IRAK: Quie­ro ocu­par­te para siem­pre

7

Yaaaaa vol­vió! Cada vez que reapa­re­ce estruen­do­sa­men­te el clérigo/​político nacio­na­lis­ta chií ira­quí Muq­ta­da al-Sadr, el esta­blish­ment esta­dou­ni­den­se tiem­bla como un sau­ce llo­rón, mien­tras los medios cor­po­ra­ti­vos des­em­pol­van la usual retó­ri­ca del “incen­dia­rio clé­ri­go radi­cal, anti­es­ta­dou­ni­den­se, ami­go de Irán”.

El sába­do pasa­do hizo ocho años que des­tru­ye­ron el régi­men de Sadam Hus­sein en Irán; los sade­ris­tas chiíes y la mayo­ría de los suníes con­si­de­ran el 9 de abril como el día igno­mi­nio­so en el que Iraq fue ane­xa­do por Washing­ton. Iraq es esa nación ára­be que vivió bajo una zona de exclu­sión aérea duran­te una déca­da y que lue­go sufrió la des­truc­ción por el Pen­tá­gono de casi toda su socie­dad e infra­es­truc­tu­ra (el Washing­ton neo­con­ser­va­dor soñó con recons­truir­la, en bus­ca de bene­fi­cios).

Por lo tan­to lo que los sade­ris­tas envia­ron como tar­je­ta de rega­lo a los “libe­ra­do­res” dice: más vale que os vayáis de nues­tro país antes de que aca­be 2011, para siem­pre, tal como fue acor­da­do. O vol­ve­rá una de las peo­res pesa­di­llas del Pen­tá­gono: un Ejér­ci­to Mah­di resur­gi­do, reor­ga­ni­za­do, que desa­rro­lle tác­ti­cas de gue­rri­lla.

El men­sa­je de la tar­je­ta de rega­lo de Muq­ta­da –sigue estu­dian­do teo­lo­gía en la ciu­dad san­ta ira­ní de Qom– fue entre­ga­do a tra­vés de su por­ta­voz Salah al-Obai­di y res­pal­da­do por una mar­cha de un millón de per­so­nas por Bag­dad. Las masas lle­ga­ron de todo el sur de Iraq y de la pro­vin­cia Diya­la en el este (las mul­ti­tu­des fue­ron más peque­ñas por­que las fuer­zas de segu­ri­dad cerra­ron calles y puen­tes que lle­va­ban a la mani­fes­ta­ción cer­ca de una base mili­tar de EE.UU.)

El men­sa­je lle­gó con gran exac­ti­tud, jus­to un día antes de que el jefe del Pen­tá­gono, Robert Gates, visi­ta­ra el nor­te de Iraq para con­ven­cer al gobierno de Nuri al-Mali­ki de que, bueno, van a seguir ocu­pan­do el país inde­fi­ni­da­men­te. Para enton­ces, el Depar­ta­men­to de Esta­do ya había anun­cia­do que que­ría man­te­ner un ejér­ci­to de mer­ce­na­rios y lo que equi­val­dría a miles de buró­cra­tas en la mayor emba­ja­da esta­dou­ni­den­se del mun­do. Los mer­ce­na­rios supues­ta­men­te pro­te­ge­rán a los buró­cra­tas. Y hable­mos de excep­cio­na­lis­mo esta­dou­ni­den­se.

Según Muq­ta­da: “Lo pri­me­ro que hare­mos es esca­lar la acti­vi­dad de resis­ten­cia mili­tar y reac­ti­var el Ejér­ci­to Mah­di en una nue­va decla­ra­ción que se publi­ca­rá pos­te­rior­men­te… Segun­do esca­lar la resis­ten­cia pací­fi­ca y públi­ca median­te sen­ta­das.” De modo que si EE.UU. se que­da, Muq­ta­da con­ver­ti­rá Bag­dad en una gigan­tes­ca Pla­za Tah­rir –con el aña­di­do de que los coman­dos pon­drán roja la Zona Ver­de y con­de­na­rán a los con­tra­tis­tas a la con­di­ción de víc­ti­mas del trá­fi­co en las carre­te­ras. La gran revuel­ta ára­be de 2011 se rein­ven­ta con­ti­nua­men­te en una miría­da de for­mas.

Cual­quie­ra que hubie­ra apos­ta­do seria­men­te hace algu­nos años a que Washing­ton haría todos los esfuer­zos posi­bles por redac­tar el Acuer­do de Esta­tus de Fuer­zas (SOFA, por sus siglas en inglés) que fir­mó con Iraq, debe haber lle­ga­do a ser ban­que­ro inver­sio­nis­ta en Wall Street.

El SOFA fue fir­ma­do por el ex pre­si­den­te Geor­ge W Bush en noviem­bre de 2008. Según el tex­to todos los mili­ta­res de EE.UU., más su per­so­nal civil, debían salir de Iraq antes del 31 de diciem­bre de 2011 a media­no­che. Si Washing­ton no cum­ple ese acuer­do, EE.UU. esta­rá téc­ni­ca­men­te en gue­rra con Iraq –los sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses están des­ple­ga­dos ile­gal­men­te, sin el con­sen­ti­mien­to del Con­gre­so de EE.UU.

No hay nin­gu­na evi­den­cia en abso­lu­to de que este SOFA se vaya a modi­fi­car antes del pla­zo fija­do, aun­que el gobierno de Mali­ki, bajo extre­ma pre­sión, podría lle­gar a pedir al gobierno de Barack Oba­ma que amplíe la ocu­pa­ción. Pero para hacer­lo, Mali­ki nece­si­ta a los sade­ris­tas, que for­man par­te del gobierno.

Por lo tan­to, el men­sa­je de Muq­ta­da es real­men­te una seria adver­ten­cia a Mali­ki. Y a pro­pó­si­to, no se tra­ta solo de que se vayan 47.000 sol­da­dos de EE.UU.; se tra­ta del fin del capí­tu­lo de Iraq en el impe­rio esta­dou­ni­den­se de bases mili­ta­res (hubo otras mani­fes­ta­cio­nes el sába­do cer­ca de bases de EE.UU. en Kir­kuk, Shi Qar, y Al-Asad en la pro­vin­cia Anbar.

No es sor­pren­den­te que tan­to el gobierno de Oba­ma como el Pen­tá­gono estén en aler­ta roja, El vice­pre­si­den­te Joe Biden lla­mó urgen­te­men­te a Mali­ki des­pués de que Gates aban­do­nó Iraq para man­te­ner la pre­sión. Algu­nos par­la­men­ta­rios ira­quíes, por su par­te, sub­ra­yan que cual­quier amplia­ción ten­dría que ser apro­ba­da por el par­la­men­to. Y Muha­mad Sal­man, del par­ti­do suní Ira­qi­ya (la mayo­ría de los suníes son nacio­na­lis­tas ira­quíes que tam­bién quie­ren que EE.UU. se vaya) ya ha habla­do de un refe­ren­do popu­lar.

Se supo­nía que el pro­pio SOFA debía ser apro­ba­do por refe­ren­do (nun­ca tuvo lugar). En bre­ve, los úni­cos pro­ta­go­nis­tas que quie­ren que EE.UU. se que­de son los mili­ta­res en Kur­dis­tán ira­quí ‑quie­nes temen que los pue­dan domi­nar los ira­quíes ára­bes.

Esen­cial­men­te, Washing­ton está des­con­cer­ta­do en su reac­ción ante el teje­ma­ne­je de la Casa de Saud en Bah­réin –una con­tra­rre­vo­lu­ción impla­ca­ble que impo­ne su mar­ca intolerante/​represora/​militarista del Islam suní con­tra los chiíes en todo el Gol­fo. La cóle­ra que sien­ten los chiíes del Gol­fo es com­par­ti­da por los chiíes ira­quíes; pero de ahí a supo­ner que Irán aumen­te su influen­cia con ellos no es un hecho dado. El gobierno de Mali­ki está pró­xi­mo a Irán, pero eso no impli­ca que si se van los esta­dou­ni­den­ses del terreno, Bag­dad vaya a con­ver­tir­se en un pro­tec­to­ra­do de Tehe­rán.

Los chiíes ira­quíes tam­bién acu­san ruti­na­ria­men­te a los waha­bíes acau­da­la­dos de Ara­bia Sau­dí y de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos (EAU) de haber finan­cia­do gue­rri­llas suníes de la línea dura duran­te la gue­rra civil de Iraq entre 2005 y 2007 (una afir­ma­ción que con­fir­mé en la épo­ca en Bag­dad).

Sobre todo Washing­ton se preo­cu­pa por el futu­ro de la Quin­ta Flo­ta de EE.UU. en Bah­réin. A juz­gar por las manio­bras sau­díes, no pare­ce que la base se vaya a ir a nin­gún otro sitio; inclu­so si lo hicie­ra, se pue­de apos­tar a que Qatar o los EAU esta­rían más que feli­ces de acep­tar­la.

El resul­ta­do final es que la mayo­ría de los ira­quíes, suníes y chiíes, quie­ren que EE.UU. haga sus male­tas y se vaya el 31 de diciem­bre. En el caso impro­ba­ble de que Bag­dad qui­sie­ra segu­ri­dad aérea (¿con­tra quién? ¿La Casa de Saud?), EE.UU. podría pre­sen­tar una posi­bi­li­dad des­de la base al-Udeid en Qatar. El gobierno de Mali­ki no es sui­ci­da; olvi­dad una amplia­ción del SOFA. Des­de el 31 de diciem­bre de 2011, el trá­gi­co capí­tu­lo ira­quí del impe­rio mun­dial de bases de EE.UU. habrá ter­mi­na­do final­men­te.

Asia Times On Line /​Rebelión.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *