A los 50 años de Girón y la pro­cla­ma­ción del carác­ter socia­lis­ta de la Revo­lu­ción Cuba­na – Ati­lio Borón

En la madru­ga­da del 15 de Abril de 1961 avio­nes de com­ba­te camu­fla­dos como si fue­ran cuba­nos bom­bar­dea­ron los prin­ci­pa­les aero­puer­tos mili­ta­res de Cuba. Las agen­cias noti­cio­sas del impe­rio infor­ma­ban que se había pro­du­ci­do una suble­va­ción de la fuer­za aérea “de Cas­tro” y el emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos ante la ONU,Adlai Ste­ven­son-expre­sión del ala más “pro­gre­sis­ta” del par­ti­do Demó­cra­ta, ¡menos mal!- tra­tó que el Con­se­jo de Segu­ri­dad de ese orga­nis­mo emi­tie­ra … (clic aba­jo para con­ti­nuar) una reso­lu­ción auto­ri­zan­do la inter­ven­ción de Esta­dos Uni­dos para “nor­ma­li­zar” la situa­ción en la isla. No tuvo res­pal­do, pero el plan ya esta­ba en mar­cha.

Aquel bom­bar­deo fue la voz de orden para que una bri­ga­da mer­ce­na­ria que con abso­lu­to des­ca­ro la CIA y el Pen­tá­gono habían veni­do pre­pa­ran­do duran­te más de un año des­em­bar­ca­ra en Bahía de Cochi­nos, con el decla­ra­do pro­pó­si­to de pre­ci­pi­tar lo que en nues­tros días los meli­fluos voce­ros de los intere­ses impe­ria­les deno­mi­na­rían eufe­mís­ti­ca­men­te como “cam­bio de régi­men.”

En Mar­zo de 1960 –ape­nas trans­cu­rri­do poco más de un año del triun­fo de la Revo­lu­ción Cuba­na- el pre­si­den­te Eisenho­wer había fir­ma­do una orden eje­cu­ti­va dan­do vía libre para des­en­ca­de­nar una cam­pa­ña terro­ris­ta en con­tra de Cuba y su revo­lu­ción.

Bajo el ampa­ro ofi­cial de este pro­gra­ma se orga­ni­zó el reclu­ta­mien­to de unos mil qui­nien­tos hom­bres (un buen núme­ro de los cua­les no eran otra cosa que aven­tu­re­ros, ban­di­dos o lúm­pe­nes que la CIA uti­li­za­ba, y uti­li­za, para sus accio­nes des­es­ta­bi­li­za­do­ras) dis­pues­tos a par­ti­ci­par de la inmi­nen­te inva­sión, se colo­có a las orga­ni­za­cio­nes con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias bajo el man­do de la CIA (es decir, la Casa Blan­ca) y se crea­ron varias “uni­da­des ope­ra­ti­vas”, eufe­mis­mo para no lla­mar por su nom­bre a ban­das de terro­ris­tas, escua­dro­nes de la muer­te y para­mi­li­ta­res exper­tos en aten­ta­dos, demo­li­cio­nes y sabo­ta­jes de todo tipo.

Más de tres mil per­so­nas murie­ron en Cuba, des­de los ini­cios de la Revo­lu­ción, a cau­sa del accio­nar de estos delin­cuen­tes apa­ña­dos por la el gobierno de un país cuyos pre­si­den­tes, inva­ria­ble­men­te, nos dicen que Dios los puso sobre esta tie­rra para lle­var por todo el mun­do la antor­cha de la liber­tad (de mer­ca­dos), la jus­ti­cia (racis­ta, cla­sis­ta y sexis­ta y la demo­cra­cia (en reali­dad, la plu­to­cra­cia). Lo creían antes, y lo creen toda­vía hoy. Lo creía el cató­li­co John Ken­nedy y el meto­dis­ta Geor­ge W. Bush. La úni­ca excep­ción cono­ci­da de alguien no infec­ta­do por el virus mesiá­ni­co es la de John Quincy Adams, sex­to pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos, hom­bre prác­ti­co si los hay, quien dijo, en memo­ra­ble fra­se, que “Esta­dos Uni­dos no tie­ne amis­ta­des per­ma­nen­tes sino intere­ses per­ma­nen­tes,” algo que los gobier­nos “piti­yan­kees” de nues­tros paí­ses debe­rían memo­ri­zar. (Recor­dar que este Adams, hijo del segun­do pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, John Adams, fue tam­bién Secre­ta­rio de Esta­do del pre­si­den­te James Mon­roe, y cola­bo­ró acti­va­men­te en la for­mu­la­ción de la doc­tri­na que lle­va su nom­bre).

Delin­cuen­tes, reto­man­do el hilo de nues­tra argu­men­ta­ción, como Luis Posa­da Carri­les-uno de los más cons­pi­cuos cri­mi­na­les al ser­vi­cio del impe­rio, terro­ris­ta pro­ba­do y con­fe­so, autor inte­lec­tual, entre muchos otros crí­me­nes, de la vola­du­ra del avión de Cuba­na en 1976, con 73 per­so­nas a bor­do-quien hace ape­nas unos días fue absuel­to de todos sus car­gos y dis­fru­ta de la más com­ple­ta liber­tad en los Esta­dos Uni­dos. Como si eso fue­ra poco Washing­ton tam­po­co lo extra­di­ta para que pue­da ser juz­ga­do en Vene­zue­la, país cuya nacio­na­li­dad había adop­ta­do duran­te el trans­cur­so de sus fecho­rías. Barack Oba­ma, indigno Pre­mio Nóbel de la Paz, pro­te­ge a los ver­du­gos de nues­tros pue­blos has­ta el final de sus vidas mien­tras man­tie­ne en pri­sión, en con­di­cio­nes que ni siquie­ra se apli­can a un ase­sino serial, a los cin­co lucha­do­res anti­te­rro­ris­tas cuba­nos. Ges­to igno­mi­nio­so el de Oba­ma, pero que tie­ne un lejano ante­ce­den­te: en 1962,luego de la derro­ta sufri­da por el ejér­ci­to inva­sor reclu­ta­do, orga­ni­za­do, entre­na­do, arma­do y finan­cia­do por los Esta­dos Uni­dos los pri­sio­ne­ros que habían sido cap­tu­ra­dos por las mili­cias revo­lu­cio­na­rias cuba­nas fue­ron devuel­tos a los Esta­dos Uni­dos ¡para serre­ci­bi­dos y home­na­jea­dos –sí, home­na­jea­dos- por otro “pro­gre­sis­ta”, el pre­si­den­te John F. Ken­nedy! El fis­cal gene­ral de los Esta­dos Uni­dos, Robert Ken­nedy, para no ser menos que su her­mano mayor, invi­tó a esa ver­da­de­ra “Arma­da Bran­ca­leo­ne” de mato­nes y ban­di­dos a inte­grar­se al ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano, cosa que fue acep­ta­da por gran par­te de ellos. No sor­pren­de, por lo tan­to, que perió­di­ca­men­te apa­rez­can tene­bro­sas his­to­rias de atro­ci­da­des y veja­cio­nes per­pe­tra­das por sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses en diver­sas lati­tu­des, las últi­mas cono­ci­das hace ape­nas un par de días en Afga­nis­tán y antes en Abu Ghraib; o que duran­te la Admi­nis­tra­ción Reagan-uno de los peo­res cri­mi­na­les de gue­rra de los Esta­dos Uni­dos, según Noam Chomsky- un coro­nel del Mari­ne Corps y ase­sor del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal, Oli­ver North, hubie­ra orga­ni­za­do una red de nar­co­tra­fi­can­tes y ven­de­do­res de armas des­de su des­pa­cho situa­do a pocos metros de la Ofi­ci­na Oval de la Casa Blan­ca para finan­ciar a la “con­tra” nica­ra­güen­se. No le fue tan mal a North des­pués de esta­lla­do el escán­da­lo: libró de ir a la cár­cel y en la actua­li­dad se desem­pe­ña en varios pro­gra­mas de la ultra­con­ser­va­do­ra cade­na Fox News Chan­nel. Estos epi­so­dios reve­lan con elo­cuen­cia el cli­ma moral que pre­va­le­ce en las legio­nes impe­ria­les.

La derro­ta de la inva­sión mer­ce­na­ria lejos de apla­car al impe­rio exa­cer­bó aún más sus ins­tin­tos ase­si­nos: la res­pues­ta fue la pre­pa­ra­ción de un nue­vo plan, Ope­ra­ción Mangosta,que con­tem­pla­ba la rea­li­za­ción de nume­ro­sos aten­ta­dos y sabo­ta­jes ten­dien­tes a des­ar­ti­cu­lar la pro­duc­ción, des­truir cose­chas, incen­diar caña­ve­ra­les, obs­ta­cu­li­zar el trans­por­te marí­ti­mo y el abas­te­ci­mien­to de la isla y ame­dren­tar a los even­tua­les com­pra­do­res de pro­duc­tos cuba­nos, espe­cial­men­te el níquel. En pocas pala­bras: pre­pa­rar lo que lue­go sería el infa­me blo­queo inte­gral que sufre Cuba des­de los comien­zos mis­mos de la Revo­lu­ción. Huel­ga decir­lo pero el pue­blo cubano ‑patrió­ti­co, cons­cien­te y orga­ni­za­do, fiel here­de­ro de las ense­ñan­zas de José Mar­tí- frus­tró una vez más los mise­ra­bles desig­nios de la Ope­ra­ción Man­gos­ta. Al día siguien­te del bom­bar­deo aéreo del 15 de Abril, en el home­na­je que el pue­blo de Cuba ren­día a sus víc­ti­mas, Fidel pro­cla­ma­ría el carác­ter socia­lis­ta de la Revo­lu­ción Cuba­na con las siguien­tes pala­bras: «Com­pa­ñe­ros obre­ros y cam­pe­si­nos: esta es la revo­lu­ción socia­lis­ta y demo­crá­ti­ca de los humil­des, con los humil­des y para los humil­des». Y el 19 de Abril, en Pla­ya Girón, se libra­ría el com­ba­te deci­si­vo que cul­mi­na­ría con la pri­me­ra derro­ta mili­tar del impe­ria­lis­mo en tie­rras ame­ri­ca­nas. Lati­noa­mé­ri­ca, su res­pi­ra­ción con­te­ni­da ante esta reedi­ción del clá­si­co enfren­ta­mien­to entre David y Goliat, reci­bió con inmen­sa ale­gría la noti­cia de la derro­ta de las fuer­zas del impe­rio, y nues­tros pue­blos ter­mi­na­ron por con­ven­cer­se que el socia­lis­mo no era una ilu­sión sino una alter­na­ti­va real. Otra his­to­ria empe­za­ba a escri­bir­se en esta par­te del mun­do. Duran­te aque­llas his­tó­ri­cas jor­na­das la cama­ri­lla con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria esta­ba a la espe­ra en Mia­mi, pres­ta para tras­la­dar­se a Cuba una vez que los inva­so­res con­tro­la­sen por 72 horas una “zona libe­ra­da” que les per­mi­tie­ra cons­ti­tuir­se como “gobierno pro­vi­sio­nal” y, des­de allí, soli­ci­tar el reco­no­ci­mien­to de la Casa Blan­ca y la OEA, y la ayu­da mili­tar de Esta­dos Uni­dos para derro­tar a la Revo­lu­ción. Pero Fidel tam­bién lo sabía, y por eso su voz de man­do fue la de aplas­tar a la inva­sión sin per­der un minu­to, cosa que efec­ti­va­men­te ocu­rrió. Pare­ce que en Mia­mi toda­vía siguen espe­rand

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *