Los ni-ni y Aznar: Una bur­da uti­li­za­ción – JM Alva­rez

A los ni-ni, aún les pica la ava­lan­cha de cri­ti­cas reci­bi­das por su bochor­no­sa acti­tud en el con­flic­to de Libia. En con­se­cuen­cia han echa­do mano de unas decla­ra­cio­nes de Aznar para “demos­trar” que lle­va­ban razón. De nue­vo meten la pata.

El ex pre­si­den­te espa­ñol ha cali­fi­ca­do a Gada­fi de «ami­go de Occi­den­te», ha cri­ti­ca­do la inter­ven­ción occi­den­tal así como la ges­tión de la Unión Euro­pea (UE) y de Esta­dos Uni­dos (EEUU). Dice Aznar que en 2003 Gada­fi pen­só que tras la inva­sión de Iraq, su país podría ser la siguien­te víc­ti­ma. Y lle­va razón. Pos­te­ri­ro­men­te rema­cha que fue enton­ces cuan­do Gada­fi “se con­vier­te en un ami­go extra­va­gan­te, pero en un ami­go”. Car­na­za ideal para los ni-ni de muchos títu­los uni­ver­si­ta­rios y pocas neu­ro­nas.

Como ya hemos comen­ta­do, la caí­da del cam­po socia­lis­ta y la ame­na­za de una inva­sión impe­ria­lis­ta, for­za­ron a un soli­ta­rio Gada­fi a acep­tar una espe­cie de capi­tu­la­ción para pro­te­ger a su pue­blo de una masa­cre, fir­man­do con­tra­tos con com­pa­ñías petro­le­ras occi­den­ta­les y hacién­do­se fotos con todo dios. Hace dos años, pasa­do el peli­gro inme­dia­to, comen­zó a plan­tear la re-nacio­na­li­za­ción de la indus­tria petro­le­ra (los ni-ni, lo saben pero se hacen los locos) y enton­ces comien­za a ges­tar­se la inter­ven­ción mili­tar de hoy.

Los que no resal­tan ni la impor­tan­cia, ni la exis­ten­cia (ni-ni, al fin y al cabo) de gra­ves des­ave­nen­cias entre los impe­ria­lis­tas, no igno­ran que Aznar es pro-esta­dou­ni­den­se; por tan­to, y para disi­mu­lar, inclu­ye a Washing­ton en sus crí­ti­cas. No le que­da otra. Pero, bajo mi pun­to de vis­ta, cuan­do acu­sa de hipo­cre­sía a Occi­den­te, es Fran­cia (y la paya­sa­da de Zapa­te­ro) el obje­to de sus crí­ti­cas. Sólo fal­ta­ría que nos dije­ran que Aznar se ha vuel­to decen­te de la noche a la maña­na.

EEUU tenia dos opcio­nes: Asu­mir el peso de la agre­sión para pro­te­ger su hege­mo­nía (en peli­gro) entre los “alia­dos”, o dejar que la ini­cia­ti­va la toma­ran otros. Es obvio que ha opta­do por la segun­da opción (inclu­so ha reti­ra­do sus buques de gue­rra) por­que, al menos de momen­to, pre­fie­re una gue­rra pro­lon­ga­da (des­es­ta­bi­li­za­ción per­ma­nen­te), en una zona que no domi­na, a una paz con­tro­la­da por un “ami­go”. De ahí su papel secun­da­rio, que alar­ga el con­flic­to y que debi­li­ta a Fran­cia, nece­si­ta­da de una solu­ción rápi­da para no per­der más influen­cia en Áfri­ca.

Quie­nes no se com­pli­can en poner de mani­fies­to estas con­tra­dic­cio­nes del enemi­go, que sigan echan­do mano del recur­so fácil y de fotos dema­gó­gi­cas. Este es un mun­do de lobos en pug­na, así lo dijo Fidel y no yo, un obre­ro de romo inte­lec­to, pero que lo tie­ne muy cla­ro.

¿Aznar “ami­go” de Gada­fi”? Por favor… Aznar no es ami­go de Gada­fi, es un sier­vo de EEUU. ¡Qué bur­da uti­li­za­ción!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *