Repar­tir­se el mun­do – Xur­so Mar­ti­nez Cres­po

En 1492 por­tu­gue­ses y cas­te­lla­nos se repar­tie­ron el mun­do con el Tra­ta­do de Tor­de­si­llas. La idea es sim­ple, de aquí para allá todo es mío, de allá para acu­llá es todo tuyo. Es fácil tal como pode­mos ver, pero ¿pue­de alguien repar­tir­se lo que no es suyo? No, y eso espa­ño­les y por­tu­gue­ses lo solu­cio­na­ron rápi­do: los sitios a los que lle­ga­ban, en Amé­ri­ca, esta­ban habi­ta­dos por seres que no eran gen­te, es decir, per­so­nas jurí­di­cas, cris­tia­nos bau­ti­za­dos, por lo tan­to no tenían dere­chos (aun­que los car­ga­ron de obli­ga­cio­nes) y tam­po­co podían ser pro­pie­ta­rios a pesar de ser suyas las tie­rras que pisa­ban.

500 años más tar­de, euro­peos y esta­dou­ni­den­ses deci­den quien sí y quien no va a reci­bir 600.000 dóla­res en for­ma de misil Tomahawk, pre­cio uni­ta­rio de cada una de esos “rega­los del cie­lo”. En nom­bre de la “civi­li­za­ción” que ellos lla­man “demo­cra­cia occi­den­tal” se repar­ten terri­to­rios y mate­rias pri­mas que no son suyos. Hoy el bau­tis­mo cris­tiano está sus­ti­tui­do por la con­fir­ma­ción “demo­crá­ti­ca” (o dic­ta­to­rial) euro­peo-esta­dou­ni­den­se. Ésta no es per­pe­tua y hay que ir sal­van­do prue­bas para no ser eli­mi­na­do de la lis­ta de los “obe­dien­tes”.

Libia no pasó la prue­ba. Los opo­nen­tes a Gada­fi, que poco tie­nen de demó­cra­tas y nadie sabe de dón­de salie­ron, ya reci­bie­ron la ben­di­ción y los dóla­res para com­prar las armas. Todo muy sibi­lino y disi­mu­la­do, en nom­bre de la “demo­cra­cia” y la “liber­tad”, que de eso saben mucho esta­dou­ni­den­ses y euro­peos, tan­to, que lle­van 500 años dan­do lec­cio­nes al mun­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *