Un gene­ral en la ONU – Randy Alon­so Falcón

Des­pués que el mun­do y los pro­pios fun­cio­na­rios de la ONU cri­ti­ca­ron su inac­ti­vi­dad y su ino­cuo pro­ce­der al fren­te de la mayor orga­ni­za­ción mun­dial des­de que asu­mió el man­do, Ban Ki Moon ha pues­to manos a la obra y se ha col­ga­do en este 2011 los galo­nes de General.

Nada pudo hacer para evi­tar el desas­tre de la Cum­bre del Cli­ma en Copenha­gue o para enfren­tar el Gol­pe de Esta­do en Hon­du­ras. Tam­po­co supo lide­rar una acción inter­na­cio­nal efec­ti­va fren­te a la mayor cri­sis eco­nó­mi­ca glo­bal en décadas.

Pero aho­ra, el excan­ci­ller sur­co­reano se ha encon­tra­do cómo­do en el papel de pro­mo­ver y res­pal­dar gue­rras en el Ter­cer Mun­do bajo la ban­de­ra de la orga­ni­za­ción de la paz. Al pare­cer cal­cu­la que es un buen camino para lle­gar al Pre­mio Nobel.

Des­de el Pala­cio de Cris­tal de Nue­va York se con­vir­tió en ada­lid de la inter­ven­ción mili­tar en Libia, asu­mien­do sin reser­vas todas las direc­ti­vas que le lle­ga­ban pro­ce­den­tes de la veci­na Washington.

Así fue el 25 de febre­ro al Con­se­jo de Segu­ri­dad para urgir una inter­ven­ción mili­tar en el país nor­te­afri­cano: “Miem­bros del con­se­jo nues­tro reto es cómo pro­por­cio­nar pro­tec­ción real y hacer todo lo que poda­mos para dete­ner todo lo que está ocu­rrien­do aho­ri­ta en Libia, ins­to a que tomen en cuen­ta una serie de opcio­nes de acción pró­xi­ma­men­te (..) tomen accio­nes efec­ti­vas al res­pec­to para ase­gu­rar que en ver­dad las per­so­nas sean res­pe­ta­das por sus accio­nes, el Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das debe tomar accio­nes, por­que los días siguien­tes van a ser deci­si­vos para los libios y para su país”-dijo.

Cum­pli­do el mise­ra­ble rol de avi­var el fue­go, las poten­cias le asig­na­ron al “Gene­ral”, en la Reso­lu­ción 1373 que apro­ba­ba el Con­se­jo de Segu­ri­dad, la tre­men­da fun­ción de con­tar cuán­tos paí­ses se suma­ban al ope­ra­ti­vo, cuán­tos avio­nes vola­ban y cuán­tas misio­nes rea­li­za­ban. “Estoy pre­pa­ra­do para asu­mir mis res­pon­sa­bi­li­da­des, tal como se man­da en la reso­lu­ción, y tra­ba­ja­ré estre­cha­men­te con los Esta­dos miem­bros y las orga­ni­za­cio­nes regio­na­les para coor­di­nar una res­pues­ta con­jun­ta, efec­ti­va y a tiem­po”- expre­só solem­ne­men­te aquel día.

Des­pués acu­dió pres­to a la reu­nión de París don­de se orga­ni­za­ron los ata­ques con­tra Libia, que empe­za­ron casi de inme­dia­to. Según seña­ló a IPS un expe­ri­men­ta­do perio­dis­ta que repor­ta des­de 1960 las acti­vi­da­des de la ONU “es qui­zás la pri­me­ra vez que un Secre­ta­rio Gene­ral de la ONU par­ti­ci­pa en la pla­ni­fi­ca­ción de ope­ra­cio­nes militares”.

Entu­sias­ma­do en sus ínfu­las mili­ta­res, Ban Ki Moon se lan­zó a una nue­va aven­tu­ra en Cos­ta de Mar­fil. La pasa­da sema­na orde­nó a las tro­pas de la ONU que caño­nea­ran el Pala­cio Pre­si­den­cial de ese país, sumán­do­se a las accio­nes de las fuer­zas colo­nia­les fran­ce­sas, empe­ña­das en deci­dir des­de París el con­flic­to interno que vive la nación afri­ca­na, cul­ti­va­do­ra de café y cacao.

Heli­cóp­te­ros de la ONU dis­pa­ra­ron con­tra los cam­pa­men­tos mili­ta­res de Agban y Akue­do, así como sobre el pala­cio y la resi­den­cia pre­si­den­cial en la capi­tal mar­fi­le­ña, pero Moon se apre­su­ró a acla­rar que la ONU “no es par­te acti­va del conflicto”.

Por esos mis­mos días, varias nacio­nes denun­cia­ban en el Con­se­jo de Segu­ri­dad el nefas­to papel de las fuer­zas de la MINUSTAH, que la ONU sos­tie­ne des­de hace años en Hai­tí y actúan como tro­pas de ocu­pa­ción en la peque­ña nación caribeña.

Ban Ki Moon, ante los ojos iner­mes de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, está trans­for­ma­do la ONU en una poli­cía mun­dial, al ser­vi­cio de la “diplo­ma­cia inte­li­gen­te” que prac­ti­ca Washing­ton y los intere­ses de algu­nas poten­cias euro­peas. La recon­fi­gu­ra­ción de la polí­ti­ca impe­rial, des­pués del recha­zo a las prác­ti­cas de cow­boy soli­ta­rio de W. Bush, han encon­tra­do en el sur­co­reano a un exce­len­te peón.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.