Mili­ta­res con cri­te­rios acer­ta­dos- Fidel Cas­tro

No se sabe cuán­tas per­so­nas en Esta­dos Uni­dos le escri­ben a Oba­ma y cuán­tos temas dife­ren­tes le plan­tean. Es evi­den­te que no pue­de leer todas las car­tas y abor­dar cada uno de los asun­tos, por­que no le alcan­za­rían las 24 horas del día y los 365 días del año.

Lo que sí es segu­ro es que los ase­so­res, apo­ya­dos por las compu­tado­ras, equi­pos elec­tró­ni­cos y celu­la­res res­pon­den todas las car­tas. Su con­te­ni­do será regis­tra­do y exis­ten de ante­mano las res­pues­tas apo­ya­das en múl­ti­ples decla­ra­cio­nes del nue­vo Pre­si­den­te duran­te su cam­pa­ña por la pos­tu­la­ción y la elec­ción.

De todas for­mas, las car­tas influ­yen y tie­nen un peso en la polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos ya que no se tra­ta, en este caso, de un polí­ti­co corrup­to, men­ti­ro­so e igno­ran­te como su pre­de­ce­sor, que odia­ba los avan­ces socia­les del New Deal.

Por ello fijé mi aten­ción en un cable publi­ca­do ayer 14 de abril, pro­ce­den­te de Washing­ton, sus­cri­to por la agen­cia de noti­cias DPA:
“Un gru­po de altos mili­ta­res reti­ra­dos esta­dou­ni­den­ses ins­tó al pre­si­den­te Barack Oba­ma a ‘apo­yar y fir­mar’ una Ley para aca­bar con la prohi­bi­ción de via­jar a Cuba de todos los nor­te­ame­ri­ca­nos, argu­men­tan­do que el embar­go con­tra la isla no sir­ve a los pro­pó­si­tos polí­ti­cos y de segu­ri­dad de Washing­ton.

“‘El embar­go ha pro­vo­ca­do un sig­ni­fi­ca­ti­vo movi­mien­to diplo­má­ti­co con­tra la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se’, advier­ten los 12 altos ofi­cia­les reti­ra­dos, entre ellos el ‘zar de las dro­gas’ duran­te la pre­si­den­cia de Bill Clin­ton, Barry McCaf­frey, y el ex jefe del esta­do mayor de Colin Powell, Law­ren­ce B. Wil­ker­son, en una car­ta dada a cono­cer hoy en Washing­ton.

“‘Como mili­ta­res pro­fe­sio­na­les, enten­de­mos que los intere­ses de Esta­dos Uni­dos están mejor aten­di­dos cuan­do el país es capaz de atraer el apo­yo de otras nacio­nes hacia nues­tra cau­sa’, insis­ten los mili­ta­res en la misi­va envia­da el lunes a Oba­ma, en el mis­mo día en que el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano anun­ció el fin de las res­tric­cio­nes de via­jes y reme­sas a cubano-ame­ri­ca­nos, pero no para todos los ciu­da­da­nos del país, como recla­man sec­to­res pro­gre­sis­tas.

“A jui­cio de estos mili­ta­res, la ‘Ley sobre la Liber­tad para via­jar a Cuba’ pre­sen­ta­da ante la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes por el demó­cra­ta Bill Delahunt ‘es un impor­tan­te pri­mer paso hacia el levan­ta­mien­to del embar­go’.

“Un tipo de polí­ti­ca, agre­gan, ‘con más posi­bi­li­da­des de lle­var el cam­bio a Cuba’ y tam­bién para cam­biar la ima­gen inter­na­cio­nal de Washing­ton.

“‘En todo el mun­do los líde­res están recla­man­do un ver­da­de­ro cam­bio polí­ti­co basa­do en las espe­ran­zas que usted ins­pi­ró con su cam­pa­ña’, sos­tie­nen los mili­ta­res.

“‘Cuba se ofre­ce como el ele­men­to más a mano para demos­trar ese cam­bio y sería ade­más una manio­bra que que­da­ría pro­fun­da­men­te gra­ba­da en la men­te de nues­tros socios y riva­les en el mun­do’, agre­gan.”

Ubi­ca­da la noti­cia entre 315 pági­nas de cables pare­ce­ría algo intras­cen­den­te.

Sin embar­go, abor­da el meo­llo del pro­ble­ma que moti­vó cua­tro refle­xio­nes en menos de 24 horas, en torno a la Cum­bre de las Amé­ri­cas, que se ini­cia­rá den­tro de 48 horas.

En Esta­dos Uni­dos las gue­rras las des­atan los polí­ti­cos y tie­nen que hacer­las los mili­ta­res.

Ken­nedy, inex­per­to y joven, decre­tó el blo­queo y la inva­sión de Girón, orga­ni­za­da por Eisenho­wer y Nixon que de gue­rras sabía menos que aquel. El ines­pe­ra­do revés lo con­du­jo a nue­vas y des­acer­ta­das deci­sio­nes que cul­mi­na­ron en la Cri­sis de Octu­bre de la cual sin embar­go salió airo­so, pero trau­ma­ti­za­do por el ries­go de una gue­rra ter­mo­nu­clear de la que estu­vo muy cer­ca, como me con­tó el perio­dis­ta fran­cés Jean Daniel. “Es una máqui­na de pen­sar”, aña­dió en elo­gio al Pre­si­den­te, que lo había impre­sio­na­do mucho.

Entu­sias­ma­do más ade­lan­te con los Boi­nas Ver­des, los envió a Viet­nam, don­de Esta­dos Uni­dos apo­ya­ba la res­tau­ra­ción del impe­rio colo­nial fran­cés. Otro polí­ti­co, Lyn­don John­son, lle­vó aque­lla gue­rra has­ta las últi­mas con­se­cuen­cias. En esa inglo­rio­sa aven­tu­ra más de 50 mil sol­da­dos per­die­ron la vida, la unión des­pil­fa­rró no menos de 500 mil millo­nes de dóla­res cuan­do el valor de estos en oro bajó 20 veces, mató millo­nes de viet­na­mi­tas y mul­ti­pli­có la soli­da­ri­dad con aquel país pobre del Ter­cer Mun­do.

El ser­vi­cio mili­tar tuvo que ser sus­ti­tui­do por sol­da­dos pro­fe­sio­na­les, ale­jan­do al pue­blo del entre­na­mien­to mili­tar, lo cual debi­li­tó esa nación.

Un ter­cer polí­ti­co, Geor­ge W. Bush, pro­te­gi­do por su padre, lle­vó a cabo la gue­rra geno­ci­da de Iraq que ace­le­ró la cri­sis eco­nó­mi­ca, hacién­do­la más gra­ve y pro­fun­da. Su cos­to en cifras eco­nó­mi­cas se ele­va a millo­nes de millo­nes de dóla­res, una deu­da públi­ca que cae­rá sobre las nue­vas gene­ra­cio­nes de nor­te­ame­ri­ca­nos, en un mun­do con­vul­so y lleno de ries­gos.

¿Tie­nen o no razón los que afir­man que el embar­go afec­ta los intere­ses de segu­ri­dad de Esta­dos Uni­dos?

Los que escri­bie­ron la car­ta no ape­lan al uso de las armas, sino a la lucha de ideas, algo dia­me­tral­men­te opues­to a lo que han hecho los polí­ti­cos.

En gene­ral los mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos, que defien­den el sis­te­ma eco­nó­mi­co, polí­ti­co y social de Esta­dos Uni­dos, poseen pri­vi­le­gios y son alta­men­te remu­ne­ra­dos, pero se preo­cu­pan de no incu­rrir en el robo de los fon­dos públi­cos, que los con­du­ci­ría al des­cré­di­to y a la fal­ta total de auto­ri­dad para su desem­pe­ño mili­tar.

Ellos no creen que Cuba cons­ti­tu­ya una ame­na­za para la segu­ri­dad de Esta­dos Uni­dos, como han tra­ta­do de pre­sen­tar­nos ante la opi­nión públi­ca nor­te­ame­ri­ca­na. Han sido los gobier­nos de ese país los que con­vir­tie­ron la base de Guan­tá­na­mo en refu­gio de con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios o emi­gran­tes. Peor que todo eso, la con­vir­tie­ron en un cen­tro de tor­tu­ras que la hicie­ron famo­sa como sím­bo­lo de la nega­ción más bru­tal de los dere­chos huma­nos.

Los mili­ta­res cono­cen tam­bién que nues­tro país es mode­lo de lucha con­tra el trá­fi­co de dro­gas, y que nun­ca des­de nues­tro terri­to­rio se ha per­mi­ti­do acción terro­ris­ta algu­na con­tra el pue­blo de Esta­dos Uni­dos.

Como lo pudo com­pro­bar el Cau­cus Negro del Con­gre­so, incluir a Cuba en la lis­ta de paí­ses terro­ris­tas es lo más des­ho­nes­to que se ha hecho nun­ca.
Al igual que a los sena­do­res Lugar, Delahunt, el Cau­cus y otros influ­yen­tes miem­bros del Con­gre­so, les damos las gra­cias a los que escri­bie­ron la car­ta a Oba­ma.

No teme­mos dia­lo­gar; no nece­si­ta­mos inven­tar enemi­gos; no teme­mos al deba­te de ideas; cree­mos en nues­tras con­vic­cio­nes y con ellas hemos sabi­do defen­der y segui­re­mos defen­dien­do nues­tra patria.

Con los fabu­lo­sos avan­ces de la tec­no­lo­gía, la gue­rra se ha con­ver­ti­do en una de las cien­cias más com­ple­jas.

Es algo que los mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos com­pren­den. Saben que no es cues­tión de ordeno y man­do al esti­lo de las vie­jas gue­rras. Hoy los adver­sa­rios posi­ble­men­te no se vean jamás las caras; pue­den encon­trar­se a miles de kiló­me­tros de dis­tan­cia; las armas más mor­tí­fe­ras se dis­pa­ran por pro­gra­mas. El hom­bre ape­nas par­ti­ci­pa. Son deci­sio­nes pre­via­men­te cal­cu­la­das y caren­tes de emo­cio­nes.

He cono­ci­do a varios de ellos, ya reti­ra­dos, que se dedi­can al estu­dio de las cien­cias mili­ta­res y las gue­rras.
No expre­san odio ni anti­pa­tías hacia el peque­ño país que ha lucha­do y resis­ti­do fren­te a un vecino tan pode­ro­so.

En Esta­dos Uni­dos exis­te en la actua­li­dad un Ins­ti­tu­to de Segu­ri­dad Mun­dial con el cual nues­tro país man­tie­ne con­tac­tos e inter­cam­bios aca­dé­mi­cos. Hace 15 años lo que exis­tía era el Cen­tro de Infor­ma­ción de la Defen­sa (CID). Reali­zó la pri­me­ra visi­ta a Cuba a fines de junio de 1993. Entre esa fecha y el 19 de noviem­bre del 2004 rea­li­za­ron nue­ve visi­tas a Cuba.

Has­ta el año 1999 las dele­ga­cio­nes estu­vie­ron inte­gra­das en su mayo­ría por mili­ta­res reti­ra­dos.

En la visi­ta de octu­bre de 1999 comen­zó a variar la com­po­si­ción de las dele­ga­cio­nes, dis­mi­nu­yen­do la pre­sen­cia de mili­ta­res. Des­de la visi­ta núme­ro cin­co todas las dele­ga­cio­nes estu­vie­ron pre­si­di­das por el pres­ti­gio­so inves­ti­ga­dor Bru­ce Blair, exper­to en polí­ti­cas de segu­ri­dad, espe­cia­li­za­do en fuer­zas nuclea­res de con­trol y man­do. Pro­fe­sor con­sul­tan­te en las uni­ver­si­da­des de Yale y Prin­ce­ton. Ha publi­ca­do nume­ro­sos libros y cien­tos de artícu­los sobre el tema.

Cono­cí por esa vía mili­ta­res que asu­mie­ron impor­tan­tes pape­les en las fuer­zas arma­das de Esta­dos Uni­dos. No siem­pre coin­ci­di­mos con sus pun­tos de vis­ta, pero nun­ca deja­ron de ser ama­bles. Inter­cam­bia­mos con ampli­tud sobre hechos his­tó­ri­cos en los cua­les ellos como mili­ta­res habían par­ti­ci­pa­do.

Las visi­tas con­ti­nua­ron en el 2006, pero yo había teni­do el acci­den­te en San­ta Cla­ra y más tar­de enfer­mé gra­ve­men­te.
Entre los doce mili­ta­res reti­ra­dos que fir­ma­ron la car­ta a Oba­ma esta­ba uno de los que par­ti­ci­pó en aque­llas reunio­nes.

Supe que en el últi­mo encuen­tro que tuvo lugar, con fran­que­za, dije­ron que los mili­ta­res no tenían inten­ción de agre­dir mili­tar­men­te a Cuba; que había una nue­va situa­ción polí­ti­ca en Esta­dos Uni­dos, deri­va­da de la debi­li­dad de la admi­nis­tra­ción por su fra­ca­so en Iraq.

Para los com­pa­ñe­ros que se reu­nie­ron con los nor­te­ame­ri­ca­nos esta­ba cla­ro que se sen­tían mal diri­gi­dos y se abo­chor­na­ban por lo que esta­ba ocu­rrien­do, aun­que nadie podía ofre­cer garan­tías sobre la polí­ti­ca aven­tu­re­ra del pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, que man­tu­vo has­ta el últi­mo día de su admi­nis­tra­ción. Aque­lla reu­nión tuvo lugar a prin­ci­pios de mar­zo del 2007, hace 14 meses.

Bru­ce Blair debe saber mucho más que yo sobre el espi­no­so tema. Siem­pre me impre­sio­nó su con­duc­ta valien­te y trans­pa­ren­te.

No desea­ba que estos datos que­da­ran en los archi­vos espe­ran­do el momen­to en que ya no inte­re­sa­rían a nadie.

Fidel Cas­tro Ruz
Abril 15 de 2009
9 y 16 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *