­ria­dor, Más­ter en Estu­dios de géne­ro y coor­di­na­dor de la Red Ibe­ro­ame­ri­ca­na de Mas­cu­li­ni­da­des — , esta es una ideo­lo­gía que igual­men­te atra­vie­sa a las muje­res; tam­bién ellas edu­can en pre­cep­tos machis­tas a sus hijos, y has­ta exi­gen hege­mo­nía de sus cón­yu­ges”.

SJ: ¿Habla de muje­res machis­tas?

“Mas no digo que sean las cul­pa­bles; el fenó­meno per­vi­ve por una com­pla­cen­cia social de hom­bres y muje­res, es tan apren­di­do como la vio­len­cia, y se repi­te des­de la edu­ca­ción y la cul­tu­ra. Por eso advier­to del ries­go de que­rer ser moder­nos.

“Recuer­do que en una de las emi­sio­nes de El trián­gu­lo de la con­fian­za, el pro­gra­ma del Canal Haba­na, par­ti­ci­pé jun­to con otros invi­ta­dos. Uno de ellos expre­só: ‘Es que a los jóve­nes les gus­ta la vio­len­cia…’ Los líde­res de opi­nión debe­ría­mos enfren­tar tales cri­te­rios”.

SJ: Así cual­quie­ra diría que la juven­tud “pide” machis­mo…

“O que está con­de­na­da a él. Pero el machis­mo, insis­to, es una ideo­lo­gía que nadie eli­ge; es él quien nos abor­da y atra­pa con sus múl­ti­ples caras y coer­cio­nes. Las muje­res lo repro­du­cen des­de que lla­man ‘cazue­le­ro’* a quien se entro­me­te en los asun­tos domés­ti­cos.

“Muchas sue­ñan con mun­dos utó­pi­cos, pero en la prác­ti­ca, al edu­car a sus hijos, les piden al niño que se com­por­te como un ‘machi­to’… Jóve­nes me han dicho: ‘En mi casa no pue­do ser ama­ble ni pasár­me­la leyen­do: mi mamá teme que sea gay’ ”.

SJ: ¿Cómo expli­car seme­jan­te apren­sión?

“La homo­se­xua­li­dad deme­ri­ta la mas­cu­li­ni­dad hege­mó­ni­ca. Según el machis­mo, el anta­go­nis­ta del ‘macho‘ es el afe­mi­na­do; la cul­tu­ra patriar­cal no sabe dis­cri­mi­nar, para ella quien no es vaque­ro es ‘mari­qui­ta’. Esta tam­bién es una for­ma de deva­luar la ‘hem­bra’: lo afe­mi­na­do se refie­re a los ges­tos o acti­tu­des pro­pios de mujer; en el patriar­ca­do lo feme­nino, o no tie­ne valor, o es secun­da­rio”.

Cues­tión polí­ti­ca
SJ: A pro­pó­si­to de la sexua­li­dad, el mode­lo supo­ne que los varo­nes sean exper­tos en el tema.

“Y la sola posi­bi­li­dad de salir con una ami­gui­ta angus­tia a los ado­les­cen­tes. Lue­go, la idea de sexua­li­dad rei­nan­te entre ellos se redu­ce a la mas­tur­ba­ción y la pene­tra­ción. Así se sien­ten inse­gu­ros con el tama­ño del pene; creen que mien­tras más gran­de mejor. La ver­dad per­ma­ne­ce ocul­ta; por no que­dar en entre­di­cho, el tema es tabú; cuan­do hablan entre sí, por lo gene­ral se refie­ren a un sexo exi­to­so y vio­len­to: ‘La tiré, la viré, la giré’. Son angus­tias supe­di­ta­das a la nece­si­dad pro­ta­gó­ni­ca del ‘macho’ ”.

SJ: Entre­tan­to, ¿qué suce­de con el hom­bre adul­to?

“Lo tris­te es que pen­se­mos que es feliz debien­do ser hege­mó­ni­co. La socie­dad le exi­ge que sea pro­vee­dor, es decir, que ten­ga éxi­to eco­nó­mi­co. Y si no lo logra, o si por nece­si­da­des de salud, deja el tra­ba­jo y su fami­lia pasa a man­te­ner­lo, enton­ces es un vago. El temor a la ‘deva­lua­ción’ empu­ja al hom­bre a una lucha por la hege­mo­nía don­de todo vale, inclu­so tum­bar al com­pa­ñe­ro”.

SJ: Al machis­mo, ¿debe­ría­mos revi­rár­nos­le?

“Los pro­ce­sos ten­drán que ser más orgá­ni­cos; no serán los decre­tos quie­nes borra­rán los pre­jui­cios; con­ta­mos con fabu­lo­sas leyes, pero des­de la edu­ca­ción y la cul­tu­ra segui­mos repro­du­cien­do fobias y con­cep­tos ambi­guos. No es ‘admi­tir’ o ‘tole­rar’; quien ter­mi­na acep­tan­do, pri­me­ro pen­só en ser hege­mó­ni­co. Debe­mos apren­der a con­vi­vir con los demás, se tra­ta del dere­cho a la diver­si­dad, pre­rro­ga­ti­va de todo ser humano”.

SJ: Las ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les, ¿tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad de evi­tar dicha repro­duc­ción?

“Son res­pon­sa­bles todos los entes edu­ca­ti­vos, des­de la fami­lia y la escue­la has­ta la comu­ni­dad, pero sole­mos impu­tar­les la obli­ga­ción a las ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les: Olvi­da­mos el com­pro­mi­so que ten­drían con ella orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas como la UJC, y estu­dian­ti­les como la FEU, la FEEM y la OPJM.

Mas­cu­li­ni­dad hege­mó­ni­ca se nom­bra en Amé­ri­ca Lati­na al machis­mo. Al lla­mar­lo así le res­ta­mos fuer­za polí­ti­ca, pare­cie­ra que no pode­mos con­tra­rres­tar­lo por ser una cues­tión cul­tu­ral. ¡No! Somos machis­tas por­que lo apren­di­mos, pero eso pue­de rever­tir­se ins­tru­men­tan­do polí­ti­cas edu­ca­ti­vas y cul­tu­ra­les.

“Hoy tene­mos la Red Ibe­ro­ame­ri­ca­na de Mas­cu­li­ni­da­des, teji­do que une a 28 paí­ses. Una de sus con­vo­ca­to­rias más sin­gu­la­res es la de Hom­bres con­tra el machis­mo, o sea, hom­bres con­tra la mas­cu­li­ni­dad hege­mó­ni­ca”.

Ganar la acción
SJ: ¿Des­de qué bases se esta­ble­ce la hege­mo­nía?

“Deci­mos ‘mas­cu­li­ni­da­des’ para sig­ni­fi­car los modos de vivir la mas­cu­li­ni­dad; en uno mis­mo con­ver­gen varios. Con todo, la hege­mo­nía se fun­da en con­di­cio­nes deve­ni­das jerar­quías: hom­bre, blan­co, hete­ro­se­xual, bien remu­ne­ra­do, cita­dino, y si es joven mejor. Así se eri­ge el pre­do­mi­nio, inclu­si­ve entre los pro­pios hom­bres”.

SJ: ¿De qué mane­ra neu­tra­li­zar las pre­emi­nen­cias?
“Repi­to una vez más: ¡des­de la edu­ca­ción y la cul­tu­ra, y a lar­go pla­zo! No es un influ­jo ina­mo­vi­ble, ni está dic­ta­do por la gené­ti­ca o la bio­lo­gía, sino por el géne­ro. Los estu­dios de géne­ro, naci­dos en los años 60 del pasa­do siglo, nos per­mi­tie­ron defi­nir la mas­cu­li­ni­dad como una cons­truc­ción socio­cul­tu­ral: el géne­ro mas­cu­lino se vive de una for­ma en La Haba­na, y de otra, por ejem­plo, en Cie­go de Ávi­la San­tia­go de Cuba”.

SJ: ¿Cuá­les son los entes socia­li­za­do­res machis­tas?

“En gene­ral los hom­bres no hablan de temas ínti­mos: Los cua­tro gran­des socia­li­za­do­res de los ‘machos’ son: sexo, depor­te, músi­ca y bebi­da. Quien no sea muje­rie­go des­en­to­na; tam­bién son deva­lua­dos los ‘anti­de­por­tis­tas’, los ‘pato­nes’ ** y los abs­te­mios”.

SJ: Exis­te volun­tad para el cam­bio, mas pesa la resis­ten­cia.

“Con­vi­vo con la resis­ten­cia todo el tiem­po. Cuan­do en 1996 vol­ví a La Haba­na pro­ce­den­te de Nue­va York, don­de hice la Maes­tría en Estu­dios de géne­ro, alguien me inter­pe­ló: ‘¿No crees que esos estu­dios son un poco raros?’, me dijo con retin­tín, dan­do a enten­der que eran cosas del impe­ria­lis­mo. Y yo: ‘¿Tú sabes lo que es género?¿Cómo iden­ti­fi­cas al enemi­go sin cono­cer­lo? ’. Y es que tam­bién exis­te el mie­do a lo des­co­no­ci­do, mie­do que vaci­la­mos en desa­fiar por­que la masa, los otros, no nos secun­dan”.

SJ: Lle­ga­mos al mie­do. Nos gus­ta­ría salir al amor.

“Muchas jóve­nes sue­ñan con un prín­ci­pe azul que se encar­na en el ‘macho’ y eri­gen sus anhe­los en la tesis de la media naran­ja. Nom­brar así a la mujer o el hom­bre de una pare­ja, al uno res­pec­to del otro, supo­ne que, por la refe­ri­da hege­mo­nía, la com­pa­ñe­ra se plie­gue a su com­pa­ñe­ro.

“Gra­cias a la com­pla­cen­cia social, el hom­bre, ¡en nom­bre del amor!, ter­mi­na vio­len­tan­do a la mujer”.

SJ: ¿Será posi­ble encon­trar alguien que no sea machis­ta?

“Es difí­cil. El mun­do es patriar­cal y la ideo­lo­gía, machis­ta. Este debe­ría ser tema per­ma­nen­te en la agen­da de Somos Jóve­nes; el machis­mo gene­ra vio­len­cia, inequi­dad, des­igual­dad, y es alar­man­te que cada vez con más fre­cuen­cia las pro­pias mucha­chas sean sus depo­si­ta­rias. ¡Ojo! Reve­lar dicha ver­dad no debe asus­tar­nos: de no admi­tir­la, jamás gana­re­mos la acción”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *