Repar­tir­se el mun­do – Xur­so Mar­ti­nez Crespo

En 1492 por­tu­gue­ses y cas­te­lla­nos se repar­tie­ron el mun­do con el Tra­ta­do de Tor­de­si­llas. La idea es sim­ple, de aquí para allá todo es mío, de allá para acu­llá es todo tuyo. Es fácil tal como pode­mos ver, pero ¿pue­de alguien repar­tir­se lo que no es suyo? No, y eso espa­ño­les y por­tu­gue­ses lo solu­cio­na­ron rápi­do: los sitios a los que lle­ga­ban, en Amé­ri­ca, esta­ban habi­ta­dos por seres que no eran gen­te, es decir, per­so­nas jurí­di­cas, cris­tia­nos bau­ti­za­dos, por lo tan­to no tenían dere­chos (aun­que los car­ga­ron de obli­ga­cio­nes) y tam­po­co podían ser pro­pie­ta­rios a pesar de ser suyas las tie­rras que pisaban.

500 años más tar­de, euro­peos y esta­dou­ni­den­ses deci­den quien sí y quien no va a reci­bir 600.000 dóla­res en for­ma de misil Tomahawk, pre­cio uni­ta­rio de cada una de esos “rega­los del cie­lo”. En nom­bre de la “civi­li­za­ción” que ellos lla­man “demo­cra­cia occi­den­tal” se repar­ten terri­to­rios y mate­rias pri­mas que no son suyos. Hoy el bau­tis­mo cris­tiano está sus­ti­tui­do por la con­fir­ma­ción “demo­crá­ti­ca” (o dic­ta­to­rial) euro­peo-esta­dou­ni­den­se. Ésta no es per­pe­tua y hay que ir sal­van­do prue­bas para no ser eli­mi­na­do de la lis­ta de los “obe­dien­tes”.

Libia no pasó la prue­ba. Los opo­nen­tes a Gada­fi, que poco tie­nen de demó­cra­tas y nadie sabe de dón­de salie­ron, ya reci­bie­ron la ben­di­ción y los dóla­res para com­prar las armas. Todo muy sibi­lino y disi­mu­la­do, en nom­bre de la “demo­cra­cia” y la “liber­tad”, que de eso saben mucho esta­dou­ni­den­ses y euro­peos, tan­to, que lle­van 500 años dan­do lec­cio­nes al mundo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.