A los 50 años de Girón y la pro­cla­ma­ción del carác­ter socia­lis­ta de la Revo­lu­ción Cuba­na – Ati­lio Borón

En la madru­ga­da del 15 de Abril de 1961 avio­nes de com­ba­te camu­fla­dos como si fue­ran cuba­nos bom­bar­dea­ron los prin­ci­pa­les aero­puer­tos mili­ta­res de Cuba. Las agen­cias noti­cio­sas del impe­rio infor­ma­ban que se había pro­du­ci­do una suble­va­ción de la fuer­za aérea “de Cas­tro” y el emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos ante la ONU,Adlai Ste­ven­son-expre­sión del ala más “pro­gre­sis­ta” del par­ti­do Demó­cra­ta, ¡menos mal!- tra­tó que el Con­se­jo de Segu­ri­dad de ese orga­nis­mo emi­tie­ra … (clic aba­jo para con­ti­nuar) una reso­lu­ción auto­ri­zan­do la inter­ven­ción de Esta­dos Uni­dos para “nor­ma­li­zar” la situa­ción en la isla. No tuvo res­pal­do, pero el plan ya esta­ba en marcha.

Aquel bom­bar­deo fue la voz de orden para que una bri­ga­da mer­ce­na­ria que con abso­lu­to des­ca­ro la CIA y el Pen­tá­gono habían veni­do pre­pa­ran­do duran­te más de un año des­em­bar­ca­ra en Bahía de Cochi­nos, con el decla­ra­do pro­pó­si­to de pre­ci­pi­tar lo que en nues­tros días los meli­fluos voce­ros de los intere­ses impe­ria­les deno­mi­na­rían eufe­mís­ti­ca­men­te como “cam­bio de régimen.”

En Mar­zo de 1960 –ape­nas trans­cu­rri­do poco más de un año del triun­fo de la Revo­lu­ción Cuba­na- el pre­si­den­te Eisenho­wer había fir­ma­do una orden eje­cu­ti­va dan­do vía libre para des­en­ca­de­nar una cam­pa­ña terro­ris­ta en con­tra de Cuba y su revolución.

Bajo el ampa­ro ofi­cial de este pro­gra­ma se orga­ni­zó el reclu­ta­mien­to de unos mil qui­nien­tos hom­bres (un buen núme­ro de los cua­les no eran otra cosa que aven­tu­re­ros, ban­di­dos o lúm­pe­nes que la CIA uti­li­za­ba, y uti­li­za, para sus accio­nes des­es­ta­bi­li­za­do­ras) dis­pues­tos a par­ti­ci­par de la inmi­nen­te inva­sión, se colo­có a las orga­ni­za­cio­nes con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias bajo el man­do de la CIA (es decir, la Casa Blan­ca) y se crea­ron varias “uni­da­des ope­ra­ti­vas”, eufe­mis­mo para no lla­mar por su nom­bre a ban­das de terro­ris­tas, escua­dro­nes de la muer­te y para­mi­li­ta­res exper­tos en aten­ta­dos, demo­li­cio­nes y sabo­ta­jes de todo tipo.

Más de tres mil per­so­nas murie­ron en Cuba, des­de los ini­cios de la Revo­lu­ción, a cau­sa del accio­nar de estos delin­cuen­tes apa­ña­dos por la el gobierno de un país cuyos pre­si­den­tes, inva­ria­ble­men­te, nos dicen que Dios los puso sobre esta tie­rra para lle­var por todo el mun­do la antor­cha de la liber­tad (de mer­ca­dos), la jus­ti­cia (racis­ta, cla­sis­ta y sexis­ta y la demo­cra­cia (en reali­dad, la plu­to­cra­cia). Lo creían antes, y lo creen toda­vía hoy. Lo creía el cató­li­co John Ken­nedy y el meto­dis­ta Geor­ge W. Bush. La úni­ca excep­ción cono­ci­da de alguien no infec­ta­do por el virus mesiá­ni­co es la de John Quincy Adams, sex­to pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos, hom­bre prác­ti­co si los hay, quien dijo, en memo­ra­ble fra­se, que “Esta­dos Uni­dos no tie­ne amis­ta­des per­ma­nen­tes sino intere­ses per­ma­nen­tes,” algo que los gobier­nos “piti­yan­kees” de nues­tros paí­ses debe­rían memo­ri­zar. (Recor­dar que este Adams, hijo del segun­do pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, John Adams, fue tam­bién Secre­ta­rio de Esta­do del pre­si­den­te James Mon­roe, y cola­bo­ró acti­va­men­te en la for­mu­la­ción de la doc­tri­na que lle­va su nombre).

Delin­cuen­tes, reto­man­do el hilo de nues­tra argu­men­ta­ción, como Luis Posa­da Carri­les-uno de los más cons­pi­cuos cri­mi­na­les al ser­vi­cio del impe­rio, terro­ris­ta pro­ba­do y con­fe­so, autor inte­lec­tual, entre muchos otros crí­me­nes, de la vola­du­ra del avión de Cuba­na en 1976, con 73 per­so­nas a bor­do-quien hace ape­nas unos días fue absuel­to de todos sus car­gos y dis­fru­ta de la más com­ple­ta liber­tad en los Esta­dos Uni­dos. Como si eso fue­ra poco Washing­ton tam­po­co lo extra­di­ta para que pue­da ser juz­ga­do en Vene­zue­la, país cuya nacio­na­li­dad había adop­ta­do duran­te el trans­cur­so de sus fecho­rías. Barack Oba­ma, indigno Pre­mio Nóbel de la Paz, pro­te­ge a los ver­du­gos de nues­tros pue­blos has­ta el final de sus vidas mien­tras man­tie­ne en pri­sión, en con­di­cio­nes que ni siquie­ra se apli­can a un ase­sino serial, a los cin­co lucha­do­res anti­te­rro­ris­tas cuba­nos. Ges­to igno­mi­nio­so el de Oba­ma, pero que tie­ne un lejano ante­ce­den­te: en 1962,luego de la derro­ta sufri­da por el ejér­ci­to inva­sor reclu­ta­do, orga­ni­za­do, entre­na­do, arma­do y finan­cia­do por los Esta­dos Uni­dos los pri­sio­ne­ros que habían sido cap­tu­ra­dos por las mili­cias revo­lu­cio­na­rias cuba­nas fue­ron devuel­tos a los Esta­dos Uni­dos ¡para serre­ci­bi­dos y home­na­jea­dos –sí, home­na­jea­dos- por otro “pro­gre­sis­ta”, el pre­si­den­te John F. Ken­nedy! El fis­cal gene­ral de los Esta­dos Uni­dos, Robert Ken­nedy, para no ser menos que su her­mano mayor, invi­tó a esa ver­da­de­ra “Arma­da Bran­ca­leo­ne” de mato­nes y ban­di­dos a inte­grar­se al ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano, cosa que fue acep­ta­da por gran par­te de ellos. No sor­pren­de, por lo tan­to, que perió­di­ca­men­te apa­rez­can tene­bro­sas his­to­rias de atro­ci­da­des y veja­cio­nes per­pe­tra­das por sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses en diver­sas lati­tu­des, las últi­mas cono­ci­das hace ape­nas un par de días en Afga­nis­tán y antes en Abu Ghraib; o que duran­te la Admi­nis­tra­ción Reagan-uno de los peo­res cri­mi­na­les de gue­rra de los Esta­dos Uni­dos, según Noam Chomsky- un coro­nel del Mari­ne Corps y ase­sor del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal, Oli­ver North, hubie­ra orga­ni­za­do una red de nar­co­tra­fi­can­tes y ven­de­do­res de armas des­de su des­pa­cho situa­do a pocos metros de la Ofi­ci­na Oval de la Casa Blan­ca para finan­ciar a la “con­tra” nica­ra­güen­se. No le fue tan mal a North des­pués de esta­lla­do el escán­da­lo: libró de ir a la cár­cel y en la actua­li­dad se desem­pe­ña en varios pro­gra­mas de la ultra­con­ser­va­do­ra cade­na Fox News Chan­nel. Estos epi­so­dios reve­lan con elo­cuen­cia el cli­ma moral que pre­va­le­ce en las legio­nes imperiales.

La derro­ta de la inva­sión mer­ce­na­ria lejos de apla­car al impe­rio exa­cer­bó aún más sus ins­tin­tos ase­si­nos: la res­pues­ta fue la pre­pa­ra­ción de un nue­vo plan, Ope­ra­ción Mangosta,que con­tem­pla­ba la rea­li­za­ción de nume­ro­sos aten­ta­dos y sabo­ta­jes ten­dien­tes a des­ar­ti­cu­lar la pro­duc­ción, des­truir cose­chas, incen­diar caña­ve­ra­les, obs­ta­cu­li­zar el trans­por­te marí­ti­mo y el abas­te­ci­mien­to de la isla y ame­dren­tar a los even­tua­les com­pra­do­res de pro­duc­tos cuba­nos, espe­cial­men­te el níquel. En pocas pala­bras: pre­pa­rar lo que lue­go sería el infa­me blo­queo inte­gral que sufre Cuba des­de los comien­zos mis­mos de la Revo­lu­ción. Huel­ga decir­lo pero el pue­blo cubano ‑patrió­ti­co, cons­cien­te y orga­ni­za­do, fiel here­de­ro de las ense­ñan­zas de José Mar­tí- frus­tró una vez más los mise­ra­bles desig­nios de la Ope­ra­ción Man­gos­ta. Al día siguien­te del bom­bar­deo aéreo del 15 de Abril, en el home­na­je que el pue­blo de Cuba ren­día a sus víc­ti­mas, Fidel pro­cla­ma­ría el carác­ter socia­lis­ta de la Revo­lu­ción Cuba­na con las siguien­tes pala­bras: «Com­pa­ñe­ros obre­ros y cam­pe­si­nos: esta es la revo­lu­ción socia­lis­ta y demo­crá­ti­ca de los humil­des, con los humil­des y para los humil­des». Y el 19 de Abril, en Pla­ya Girón, se libra­ría el com­ba­te deci­si­vo que cul­mi­na­ría con la pri­me­ra derro­ta mili­tar del impe­ria­lis­mo en tie­rras ame­ri­ca­nas. Lati­noa­mé­ri­ca, su res­pi­ra­ción con­te­ni­da ante esta reedi­ción del clá­si­co enfren­ta­mien­to entre David y Goliat, reci­bió con inmen­sa ale­gría la noti­cia de la derro­ta de las fuer­zas del impe­rio, y nues­tros pue­blos ter­mi­na­ron por con­ven­cer­se que el socia­lis­mo no era una ilu­sión sino una alter­na­ti­va real. Otra his­to­ria empe­za­ba a escri­bir­se en esta par­te del mun­do. Duran­te aque­llas his­tó­ri­cas jor­na­das la cama­ri­lla con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria esta­ba a la espe­ra en Mia­mi, pres­ta para tras­la­dar­se a Cuba una vez que los inva­so­res con­tro­la­sen por 72 horas una “zona libe­ra­da” que les per­mi­tie­ra cons­ti­tuir­se como “gobierno pro­vi­sio­nal” y, des­de allí, soli­ci­tar el reco­no­ci­mien­to de la Casa Blan­ca y la OEA, y la ayu­da mili­tar de Esta­dos Uni­dos para derro­tar a la Revo­lu­ción. Pero Fidel tam­bién lo sabía, y por eso su voz de man­do fue la de aplas­tar a la inva­sión sin per­der un minu­to, cosa que efec­ti­va­men­te ocu­rrió. Pare­ce que en Mia­mi toda­vía siguen esperand

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.